¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
algundiany
Mensajes: 63,854
Temas: 625
Kudos: 1,715
Registrado: ‎07-13-2007

Re: [W.N] ♥ Ardiente Verano ♥ [W.N] (Los A) (Erótica)

Subiendo capitulos

 

 

Buenos dias niñas. Como estan? Hoy las subire 6 capitulos (3 de hoy + 3 de mañana) y como saben el domingo se hace descanso asi que de aqui al lunes nos leemos! Yo el finde no voy a parar en mi casa y por eso os lo subo hoy :smileywink:

 

 

Las mando un beso muy grande

 


Escritora Novelas Romanticas y Eroticas


 




 


PAGINA WEB - TWITTER - FACEBOOK

algundiany
Mensajes: 63,854
Temas: 625
Kudos: 1,715
Registrado: ‎07-13-2007

Re: [W.N] ♥ Ardiente Verano ♥ [W.N] (Los A) (Erótica)

Ardiente Verano

 

 

 

 

Sacó de la guantera una página arrancada de un periódico, estudió la dirección que esa misma mañana había rodeado con rotulador rojo y entornó los ojos. La calle no estaba lejos. Dejó caer la hoja sobre el asiento del copiloto, aceleró y salió derrapando del aparcamiento. Tenía muchas cosas que hacer. Por primera vez en sus treinta y seis años de vida iba a entrar en un **noallow** shop. Esperaba que estuviera a la altura de sus expectativas.

 

 

 

 

 

—Vamos mamá ¡anímate!

 

 

 

 

Anahí dio un salto hacia atrás, intentando alejarse de las gélidas gotas de agua que su hijo le lanzaba desde el río en un intento de animarla a bañarse. ¡Antes muerta! Le gustaba el agua como a cualquier hijo de vecino, de hecho adoraba bañarse en las playas de arena fina y olas cálidas del Mediterráneo y tampoco le importaba darse algún que otro chapuzón rápido en las aguas del Alberche o nadar un poco en el pantano de San Juan, pero el río en el que estaban pasando el día no era apto para personas.

 

 

 

 

Sí, reconocía que las piscinas naturales del río Pelayo, en Guisando, eran un paraíso de la naturaleza: lagunas de agua clara rodeadas de árboles; la fragancia de la jara, el tomillo y el brezo inundando cada centímetro del monte; los pájaros piando acojonados por si algún águila despistada los usaba de desayuno y, arriba del todo, casi rozando las nubes, algún que otro buitre negro oteando la montaña en busca de carroña. Pero... Tanta naturaleza en estado puro no era para ella.

Esa misma mañana su suegro y su hijo habían decidido que era un día perfecto para ir a Guisando. Anahí no veía por ningún lado la perfección del día. Hacía demasiado calor, el sol quemaba sin compasión y el aire no corría; para ella era el día perfecto para quedarse encerrada frente al ventilador —en casa de su suegro no existía el aire acondicionado—. No obstante, había decidido ir; ella y media familia, porque una de las cosas que tenía el pueblo era que las noticias corrían más rápido que la pólvora. En el tiempo que había tardado en meter en la bolsa un par de toallas, hacer unos bocadillos y ponerse el biquini, medio pueblo se había enterado de la excursión al río y había decidido apuntarse.

 

 

 

 

Y allí estaba, asada de calor, con la espalda colorada, la nariz al rojo vivo y los pies desollados. ¡Malditos pedruscos!

 

 

 

 

Anahí adoraba la playa, la arena fina que le acariciaba las plantas de los pies y se escurría entre sus dedos. En el río no había arena, sino afilados guijarros; donde no había guijarros había agujas de pino, y donde no había ni lo uno ni lo otro, simplemente eran rocas; peñascos de aristas puntiagudas cubiertos de musgo asqueroso y resbaladizo. ¡Y a nadie le importaba! Los niños iban de acá para allá descalzos, saltando como cabras sin hacerse ningún rasguño; los adultos se sentaban en las piedras y charlaban con la botella de agua a mano y, mientras, ella se clavaba las piedras en el **** y las agujas de los pinos en los pies. ¡Vaya mi.erda!

