Responder
¡Bienvenido! Para que puedas participar, intercambiar mensajes privados, subir fotos, dar kudos y ser parte de las conversaciones necesitas estar ingresado en los Foros. | Ingresa | Regístrate Gratis
Diamante
georginac
Mensajes: 82,892
Registrado: ‎07-13-2002

¿Qué es el Reino de Dios? (tema católico)

¿Qué es el Reino de Dios?
 
Para proclamar y explicar lo que es el Reino de DIOS,  JESUS recurrió a parábolas.
 
Los Evangelios nos proporcionan una explicación muy gráfica, aunque no muy precisa de lo que JESUS quería decir. Jesucristo comparó el desarrollo del Reino a una semilla que germina y crece con vida propia y sin hacer violencia (Mt 13,1-9.18-23; Mt 13,33; Mc 4,26-29). También lo comparó al fermento o levadura del pan: «El Reino de Dios es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo» (Mt 13,33).
 
En otras parábolas, los siervos del Señor tienen que salir a los caminos a invitar a todos los hombres (Mt 22,1-14). El Reino se difunde al sembrar la Palabra o la Buena Nueva en los corazones; allí da fruto según las disposiciones de cada uno (Mt 13,1823). El Señor llama a su Reino de muchos modos y en distintas horas de la vida (Mt 20,1-16). Junto a la buena semilla del trigo, en el mundo crece también la cizaña (Mt 13,24-30). Por eso, la solución definitiva sólo será al final; y hay que estar atentos para cuando el Señor vuelva a pedir cuentas (Mt 25,1-13). Entonces premiará cada uno según sus méritos (13,47-51; 18,23-35; 25,14-30). y se abrirán las puertas de la Casa del Padre, que es el Cielo.

Mas contundente ,simple y sencillo de entender son las palabras de directas de JESUS:

“En verdad os digo: El que no renace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios.  Lo que nace de la carne es carne, y lo que nace del Espíritu es espíritu. " Juan 3, 3-5

"Quien no acoja el reino de Dios como un niño no entrará en él."   Marcos 10,13-16.

Diamante
georginac
Mensajes: 82,892
Registrado: ‎07-13-2002

Re: ¿Qué es el Reino de Dios? (tema católico)

El Reino de DIOS empieza en la tierra, durante nuestra vida, en la vida de cada quien.

Despues de esta vida, el Reino de DIOS será cuando vivamos en la eternidad, en lo que denominamos 'cielo'.

'Si no cambiáis y no os hacéis como los niños no entraréis en el reino de los cielos.'  Mateo 18,3

Para encontrar a DIOS y su reino mientras estamos en la tierra, de lo que mejor disponemos es de nuestro corazón de niño, que es espontáneamente abierto, sencillo, humilde y se abandona a la fe. 

“Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura".  Mateo 6:33 

Diamante
hadita81
Mensajes: 25,868
Registrado: ‎11-06-2004

Re: ¿Qué es el Reino de Dios? (tema católico)

"Quien no acoja el reino de Dios como un niño no entrará en él."   Marcos 10,13-16.
Diamante
georginac
Mensajes: 82,892
Registrado: ‎07-13-2002

Re: ¿Qué es el Reino de Dios? (tema católico)

«Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura». (Mt 6, 33)

Todo el Evangelio es una revolución. No hay palabra de Cristo que se parezca a la de los hombres. Escucha ésta: «Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todas esas cosas (las necesidades de la vida) se os darán por añadidura».

En general, la primera preocupación del hombre es la búsqueda ansiosa de lo que necesita para dar seguridad a su existencia. Quizá para ti también sea así. Pues bien, Jesús te pone ante su modo de ver las cosas y te ofrece su modo de actuar. Te pide un comportamiento totalmente distinto del habitual y no sólo para una vez, sino para siempre. Es éste: buscar primero el reino de Dios.

