Responder
¡Bienvenido! Para que puedas participar, intercambiar mensajes privados, subir fotos, dar kudos y ser parte de las conversaciones necesitas estar ingresado en los Foros. | Ingresa | Regístrate Gratis
Bronze
jesusmiamigofiel
Mensajes: 3,188
Registrado: ‎04-15-2007
0 Kudos

Porque un Dios bueno permite las enfermedades??

Con respecto a la razón por la que "el hombre o Dios" dejan sufrir a tanta gente… Debo decirle que Dios creó al hombre con libertad para escoger entre lo bueno y lo malo. Desde el primer hombre y la primer mujer, ambos escogieron el mal. Es a ese mal que la Biblia llama "pecado". Nadie se infecta del SIDA accidentalmente. O usted tiene relaciones promiscuas con alguien que está infectado (un pecado), o usted tiene relaciones homosexuales con alguien que está infectado (pecado), o alguien le infecta adrede (con lo cual esa persona peca), o alguien le infecta accidentalmente (pero esa persona adquirió el SIDA por pecar), o un niño nace infectado de sus padres (pero sus padres o quienes los infectaron a ellos pecaron). Note la ocurrencia continua del pecado. Lo mismo ocurre con las enfermedades. La paga del pecado es la muerte.

Cuando usted peca usted muere espiritualmente y queda separado de Dios (quien es Santo). Note que esta muerte o separación ocurren en el mundo espiritual. Pero junto a la muerte espiritual también el hombre se ganó la muerte física (aunque no de forma inmediata), sino de manera paulatina, a través de la descomposición de sus órganos. Es a eso lo que llamamos enfermedades y envejecimiento.

Cuando Dios creó al hombre le advirtió que no le desobedeciera. El hombre lo hizo y se ganó un premio al hacerlo: la muerte y las enfermedades. Pues cuando un niño sufre de hambre o cuando una persona muere de cáncer, no es Dios quien lo causa, es el pecado que el hombre se ganó cuando desobedeció y CONTINÚA desobedeciendo a Dios de manera recurrente.

La única esperanza de salvar la relación entre el hombre y Dios otra vez era Dios haciéndose hombre, y vivir una vida TOTALMENTE libre de pecado. Pues Él vivió la vida libre de pecado que Adán se suponía que viviera y al hacerlo nos brindó la oportunidad de una vez más comenzar una vida en relación cercana con Él. Ese hombre/Dios del que hablo se llama Jesucristo. Solamente a través de Él usted puede volver a ganar su lugar de santidad ante Dios. Si no lo ha hecho, ¡No espere un segundo más!

"Así también está escrito: el primer hombre Adán llegó a ser un alma viviente; y el postrer Adán (Cristo), Espíritu vivificante. Pero lo espiritual no es primero, sino lo natural; luego lo espiritual. El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo Adan es celestial." 1 Corintios 15:45-47

"Porque Así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados." 1 Corintios 15:45-22

Diamante
georginac
Mensajes: 82,966
Registrado: ‎07-13-2002

Re: Porque un Dios bueno permite las enfermedades??

Puesto que lo que has traido es la opinion del pastor Ureña del la pagina protestante antesdelfin ...

http://www.antesdelfin.com/resp0083.html

Aqui dejo algo de lo que que Juan Pablo II (de feliz memoria) escribio al respecto.

¿Por qué Dios permite el sufrimiento?
Dios no es indiferente al sufrimiento humano, por el contrario, Cristo crucificado es una prueba de la solidaridad de Dios con el hombre que sufre.

PREGUNTA

Grandes perspectivas éstas, fascinantes, y que para los creyentes serán además confirmación de su esperanza. Sin embargo, no podemos ignorar que en todos los siglos, a la hora de la prueba, también los cristianos se han hecho una pregunta que atormenta. ¿Cómo se puede seguir confiando en Dios, que se supone Padre misericordioso, en un Dios que -como revela el Nuevo Testamento y como Usted repite con pasión- es el Amor mismo, a la vista del sufrimiento, de la injusticia, de la enfermedad, de la muerte, que parecen dominar la gran historia del mundo y la pequeña historia cotidiana de cada uno de nosotros?


RESPUESTA

Stat crux dum volvitur orbis («la cruz permanecerá mientras el mundo gire»). Como he dicho antes, nos encontramos en el centro mismo de la historia de la salvación. Usted no podía naturalmente dejar de lado lo que es Jilente de tan frecuentes dudas, no solamente ante la bondad de Dios, sino ante Su misma existencia. ¿Cómo ha podido Dios permitir tantas guerras, los campos de concentración, el holocausto?

¿El Dios que permite todo esto es todavía de verdad Amor, como proclama san Juan en su Primera Carta? Más aún, ¿es acaso justo con Su creación? ¿No carga en exceso la espalda de cada uno de los hombres? ¿No deja al hombre solo con este peso, condenándolo a una vida sin esperanza? Tantos enfermos incurables en los hospitales, tantos niños disminuidos, tantas vidas humanas a quienes les es totalmente negada la felicidad humana corriente sobre la tierra, la felicidad que proviene del amor, del matrimonio, de la familia. Todo esto junto crea un cuadro sombrío, que ha encontrado su expresión en la literatura antigua y moderna. Baste recordar a Fiodor Dostoievski, Franz Kafka o Albert Camus.