 

 

 

Pero no podrían vencerla, no lloraría pidiendo clemencia ni clamaría por un alma compasiva que le llevara en coche hasta el pueblo, al refugio de su ordenador. No. Sería fuerte. Por tanto, nada más llegar al claro y comprobar que todo el mundo se dedicaba a charlar y bromear, ella se hizo invisible (o al menos lo intentó). Buscó un hueco de suelo sin piedras, puso allí su toalla y se acomodó cual Toro Sentado, rumiando su mala leche en silencio.

 


Escritora Novelas Romanticas y Eroticas


 




 


PAGINA WEB - TWITTER - FACEBOOK

algundiany
Mensajes: 63,854
Temas: 625
Kudos: 1,715
Registrado: ‎07-13-2007

Re: [W.N] ♥ Ardiente Verano ♥ [W.N] (Los A) (Erótica)

Ardiente Verano

 

 

 

Y así se había quedado hasta que su suegro intentó convencerla para dar una vuelta por el monte.

 

—¿Para qué? —respondió Anahí, cogiéndose las rodillas.

 

 

 

 

—Para respirar aire puro.

 

 

 

 

—Ya lo respiro aquí, gracias —respondió sonriendo (más o menos) y mirando el reloj. No había trascurrido ni una hora desde que habían llegado, aún le quedaba todo el día por delante.

 

 

 

Poco después fue su hijo quien se acercó a ella animándola a jugar una partida de tute. No parecía mala idea, aceptó.

 

 

 

En el mismo momento en que se sentó a jugar se vio rodeada por la familia, y todos, ¡todos!, jugaron. Daba igual la edad, el sexo o si sabían o no las regías; era una actividad en familia, por tanto todo el mundo era bienvenido y todo valía, hasta las trampas. Ella estaba acostumbrada a jugar en Madrid al póquer en serio; en una mesa, en silencio. Lo dicho, el pueblo no era para ella. Jugó una partida y se fue, sólo para ir a parar al grupo de las tías.

 

 

 

 

Las madres preparaban la comida, los hombres jugaban a la petanca, los niños y ándanos hacían trampas en el tute y las abuelas se sentaban muy juntas en un círculo de sillas de piscina, dispuesto única y exclusivamente para ellas; para las decanas de la familia. Hacían una pina y hablaban sobre unos y otros sin molestarse en bajar la voz. A veces llamaban a algún despistado para que fuera a charlar con ellas, y ella estaba despistada. En honor a la verdad, debía reconocer que incluso se lo había pasado bien, más o menos. Las abuelas eran como una enciclopedia heráldica del pueblo, lo sabían todo de todos y su misión en la vida era enseñar a la juventud todo sobre sus ancestros. У Anahí se había convertido por obra y magia de su matrimonio con «el hijo del Rubio» en parte de esa juventud. Aunque llevara años divorciada, aunque ahora fuera viuda, daba lo mismo. Era la madre del «nieto del Rubio» y, como tal, tenía que estar enterada de todo. Le interesara o no.

Cuando logró escapar de sus garras, se acercó hasta orilla del río con la intención de remojarse un poco, a ver de esa manera lograba deshacerse del incipiente dolor de cabeza que tenía. Metió un pie en el agua y lo sacó al segundo con los dientes castañeteando. ¡Dios! ¿Cómo podía estar tan fría? Y lo que era más importante, ¿cómo podían los primos, tíos, sobrinos y demás caterva de familiares estar a remojo, tan tranquilos, en esa agua gélida?

 

 

 

 

Niños pequeños y no tanto, bebés enseñando la colita, mamas embarazadas, padres haciendo aguadillas a sus hijos... Todos tan felices, sin síntomas de congelación, con los labios sonrosados en vez de morados y la piel lisa en vez de erizada. No lo entendía, ella se había quedado helada.

 

 

 

Y justo en ese momento, a traición, su hijo la había salpicado. ¿No habría en aquel lugar perdido de la mano de Dios un caballero andante que la rescatara de la familia, el agua helada y el aburrimiento crónico?

 

 

 

 

 

—Vamos, prima, anímate —oyó una voz conocida a su espalda—. El agua tiene que estar divina.

 

 

 

 

—David, hola —saludó sorprendida. No lo había visto en toda la mañana—. ¿También a ti te han liado para un día de campo?