Cuando estés orientado con todo tu ser hacia Dios y hagas todo lo posible para que Él reine dentro de ti (es decir, para que gobierne tu vida con sus leyes) y en los demás, el Padre te dará todo lo que necesites día tras día.
En cambio, si te preocupas sobre todo de ti mismo, terminarás por preocuparte principalmente de las cosas de este mundo y serás víctima de ellas. Acabarás viendo en los bienes de la tierra tu verdadero problema, la meta de todos tus esfuerzos. Y dentro de ti surgirá la grave tentación de contar únicamente con tus fuerzas y prescindir de Dios.

«Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura».

Jesús invierte los términos. Si tu primera preocupación es Él, vivir por Él, lo demás ya no será el problema principal de tu existencia, sino una “añadidura” o algo “extra”.
¿Te parece una utopía? ¿Es una frase irrealizable para ti, hoy, hombre moderno que vives en un mundo industrializado donde impera la competencia y donde a menudo hay crisis económica? Te recuerdo sencillamente que los problemas concretos de la subsistencia no eran mucho menores para la gente de Galilea cuando Jesús pronunció estas palabras.
No es cuestión de que sea una utopía o no. Jesús te pone ante el planteamiento fundamental de tu vida: o vives para ti o vives para Dios.

Pero tratemos ahora de entender bien esta frase:

«Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura».

Jesús no te exhorta al inmovilismo, a la pasividad en las cosas de esta tierra, o a una conducta irresponsable o superficial en el trabajo.
Jesús quiere cambiar tu preocupación en ocupación, quitándote el ansia, el miedo y la inquietud.
De hecho, Él te dice: «Buscad primero el reino…».
El sentido de primero es antes que nada. La búsqueda del reino de Dios está en primer lugar y no excluye que el cristiano tenga que ocuparse también de las necesidades de su vida.
Buscar el reino de Dios y su justicia significa también tener una conducta conforme a las exigencias de Dios manifestadas por Jesús en su Evangelio.

Sólo si busca el reino de Dios, el cristiano experimentará la potencia de Dios en su favor.

Te cuento un hecho.
Es de hace tiempo y, sin embargo, conserva una increíble actualidad. De hecho, conozco a numerosos adolescentes y jóvenes que se comportan ahora como lo hacía aquella chica.
Se llamaba Elvira. Estudiaba magisterio. Era pobre y sólo una nota media alta podía asegurarle la continuación de sus estudios. Poseía una fe fuerte. Su profesor de Filosofía era ateo, de manera que no era raro que mostrase las verdades sobre Cristo y sobre la Iglesia desenfocadas, cuando no deformadas. A la chica le hervía la sangre, no por ella, sino por amor a Dios, a la verdad y a sus compañeras. Aun siendo consciente de que contradiciendo al profesor, podría sacar una mala nota, lo que sentía en su interior era más fuerte que ella. Por eso a la mínima oportunidad levantaba la mano, pedía la palabra y decía: «No es verdad, profesor». Quizás no siempre tenía todos los argumentos para rebatir las disquisiciones del profesor, pero en ese «no es verdad» estaba su fe, que es don de verdad y da que pensar.
Las compañeras, que la querían, trataban de disuadirla para que sus intervenciones no la perjudicaran. Pero no lo lograron.
Pasaron algunos meses. Llegó la hora de dar las notas. Las recogió temblando. Pero después, un salto de alegría: ¡un diez! La nota máxima.
Había tratado antes que nada de que Dios y su verdad reinaran; lo demás había venido por añadidura.

«Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura».

Si tú también buscas el reino del Padre, experimentarás que Dios es Providencia para todo lo que necesites en tu vida. Descubrirás lo extraordinariamente normal que es el Evangelio.

Chiara Lubich

septiembre 2009

http://www.focolare.org/articolopdv.php?codart=6579

Diamante
georginac
Mensajes: 82,892
Registrado: ‎07-13-2002

Re: ¿Qué es el Reino de Dios? (tema católico)

¿Qué significa acoger el reino de Dios como un niño?

