Feedback UVideos
¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Cristal
corazonrendido
Mensajes: 7,777
Registrado: ‎02-19-2009
0 Kudos

EL ESPIRITU SANTO EN EL ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO--

QUIEN ES EL ESPIRITU SANTO? EN EL ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO?

***

Es la Tercera persona de la trinidad por medio del cual Dios actúa, revela Su voluntad, da poder y devela su presencia tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento.

***

EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

En el Antiguo Testamento la expresión "Espíritu Santo" se encuentra sólo en Salmos 51,11; Isaías 63,10-11.  Sin embargo, abubdab las referencias al Espíritu Santo.  Uno de los aspector del Espíritu de Dios es ser como viento poderoso.  En el hebros se usa la misma palabra, ruach, para viento, aliento y espíritu.  En la época del Exodo, Dios usó ese viento para abrir el Mar Rojo, permitir que los israelitas pasaran a salvo y eludir a Faraón y su ejército (Exodo 14,21)  Dios utilizó ese agente en dos sentidos:

1.  Como fuerza destructora que secó las aguas (Oseas 13,15) y como poder divino para juntar nubes que traerían lluvia refrescante (1 Reyes 18,45).  Al comienzo de la creación, el Espíritu ejercía control sobre las caóticas aguas. (Génesis 1,2; 8,1,; Salmos 33,6;  Job 26,13)  De las 87 veces que el Espíritu se describe como como viento, 37 lo muestran como una agente de Dios mayormente funesto y siempre fuerte e intenso.  Esta propiedad del Espíritu refleja claramente el poder de Dios.  Una cualidad adicional del Espíritu es ser misterioso.  El Salmo 104,3 muestra al Espíritu como un viento capaz de transportar a Dios sobre sus alas hasta los confines de la tierra.  Nadie puede decir dónde ha estado, ni hacia donde se dirige.  El poder y el misteriop describen la naturaleza divina.  El Espíritu de Dios se puede expresar como fuerza impersonal o se puede manifestar en individuos.  En el Antiguo Testamento hay numerosos ejemplos donde Dios inspiró a los profetas indirectamente por medio del Espíritu.  La revelación fundamental del Espíritu en el Antiguo Testamento, en sentido personal, es por medio de la profecía.  Se percibe que los sueños de José son inspirados por Dios (Génesis 41,38); el rey David, como portavoz de Dios, proclamó "el espíritu de Jahvéh habla por mi" (2 Samuel 23,2); y Zacarías anunció la palabra del Señor a Zorobabel:  "No con éjercito, ni con fuerza, sino  con mi Espíritu, ha dicho Yahveh de los ejércitos" (Zacarías 4,6).  De manera ,uy similar al poder del viento, el Espíritu equipó a los héroes de Israel con fuerza extraordinaria (Jueces 14,6).  Se muestra a los jueces como individuos poseídos por el Espíritul tal era el caso de Otoniel (Jeces 3,10).  A veces el Espíritu llegaba poderosamente sobre las personas y alteraba su conducta (1 Samuel 10,16; 19, 23-25).

El Espíritu también es el origén definitivo de todos los domes espirituales y mentales, como es el caso de inspiración de los hombres sabios  (Exodo 31,1-6;  Isaías 11,2;  Job 4,15; 32,8).  No sólo se beneficiaban los profetas por la influencia del Espíritu sino que este también sería derramado sobre el pueblo de Dios (Isaías 44,3) y sobre todas las personas (Joel 2,28)  Ezequiel e Isaías expresan la idea del Espíritu más que ninguna otra fuente del Antiguo Testamento.  Muchas alusiones de Ezaquiel al Espíritu se relacionan con la futura restauración de Israel.  La  recepción del Espíritu nuevo, profetizada en Ezequiel y Jeremías, depende del arrepentimiento (Ezequiel 18,31) y está asociada con un corazón nuevo (Jeremias 31,31-34)  A la luz de la manifestación individual, esporádica y temporaria del Espíritu en el Antiguo Testamento, este anuncio profético apuntaba hacia un tiempo cuando el Espíritu de Dios revitalizaría a Su pueblo escogido, daría poder al Mesías y se derramaría abundantemente sobre toda la humanidad.

Cristal
corazonrendido
Mensajes: 7,777
Registrado: ‎02-19-2009

Re: EL ESPIRITU SANTO EN EL ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO--

QUE PARTE JUEGA EL ESPIRITU SANTO EN EL NUEVO TESTAMENTO?

Cuando Juan el Bautista apareció en escena proclamando el advenimiento del reino de Dios, la voz profética inspirada por el Espíritu regresaba después de 400 años de ausencia.  Zacarías y a Elizabet, los padres de Juan, se les informó que su hijo sería "lleno del Espíritu Santo aún desde el vientre de su madre" (Lucas 1,15)  De manera similar, el ángel Gabriel visitó a María y declaró: "el Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altisimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá será llamado Hijo de Dios" ( Lucas 1,35).

El hito en la historia bíblica ocurrió en ocasión del bautismo de Jesús cuando fue ungido por el Espíritu de Dios (Lucas 3,22).  El Espíritu entonces fue responsable de conducir a Jesús al desierto para atrevesar las tentaciones (Lucas 4,1-13))  Lucas incluye muchas más referencias al Espíritu Santo que a los otros relatos siópticos.  Esto puede responder al interés teológico de Lucas que se extiende también al libro de los Hechos de los Apóstoles, que se han llamdo acertadamente "LOS HECHOS DEL ESPIRITU SANTO" debido a la importancia que se le atribuye al Espíritu.  Todos los escritores apóstolicos dieron testimonio de la relaidad del Espíritu en la iglesia; no obstante, el apóstol Pablo, que escribió má que cualquier otro autor, ofrece la reflexión más teológica sobre el tema.  Los priencipales capítulos son Romanos 8:1; 1 Corintios 2, 12-14; 2 Corintios 3 y Gálatas 5.  La teología juanina abunda en la doctrina del Espíritu.  En el Evangelio de Juan, el Espíritu habita en Cristo (Juan 1,32-33); es una señal del nuevo nacimiento (Juan 3,1-16); llegará cuando Jesús se haya hido (JUan 16,7-11), y capacitará al creyente después de la resurrección (Juan 20,22).  La comunidad cristian está ungida por el Espíritu (1 Juan 2,20), y este confirma al creyente la presencia de Jesús en su vida (1 Juan 3,24)  En el libro profético del Apocalpsis, Juan al estilo del Antiguo Testamento, se describe a sí mismo como profeta inspirado por el Espíritu.

***

PECAR CONTRA EL ESPIRITU SANTO ES:  atribuirle al diablo la obra del Espíritu Santo.  (el pecado imperdonable en esta vida y en la otra)