¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Diamante
ateo666
Mensajes: 28,161
Registrado: ‎09-20-2004
0 Kudos

Jesús Bar-Abbas y Jesús-bar-José

En Marcos, el primero de los evangelistas, Jesús Barrabás (es decir, Bar-Abba o Bar-Rabban) se nos presenta en el juicio de Jesús ante Pilato en los siguientes términos: «Había uno, llamado Barrabás, que estaba encarcelado con aquellos sediciosos que en el motín habían cometido un asesinato» (15, 7). Como estos hombres estaban detenidos por un supuesto asesinato, se supone que estaban esperando un juicio y que aún no habían sido condenados. En tal caso, la insurrección tendría que haberse producido muy recientemente, y habían sido encerrados en las mazmorras pendientes de la inminente llegada de Pilato a Jerusalén procedente de Cesárea. Parece que dos de ellos, considerados como líderes, fueron los llamados «ladrones», crucificados junto a Jesús. Pero no eran simplemente ladrones, puesto que habían participado en la insurrección y, en consecuencia, los que habían matado podrían haber sido soldados de Roma.  Para Mateo, Barrabás es un prisionero notable; Lucas lo considera un asesino, y Juan un ladrón.
Pero ¿qué se dice de esa insurrección judía? ¿Cuál fue su naturaleza y cuándo se produjo? Los Evangelios no dan la menor indicación al respecto. Pero Lucas, en un lugar anterior, habla de un informe que se le da a Jesús sobre unos galileos cuya sangre había mezclado Pilato con sus sacrificios, y donde también se menciona el desplome de la torre de Siloé en el que murieron dieciocho personas. Esta torre era una poderosa fortificación situada en el ángulo sudoriental de la muralla de Jerusalén, desde la que se dominaba el estanque de Siloé y la entrada a la ciudad por el valle de Tiropoeon. Sin duda alguna, no es nada probable que se desmoronara por sí sola, puesto que en caso de deterioro habría sido sometida a reparación.
Puesto que se hace referencia a los galileos comprometidos con sus sacrificios, podemos inferir que el incidente se produjo con ocasión de la fiesta judía. Las circunstancias podrían estar relacionadas con la protesta descrita por Josefo a consecuencia de la utilización por parte de Pilato de los fondos sagrados para la construcción del acueducto; pero eso no es cierto. También hay dificultades para relacionar la historia de Lucas con la insurrección en la que se vio envuelto Barrabás. Y, sin embargo, no sólo se ha propuesto así, sino que se ha llegado a afirmar que la insurrección que comentamos –hubo muchas otras-  se produjo en la semana de la Pasión y que tuvo que ver con Jesús el galileo.
Este último punto de vista cuenta con defensores fuertes y eruditos.  Transmite la idea de que, durante la semana de la Pasión, se produjo un enfrentamiento en toda regla entre judíos y romanos. Según la teoría, la insurrección habría empezado cuando Jesús y sus simpatizantes ocuparon el Templo, en un momento en que la guarnición de la fortaleza Antonia era demasiado débil para intervenir. Las fuerzas galileas, reunidas en el monte de los Olivos, bajaron hacia el valle de Cedrón y atacaron la torre de Siloé. tomada fácilmente porque no estaba fuertemente defendida, ya que no se esperaba ningún ataque. El objetivo de la maniobra sería el de ocupar la Ciudad Baja y el Akra, contando los rebeldes con incrementar su fuerza gracias a un levantamiento de simpatizantes, para unirse después a los que ya se habían apoderado del monte del Templo. De este modo, y con una gran rapidez gracias al factor sorpresa, toda una parte de Jerusalén s habría caído en manos de los revolucionarios, que se encontrarían entonces en una posición prácticamente invulnerable.
Según se ha sugerido, parece ser que Pilato sólo tardó tres días en reunir una gran fuerza, equipada con máquinas de asedio, y hacerla entrar en Jerusalén. A pesar de todas las probabilidades, los romanos alcanzaron un éxito rápido. No sabemos muchos detalles de la forma en que los romanos lanzaron el contraataque. Debemos suponer que un cuerpo de fuerzas romanas avanzó procedente del oeste para unirse con la asediada guarnición romana de la fortaleza Antonia, para caer inmediatamente después sobre los galileos rebeldes y quienes les apoyaban desde el Templo en el momento en que se estaban preparando los corderos para la semana pascual. De este modo, la sangre de los galileos se mezcló con sus sacrificios. Mientras tanto, otra fuerza romana provista de máquinas de asedio y podemos suponer que acompañada por la caballería, rodeó las murallas de la ciudad por el exterior de las mismas, derrotó a los mal organizados y mal equipados rebeldes en el monte de los Olivos, bajó las máquinas por el valle de Cedrón y en poco tiempo demolió la fuerte torre de Siloé que, al desmoronarse, mató a dieciocho de sus defensores.
Pero ¿qué pasó con Jesús ben José? ¿Qué se suponía que estaba haciendo mientras los acontecimientos se escapaban de su control? Mientras se está produciendo la masacre en el Templo, él se encuentra rodeado de sus discípulos, celebrando tranquilamente la Última Cena en alguna casa remota, lejos de la lucha. Después, todos se dirigen a Getsemaní, donde los encuentra una cohorte romana, acompañada por la policía del sumo sacerdote, y lo detiene.