 

Un día trajeron algunos niños a Jesús para que los bendijera. Los discípulos se opusieron. Jesús se enfada y les ordena que dejen a los niños venir a él. Después les dice: «Quien no acoja el reino de Dios como un niño no entrará en él.» (Marcos 10,13-16).

 

Es útil recordar lo que Jesús había dicho anteriormente a esos mismos discípulos: «Se os ha comunicado el misterio del reino de Dios» (Marcos 4,11). A causa del reino de Dios, los discípulos lo han dejado todo para seguir a Jesús. Buscan la presencia de Dios, quieren formar parte de su reino. Pero he aquí que Jesús les advierte que, al repeler a los niños, están cerrando la única puerta para entrar en ese reino de Dios tan deseado.

 

¿Qué significa entonces «acoger el reino de Dios como un niño»?

 

 Comprendemos generalmente: «acoger el reino de Dios como un niño lo acoge». Ello corresponde a una palabra de Jesús en el evangelio de Mateo: «Si no cambiáis y no os hacéis como los niños no entraréis en el reino de los cielos.» (Mateo 18,3) Un niño confía sin reflexionar. No puede vivir sin confiar en quienes le rodean. Su confianza no tiene nada de virtuoso, es una realidad vital. Para encontrar a Dios, de lo que mejor disponemos es de nuestro corazón de niño que es espontáneamente abierto, se atreve a pedir sencillamente, quiere ser amado.

 

Pero podemos comprender también: «acoger el reino de Dios al igual que acogemos a un niño». Porque el verbo «acoger» tiene en general el sentido concreto de «acoger a alguien», como lo podemos constatar en algunos versículos precedentes donde Jesús habla de «acoger a un niño» (Marcos 9,37). En ese caso, es la acogida a un niño que Jesús compara la acogida de la presencia de Dios. Hay una connivencia secreta entre el reino de Dios y un niño.

Acoger un niño, es acoger una promesa. Un niño crece y se desarrolla. Es así que el reino de Dios nunca será en la tierra una realidad concluida, sino una promesa, una dinámica y un crecimiento inacabado. Y los niños son imprevisibles. En el relato del Evangelio, vienen cuando vienen, y con toda evidencia no es el buen momento según los discípulos. Pero Jesús insiste en que hay que acogerles porque están ahí. Asimismo hemos de acoger la presencia de Dios cuando se presente, en el buen o en el mal momento. Hay que seguir el juego. Acoger el reino de Dios como se acoge un niño es velar y orar par acogerle cuando venga, siempre al improvisto, a tiempo o a destiempo.

 

¿Por qué Jesús mostraba una atención particular a los niños?

 

Un día, los doce apóstoles estaban discutiendo para saber quién era el más grande (Marcos 9,33-37). Jesús, que adivinó sus reflexiones, les dijo una palabra desconcertante que conmovió y sacudió sus categorías: «El que quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos».

 

A su palabra añade el gesto. Busca un niño. ¿Acaso un niño que encontró abandonado en una calle de Cafarnaún? Lo trae, lo «pone en medio» de esa reunión de futuros responsables de la Iglesia y les dice: «El que acoge a un niño como éste en mi nombre, a mí me acoge». Jesús se identifica con el niño que acaba de tomar en sus brazos. Afirma que es «un niño como éste» el que mejor lo representa, de tal modo que acoger a un niño semejante es lo mismo que acogerle a él, a Cristo.

 

Poco antes Jesús había dicho la siguiente palabra enigmática: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres» (Marcos 9,31). «El Hijo del hombre» es él mismo, y son al mismo tiempo todos los hijos de hombre, es decir, todos los humanos. La palabra de Jesús puede comprenderse: «los seres humanos son entregados al poder de sus semejantes». Con el arresto y los malos tratos infligidos a Jesús se verificará una vez más que los hombres pueden hacer cualquier cosa con sus semejantes indefensos. Que Jesús se reconozca en el niño que fue a buscar no resulta asombros, pues muy a menudo los niños también son entregados indefensos a quienes tienen poder sobre ellos.

