¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Diamante
georginac
Mensajes: 84,341
Registrado: ‎07-13-2002

Re: DIOS mio yo creo, yo adoro, yo espero ...


Las Apariciones del Ángel de Fátima

Nos enseñan a orar, a hacer penitencia y a comulgar adecuadamente

“No temáis, soy el Ángel de la Paz.
Rezad conmigo”.

Antes de las apariciones de la Santísima Virgen y como preparación para ellas, los pastorcitos de Fátima —Lucía de Jesús dos Santos, y sus primos, hoy beatos, Francisco y Jacinta Marto— tuvieron tres visiones de un ángel a lo largo de 1916. Envuelto en una luz “más blanca que la nieve”, éste se les presentó bajo la apariencia de un joven de unos 14 ó 15 años, transparente y de una gran belleza.

En la primera aparición, les dijo que era el Ángel de la Paz y les enseñó esta oración: “Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman”; y les dijo: “Rezad así. Los Corazones de Jesús y de María están atentos a la voz de vuestras súplicas”.

La segunda vez, les pidió que rezaran mucho y los exhortó a hacer penitencia: “De todo lo que podáis, ofreced a Dios un sacrificio de reparación por los pecados con que Él es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores. Atraed así la paz sobre vuestra Patria. Yo soy su ángel de la guarda, el Ángel de Portugal. Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe”.

Y en la tercera, los preparó para recibir la Sagrada Eucaristía y se las impartió. Veamos cómo la Hermana Lucía narra esta última aparición del Ángel: «En cuanto llegamos allí, de rodillas, con los rostros en tierra, comenzamos a repetir la oración del ángel: “Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo...” No sé cuantas veces habíamos repetido esta oración cuando advertimos que sobre nosotros brillaba una luz desconocida. Nos incorporamos para ver lo que pasaba y vemos al ángel trayendo en la mano izquierda un cáliz sobre el cual está suspendida una Hostia de la que caían, dentro del cáliz, algunas gotas de sangre. Dejando el cáliz y la Hostia suspendidos en el aire, se postró en tierra y repitió tres veces la oración:

 

El pozo de la casa de
Lucía donde tuvo lugar
la segunda aparición
del Ángel.

—“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que El mismo es ofendido. Y por los infinitos méritos de su Santísimo Corazón y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pobres pecadores”.

 

Después se levantó, tomó de nuevo en la mano el cáliz y la Hostia, y me dio la Hostia a mí. Lo que contenía el cáliz se lo dio a beber a Jacinta y a Francisco, diciendo al mismo tiempo:

 

 

 

— “Tomad y bebed el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, horriblemente ultrajado por los hombres ingratos. Reparad sus crímenes y consolad a vuestro Dios”.

 

De nuevo se postró en tierra y repitió con nosotros otras tres veces la misma oración: “Santísima Trinidad...” Y desapareció.

Llevados por la fuerza de lo sobrenatural que nos envolvía, imitábamos al ángel en todo; es decir, nos postrábamos como él y repetíamos las oraciones que él decía. La fuerza de la presencia de Dios era tan intensa, que nos absorbía y aniquilaba casi por completo. Parecía como si nos hubiera quitado por un largo espacio de tiempo el uso de nuestros sentidos corporales. En esos días, hasta las acciones más materiales las hacíamos como llevados por esa misma fuerza sobrenatural que nos empujaba. La paz y felicidad que sentíamos era grande, pero sólo interior; el alma estaba completamente concentrada en Dios. Y al mismo tiempo el abatimiento físico que sentíamos era también fuerte» 1.

Otero del Cabezo

El “Otero del Cabezo”,
lugar de la primera aparición.

“Es la descripción de algo sublime —comenta el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira— que es la preparación, hecha por un ángel, de tres almas incumbidas de una misión profética para el mundo contemporáneo. Él las preparó de esta forma, diciendo tales cosas, apareciendo de esa manera. Y él mismo, por misión divina, les dio a aquellas almas inocentes la Primera Comunión.

“Está indicado así cual es el camino por el que las almas deben prepararse para la vida eucarística. Deben prepararse para la vida eucarística todos los días, en la idea del sufrimiento, en la idea de la lucha. Y no sólo en la idea, sino que en la lucha efectivamente realizada, la que yo llamaría un ‘cuerpo a cuerpo’ invencible contra la crisis moral contemporánea.