 

Una persona aclamada por la muchedumbre poco antes no interviene en esos acontecimientos y sin embargo ha asaltado poco antes el templo. Una persona que va rodeada de sicarios zelotes armados no es muy congruente que se retirara de la lucha sin mas salvo que en realidad Getsemaní fuera su puesto de mando.

No tiene sentido enviar contra un grupo pacífico y poco numeroso toda una cohorte apoyada por los servidores del templo.

Diamante
ateo666
Mensajes: 28,161
Registrado: ‎09-20-2004

Re: Jesús Bar-Abbas y Jesús-bar-José

Entramos ahora en la cuestión dee porqué fue liberado Jesús Bar-Abbas o Jesús bar-Rabban (de las dos maneras lo encontramos) Abbas significa padre y Rabban significa maestro, pero uno de los títulos era "Padre y maestro"

El funcionario presidente del Consejo Judío, encargado de administrar la ley mosaica y de tratar cuestiones de ritual era el sumo sacerdote. Pero junto a él había un sustituto, capaz de presidir en su ausencia y que ostentaba el título de Ab (en arameo, Abba) Beth-Din, Padre del Tribunal de Justicia. Este funcionario también ostentaba el título honorífico de Rabban (Maestro). Según la tradición rabínica, el puesto habría sido conferido por esta época a Gamaliel, uno de los líderes fariseos, que fue el primero en ser llamado Rabban.

¿Fue Jesús Bar-Abba o Bar-Rabban hijo del Rabban Gamaliel?, no lo afirmamos ni lo negamos, veamos lo que escribió Eisler*:

 

El apoyo que él (Barrabás) recibió de los sumos sacerdotes y de sus masas de seguidores, sugiere que era un miembro bien conocido por la jerarquía, el hijo de Abba (Padre) o Rabba (Maestro), designando ambas palabras a un venerable doctor de la ley, conectado no con los rebeldes, sino con sus oponentes, que había sido capturado en la mélée junto con ellos y que estaba destinado ahora a compartir su castigo. Tratándose de un error por parte de la guardia romana, como suele suceder en cualquier tumulto de esta índole, Pilato, escuchando la voz del pueblo, pudo haberlo liberado «para la fiesta», es decir con la prontitud requerida para que el inocente pudiera participar en la celebración de la Pascua. Pero perdonar a un rebelde conocido y condenado era algo que estaba, desde luego, más allá de las atribuciones de un gobernador romano, ya que, al hacerlo así, habría sido culpable de invadir una de las prerrogativas del emperador, cosa que el suspicaz Tiberio no habría tolerado en modo alguno. De hecho, nadie, hasta ahora, ha logrado descubrir ninguna ilustración en los escritos judíos o paganos sobre la supuesta costumbre judía de obtener el perdón de un prisionero durante la Pascua.

 

*  Robert Eisler en El Mesías Jesús y Juan el Bautista