Dios ha creado al hombre racional y libre y, por eso mismo, se ha sometido a su juicio. La historia de la salvación es también la historia del juicio constante del hombre sobre Dios. No se trata sólo de interrogantes, de dudas, sino de un verdadero juicio. En parte, el veterotestamentario Libro de Job es el paradigma de este juicio. A eso se añade la intervención del espíritu maligno que, con perspicacia aún mayor, está dispuesto a juzgar no sólo al hombre, sino también la acción de Dios en la historia del hombre. Esto queda confirmado en el mismo Libro de Job.

Scandalum Crucis, el escándalo de la Cruz. En una de las preguntas precedentes planteó usted de modo preciso el problema: ¿Era necesario para la salvación del hombre que Dios entregase a Su Hijo a la muerte en la Cruz?


En el contexto de estas reflexiones es necesario preguntarse: ¿Podía ser de otro modo? ¿Podía Dios, digamos, justificarse ante la historia del hombre, tan llena de sufrimientos, de otro modo que no fuera poniendo en el centro de esa historia la misma Cruz de Cristo? Evidentemente, una respuesta podría ser que Dios no tiene necesidad de justificarse ante el hombre: es suficiente con que sea todopoderoso; desde esa perspectiva, todo lo que hace o permite debe ser aceptado. Ésta es la postura del bíblico Job. Pero Dios, que además de ser Omnipotencia, es Sabiduría y -repitámoslo una vez más- Amor, desea, por así decirlo, justificarse ante la historia del hombre. No es el Absoluto que está fuera del mundo, y al que por tanto le es indiferente el sufrimiento humano. Es el Emmanuel, el Dios-con-nosotros, un Dios que comparte la suerte del hombre y participa de su destino. Aquí se hace patente otra insuficiencia, precisamente la falsedad de aquella imagen de Dios que el iluminismo aceptó sin objeciones. Respecto al Evangelio, eso constituye un evidente paso atrás, no un paso en dirección a un mejor conocimiento de Dios y del mundo, sino un paso hacia su incomprensión.


¡No, absolutamente no! Dios no es solamente alguien que está fuera del mundo, feliz de ser en Sí mismo el más sabio y omnipotente. Su sabiduría y omnipotencia se ponen, por libre elección, al servicio de la criatura. Si en la historia humana está presente el sufrimiento, se entiende entonces por qué Su omnipotencia se manifestó con la omnipotencia de la humillación mediante la Cruz. El escándalo de la Cruz sigue siendo la clave para la interpretación del gran misterio del sufrimiento, que pertenece de modo tan integral a la historia del hombre.


En eso concuerdan incluso los críticos contemporáneos del cristianismo. Incluso ésos ven que Cristo crucificado es una prueba de la solidaridad de Dios con el hombre que sufre. Dios se pone de parte del hombre. Lo hace de manera radical: «Se humilló a sí mismo asumiendo la condición de siervo, haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz» (cfr. Filipenses 2,7-8). Todo está contenido en esto: todos los sufrimientos individuales y los sufrimientos colectivos, los causados por la fuerza de la naturaleza y los provocados por la libre voluntad humana, las guerras y los gulag y los holocaustos, el holocausto hebreo, pero también, por ejemplo, el holocausto de los esclavos negros de África.

Bronze
jesusmiamigofiel
Mensajes: 3,188
Registrado: ‎04-15-2007

Re: Porque un Dios bueno permite las enfermedades??

Amen..Dios dice que prediquemos el Evangelio a toda criatura no le veo nada de malo hablarle a la gente de que Jesucristo es el todo del Hombre,usted tiene alguna objecion con eso??se opone a lo que dice Dios en su palabra??

Escrito por georginac:

Puesto que lo que has traido es la opinion del pastor Ureña del la pagina protestante antesdelfin ...

http://www.antesdelfin.com/resp0083.html

Aqui dejo algo de lo que que Juan Pablo II (de feliz memoria) escribio al respecto.

¿Por qué Dios permite el sufrimiento?
Dios no es indiferente al sufrimiento humano, por el contrario, Cristo crucificado es una prueba de la solidaridad de Dios con el hombre que sufre.

PREGUNTA

Grandes perspectivas éstas, fascinantes, y que para los creyentes serán además confirmación de su esperanza. Sin embargo, no podemos ignorar que en todos los siglos, a la hora de la prueba, también los cristianos se han hecho una pregunta que atormenta. ¿Cómo se puede seguir confiando en Dios, que se supone Padre misericordioso, en un Dios que -como revela el Nuevo Testamento y como Usted repite con pasión- es el Amor mismo, a la vista del sufrimiento, de la injusticia, de la enfermedad, de la muerte, que parecen dominar la gran historia del mundo y la pequeña historia cotidiana de cada uno de nosotros?