 

Jesús mostró una atención muy particular a los niños porque quiere, entre los suyos, una atención prioritaria hacia los más desheredados. Serán sus representantes en la tierra hasta el final de los tiempos. Lo que se les hará, es a él, a Cristo, a quien se hará (Mateo 25,40). Los «más pequeños de sus hermanos», los que cuentan poco y a los que se les trata como cualquier cosa porque no tienen poder ni prestigio, son el camino, el paso obligado, para vivir en comunión con él.

 

Si Jesús colocó a un niño en medio de sus discípulos reunidos es también para que ellos mismos acepten ser pequeños. Jesús se lo explica a través de la siguiente enseñanza: «Os aseguro que el que os dé a beber un vaso de agua porque sois del Mesías no quedará sin recompensa.» (Marcos 9,41). Yendo por el camino para anunciar el reino de Dios, los apóstoles serán también «entregados a mano de los hombres». Nunca sabrán previamente cómo serán acogidos. Pero incluso para quienes les acogerán con un simple vaso de agua fresca, aún sin tomarlos muy en serio, habrán sido portadores de una presencia de Dios.

 

Carta de Taizé: 2006/2

Papel
katrinamendoza
Mensajes: 1,607
Registrado: ‎11-07-2009

Re: ¿Qué es el Reino de Dios? (tema católico)

Y usted Georgina tiene su corazon como de un niño? esta su corazon sin deudas a su projimo?

♥♥Proverbios 15: «… el hombre entendido endereza sus pasos» (v. 21); «… la palabra  a su tiempo, ¡cuán buena es!» (v. 23); «… las expresiones de los limpios son  limpias» (v. 26); «el corazón del justo piensa para responder…» (v. 28); «el  temor del Señor es enseñanza de sabiduría…» (v. 33).♥♥

Platino Brillante
enriquehi
Mensajes: 18,494
Registrado: ‎11-07-2009

Re: ¿Qué es el Reino de Dios? (tema católico)

Expresión y ejercicio de la soberanía universal de Dios sobre sus criaturas y el medio por el que esta se manifiesta. (Sl 103:19.) Esta expresión se emplea especialmente para significar la soberanía de Dios por medio de una administración real encabezada por su Hijo, Cristo Jesús.

 

La palabra que se traduce “reino” en las Escrituras Griegas Cristianas es ba·si·léi·a, que significa: ‘el ser, el estado y poder del rey; dignidad real o soberanía real; reino o imperio; la extensión de territorio en la que manda un rey’. (Diccionario Teológico del Nuevo Testamento, 1987, vol. 4, pág. 70.) Marcos y Lucas utilizan con frecuencia la expresión “el reino de Dios”, y en el relato de Mateo aparece la expresión paralela “el reino de los cielos” unas 30 veces. (Compárese Mr 10:23 y Lu 18:24 con Mt 19:23, 24;

 

El gobierno de Dios es, estructural y funcionalmente, una teocracia pura (del gr. the·ós, dios, y krá·tos, gobierno), un gobierno por Dios. El término “teocracia” se atribuye a Josefo, historiador judío del siglo I E.C., quien lo debió acuñar en su obra Contra Apión (libro II, sec. 16). Sobre el gobierno que se estableció sobre Israel en Sinaí, escribió: “Unos otorgan el poder a la monarquía, otros a la oligarquía, y otros al pueblo. Pero nuestro legislador, rechazando todos estos métodos, instituyó un gobierno teocrático [literalmente, “una teocracia”; gr. the·o·kra·tí·an]. Permítaseme usar esta palabra, aunque violente el lenguaje. Atribuyó a Dios el poder y la fuerza”. Por supuesto, para que este gobierno fuera una teocracia pura, no podía constituirlo ningún legislador humano, como Moisés, sino únicamente Dios

Platino Brillante
enriquehi
Mensajes: 18,494
Registrado: ‎11-07-2009

Re: ¿Qué es el Reino de Dios? (tema católico)

A finales del siglo I E.C., el apóstol Juan tuvo una revelación divina del tiempo futuro en el que Jehová Dios produciría una nueva forma de gobernación divina mediante su Hijo. En aquel tiempo, como cuando David llevó el Arca a Jerusalén, podría decirse que Jehová ‘había tomado su gran poder y había empezado a reinar’. Sería entonces cuando fuertes voces en el cielo proclamarían: “El reino del mundo sí llegó a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo, y él reinará para siempre jamás”. (Rev 11:15, 17; 1Cr 16:1, 31.)

 

“Nuestro Señor”, el Señor Soberano Jehová, impone su autoridad sobre “el reino del mundo” produciendo una nueva expresión de su soberanía sobre la Tierra. Concede a su Hijo Jesucristo una participación subsidiaria en ese Reino, de modo que se le llama “el reino de nuestro Señor y de su Cristo”. Este reino es de proporciones y dimensiones mayores que “el reino del Hijo de su amor”, del que se habla en Colosenses 1:13. “El reino del Hijo de su amor” empezó en el Pentecostés del año 33 E.C. y ha gobernado sobre los discípulos ungidos de Cristo; “el reino de nuestro Señor y de su Cristo” se inicia al fin de “los tiempos señalados de las naciones” y gobierna sobre toda la humanidad en la Tierra. (Lu 21:24.)

Después de recibir participación en “el reino del mundo”, Jesucristo toma las medidas necesarias para eliminar la oposición a la soberanía de Dios. La acción inicial tiene lugar en la región celestial; se derrota a Satanás y sus demonios y se les arroja al ámbito terrestre. Como resultado, se hace la siguiente proclamación: “Ahora han acontecido la salvación y el poder y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo”. (Rev 12:1-10.) Durante el corto período de tiempo que le queda, este principal adversario, Satanás, continúa cumpliendo la profecía de Génesis 3:15 al guerrear contra “los restantes” de la “descendencia” de la mujer, los “santos” que están en vías de gobernar con Cristo. (Rev 12:13-17; compárese con 13:4-7; Da 7:21-27.) No obstante, los “justos decretos” de Jehová se hacen manifiestos, y sus expresiones de juicio caen como plagas sobre sus opositores, lo que lleva a la destrucción de la mística Babilonia la Grande, la perseguidora principal de los siervos de Dios en la Tierra. (Rev 15:4; 16:1–19:6.)

 

Después, “el reino de nuestro Señor y de su Cristo” envía sus ejércitos celestiales contra los gobernantes de todos los reinos terrestres y sus ejércitos para pelear la batalla de Armagedón, en la que estos últimos son destruidos. (Rev 16:14-16; 19:11-21.) Esta es la respuesta a la petición hecha a Dios: “Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra”. (Mt 6:10.)

 

A continuación se abisma a Satanás y empieza un período de mil años en el que Cristo Jesús y sus asociados gobiernan como reyes y sacerdotes sobre los habitantes de la Tierra. (Rev 20:1, 6.)

Diamante
holguinero007
Mensajes: 94,020
Registrado: ‎04-20-2005

Re: ¿Qué es el Reino de Dios? (tema católico)

Lucas 17, 20-25


En aquel tiempo, a unos fariseos que le preguntaban cuándo llegaría el Reino de Dios, Jesús les respondió: El Reino de Dios viene sin dejarse sentir. Y no dirán: "Vedlo aquí o allá", porque el Reino de Dios ya está entre vosotros. Dijo a sus discípulos





Diamante
georginac
Mensajes: 82,892
Registrado: ‎07-13-2002

Re: ¿Qué es el Reino de Dios? (tema católico)