 

 

 

 

—No. Yo me he liado solo. Se me ocurrió ir al Rincón del Ángel a comer y allí me contaron que toda la familia había venido a Guisando. Me dije, ¡demonios! ¿Nadie me ha avisado? ¿Será que no quieren que vaya? Por tanto no podía hacer otra cosa que venir hasta aquí a cerciorarme del desplante.

 


Escritora Novelas Romanticas y Eroticas


 




 


PAGINA WEB - TWITTER - FACEBOOK

algundiany
Mensajes: 63,854
Temas: 625
Kudos: 1,715
Registrado: ‎07-13-2007

Re: [W.N] ♥ Ardiente Verano ♥ [W.N] (Los A) (Erótica)

Ardiente Verano

 

 

 

 

—¡Mira que eres mal pensado! —dijo Anahí, divertida.

 

 

 

 

—No sabes cuánto. Anda, alejémonos de la orilla, tu crío es capaz de lanzar otra andanada de hielo líquido y, si lo hace, no respondo de mis actos —afirmó simulando un escalofrío.

 

 

 

A partir de ese momento, al contrario que por la mañana, la tarde pasó volando.

 

 

 

Definitivamente David y ella eran almas gemelas. No les gustaba el campo, no les gustaba el río y no les gustaba el pueblo.

 

 

 

 

David era un poco como su exmarido, él tampoco se sentía en el pueblo como en casa. Al igual que Ben, había estudiado allí hasta que pudo escaparse a una ciudad para cursar la carrera, luego no había vuelto más que para pasar las vacaciones o algún fin de semana suelto. Pero a diferencia de su ex, por lo que ella sabía, David mantenía su polla dentro de los pantalones.

 

 

Durante toda la tarde pusieron cara de asco cuando vieron a las arañas correr por los troncos de los árboles, esquivaron con sonrisas las llamadas del «Círculo de Tías», se alejaron disimuladamente de la orilla del río y jugaron un par de manos al póquer. Ellos dos solos. David perdió, por supuesto.

 

 

 

Tras pasar toda la tarde con él, llegó a una conclusión: David no era su amante misterioso, imposible. Era demasiado dulce, demasiado tranquilo, demasiado... previsible. Y sin saber por qué, se sintió decepcionada y aburrida. Y no porque David fuera aburrido, sino porque tenía la cabeza en otros temas.

 

 

 

 

Dejó su mente vagar hasta el claro del bosque donde estaba oculta la cabaña. ¿Estaría esperándola? Sintió una punzada de anhelo en el estómago. Deseaba estar allí, con él, escuchando su voz susurrante, sintiendo sus manos acariciándola… Haciéndole sentir especial, querida, adorada. ¡Qué tontería! Era sexo y sólo sexo, y además era peligroso. Si él decidía irse de la lengua, jamás podría volver a mirar a la cara a su hijo ni a su suegro, ni ya puestos al resto del pueblo. Aunque esto último, siendo sincera, le importaba un comino. Pero, sabía sin lugar a dudas, que él jamás le haría daño.

 

 

 

 

—¿Qué te pasa? Te has quedado seria de repente —preguntó David, acariciándola la mejilla con un dedo.

 

 

 

 

—Estoy cansada de estar sentada sobre una piedra —respondió Anahí, y no mentía, al menos no del todo.

 

 

 

 

—Vámonos

 

 

 

 

 

—¿Adónde? No hay ningún sitio al que ir aquí arriba —sonrió sin ganas. Podían ir al río o internarse en el bosque. No había más opciones.

 

 

 

 

—Al pueblo. Podemos ir al kiosco a tomar algo. Aún es pronto.

 

 

 

 

—Exactamente. Es demasiado pronto, aún quedan como poco un par de horas para que la gente decida marcharse —contestó mirando el reloj. Eran poco más de las nueve de la noche—. Seguro que quieren cenarse las tortillas que han quedado...

 


Escritora Novelas Romanticas y Eroticas


 




 


PAGINA WEB - TWITTER - FACEBOOK

algundiany
Mensajes: 63,854
Temas: 625
Kudos: 1,715
Registrado: ‎07-13-2007

Re: [W.N] ♥ Ardiente Verano ♥ [W.N] (Los A) (Erótica)

Ardiente Verano

 

 

 

—Podemos irnos solos. Tengo coche, ¿sabes?