RESPUESTA

Stat crux dum volvitur orbis («la cruz permanecerá mientras el mundo gire»). Como he dicho antes, nos encontramos en el centro mismo de la historia de la salvación. Usted no podía naturalmente dejar de lado lo que es Jilente de tan frecuentes dudas, no solamente ante la bondad de Dios, sino ante Su misma existencia. ¿Cómo ha podido Dios permitir tantas guerras, los campos de concentración, el holocausto?

¿El Dios que permite todo esto es todavía de verdad Amor, como proclama san Juan en su Primera Carta? Más aún, ¿es acaso justo con Su creación? ¿No carga en exceso la espalda de cada uno de los hombres? ¿No deja al hombre solo con este peso, condenándolo a una vida sin esperanza? Tantos enfermos incurables en los hospitales, tantos niños disminuidos, tantas vidas humanas a quienes les es totalmente negada la felicidad humana corriente sobre la tierra, la felicidad que proviene del amor, del matrimonio, de la familia. Todo esto junto crea un cuadro sombrío, que ha encontrado su expresión en la literatura antigua y moderna. Baste recordar a Fiodor Dostoievski, Franz Kafka o Albert Camus.

Dios ha creado al hombre racional y libre y, por eso mismo, se ha sometido a su juicio. La historia de la salvación es también la historia del juicio constante del hombre sobre Dios. No se trata sólo de interrogantes, de dudas, sino de un verdadero juicio. En parte, el veterotestamentario Libro de Job es el paradigma de este juicio. A eso se añade la intervención del espíritu maligno que, con perspicacia aún mayor, está dispuesto a juzgar no sólo al hombre, sino también la acción de Dios en la historia del hombre. Esto queda confirmado en el mismo Libro de Job.

Scandalum Crucis, el escándalo de la Cruz. En una de las preguntas precedentes planteó usted de modo preciso el problema: ¿Era necesario para la salvación del hombre que Dios entregase a Su Hijo a la muerte en la Cruz?


En el contexto de estas reflexiones es necesario preguntarse: ¿Podía ser de otro modo? ¿Podía Dios, digamos, justificarse ante la historia del hombre, tan llena de sufrimientos, de otro modo que no fuera poniendo en el centro de esa historia la misma Cruz de Cristo? Evidentemente, una respuesta podría ser que Dios no tiene necesidad de justificarse ante el hombre: es suficiente con que sea todopoderoso; desde esa perspectiva, todo lo que hace o permite debe ser aceptado. Ésta es la postura del bíblico Job. Pero Dios, que además de ser Omnipotencia, es Sabiduría y -repitámoslo una vez más- Amor, desea, por así decirlo, justificarse ante la historia del hombre. No es el Absoluto que está fuera del mundo, y al que por tanto le es indiferente el sufrimiento humano. Es el Emmanuel, el Dios-con-nosotros, un Dios que comparte la suerte del hombre y participa de su destino. Aquí se hace patente otra insuficiencia, precisamente la falsedad de aquella imagen de Dios que el iluminismo aceptó sin objeciones. Respecto al Evangelio, eso constituye un evidente paso atrás, no un paso en dirección a un mejor conocimiento de Dios y del mundo, sino un paso hacia su incomprensión.


¡No, absolutamente no! Dios no es solamente alguien que está fuera del mundo, feliz de ser en Sí mismo el más sabio y omnipotente. Su sabiduría y omnipotencia se ponen, por libre elección, al servicio de la criatura. Si en la historia humana está presente el sufrimiento, se entiende entonces por qué Su omnipotencia se manifestó con la omnipotencia de la humillación mediante la Cruz. El escándalo de la Cruz sigue siendo la clave para la interpretación del gran misterio del sufrimiento, que pertenece de modo tan integral a la historia del hombre.


En eso concuerdan incluso los críticos contemporáneos del cristianismo. Incluso ésos ven que Cristo crucificado es una prueba de la solidaridad de Dios con el hombre que sufre. Dios se pone de parte del hombre. Lo hace de manera radical: «Se humilló a sí mismo asumiendo la condición de siervo, haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz» (cfr. Filipenses 2,7-8). Todo está contenido en esto: todos los sufrimientos individuales y los sufrimientos colectivos, los causados por la fuerza de la naturaleza y los provocados por la libre voluntad humana, las guerras y los gulag y los holocaustos, el holocausto hebreo, pero también, por ejemplo, el holocausto de los esclavos negros de África.




Bronze
jesusmiamigofiel
Mensajes: 3,188
Registrado: ‎04-15-2007

Re: Porque un Dios bueno permite las enfermedades??

conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna.

    22 A algunos que dudan, convencedlos.

    23 A otros salvad, arrebatándolos del fuego Judas1:21 al 23

Mateo 24:14
Y será predicado este Evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

 

:cara_yes: