Responder
¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Bronze
koayterry
Mensajes: 3,859
Registrado: ‎12-07-2006

FANFICS ''LA TRAMPA'' (BODA FALSA DE CANDY Y TERRY)

HOLA CHICAS ESPERO QUE LES GUSTE, PARA MI ES UNA DE MIS PREFERIDAS
Bronze
koayterry
Mensajes: 3,859
Registrado: ‎12-07-2006

Re: FANFICS ''LA TRAMPA'' (BODA FALSA DE CANDY Y TERRY)

[ Editado ]

LA TRAMPA

POR MERCURIO

Esta fanficciòn esta basada en el anime, a partir de los episodios 113 y 114 titulados respectivamente ''Personas vieneny personas se van'' y ''El dìa en que Candy ve al Bisabuelo''. Candy està desesperada porque la tia abuela pretende forzarla a casarse con Neil Leagan. Para colmo de Males Albert ha desaparecido y ni siquiera Archie puede ayudarla. Candy esta encerrada en la mansion de los Andley, pero consigue escaparse para intentar jugarse su ùltima carta: entrevistarse personalmente con William  Andley, su padre adoptivo, para rogarle no permita que esta boda se lleve acabo. Sabemos muy bien lo que ocurre despues de esto en la historia de Kyoko Mizuki, pero en ''LA TRAMPA'' sucede algo inesperado...

chicas mañana sigo ya me dio sueño :cara_zzz:

Mensaje editado por koayterry

Bronze
koayterry
Mensajes: 3,859
Registrado: ‎12-07-2006

Re: FANFICS ''LA TRAMPA'' (BODA FALSA DE CANDY Y TERRY)

Capítulo 1

La única salida posible
Bronze
koayterry
Mensajes: 3,859
Registrado: ‎12-07-2006

Re: FANFICS ''LA TRAMPA'' (BODA FALSA DE CANDY Y TERRY)

Hay sendas oscuras que alguna vez debemos de transitar totalmente solos. Caminos desérticos, sin bardas pintadas ni ballas de flores. Carreteras sembradas de pedernales en las que no hay quien nos levante si tropezamos. Aquella hora de desolación era para Candy una de esas sendas solitarias. Después de convencer a sus mucamas, la joven había logrado escaparse de la mansión de los Andley para rogarle a George que le concediera una audiencia con el tío abuelo; pero sus esfuerzos habían sido totalmente en vano. El impasible George, como totalmente ajeno a la desesperación de la muchacha, le había dicho sin rodeos que tal entrevista era imposible.

- Me temo que la entrevista que usted solicita es imposible. El señor William no se encuentra en el país en estos momentos, señorita – repuso el hombre sin desviar la mirada de la enorme pila de papeles que estaba firmando.

- ¡Por Dios, George, no mi importa que esté en el fin del mundo! Dígame dónde está e iré hasta allá a buscarlo – había rogado ella con lágrimas en los ojos.

- Comprendo su preocupación por este asunto, pero lamentablemente usted no puede moverse de aquí, señorita – contestó el hombre levantando la mirada y a Candy le pareció que por un segundo había brillado en sus ojos algo parecido a la compasión, pero al observar de nuevo no pudo encontrar nada más que una expresión vacante e impenetrable – La familia tiene planes bien definidos para usted, los cuales le exigen permanecer en Chicago.

- ¿Planes? Maquinaciones mercenarias, querrá usted decir – estalló ella indignada- Un matrimonio entre Neil Leagan y yo es una absoluta aberración. Jamás consentiré a ello y no creo que el tío abuelo, que ha sido siempre tan generoso y considerado conmigo, esté de acuerdo con ello.

- En eso último se equivoca, señorita – dijo el hombre poniéndose al fin de pie y retirándose los anteojos – El señor William está al tanto de las decisiones de la Sra. Elroy y se encuentra totalmente de acuerdo. Un matrimonio entre usted y el señor Leagan será una alianza sumamente ventajosa para ambas familias. Sobra decir que siendo usted menor de edad no tiene más opción que aceptar las disposiciones de su padre adoptivo.

- Pero yo no amo a Neil. Todo lo contrario ¡Lo aborrezco! – exclamó la joven exasperada mientras las mejillas se le encendían de rabia e impotencia.

- Señorita, – dijo el hombre en el mismo tono flemático – el amor no es una consideración relevante cuando se trata de alianzas matrimoniales entre la gente de su clase. El Señor Leagan es el único hombre de fortuna y abolengo que hasta ahora ha pedido su mano. La familia ha decidido que lo más prudente es aceptar esta oferta tan ventajosa.

- Quiere usted decir que si alguien más se hubiese presentado con una oferta mejor entonces la familia no hubiese tenido escrúpulos en concerderle mi mano – repuso ella horrorizada – No puedo creer que sean tan inmoralmente avariciosos. Están ahora cobrándose por haberme adoptado vendiéndome al mejor postor- concluyó ella desplomándose sobre la silla de piel y rompiendo en llanto.

George guardó silencio y la dejó llorar sin mostrar siquiera un ápice de simpatía hacia la joven que fuera más allá de ofrecerle un pañuelo para secarse las lágrimas.

- Señorita, – dijo finalmente con voz sosegada cuando la primera explosión de Candy parecía haberse calmado – usted debe entender que no tiene más opción que aceptar este matrimonio. Las damas jóvenes que como usted heredarán grandes fortunas, poco saben de los peligros que implica una alianza imprudente. Es por eso que resulta siempre más conveniente dejar esas consideraciones en manos de personas más expertas en estos menesteres, como lo es la Sra. Elroy. Por favor, acceda de buen grado a acompañarme ahora de regreso a la mansión.

Como en estado de shock e incapaz de oponer resistencia,Candy se había dejado guiar por George de regreso a la casa que en unas cuantas horas se había convertido en su prisión. Una vez sola, entre los encajes y sedas de su habitación, la muchacha se había desplomado sin fuerzas, sintiendo que por primera vez en su vida se encontraba totamente sola y sin esperanzas.William Andley, el hombre que sin conocerla se había convertido en su benefactor y guardián, la había traicionado.

La noche había caído sobre la mansión de las rosas. Desde un ángulo oscuro del salón, con una copa de cognac entre las manos que se resistía a ser consumida, esperaba que las manecillas del reloj llegasen al destino señalado. Finalmente la persona que esperaba entró en la habitación.

- Señor, - murmuró George entrando sigilosamente – Todo está listo.

- Excelente – contestó él poniéndose de pie - ¿Hablaste con la tía abuela como te lo pedí?

- Sí señor, y aunque no fue simple convencerla, al final terminó aceptando la idea. Nos ayudará en todo lo necesario.

- Bien ¿Mandaste el cable para Europa?

- A estas horas nuestras noticias deben haber ya llegado a su destino, señor.

- Muy bien ¿Y Candy?

- Eso fue lo más difícil de todo, señor- contestó el hombre frunciendo el ceño – Está tan afligida que apenas si pude fingirme indiferente. Me da mucha pena hacerle esto a la señorita . . . ella siempre ha sido una persona tan . . . dulce . . . que es muy difícil . . .

- Entiendo George, - interrumpió él con un suspiro - pero es lo mejor para ella, te lo aseguro. Yo por mi parte hablé con Archie. Al principio estaba reacio a prestarnos su ayuda pero al final lo convencí de participar. Ahora, la maleta y los boletos, por favor. No hay tiempo que perder en este negocio.

.......................................

Bronze
koayterry
Mensajes: 3,859
Registrado: ‎12-07-2006

Re: FANFICS ''LA TRAMPA'' (BODA FALSA DE CANDY Y TERRY)

El trino de un mirlo parado en la ventana terminó despertándola. Se restregó los ojos para poder enfocar bien la luz que entraba por los cristales y de nuevo un dolor familiar le punzó en las sienes. Habían transcurrido nueve días desde su entrevista con George, y desde entonces no había pasado noche en que no se durmiera llorando. Se paró lentamente y se dirigió al espejo. Sus ojos verdes parecían perderse entre los párpados hinchados y los círculos oscuros de sus ojeras.

- Tal vez – pensó mirándose con disgusto – si continúo así unos días más, me pondré francamente tan fea que Neil desistirá de casarse conmigo.

"Aún así seguirías siendo la heredera de los Andley, y por lo tanto un buen negocio para los Leagan" – le contestó una voz interior y el estómago volvió a retorcércele de asco.

Levantó los brazos para darse un estirón y luego hundió el rostro en el agua fría de la jofaina de porcelana. En cosa de minutos la mucama que le traía el desayuno aparecería en la puerta y aunque hubiese preferido continuar en la cama, su instinto de supervivencia le decía que al menos esta mañana debía hacer un esfuerzo por comer algo; aunque no sabía si el esfuerzo valía la pena. Desde el lunes anterior no veía a nadie más que a la silenciosa doméstica que apenas si emitía palabra mientras la acicalaba y alimentaba sin mucho éxito. Candy se preguntaba hasta cuando terminaría semejante exilio. Por otra parte, prefería mil veces que las cosas continuaran así indefinidamente a tener que enfrentar la nauseabunda idea de ser esposa de Neil.

- Buenos días señorita – dijo finalmente Sophie al entrar con su acostumbrada badeja de plata. Sin embargo, esta vez otra mucama entró detrás de ella, cargando un atuendo azul colgado de un gancho forrado de satín.

- Buenos días – contestó Candy tratando de esbozar una sonrisa sin mucho éxito.

- La señorita debe desayunar bien esta vez. La Sra. Elroy quiere hablar con usted tan pronto como haya terminado de comer.

- Está bien – contestó la muchacha, intrigada por el cambio en la rutina, pero aunque trató de hacerle varias preguntas más a las dos sirvientas, éstas se refugiaron en un total mutismo, apenas encongiendo los hombros o contestando con una negación rotunda.

El desayuno se llevó a cabo en silencio al tiempo que la segunda mucama le ponía unas compresas en los ojos para disminuir la hinchazón. Sophie le preparó un baño con hierbas arománticas y jazminez que consiguieron relajarla un poco y de no haber sido porque en el fondo no podía dejar pensar en lo que la tía abuela tenía que decirle, seguro se habría quedado dormida mientras las mucamas le peinaba los rizos.

Finalmente, cuando las dos mujeres hubieron terminado su trabajo, el resultado sin duda les pareció satisfactorio pues se intercambiaron unas sonrisillas discretas que Candy pudo atisbar por el espejo oval de su tocador.

- Luce usted como una princesa, señorita – se aventuró a decir Sophie observando el efecto de la seda azul aqua y el guipüre blanco en contraste con la piel pálida y los rizos rubios de la muchacha.

- Gracias muchachas – contestó Candy bajando la mirada con tristeza. Por un segundo sintió que volvería a romper en llanto, pero haciendo un esfuerzo se tragó las lágrimas. Pasara lo que pasara no iba a llorar en frente de la tía abuela. Al menos le quedaba algo de dignidad que defender.

................................

Bronze
koayterry
Mensajes: 3,859
Registrado: ‎12-07-2006

Re: FANFICS ''LA TRAMPA'' (BODA FALSA DE CANDY Y TERRY)

- Adelante – dijo la voz inconfundible de la Sra. Elroy.

- Quería usted verme, tía abuela – dijo Candy entrando en el salón de té de la anciana. La luz le pegó de frente y la señora la observó por un segundo. Tenía que aceptar que la chiquilla se había convertido en mujer, y bastante bonita. Era curioso que aquella muchachilla mugrosa que limpiaba establos estuviera ahora en posisión de ser elegida por tan importante pretendiente.

- Sí,- contestó al fin la anciana con frialdad – toma asiento, Candy.

La joven se sentó sin dejar de mirar a los ojos de la vieja. Estaría vencida, pero no dejaría que la vieran en actitud de derrota.

- Espero que estos días en soledad te hayan servido para reflexionar en tu conducta – dijo al fin la Sra. Elroy dejando de lado el bordado que le ocupaba.

- He pensado en muchas cosas, señora, pero no creo que la naturaleza de mis reflexiones sea precisamente la que usted cree. De todas formas, usted no me llamó para inquirir sobre mis meditaciones ¿No es así? – dijo ella irreverente.

El cuello de la vieja denotó la tensión que le imprimieron las palabras audaces de la muchacha, pero haciendo un esfuerzo para dominar su mal genio, se tragó el coraje y continuó hablando con tono sosegado.

- Es verdad – contestó al fin la Sra. Elroy, decidida a ignorar la provocación – Imagino que piensas que la decisión de nuestra familia en cuanto a tu compromiso con Neil es autoritaria e irracional.

- Así es – contestó Candy sin pensarlo un segundo, y hubiese querido decir más pero la entrada de uno de los sirivientes con el servicio del té le hizo contenerse. Ambas mujeres esperaron a que el hombre cumpliera con su deber en silencio.

- Las personas de nuestra clase – continuó la Sra. Elroy cuando estuvieron solas – no podemos detenernos a considerar futilidades tales como el romance. Nuestra posición en la sociedad nos obliga a ver más allá. Preservar y aumentar una fortuna asegura no solamente nuestros privilegios, sino el bienestar de muchas otras personas cuyas vidas dependen de nosotros. Una dama que se precie de serlo debe considerar tres elementos principales a la hora de contraer matrimonio. Linaje, fortuna y relaciones son vitales en la preservación de nuestra posición. Todo lo demás son solamente niñerías intrascendentes.

Candy quiso interrumpir a la tía abuela objetando los argumentos de la anciana, pero con un gesto de su mano la Sra. Elroy le dio a entender que deseaba terminar lo que tenía que decirle.

- Tengo entendido que nuestra elección de esposo no es de tu agrado ¿ Estoy en lo correcto? – preguntó la anciana clavando sus inquisitivos ojos oscuros en los enormes ojos verdes de la joven.

- En lo absoluto. No existe un hombre en la tierra que me resulte más repulsivo que Neil Leagan – repuso Candy, contenta al menos de poder expresar su disgusto.

- Dadas esas circunstancias – continuó la señora Elroy con voz flemática – y considerando que recientemente se han abierto otras posibilidades para ti. Creo estar en posición de darte a elegir.

- ¿Elegir? – preguntó Candy confundida. Parte de ella quería saltar de gusto ante la posibilidad de poder escapar del infierno que representaba para ella un matrimonio con Neil, pero una vocecilla le advertía que no debía de esperar demasiado de la tía abuela - ¿Qué quiere usted decir? – se decidió preguntar con recelo.

- Que otro caballero se ha dirigido al tío abuelo para solicitar tu mano y su oferta nos ha parecido por demás atractiva. Supusimos que te gustaría considerarlo. Así pues tienes dos opciones. Creo que debes sentirte por demás halagada de que dos caballeros se disputen tu afecto.

Candy no podía creer lo que escuchaba. De pronto se sentía como un mueble puesto en subasta, destinado a ser envuelta y enviada a aquel postor que ofreciera más dinero por poseerla. Una vez más una sensación de asco le revolvió el estómago.

- La familia es muy generosa – dijo al fin con ácida ironía – ¿Pero acaso tengo la opción de rechazar ambas ofertas?

- De ninguna manera – dijo terminantemente la vieja alzando la ceja – Se ha decidido que debes casarte y eso precisamente vas a hacer. Solamente tienes que decidir si será con Neil Leagan o no.

La muchacha hubiese querido ponerse de pie y dejar a la anciana sola con la palabra en la boca, pero las piernas le temblaban de la furia. Por un momento guardó silencio, pensando cuál era el mejor movimiento que debería intentar.

- Podría saber al menos quién es ese otro supuesto pretendiente – dijo al fin, imaginándose que se trataría de un viejo rico y lascivo en busca de una esposa joven en la cual saciar apetitos inconfesables.

- Como es costumbre en estos casos, el caballero en cuestión ha solicitado una audiencia privada contigo y yo se la he concedido. Espero que no te comportes como la fierecilla vulgar e impertinente que sueles ser cuando hables con él. Como te dije, no tienes que aceptarlo necesariamente. Solamente habla con él amablemente según lo mandan las reglas del decoro. Si no te agrada este nuevo pretendiente, te casarás con Neil – y diciendo esto último la señora Elroy se levantó y se dirigió a la puerta dejando a Candy sola para tragarse su indignación y sus deseos de gritar.

Un momento después, Candy pudo sentir que la puerta se volvía a abrir a sus espaldas y alguien entraba a la habitación. Respiró profundo y alzando los hombros se preparó para enfrentar al nuevo enemigo. Si tenía que escuchar una absurda declaración amorosa de un total desconocido lo haría de pie y sin flaquear. Una fracción de segundo después, en lugar de un anciano decrépito de mirada hundida se encontró frente a frente con unos ojos altivos y brillantes.

-¡Terry! – alcanzó apenas a murmurar, su voz ahogada en sorpresa y confusión. Al principio sintió un frío paralizador que terminó por vencer impidiéndole moverse, luego ganas de llorar, después ansias enormes de correr a los brazos del joven y rogarle que la sacara de la mansión lo antes posible, y por último vértigo.

....................................

Bronze
koayterry
Mensajes: 3,859
Registrado: ‎12-07-2006

Re: FANFICS ''LA TRAMPA'' (BODA FALSA DE CANDY Y TERRY)

- Candy, Candy – le llamó una vez más la voz de Terry y la humedad de un pañuelo mojado sobre su frente la hizo finalmente volver en sí – Cuando abrió los ojos se encontraba recostada sobre el sofá y el joven arrodillado a su lado le sostenía la mano mientras le retiraba el pañuelo del rostro – ¿Estás bien ahora? ¡Por Dios, me asustaste!

- ¿Qué sucedió? – preguntó ella confundida.

- Te pusiste pálida y perdiste el conocimiento – dijo él con una seriedad que ella no recordaba haber visto nunca antes en el joven. Sin embargo, un momento después, cuando él pudo constatar que el color regresaba lentamente a las mejillas de la muchacha, una chispa característica apareció de nuevo en sus ojos. – Sé bien que tengo un efecto devastador en las mujeres, pero nunca pensé que te afectara tanto el verme.

- No digas tonteras – contestó ella reaccionando inmediatamente a las palabras burlonas de Terry – Esperaba que entrara el vejete libidinoso que me imagino será mi pretendiente, y en lugar de él entras tú. No te he visto en un buen tiempo, y de repente te apareces así como así. Cualquiera se desconcertaría. ¿Qué es lo que se supone que estás haciendo aquí? ¿Cómo entraste a la casa?

- Los vejetes libidinosos como yo tenemos recursos diversos para entrar a las mansiones de las jovencitas que pretendemos seducir – repuso Terry con una sonrisa sarcástica.

Candy abrió los ojos de par en par y por unos breves momentos no pudo articular palabra. Por más que intentaba darle vueltas a lo que Terry acaba de decirle no alcanzaba a encontrarle el sentido. En parte porque sentía que estaba viviendo en medio de una pesadilla de esas que parecen no tener ni pies ni cabeza, y en parte porque el corazón le latía salvajemente al percibir la presencia del joven a escasos centímetros de ella.

- ¿Qué es lo que dijiste?- preguntó ella al fin y su voz sonó enronquecida por la confusión.

- Que yo soy el pretendiente con quien se supone tienes que hablar. Pero siento decepcionarte, no tengo tantos años como esperabas.

- ¿Pretendiente? ¿Tú?¿Pero qué disparates son estos? –exclamó ella confundida mientras intentaba de incorporarse – Primero me quieren forzar a una boda mercenaria con Neil Leagan y luego tú vienes a decirme que quieres casarte conmigo. ¿Terry, acaso todos han perdido la razón? Tú bien sabes que entre tú y yo no puede haber nada.

La sonrisa de Terry se borró lentamente y por una fracción de segundo las sienes se le tensaron. Sin embargo, al segundo siguiente su rostro había recobrado la serenidad y pudo contestar con su acostumbrada frescura.

- ¿Es acaso tan descabellado que yo pida tu mano, Candy? Tu familia no lo ve así. Al contrario, tu tía parece bastante inclinada a aceptar la idea.

Candy se llevó una mano a la frente. Estaba a punto de volverse loca. Cuántas veces había soñado con que Terry volviera a su lado y le pidiera matrimonio, pero ahora, en esas circunstancias, todo parecía estar fuera de lugar . . . y siempre estaba ahí presente el otro problema . . . Susannah Marlowe.

- Terry, tú estás comprometido con alguien más ¿Es que acaso no lo recuerdas? ¿Cómo puedes estar aquí diciéndome estas cosas cuando sabes que tienes un deber que cumplir con Susannah?

- Eso es justo lo que yo supuse que dirías y se lo hice saber a Albert inmediatamente, pero al parecer no existe otra salida – contestó el joven sentándose en un sillón cercano en un gesto displicente.

- ¿Albert? ¿ Qué tiene él que ver en esto? Terry, no entiendo nada de lo que dices – se quejó la muchacha cada vez más convencida de que debía estar soñando disparates.

Terry dio un suspiro de impaciencia, pero echándose hacia al frente para hacer descansar sus codos sobre sus rodillas se dispuso a aclarar la situación con calma.

Creo que te debo disculpas por no haberte explicado bien las cosas desde el principio, pero tu desmayo no ayudó mucho al asunto. Ignoraba que el verme resultaría para ti tan desagradable – comentó él de nuevo en tono de burla, y ella no pudo evitar el sentirse arrepentida de sus palabras.

Candy, estoy aquí porque Albert y Archie han concebido un plan para evitar que tu familia te force a casarte con ese retrasado mental de Leagan y me han pedido mi colaboración. Si todo sale bien, conseguiremos burlar a todos esos estirados parientes tuyos, pero tendrás que cooperar con nosotros.

Bronze
koayterry
Mensajes: 3,859
Registrado: ‎12-07-2006

Re: FANFICS ''LA TRAMPA'' (BODA FALSA DE CANDY Y TERRY)

La muchacha, que por fin empezó a encontrarle sentido a la situación, se acomodó en el sofá en que estaba sentada y no sin antes echarle un vistazo a la puerta para asegurarse que estuviese cerrada, le indicó al joven que continuara con su explicación.

- Mientras tú has estado aquí encerrada, Archie intentó hablar con tu familia para convencerlos de que la idea de ese matrimonio entre Neil y tú no es la mejor alianza posible para los Andley. Sin embargo, al parecer tu tía se encontraba sumamente convencida de que tú nunca tendrías un pretendiente mejor y que era imperante aprovechar la situación antes de que tú terminaras casándote con un don nadie, deshorando a la familia. Archie les preguntó si estarían dispuestos a cancelar tu boda con Neil si se presentara otro pretendiente mejor, y al parecer tu padre adoptivo dio indicios de que no se opondría si algo así sucediera. El problema, claro está, era encontrar al dicho pretendiente, y por supuesto, que tú accedieras a casarte con él.

- Pero . . .pero yo no tengo desesos de casarme . . . ¡No quiero casarme con nadie! ¿Es que no pueden entender eso? –estalló ella y la rabia encendió aún más las vetas verde oscuro en el fondo de sus ojos verde hiedra. Terry sintió que la dureza de aquella mirada le helaba la sangre.

- Entiendo tu postura, pero conserva ese coraje para lo que habrá de venir – dijo él con voz igualmente gélida - Archie no sabía qué hacer,- continuó entonces tratando de ignorar el estallido de ira de la joven - pero afortunadamente Albert se puso en contacto con él.

- ¿Cómo es posible? Albert había desaparecido desde hace varios meses – arguyó ella, aún sin entender hacia dónde llevaría el relato del hombre.- Sí, pero aún estaba en la ciudad y al enterarse de los rumores de tu compromiso con Neil en los periódicos, trató de buscarte. Como no lo logró, entonces buscó a Archie. Ambos conversaron sobre el asunto y a Albert se le ocurrió la idea de un matrimonio fingido.

- ¿Fingido? ¿Cómo que fingido? –

preguntó Candy sin entender.

- Un matrimonio falso, para salvarte de uno verdadero con Neil. Ambos buscaron asesoría legal con un abogado y éste les acabó de aclarar las ideas. Lo que se necesita es alguien que sea un pretendiente lo suficientemente atractivo para tu familia, en términos de dinero o pedigree, que te cases con él sólo de palabra y que ese matrimonio se mantenga por lo menos un año. Después te divorcias y tu familia ya no tendrá más ascendencia legal sobre ti para forzarte a otro matrimonio más.

- Pero eso es algo que suena muy complicado. Sería más simple que me ayudaran a escaparme de esta casa. Podríamos planearlo ahora mismo –

dijo ella con vehemencia y sintiendo que con Terry a su lado tenía fuerzas para hacer cualquier cosa arriesgada.

- Eso lo pensó Archie desde el principio, pero podría ser peligroso para ti y además, aunque logres escapar, no garantiza que tu familia no pueda encontrarte al poco tiempo. Los Andley son gente poderosa, tienen conexiones e influencias por todas partes, inclusive en el extranjero. Pasaría poco tiempo antes de que te encontraran y te obligaran a regresar para casarte con Neil.- Supongo que eso es verdad – aceptó la joven cabizbaja.

- Así pues, Albert y Archie decidieron que la idea del matrimonio falso era la más viable. Sin embargo, había un problema, es decir, encontrar al pretendiente apropiado. Primero pensaron que el mismo Archie podía prestarse para la jugada, pero luego rechazaron la idea porque el matrimonio contigo, aunque sólo de nombre, tenía que ser totalmente legal para poder engañar a tu familia.

- ¡Oh, no! De ninguna manera – objetó Candy inmediatamente abriendo los ojos en desaprobación – Si mediara entre Archie y yo un compromiso matrimonial, aunque me divorciara de él un año después, la familia de Annie nunca aceptaría que ella se casara con un divorciado. Conozco muy bien a la Sra. Britter, y sé que se opondría terminantemente. No le podría hacer algo así a Annie, aunque fuera para salvarme de Neil.

- Eso fue justo lo que Albert pensó que tú dirías, así que quedó descartada la idea. El mismo Albert se descartó luego a sí mismo porque obviamente no tiene ni dinero ni linaje con qué seducir a tus parientes y sin ocurrírseles otra mejor idea pensaron en mi.

- Pero tú estás comprometido, Terry – arguyó ella inmediatamente aunque no pudo evitar sentir una punzada en el corazón – Además, tus relaciones con tu padre están totalmente rotas y no tienes dinero.

Bronze
koayterry
Mensajes: 3,859
Registrado: ‎12-07-2006

Re: FANFICS ''LA TRAMPA'' (BODA FALSA DE CANDY Y TERRY)

- En todo eso te equivocas, pecosa – repuso él sonriendo con malicia.- ¿Pero qué es lo que estás diciendo?

- Que no estoy comprometido con Susannah, si a eso es a lo que te refieres.

- Pero . . .pero eso no es cierto, los periódicos . . .- Veo que tu lectura de los periódicos anda algo atrasada – objetó él levantando una ceja en gesto de censura – Creo que deberé ponerte al corriente de lo que ha pasado con mi vida en el úlitmo año, porque es claro que desde la última vez que nos vimos a ti no te ha importado mucho saber de mi.- agregó él en un tono de ligero resentimiento.

"¿No me ha importado?" pensó Candy con tristeza, "Dios sabe que mi corazón ha estado contigo todos y cada uno de los días desde que nos separamos. Pero seguir tu vida a través de las revistas no ayuda en nada a olvidarte."

- Después de la puesta en escena de Romeo y Julieta, me sentí algo abrumado por . . .- titubeó él por un momento, pero Candy no lo notó, tan ocupada estaba en controlar sus propios sentimientos – . . . abrumado por un éxito que se había dejado venir demasiado pronto, las presiones del trabajo, la prensa y la responsabilidad de mi compromiso con Susannah. Así que de buenas a primeras me acobardé y decidí que tenía que alejarme de todo por un tiempo para . . . ordenar mis ideas. Luego entonces cancelé mi contrato con la compañía Stratford y mi compromiso con Susannah para emprender un viaje largo.- ¿Cancelaste tu compromiso con Susannah?¿Pero cómo pudiste hacer algo tan irresponsable, Terry? Ella te ama.El joven bajó la mirada, pero después de un momento volvió a dirigirla directo a los ojos de la muchacha. Candy sintió un escalofrío al percibir la dureza que de pronto parecía haberse recrudecido en su expresión. Era como si el Terry que tenía delante de ella, fuera una versión más madura y amarga del joven resentido que había conocido en el pasado.

- Candy, en este tiempo he hecho algunas cosas de las cuales no me siento orgulloso, créeme, pero no te corresponde, ni a ti ni a nadie el reprocharme mis errores.– repuso él secamente – El punto es que mi compromiso oficial con Susannah quedó cancelado. Después de un tiempo de vagar por ahí logré acomodar mejor mis ideas. Lo que pasó conmigo en esos meses de viajar sin destino fijo prefiero no narrarlo. Basta decir que tuve la buena suerte de enocontrarme a un buen amigo que me permitió ver las cosas más claramente. Así pues, con su ayuda, logré decidir que era mejor volver a Nueva York y enfrentar todo aquello de lo cual había huído, incluyendo a Susannah.La joven escuchaba en silencio el relato del joven. Neil mismo se había encargado personalmente de que ella se enterara de la desaparición de Terry de los tablados, como si se regocigara morbosamente en la degradación de su rival. Desde entonces la joven no había podido dejar de pensar en él con preocupación. En ocasiones había llegado a venturar la idea de que él estaba dolido por el rompimiento de sus relaciones amorosas y por eso había elegido retirarse del medio artístico. Sin embargo, en su explicación, Terry hablaba de temor a las responsabilidades, hastío de la fama, presiones profesionales . . . nunca de sus sentimientos por ella ¡Cuán engreída había sido al pensar que ella pudiera ser tan importante para él como para hacerlo abandonar su carrera!

- Tu acabas de decir que Susannah me ama, y eso mismo creía yo. En mi estúpida arrogancia llegué a pensar que ella me recibiría con los brazos abiertos tan pronto como regresara a Nueva York. No sabes lo equivocado que estaba.Las últimas palabras del joven sacaron a Candy de sus cabilaciones. No podía dar crédito a sus oídos.

- ¿Qué estás diciendo? – preguntó ella frunciendo el ceño.

- Que la devoción de las mujeres tiene también su límite, Candy. Cuando regresé, en lugar de la Susannah solícita y paciente que me profesaba ser capaz de esperar por mi una eternidad había una solamente una mujer llena de resentimientos por mi abandono. No la puedo culpar.Candy apretó con ambas manos el cojín brocado que reposaba en el sofá. Poco a poco la verdad de la situación y sus implicaciones iban encontrando lugar en su cabeza ¡Terry estaba libre! Susannah misma lo había dejado ir . . . ¿sería posible entonces que esta proposición de matrimonio que él le ofrecía ahora fuese algo más que una estratagema para salvarla de Neil?. . .

- Susannah dejó Nueva York para irse a vivir con unos parientes suyos en Philadelphia y no la he vuelto a ver desde entonces. De eso hace ya tres meses, –afirmó él flemáticamente para luego continuar. – Viendo que era un hombre libre me he dedicado a retomar mi carrera con la firme resolución de olvidarme por completo de los lances amorosos. Como te habrás dado ya cuenta no tengo buena suerte en esas lides. Al igual que tú, me he convencido de que el matrimonio no es para mi. Al menos esos eran mis planes hasta que Albert llegó a ofrecerme participar en este engaño. Él me aseguró que sería simplemente algo así como una transacción de negocios para los dos. Un simple acto para ayudar a una vieja amiga y por eso estuve de acuerdo. Espero que tú comprendas la conveniencia del trato.

Bronze
koayterry
Mensajes: 3,859
Registrado: ‎12-07-2006

Re: FANFICS ''LA TRAMPA'' (BODA FALSA DE CANDY Y TERRY)

El rostro del joven era duro como una roca. Ni siquiera un ápice de emoción en su acento. Las pequeñas esperanzas que Candy habían alentando tan sólo unos momentos antes se murieron súbitamente ante las frías palabras de Terry.

"Entonces todo esto es sólo un favor – se dijo con un nudo en la garganta – De lo que antes decías sentir por mi ya no queda nada . . . no significo nada para ti . . . en cambio tú para mi . . ."

- ¿Qué dices, pues, Candy? – preguntó Terry acomodándose en el sillón en que estaba sentado - ¿Montamos la patraña? Te aseguro que actuaré mi parte con profesionalismo.Sin contestar, la muchacha se levantó del sofá y empezó a caminar en el salón con las manos entrelazadas por la espalda, como haciendo un esfuerzo para evaluar todas los detalles que el joven acababa de relatarle.

- No estoy segura – dijo finalmente – Todo me parece tan tortuoso. Nunca me ha gustado mentir, y aún cuando Susannah no esté de por medio eso no resuelve el punto de que tú no tienes dinero y tus relaciones con tu padre no son las mejores, tú lo sabes.- En eso también te equivocas. Mi padre y yo hemos llegado, a algo que puede llamarse, un entendimiento.
Aquel era sin duda un día para noticias sorprendentes, pensó Candy, que miraba a Terry sin poder creer lo que él le decía.

- Veo que te sorprende escucharlo y es de entenderse – dijo él haciéndole un gesto para que la joven volviera a sentarse, como dándole a entender que lo que restaba por contarle tomaría un buen tiempo. Ella lo entendió pero tuvo cuidado de tomar asiento en un sillón alejado de donde se encontraba el joven – Cuando llegué de regreso a Nueva York a finales del invierno pasado, me encontré con la sorpresa de una carta de mi padre. En ella me pedía que admitiera darle una especie de tregua. Decía que lamentaba las cosas que habían sucedido entre nosotros y que quería enmedar, al menos en parte, los errores que había cometido conmigo.- Me da gusto por ti, Terry – comentó ella genuinamente interesada. En el fondo, Candy siempre había abrigado esperanzas de que el duque diera ese paso alguna vez. El hecho de que hubiese dejado a Terry seguir su propio camino era para ella un indicio de que esa reconciliación llegaría algún día. – No es bueno que un padre y un hijo estén enemistados – añadió ella y pudo percibir que la expresión dura de Terry se suavizaba ligeramente.

- Eso mismo dijo mi madre, que tiene el suficiente buen corazón como para olvidar las malas pasadas que él le hizo sufrir – repuso él – El caso es que mi padre vino a verme hace poco e hicimos las paces, pero ya te contaré detalles sobre el asunto más adelante. Lo importante aquí es que mi padre, como parte de su interés en mostrarme su buena voluntad, ha decidido restaurarme en su línea sucesoria. Claro está, el protocolo inglés le impide heredarme su título, debido a la profesión que yo he elegido, pero me ofrece una fortuna moderada de la cual puedo disponer desde ahora y otra mayor a su muerte.- ¿Y tú aceptaste? – inquirió ella incrédula, conociendo de sobra el carácter orgulloso del joven.

- No realmente. De hecho quise negarme desde el principio, pero él me hizo prometerle que al menos lo consideraría. Así quedaron las cosas y él se regresó a Inglaterra. Sin embargo, ahora que los acontecimientos requieren que mi situación económica cambie para poder seducir a tus avaros parientes, bastará con mandarle un telegrama a mi padre y el asunto quedará arreglado – el joven hizo una pausa y para gran desmayo de la joven, se acercó hasta el sillón en que se encontraba sentada, poniéndose de rodillas junta a ella para estar al nivel de su mirada. Ella clavó la vista en el piso, rogando al cielo que él no se diera cuenta de los golpeteos estridentes de su corazón, pero Terry, tomando el mentón de la joven entre sus manos, la forzó a verle a los ojos – En el momento que aceptes ser mi esposa le enviaré el cable a mi padre diciéndole que acepto su ofrecimiento ¿Qué dices, Candy? ¿Te casarás conmigo? Te aseguro que este plan no puede fallar.De repente la voz de Terry era cálida, como en aquellos días en Escocia. Sin embargo, ni aún el ardor en sus mejillas al contacto con las manos del joven, le podía hacer olvidar que esta proposición de matrimonio no era la que ella tanto había soñado. Era tal y como él lo había dicho, una estratagema fría para salvarse de Neil. Todo parecía encajar bien, sin embargo, algo le decía que era demasiado perfecto como para ser cierto.

- No lo sé – balbucéo ella y como sentía que pronto las lágrimas la pondrían en evidencia volvió a levantarse del sillón para darle la espalda al joven – Es demasiado pedir de todos ustedes. No sé siquiera si sea moral hacer algo así.- ¡Por Dios, Candy! – exlcamó él con impaciencia – No es momento para mojigaterías. Lo que planeamos hacer no puede ser más inmoral que dejarte en manos de ese cerdo - barbotó Terry y aunque ella estaba de espaldas pudo percibir la furia en su voz - ¿Te das cuenta de lo que implica ese mattrimonio con Neil? ¿Necesito ser brutalmente claro contigo para recordarte que estarás a la merced de ese pervertido? ¿Te has puesto a pensar que tendrás que entregarte a Neal?- ¡Basta! – gritó ella sin poder contener más el llanto.

Solamente los sollozos de la muchacha se escucharon en la habitación por unos instantes. Ninguno de los dos capaces de poder decir palabra. Afuera, una lluvia tímida comenzó a caer haciendo ruido sobre el cristal de las ventanas.