Responder
¡Bienvenido! Para que puedas participar, intercambiar mensajes privados, subir fotos, dar kudos y ser parte de las conversaciones necesitas estar ingresado en los Foros. | Ingresa | Regístrate Gratis
Miembro
petrolinalina
Mensajes: 36
Registrado: ‎10-23-2009
0 Kudos

Relaciones Sexuales Lésbicas!

¿Y ahora qué?

Quizá creas que nuestra propuesta sea algo similiar a envolvernos dentro de una bolsa de plástico. Pues no es eso. Afortunadamente sabemos que podemos disfrutar de nuestra sexualidad, practicar sexo, y afrontar los riesgos.
 
En tus prácticas sexuales, tú escoges el grado de seguridad que quieres tener. ¡Recuérdalo, tú decides!.
 
Existe el riesgo de la transmisión de virus en todas aquellas prácticas en que el virus contenido en la sangre o en el flujo vaginal de una mujer infectada penetran en el organismo de otra mujer. Un virus entra en nuestro organismo sólo a través de heridas; estas pueden ocasionarse en algunas de nuestras prácticas sexuales.   Vamos a hacer un repaso de las prácticas sexuales que pueden implicar un mayor riesgo de transmisión del VIH y de otras ETS y, sobre todo, de cómo hacer para que estas sean prácticas seguras.

El contacto de la boca con el flujo vaginal es la práctica sexual con más riesgo de contagio; riesgo que aumenta con la menstruación por la presencia de sangre. Si vas a practicar sexo oral con otra mujer, puedes tomar precauciones para que esta práctica sea segura para ti. En caso de heridas en la boca o de inflamación en las encias, puedes utilizar un condón abieto. También puedes utilizar un trozo de plástico de envolver alimentos (procura que sea resistente) o un dental-dam (barrera de látex que venden en los -shops). Elige el método que más te guste, cubre el sexo de tu compañera y disfruta practicando el sexo seguro.

Frote de sexo con otro. Tribadismo.
Frotando sexo con sexo entre mujeres también entramos en contacto con flujo vaginal, pero si no hay heridas en las mucosas genitales el virus no tendrá puerta de entrada a nuestro cuerpo. Solo en algunos casos podríais causaros heridas que significaran algún riesgo. Por tanto, esta práctica es de bajo riesgo, sobre todo si no hay presencia de sangre.

De todos modos, si prefieres protegerte del todo, emplea una barrera de plástico o de látex colocada entre vuestros sexos.

Juguetes sexuales.
El intercambio de juguetes sexuales que han entrado en contacto con flujo vaginal o sangre puede ser una práctica de riesgo de transmisión de ETS y VIH. Para prevenirlo, utiliza un preservativo para cada una y no intercambies los juguetes, si no están debidamente protegidos. Entendemos por juguetes sexuales: vibradores, consoladores, dildos, bolas chinas… u otros objetos que también te pueden dar placer. ¡Con un poco de imaginación, tu nevera puede ser un buen shop!.

Masturbación y penetración.
Masturbar y penetrar a tu pareja con la mano o con los dedos puede ser una práctica de riesgo si tienes pequeñas heridas producidas por cortes, quemaduras o por morderte las uñas, ya que estas heridas pueden ser una puerta de entrada a diferentes infecciones. Este riesgo aumenta con la presencia de sangre menstrual.  Para gozar del sexo seguro con tu amante es suficiente con utilizar un guante de látex fino o un protector de dedo (dedil), que puedes encontrar en farmacias o droguerías. Además, si usas lubricantes hidrosolubles puedes hacer la práctica más placentera, puesto que la vagina queda más lubricada. En tus prácticas sexuales, a la hora de prevenir, tú escoges el grado de seguridad que quieres tener. ¡Recuérdalo!.

Evitar contagios e infecciones.
No compartas cepillo de dientes, maquinillas de afeitar u otros utensilios cortantes en los que puedan quedar restos de sangre.  Tu higiene y cuidado personal son importantes para protegerte de heridas, tanto en la boca como en las manos, que pueden ser vías de entrada para las infecciones.Acude al ginecólog@ una vez al año o, si eres seropositiva, cada seis meses. Tu revisión ginecológica debe incluir una revisión del pecho, (mamografía).Si quieres hacerte la prueba del VIH puedes ir a tu médic@ de cabecera, a un Centro de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) o a algunas asociaciones anti-sida. Llama al 900 Rosa (900 601 601) y te informarán de dónde puedes hacértela en tu ciudad.