Responder
¡Bienvenido! Para que puedas participar, intercambiar mensajes privados, subir fotos, dar kudos y ser parte de las conversaciones necesitas estar ingresado en los Foros. | Ingresa | Regístrate Gratis
Diamante
holguinero007
Mensajes: 91,747
Registrado: ‎04-20-2005

EL SER HUMANO «IMAGEN Y SEMEJANZA» DE DIOS

EL SER HUMANO «IMAGEN Y SEMEJANZA» DE DIOS

La acción creadora de Dios alcanzo su culminación en el hombre. La narración sacerdotal presenta a Dios deteniéndose a proyectar cuidadosamente la creación del hombre (Gn 1,26-28).

La palabra «hombre» tiene en este texto un sentido colectivo: todo ser humano, por su misma naturaleza, es imagen y semejanza de Dios.

 El que Dios cree al hombre Así, deliberadamente a su imagen y semejanza, «significa no solo racionalidad y libertad como propiedades constitutivas de la naturaleza humana, sino además, desde el principio, capacidad de una relación personal con Dios, como ‘yo’ y ‘tú’, y por consiguiente, capacidad de alianza, que tendría lugar con la comunicación salvífica de Dios al hombre» (Juan Pablo II, Dominum et Vivificantem, n.34).

Se podría decir que Dios se ha complacido en la creación de cada ser humano, mujer u hombre, y ha volcado en cada uno su capacidad de amar. Joseph Ratzinger ha hecho notar muy acertadamente que «Dios ha creado el universo para entablar con los hombres una historia de amor».

 Ninguno viene al mundo por casualidad, si no que todos existimos gracias a la benevolencia de Dios que ha querido bendecir el amor de nuestros padres haciéndose presente con la creación de una nueva vida. Y, así como Dios ha dejado impreso el designio de su sabiduría en las leyes que rigen la Creación con un orden admirable, también tiene un proyecto de amor para cada ser humano. A todos llama a la Bienaventuranza. Pero a cada uno, hecho con unos rasgos físicos y psíquicos singulares que configuran una personalidad irrepetible, le traza un camino personal para alcanzar su perfección humana y lo llama a recorrerlo. Sólo siguiendo ese itinerario personal es posible realizar plenamente todas las capacidades que el Señor ha puesto en el corazón.

En el relato yahvista, contenido en el capítulo segundo del Génesis, se hace notar que la existencia del ser humano es consecuencia de una acción singular de Dios (cf. Gn 2,7). El ser humano, que tiene un cuerpo material, pertenece a la tierra. Es frágil, quebradizo como el barro. Sin embargo, lo propio del hombre entre todas las criaturas consiste en haber sido hecho partícipe de la vida de Dios, y esto lo expresa simbólicamente el texto al decir que «Dios insufló en sus narices aliento de vida». Esto es algo específico del ser humano. Aunque también los animales respiran no se habla en el texto sagrado de una intervención singular de Dios para crear su cuerpo ni para darle vitalidad.

Si se hace notar que Dios infunde la vida al hombre de ese modo significa que, aunque por su corporeidad este participa de la materia, su existencia como ser vivo procede directamente de Dios: esta animado por un principio vital (el alma o espíritu) que no proviene de la tierra. Este principio de vida recibido de Dios, hace que también el cuerpo humano tenga una dignidad propia y se sitúe en un orden distinto al de los animales.

________________________

Diamante
holguinero007
Mensajes: 91,747
Registrado: ‎04-20-2005

Re: EL SER HUMANO «IMAGEN Y SEMEJANZA» DE DIOS

EL SER HUMANO «IMAGEN Y SEMEJANZA» DE DIOS

Papel
nosoycatolico
Mensajes: 1,040
Registrado: ‎09-11-2009

Re: EL SER HUMANO «IMAGEN Y SEMEJANZA» DE DIOS

Para los Católicos la Biblia no es la única fuente de la Fe. La Tradición de la Iglesia también lo es..............si como no por eso  DIOS  mando  a su uniko hijo JESUS
Diamante
holguinero007
Mensajes: 91,747
Registrado: ‎04-20-2005

Re: EL SER HUMANO «IMAGEN Y SEMEJANZA» DE DIOS

La palabra «hombre» tiene en este texto un sentido colectivo: todo ser humano, por su misma naturaleza, es imagen y semejanza de Dios.

Platino Brillante
loreguti
Mensajes: 15,991
Registrado: ‎01-03-2009

Re: EL SER HUMANO «IMAGEN Y SEMEJANZA» DE DIOS



Escrito por holguinero007:

La palabra «hombre» tiene en este texto un sentido colectivo: todo ser humano, por su misma naturaleza, es imagen y semejanza de Dios.



Ninguno viene al mundo por casualidad, si no que todos existimos gracias a la benevolencia de Dios que ha querido bendecir el amor de nuestros padres haciéndose presente con la creación de una nueva vida

 

  Dios lo bendiga holguinero


Diamante
georginac
Mensajes: 81,197
Registrado: ‎07-13-2002

Re: EL SER HUMANO «IMAGEN Y SEMEJANZA» DE DIOS

Autor: Catecismo de la Iglesia | Fuente: Catecismo de la Iglesia
El Hombre hecho a imagen y semejanza de Dios
Dotada de un alma “espiritual e inmortal”, la persona humana es la “única criatura en la tierra a la que Dios ha amado por sí misma”.
 
El Hombre hecho a imagen y semejanza de Dios
El Hombre hecho a imagen y semejanza de Dios
Cristo, el nuevo Adán, en la misma revelación del misterio del Padre y de su amor, manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la grandeza de su vocación.
En Cristo, “imagen del Dios invisible”, el hombre ha sido creado “a imagen y semejanza” del Creador. En Cristo, redentor y salvador, la imagen divina alterada en el hombre por el primer pecado ha sido restaurada en su belleza original y ennoblecida con la gracia de Dios.

La imagen divina está presente en todo hombre. Resplandece en la comunión de las personas a semejanza de la unión de las personas divinas entre sí.

Dotada de un alma “espiritual e inmortal”, la persona humana es la “única criatura en la tierra a la que Dios ha amado por sí misma”. Desde su concepción está destinada a la bienaventuranza eterna.”

La persona humana participa de la luz y la fuerza del Espíritu divino. Por la razón es capaz de comprender el orden de las cosas establecido por el Creador. Por su voluntad es capaz de dirigirse por sí misma a su bien verdadero. Encuentra su perfección en la búsqueda y el amor de la verdad y del bien.

En virtud de su alma y de sus potencias espirituales de entendimiento y de voluntad, el hombre está dotado de libertad, “signo eminente de la imagen divina”.

Mediante su razón, el hombre conoce la voz de Dios que le impulsa “a hacer el bien y a evitar el mal”. Todo hombre debe seguir esta ley que resuena en la conciencia y que se realiza en el amor de Dios y del prójimo. El ejercicio de la vida moral proclama la dignidad de la persona humana.

El hombre, persuadido por el Maligno, abusó de su libertad, desde el comienzo de la historia. Sucumbió a la tentación y cometió el mal. Conserva el deseo del bien, pero su naturaleza lleva la herida del pecado original. Ha quedado inclinado al mal y sujeto al error.

De ahí que el hombre esté dividido en su interior. Por esto, toda vida humana, singular o colectiva, aparece como una lucha, ciertamente dramática, entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas.

Por su pasión, Cristo nos libró de Satán y del pecado. Nos mereció la vida nueva en el Espíritu Santo. Su gracia restaura en nosotros lo que el pecado había deteriorado.

El que cree en Cristo es hecho hijo de Dios. Esta adopción filial lo transforma dándole la posibilidad de seguir el ejemplo de Cristo. Le hace capaz de obrar rectamente y de practicar el bien. En la unión con su Salvador, el discípulo alcanza la perfección de la caridad, la santidad. La vida moral, madurada en la gracia, culmina en vida eterna, en la gloria del cielo.
Diamante
georginac
Mensajes: 81,197
Registrado: ‎07-13-2002

Re: EL SER HUMANO «IMAGEN Y SEMEJANZA» DE DIOS

Dotada de un alma “espiritual e inmortal”, la persona humana es la “única criatura en la tierra a la que Dios ha amado por sí misma”. Desde su concepción está destinada a la bienaventuranza eterna.”

Diamante
georginac
Mensajes: 81,197
Registrado: ‎07-13-2002

Re: EL SER HUMANO «IMAGEN Y SEMEJANZA» DE DIOS

Autor: P. Clemente González | Fuente: Catholic.net
¿Qué significa a imagen y semejanza de Dios?
El hombre tiene un alma espiritual, es persona. Es imagen de Dios porque es capaz de conocerle y amarle.
 
¿Qué significa a imagen y semejanza de Dios?
¿Qué significa a imagen y semejanza de Dios?

Una vez que había creado las infinitas estrellas, la tierra con sus montañas, mares, bosques y todo tipo de animales, Dios, según la Sagrada Escritura, formó su obra culmen diciendo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y nuestra semejanza, para que domine sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados y sobre todas las bestias de la tierra y sobre cuantos animales se muevan sobre ella.” (Gen 1,27)

A imagen de Dios no quiere decir que Dios tiene semejanza física con el hombre. Dios no tiene piernas, manos canas ni una barba blanca. Cuando la Biblia habla del hombre a imagen de Dios, se refiere al hecho de que el hombre tiene un alma espiritual. Está por encima de los otros seres vivientes que habitan en la tierra. El hombre no es una cosa, sino una persona. El Hombre, por tanto, puede pensar; puede amar a otras personas; puede componer una sinfonía; puede escoger el bien; todas las cosas que ni un perro, ni una lagartija ni ningún otro animal puede hacer. Pero, aunque podamos hacer todas estas cosas, debemos preguntarnos ¿por qué Dios nos hizo así?

Ciertamente Dios, que sabe todo, no necesita que nosotros pensemos, ni que le toquemos alguna sinfonía, pues los ángeles cantan mucho mejor que nosotros. La razón es que Dios nos ha hecho a su imagen para conocerle y amarle. De todas las criaturas visibles, sólo el hombre es “capaz de Dios.” De todas las cosas de este mundo, sólo el hombre está llamado a vivir con Dios en el mundo más allá. Y siendo a Imagen de Dios, el hombre está llamado a amar: primero a Dios y luego a todo el que tiene semejanza con Dios, es decir, a cada persona humana, pues cada persona está hecha a imagen de Dios.

Santa Catalina de Siena, platicando con Dios un día sobre la creación del hombre, exclamó: “Por amor lo creaste, por amor le diste un ser capaz de gustar tu Bien eterno.” Cada uno de nosotros debe llegar a la misma conclusión y decir a Dios: “Por amor me creaste a tu imagen para que yo sea capaz de gustarte para siempre en el cielo.”

La imagen de Dios es Cristo. Él nos ha revelado cómo es Dios. A la petición que Felipe hace a Jesús en la última cena de que “muéstranos al Padre y nos basta”, Jesús replica: “Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre, ¿cómo dices tú muéstranos al Padre? (Jn 14,8-11).

Por otro lado, cuando se dice que el hombre es imagen de Dios, se quiere indicar con ello que tanto el hombre como Dios tienen algo en común y es el conocimiento, el amor, la libertad; en otras palabras, el alma del hombre es lo que lo hace semejante a Dios.

Sin embargo, por el pecado el hombre nace con una imagen deformada. Cristo, al redimirnos, no solo rehízo esta imagen desfigurada por el pecado, sino que nos ha dejado dones para embellecerla aún más: nos dejó la gracia, a la Iglesia y en ella a los sacramentos. Por eso el momento de la crucifixión es la mayor muestra de amor, de libertad. El hombre se conoce mejor a esta luz. Y muchas realidades que eran incomprensibles como el sufrimiento humano y la muerte se comprenden y aclaran gracias a que Cristo se encarnó, nos redimió y resucitó. Por eso se comprende que al final del evangelio Jesús ordene a los discípulos que vayan por todo el mundo y bauticen en nombre de la Trinidad y enseñen lo que Él ha mandado (Mt 28, 19 y ss).

Se puede encontrar material sobre este tema en la Gaudium et Spes Cap. 12 y 24, Nuevo Catecismo 356 y ss.

Dios es la fuente de todo bien, de toda vida, de todo amor, de toda donación, de toda alegría. Nadie precede a Dios. La creación consiste precisamente en el hecho de que Dios, cuando no había absolutamente nada, decidió que las cosas existiesen. "Y vio Dios que era bueno", como se repite 6 veces en Gn 1.

Entre las criaturas ocupa un lugar especial el hombre, sobre el cual Dios sopló su aliento, es decir, dejó una huella especial. El hombre es imagen de Dios por ser espiritual, con capacidad para pensar y para amar, para darse y para imitar, en la medida de sus posibilidades, la generosidad de un Dios que no deja de amar, que no puede despreciar nada de lo que ha hecho, porque es "amigo de la vida" (Sb 11,26).

No es correcto, por lo tanto, preguntar cuál es la imagen de Dios, pues no existe nada anterior a él. Sin embargo, podemos descubrir algo de su "rostro" al ver a cada hombre, pues, desde que Cristo vino al mundo, todo gesto de amor que hagamos al otro está hecho a Él ("a mí me lo hicisteis", Mt 25,40).

Para profundizar
Catecismo de la Iglesia Católica nn. 355-373, 1701-1709
Gaudium et spes, 12-22



Diamante
georginac
Mensajes: 81,197
Registrado: ‎07-13-2002

Re: EL SER HUMANO «IMAGEN Y SEMEJANZA» DE DIOS

"Por otro lado, cuando se dice que el hombre es imagen de Dios, se quiere indicar con ello que tanto el hombre como Dios tienen algo en común y es el conocimiento, el amor, la libertad; en otras palabras, el alma del hombre es lo que lo hace semejante a Dios."

Diamante
georginac
Mensajes: 81,197
Registrado: ‎07-13-2002

Re: EL SER HUMANO «IMAGEN Y SEMEJANZA» DE DIOS

“Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza...”    (Génesis1:26).