“Si en todos los lugares del mundo donde se ama a Dios, se luchara también contra esa crisis, el perfume de este sacrificio ofrecido tendría ante Dios un ‘buen olor’ tal, que haría con que la restauración del orden cristiano venciera” 2.

Notas.-

1. Antonio A. Borelli Machado, Las Apariciones y el Mensaje de Fátima, Ediciones Tradición Familia Propiedad - 1992, pp. 37-38.
2. Plinio Corrêa de Oliveira, disertación para corresponsales de la TFP del 5 de junio de 1994.

 

 

ratzinger
Mensajes: 5,221
Temas: 157
Registrado: ‎01-20-2011

Re: DIOS mio yo creo, yo adoro, yo espero ...

 


georginac ha escrito:

—“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que El mismo es ofendido. Y por los infinitos méritos de su Santísimo Corazón y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pobres pecadores”.

 

 

 

 



Amen...........

 

 

Diamante
georginac
Mensajes: 84,341
Registrado: ‎07-13-2002

Re: DIOS mio yo creo, yo adoro, yo espero ...


georginac ha escrito:

georginac ha escrito:
Nunca dejar que el desanimo nos inhunde ...
 
Suceda lo que suceda a  nuestro alrededor ... no olvidemos que DIOS esta al control de todo y no se mueve la hoja del arbol sin SU VOLUNTAD.
 
La oracion del Angel de Fatima, enseñada a tres niños inocentes y humildes resume lo que debe ser nuestro pensamiento ante las tribulaciones del mundo ...
 
DIOS mio yo creo, yo adoro, yo espero y yo te amo ... te pido por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman ...
 
 

 


ratzinger
Mensajes: 5,221
Temas: 157
Registrado: ‎01-20-2011

Re: DIOS mio yo creo, yo adoro, yo espero ...

 

“Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo.

Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman”

 

 

Platino Brillante
dawn07
Mensajes: 14,403
Registrado: ‎02-04-2010

Re: Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no ado

Amen!
Acero
honoryverdad
Mensajes: 2,897
Registrado: ‎08-01-2003

Re: Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no ado

 
"DIOS mio yo creo, yo adoro, yo espero y yo te amo ... te pido por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman ..."
 
 

 

El que cree en Él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios. San Juan 3:18
Bronze
juanpablomagno
Mensajes: 3,051
Registrado: ‎02-09-2007

Re: DIOS mio yo creo, yo adoro, yo espero ...

DIOS mio yo creo, yo adoro, yo espero y yo te amo ... te pido por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman ...
 
 
¡No tengáis miedo! ¡Llevad por doquier, a tiempo y a destiempo, la potencia de la Cruz para que todos, también gracias a vosotros, puedan seguir viendo y creyendo en el Redentor del hombre!
Bronze
peregrinaje
Mensajes: 3,681
Registrado: ‎10-20-2004

Re: Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no ado


georginac ha escrito:
Nunca dejar que el desanimo nos inhunde ...
 
Suceda lo que suceda a  nuestro alrededor ... no olvidemos que DIOS esta al control de todo y no se mueve la hoja del arbol sin SU VOLUNTAD.
 
La oracion del Angel de Fatima, enseñada a tres niños inocentes y humildes resume lo que debe ser nuestro pensamiento ante las tribulaciones del mundo ...
 
"DIOS mio yo creo, yo adoro, yo espero y yo te amo ... te pido por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman ..."
 
 

 

Apóstol Santiago, protector de peregrinos, haznos fuertes en el peregrinaje de la vida. Amen.
Bronze
juanpablomagno
Mensajes: 3,051
Registrado: ‎02-09-2007

Re: Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no ado

af

 

 

¡No tengáis miedo! ¡Llevad por doquier, a tiempo y a destiempo, la potencia de la Cruz para que todos, también gracias a vosotros, puedan seguir viendo y creyendo en el Redentor del hombre!
Bronze
juanpablomagno
Mensajes: 3,051
Registrado: ‎02-09-2007

Re: DIOS mio yo creo, yo adoro, yo espero ...


georginac ha escrito:
 

Las Apariciones del Ángel de Fátima

Nos enseñan a orar, a hacer penitencia y a comulgar adecuadamente

“No temáis, soy el Ángel de la Paz.
Rezad conmigo”.

Antes de las apariciones de la Santísima Virgen y como preparación para ellas, los pastorcitos de Fátima —Lucía de Jesús dos Santos, y sus primos, hoy beatos, Francisco y Jacinta Marto— tuvieron tres visiones de un ángel a lo largo de 1916. Envuelto en una luz “más blanca que la nieve”, éste se les presentó bajo la apariencia de un joven de unos 14 ó 15 años, transparente y de una gran belleza.

En la primera aparición, les dijo que era el Ángel de la Paz y les enseñó esta oración: “Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman”; y les dijo: “Rezad así. Los Corazones de Jesús y de María están atentos a la voz de vuestras súplicas”.

La segunda vez, les pidió que rezaran mucho y los exhortó a hacer penitencia: “De todo lo que podáis, ofreced a Dios un sacrificio de reparación por los pecados con que Él es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores. Atraed así la paz sobre vuestra Patria. Yo soy su ángel de la guarda, el Ángel de Portugal. Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe”.

Y en la tercera, los preparó para recibir la Sagrada Eucaristía y se las impartió. Veamos cómo la Hermana Lucía narra esta última aparición del Ángel: «En cuanto llegamos allí, de rodillas, con los rostros en tierra, comenzamos a repetir la oración del ángel: “Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo...” No sé cuantas veces habíamos repetido esta oración cuando advertimos que sobre nosotros brillaba una luz desconocida. Nos incorporamos para ver lo que pasaba y vemos al ángel trayendo en la mano izquierda un cáliz sobre el cual está suspendida una Hostia de la que caían, dentro del cáliz, algunas gotas de sangre. Dejando el cáliz y la Hostia suspendidos en el aire, se postró en tierra y repitió tres veces la oración:

El pozo de la casa de
Lucía donde tuvo lugar
la segunda aparición
del Ángel.

—“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que El mismo es ofendido. Y por los infinitos méritos de su Santísimo Corazón y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pobres pecadores”.

Después se levantó, tomó de nuevo en la mano el cáliz y la Hostia, y me dio la Hostia a mí. Lo que contenía el cáliz se lo dio a beber a Jacinta y a Francisco, diciendo al mismo tiempo:

— “Tomad y bebed el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, horriblemente ultrajado por los hombres ingratos. Reparad sus crímenes y consolad a vuestro Dios”.

 

De nuevo se postró en tierra y repitió con nosotros otras tres veces la misma oración: “Santísima Trinidad...” Y desapareció.

Llevados por la fuerza de lo sobrenatural que nos envolvía, imitábamos al ángel en todo; es decir, nos postrábamos como él y repetíamos las oraciones que él decía. La fuerza de la presencia de Dios era tan intensa, que nos absorbía y aniquilaba casi por completo. Parecía como si nos hubiera quitado por un largo espacio de tiempo el uso de nuestros sentidos corporales. En esos días, hasta las acciones más materiales las hacíamos como llevados por esa misma fuerza sobrenatural que nos empujaba. La paz y felicidad que sentíamos era grande, pero sólo interior; el alma estaba completamente concentrada en Dios. Y al mismo tiempo el abatimiento físico que sentíamos era también fuerte» 1.

Otero del Cabezo

El “Otero del Cabezo”,
lugar de la primera aparición.

“Es la descripción de algo sublime —comenta el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira— que es la preparación, hecha por un ángel, de tres almas incumbidas de una misión profética para el mundo contemporáneo. Él las preparó de esta forma, diciendo tales cosas, apareciendo de esa manera. Y él mismo, por misión divina, les dio a aquellas almas inocentes la Primera Comunión.

“Está indicado así cual es el camino por el que las almas deben prepararse para la vida eucarística. Deben prepararse para la vida eucarística todos los días, en la idea del sufrimiento, en la idea de la lucha. Y no sólo en la idea, sino que en la lucha efectivamente realizada, la que yo llamaría un ‘cuerpo a cuerpo’ invencible contra la crisis moral contemporánea.

“Si en todos los lugares del mundo donde se ama a Dios, se luchara también contra esa crisis, el perfume de este sacrificio ofrecido tendría ante Dios un ‘buen olor’ tal, que haría con que la restauración del orden cristiano venciera” 2.

Notas.-

1. Antonio A. Borelli Machado, Las Apariciones y el Mensaje de Fátima, Ediciones Tradición Familia Propiedad - 1992, pp. 37-38.
2. Plinio Corrêa de Oliveira, disertación para corresponsales de la TFP del 5 de junio de 1994.

 

 

¡No tengáis miedo! ¡Llevad por doquier, a tiempo y a destiempo, la potencia de la Cruz para que todos, también gracias a vosotros, puedan seguir viendo y creyendo en el Redentor del hombre!