Responder
¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Platino Brillante
lanuevaera
Mensajes: 17,265
Registrado: ‎12-21-2008
0 Kudos

COMO LLEGO ESTADOS UNIDOS A SER SUPER POTENCIA...

Esta interesante este libro de historia y politica... me encanta la historia. Es interesante ver como son las cosas en realidad.

Cómo llegar a ser una superpotencia

¿Cómo se pasa de ser colonia a ser superpotencia? Este libro tiene todo lo que usted necesita saber sobre ello

From Colony to Superpower. U.S. Foreign Relations since 1776

 

Por Carmen Dolores Hernández / cdh@caribe.net

Los Estados Unidos no fueron siempre una superpotencia. Cuando las trece colonias originales obtuvieron su independencia de Inglaterra, tuvieron que defenderse de la injerencia de otras potencias europeas y, sobre todo, de las naciones indias que tenían amenazadoramente cerca. La política exterior nació, pues, con la nación misma.

Este voluminoso pero fascinante libro traza la historia de las relaciones exteriores manejadas por los presidentes estadounidenses desde George Washington hasta George W. Bush y sus secretarios de estado. Forma parte de la serie "The Oxford History of the United States", que edita David Kennedy: es el único volumen temático de la serie.

La investigación permite apreciar las tendencias generales de la política exterior y examinar las directrices puntuales adoptadas por cada presidente y sus consejeros. Logra así un balance entre el estudio de grandes corrientes políticas, económicas y sociales y la influencia de los individuos sobre los acontecimientos. Informa asimismo sobre circunstancias generalmente desconocidas que amplían la trayectoria histórica del país.

Dos grandes constantes han guiado siempre a la nación del norte. Una tiene que ver con una especie de mesianismo, la sensación de que el país tiene un destino único que cumplir y que difundir entre el resto de las naciones ("Manifest Destiny" es la doctrina que lo encarna). Estrechamente ligada a sus orígenes protestantes está la creencia de que el gobierno y la sociedad norteamericanas son superiores por su supuesto igualitarismo y por promover el esfuerzo individual y el éxito. Tal impulso "misionero" ha estado también ligado a la segunda constante de su historia: el expansionismo. Éste depende de lo primero y lo primero se cumple, justamente, a través del expansionismo. La expansión también se ha fundamentado sobre un talante pragmático y unilateral. Los indios del continente fueron los primeros que sintieron su empuje. Al aliarse con Gran Bretaña para defenderse, en un primer momento, de las incursiones en su territorio, fueron caracterizados como enemigos salvajes y sanguinarios. Los americanos, señala Herring, "no podían reconocer la legitimidad de los reclamos indios sin admitir su propia culpabilidad" y –por lo tanto- no la reconocieron. La pacificación tras la derrota de los indios dio pie a una política de asimilación cultural y política (que puede haber sentado precedentes para el trato a las colonias luego obtenidas en la Guerra Hispanoamericana).

Por invasión, guerra o compra, los Estados Unidos fueron expandiendo su territorio hasta alcanzar el Océano Pacífico. Las ambiciones nacionales eran de tal naturaleza que William Henry Seward, Secretario de Estado de Abraham Lincoln, declaró que conseguiría para los Estados Unidos "la posesión del continente americano y el control del mundo entero". La Doctrina de Monroe codificaba esa visión.

Tales esfuerzos fueron fructíferos hasta ya entrado el siglo XX, cuando los efectos de la II Guerra Mundial convirtieron a los Estados Unidos en una potencia mundial y la caída de la URSS los convirtieron en la única. En el siglo pasado, sin embargo, comenzó a cambiar el talante: por primera vez los Estados Unidos sufrieron derrotas (en Vietnam, en el Medio Oriente), abocándose además a crisis antes inimaginables como la de los rehenes en Irán en 1979 y el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York en el 2001.

En el libro se toca el caso de Puerto Rico y los Estados Unidos.

Detallado, equilibrado, respaldado por una amplia bibliografía (el ensayo bibliográfico tiene 40 páginas; entre las fuentes usadas para la situación de Puerto Rico se encuentran escritos de Emma Dávila Cox, Gervasio García y Pedro Cabán), el libro también descubre circunstancias generalmente desconocidas de esta historia, como, por ejemplo, la Guerra de Tripoli, la primera guerra exterior de los jóvenes Estados Unidos (1801-1805). Se libró contra los piratas del Mediterráneo al servicio de los estados musulmanes del norte de África (¿indicación profética de lo que habría de venir dos siglos después?). El presidente Thomas Jefferson reaccionó contra agresiones a barcos norteamericanos, bloqueó la costa de Tripoli (hoy Libia) e intentó reemplazar su gobierno hostil con uno favorable en la primera operación "encubierta" de ese tipo.

El problema racial afloró en varios momentos de la historia americana como factor de las relaciones exteriores. En 1848 se rechazó un intento de convertir a Hawaii en estado por no darles la ciudadanía a sus habitantes. La raza "inferior" también jugó un papel en los episodios relativos a Yucatán ( hoy Mexico) –que pidió la anexión en 1848- y de la República Dominicana, que también la pidió entre 1869 y 1873. Surgió entonces la posibilidad de adquirir la Bahía de Samaná en aquel país, plan que fracasó no sólo por la oposición de Haití sino por la de los congresistas norteamericanos. Todas esas zonas , incluyendo Cuba y Panama fueron en un momento dado cosideradas zonas que tenian el potencial de covertirlas en parte de los Estados Unidos.

El caso de Puerto Rico, denominado la "Malta del Caribe" por su posición estratégica, ocupa unas cuantas páginas que no añaden mucho a lo ya conocido, pero hay un episodio graciosísimo que tiene que ver con la Guerra Hispanoamericana en el Pacífico. Cuando tres barcos de guerra norteamericanos llegaron a Guam, lanzaron una salva de cañonazos. Los militares españoles, que no tenían idea de que había una guerra, se disculparon por no poder corresponder –por falta de municiones- a lo que pensaron que era un saludo. La isla fue, desde luego, tomada inmediatamente.

Las difíciles relaciones de los Estados Unidos con Latinoamérica –incluyendo los episodios de invasión y ocupación- se exponen aquí, y también las reacciones de ciertos prohombres clarividentes, como José Martí y Simón Bolívar, ante la preponderancia del vecino del norte. Bolívar, por ejemplo, dijo que la nación americana "parecía destinada por la Divina Providencia a infligirle innumerables tormentos a la América Hispana en nombre de la libertad".

Los últimos capítulos del libro versan sobre situaciones actuales. Ofrecen una visión amplia y balanceada de la política exterior que subyace a lo que hemos visto y oído. Con un índice comprensivo y una serie de mapas situacionales, éste es un libro indispensable para todo aquél que quiera adentrarse en la fascinante historia de cómo una nación pequeña en sus inicios se convirtió en la primera potencia mundial.

Junior
americaisacontinent
Mensajes: 131
Registrado: ‎10-11-2009

Re: COMO LLEGO ESTADOS UNIDOS A SER SUPER POTENCIA...

Como llego Roma?