 

 

 

 

 

—No me parece bien dejar a Andrés y a mi suegro. He venido con ellos.

 

 

 

 

—Están muy entretenidos, lo mismo ni se dan cuenta —dijo David levantándose—. Diles que te vas y listo, no son tus niñeras.

 

 

 

 

 

—Mmm. ¿Eso que estoy oyendo es una orden? —preguntó juguetona.

 

 

 

 

—No, mujer, claro que no. Es sólo una... sugerencia.

 

 

 

 

—Bueno, en ese caso, sugiero que les preguntemos si no les importa y luego nos vayamos cagando leches de aquí.

 

 

 

 

Pero no fue tan fácil. Su suegro y su hijo no estaban por ningún lado; según parecía, se habían ido a ver a los buitres con El Vivo. Lógicamente, pensó Anahí para sí misma, no se iban a ir con un muerto.

 

 

 

 

 

Por si la desaparición de su familia más cercana no fuera suficiente, ella necesitaba urgentemente un poco de privacidad. Al final decidieron buscarles cada uno por su lado y volver a encontrarse frente al círculo de tías.

 

 

 

 

«Esto es justo lo que más odio del monte», pensó Anahí internándose en la arboleda. «Puedo soportar los bichos, los parientes, el agua helada, incluso la incomodidad del suelo; pero lo que no soporto de ninguna manera es tener que andar por mitad del bosque, perdida de la mano de Dios y expuesta al ataque de cualquier animal salvaje, para hacer un pis. ¡Jod.er!».

 

 

 

Anahí caminó con cuidado, intentando no golpearse (demasiado) con las piedras y las ramas caídas que llenaban el suelo. Un par de veces miró hacia atrás creyendo que ya podía aliviarse y en las dos ocasiones negó con la cabeza. Estaba lejos del campamento pero no lo suficiente como para bajarse el biquini, ponerse en cuclillas y quedarse a gusto.

 

 

 

 

«Odio el pueblo», pensó, sintiendo escalofríos. «¿Cómo puede ser que por la mañana haga un calor de muerte y en cuanto cae el sol se levante por fin el aire? Justo cuando ya no hace falta ¡Es injusto!».

 

 

 

 

 

Estuvo tentada de darse la vuelca e ir a por algo de ropa. El biquini, aunque no era diminuto, tampoco tapaba mucho y, por si fuera poco, no se había puesto calcetines y las deportivas le estaban haciendo polvo los dedos de los pies.

 

 

 

Se giró de nuevo. El campamento no se veía por ningún lado. Lo cierto era que, entre pensar en lo mucho que odiaba el pueblo y alejarse de la gente, llevaba andando más de un cuarto de hora.

 

 

 

—¡Genial! Ahora me he perdido, j.oder. Se acabó, ¡ningún lobo me devorará con la vejiga llena!

 

 

 

Miró a su alrededor, no vio nada. De hecho no se veía un pimiento, se había hecho de noche en un pispas. Se armó de valor, se bajó la braga del biquini, se acuclilló y orinó, sin dejar de mirar a todos lados sólo por si acaso. No pensaba dejar que ningún lobo la devorara con las bragas bajadas.

 

 

 

Se limpió cuidadosamente con una toallita húmeda de bebé, dando gracias en su interior a su costumbre de ir con ellas a todas partes, incluso a la selva, esto... el pueblo, y se colocó la ropa (ja). Se mordió los labios un segundo, solía tener buena orientación pero en la montaña todo le parecía igual.

 


Escritora Novelas Romanticas y Eroticas


 




 


PAGINA WEB - TWITTER - FACEBOOK

algundiany
Mensajes: 63,854
Temas: 625
Kudos: 1,715
Registrado: ‎07-13-2007

Re: [W.N] ♥ Ardiente Verano ♥ [W.N] (Los A) (Erótica)

Ardiente Verano

 

 

 

 

No obstante no era tan complicado, sólo tenía que volver por donde había venido. Se dio la vuelta y caminó... Y siguió caminando... Diez minutos después se detuvo. Joder! no le sonaba nada... No sabía dónde estaba. ¡Su **** madre!

 

 

 

 

 

—¡Odio el pueblo! —gritó entre dientes, rezando porque alguien la oyera.

 

 

 

 

—Es una pena. El pueblo no te odia a ti, más bien te aprecia —susurró una voz tras ella. Anahí gritó, y esta vez lo hizo con todas sus fuerzas—. Ey, tranquila, no pasa nada. Soy yo. —Volvió a susurrar la voz mientras que los fuertes brazos de su amante la rodeaban por la espalda.

 

 

 

 

—¡Hijo de p.uta! ¡¿Sabes el susto que me has dado?! —exclamó Anahí, dando patadas en el aire.

 

 

 

 

—Me hago una ligera idea. —Anahí lo sintió sonreír contra su nuca.

 

 

 

 

Abrió la boca para ordenarle que la sacara del bosque ipso facto, pero la cerró al instante. El desconocido había deslizado su mano bajo la braga del biquini y en esos momentos estaba jugando con los rizos de su pubis.

 

 

 

 

—¡Ah, no! ¡Aquí no! —exclamó asustada—. Alguien puede vernos.

 

 

 

 

—Por ejemplo, un lobo... —susurró en su oído para después morderla en el hombro.

 

 

 

 

¿Me ha leído la mente? Pensó un segundo antes de olvidarse de todo. El cabello del hombre le hacía cosquillas en la mejilla mientras su mano se deslizaba más abajo, hacia el clítoris, y comenzaba a hacer magia sobre él.

 

 

 

 

Gimió, perdida en las sensaciones, sintiéndose a salvo allí, en mitad de la nada, arropada por los brazos de un hombre al que no conocía y excitada al sentir su erección pegándose a sus nalgas casi desnudas.

 

 

 

 

La mano que la sujetaba por el abdomen se retiró, para al momento posarse de nuevo sobre su estómago asiendo algo entre los dedos. Fue resbalando lentamente hasta juntarse con la que le acariciaba la vulva y, una vez allí, presionó delicadamente sobre su clítoris. Anahí estuvo a punto de caer por la impresión. El desconocido tenía algo en el dedo que vibraba, algo tan suave y cálido que mandaba dardos de placer por todo su cuerpo.

 

 

 

 

—¿Te gusta? —preguntó él, tímidamente.

 

 

 

 

Anahí le respondió jadeando y pegando los glúteos a su erección. El aliento del desconocido le recorrió la nuca cuando se rió entre dientes.

 

 

 

 

Intentó pegarse más él, quería sentirle en todo su cuerpo, pero sólo notó la tela. El algodón suave de la camiseta de él contra su espalda, el roce áspero de los vaqueros raspándole los muslos... ¡Tela y no piel! Gruñó sin poder evitarlo y llevó sus manos hacia atrás, a la erección cubierta por el pantalón del hombre. Buscó a tientas los botones y los desabrochó. Él jadeó y se pegó más a ella.

 

 

Sonrió. Ella también sabía jugar. Hundió las manos bajo la tela y comprobó que él no llevaba ropa interior. 

 


Escritora Novelas Romanticas y Eroticas


 




 


PAGINA WEB - TWITTER - FACEBOOK

algundiany
Mensajes: 63,854
Temas: 625
Kudos: 1,715
Registrado: ‎07-13-2007

Re: [W.N] ♥ Ardiente Verano ♥ [W.N] (Los A) (Erótica)

Ardiente Verano

 

 

 

 

¡Perfecto! Tanteó con los dedos hasta recorrer el pene entero, recordando su forma, su grosor, su tamaño. Lo envolvió con las manos, lo sacó de la prisión del vaquero, lo colocó entre sus nalgas y comenzó bailar contra él.

 

 

 

Él hundió un dedo en su vagina mientras con la otra mano seguía friccionando el clítoris con... algo. Ella siguió sus embates. Cuando el dedo entraba, ella friccionaba el trasero contra su pene, cuando el dedo salía, ella se alejaba. La respiración de ambos se aceleró, el aire se llenó del olor a excitación y sexo, los jadeos de ambos hicieron eco entre los árboles mientras sus cuerpos se movían acompasadamente.

 

 

 

 

—¡J.oder! —exhaló de repente el hombre.

 

 

Sacó los dedos de la vagina de Anahí y retiró con fuerza el biquini que cubría las nalgas que tanto ansiaba sentir. «Será sólo un segundo, un único roce», se ordenó a sí mismo; «necesito sentir su piel, su calor». La **** lloró agradecida por el cálido contacto, buscó el lugar entre los glúteos que la llevaría al perineo y de allí, al paraíso. «No iré más allá», juró él en su mente.

 

 

 

 

Anahí dejó de respirar cuando sintió el pene rondar la entrada de su vagina. Temblando de anticipación, se puso de puntillas para darle mejor acceso. Se agarró con fuerza a la muñeca firme y velluda que se colaba por debajo del biquini y esperó.

Pero no pasó nada.

 

 

 

 

El desconocido seguía inmerso en friccionar el clítoris con ese algo vibrante que la estaba volviendo loca; sus caderas se balanceaban, haciendo que el pene recorriera lentamente la vulva humedecida; pero no entraba en ella, no la llenaba.

 

 

 

 

—F.óllame —ordenó sin pararse a pensar lo que estaba exigiendo.

 

 

 

 

—No —respondió él con un gruñido. El sudor caía sobre su frente.

 

 

 

 

—Ahora —exigió clavándole las uñas en las muñecas.

 

 

 

El desconocido la penetró con la punta del glande. Anahí jadeó con fuerza; impaciente, excitada, casi a punto de volar. Se pegó más contra él, que la sujetó con la mano libre por la cintura y la frenó.

 

 

 

 

—No —negó firmemente—. No te voy a f.ollar en mitad del bosque. —«No la primera vez», pensó para sí mismo. «No, aunque reviente de dolor. No, aunque muera por la frustración.» Ella merecía algo mejor y él necesitaba anclarla a su alma, aunque fuera haciéndola adicta a sus caricias. La necesitaba con él, siempre... O mientras que durase el sueño.

 

 

 

 

 

—Pues entonces vete a la **** **** —gritó Anahí frustrada.

 

 

 

 

—Como desees —susurró él.

 

 

 

 

Presionó con fuerza el objeto vibrante contra su clítoris y hundió su pene un poco más en ella, sin llegar a introducir más que la corona. Anahí tembló mientras el orgasmo recorría su cuerpo.

Él salió de ella y retiró sus dedos de la entrepierna del biquini, pero dejó pegado a sus labios vaginales aquello que vibraba volviéndola loca. La besó con ternura en la mejilla y susurró en su oído

—Sigue el camino de baldosas amarillas.

 

 

 

 

—¿Qué? —Logró decir con el poco aire que aún quedaba en sus pulmones. Como única respuesta escuchó la risa clara y sensual del hombre.

 

 

 

 

Todavía atontada por el orgasmo, se llevó la mano a la entrepierna y cogió lo que allí había dejado él. 

 


Escritora Novelas Romanticas y Eroticas


 




 


PAGINA WEB - TWITTER - FACEBOOK

algundiany
Mensajes: 63,854
Temas: 625
Kudos: 1,715
Registrado: ‎07-13-2007

Re: [W.N] ♥ Ardiente Verano ♥ [W.N] (Los A) (Erótica)

Esa boquita de Anita :smileyvery-happy: por su culpa dejo de recibir placer de Alfonso Jaaa. Espero q se lo hayan pasado bien con esta parte, a mi me hizo gracia algunas cosillas :smileywink:

 

 

Buen fin de semana!

 


Escritora Novelas Romanticas y Eroticas


 




 


PAGINA WEB - TWITTER - FACEBOOK

micayponcho
Mensajes: 54,795
Temas: 119
Kudos: 176
Registrado: ‎01-17-2011

Re: [W.N] ♥ Ardiente Verano ♥ [W.N] (Los A) (Erótica)

Woooooooow!! Quiero mas y hay que esperar hasta el lunes u.u espero que ahora si esten bien!!


Acero
lana11zam
Mensajes: 2,325
Registrado: ‎04-01-2008

Re: [W.N] ♥ Ardiente Verano ♥ [W.N] (Los A) (Erótica)

a mi solo me dio risa la primera parte jajaja xD como odia la naturalezaa!! a mi encanta! :smileyhappy: 

siguelaa y muchas graciaas! :smileyhappy: me encanta :smileyhappy: