Responder
¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Cristal
ivipa9
Mensajes: 6,358
Registrado: ‎05-30-2008

SANTÍSiMO SACRAMENTO DEL ALTAR

 
 
EL SANTISIMO SACRAMENTO DEL ALTAR
 
Definición del  Código de Derecho Canónico que da una de las mejores definiciones sobre este Sacramento Admirable.
 Dice el Derecho Canónico en su canon 897: “El Sacramento más augusto, en el que se contiene, se ofrece y se recibe al mismo Cristo Nuestro Señor, es la Santísima Eucaristía, por la que la Iglesia vive y crece continuamente. El Sacrificio Eucarístico, memorial de la muerte y resurrección del Señor, en el cual se perpetúa a lo largo de los siglos el Sacrifico de la cruz, es el cúlmen y la fuente de todo el culto y de toda la vida cristiana, por el que se significa y realiza la unidad del pueblo de Dios y se lleva a término la edificación del cuerpo de Cristo. Así, pues, los demás sacramentos y todas las obras eclesiásticas de apostolado se unen estrechamente a la santísima Eucaristía y a ella se ordenan”.

    La Iglesia con todo su poder y autoridad afirma algo que la Tradición y el Magisterio de la Iglesia siempre han enseñado, así como toda la vida multisecular de los cristianos han vivido: que la Eucaristía es el Sacramento más augusto ya que en él se contiene, se ofrece y se recibe al mismo Cristo Nuestro Señor.
    La Iglesia vive gracias a la Eucaristía, sin la Eucaristía podríamos decir que la Iglesia no tendría razón de ser.

    A la hora de hablar de la Eucaristía distinguimos entre la celebración: la Santa Misa que es el mismo Sacrificio del Calvario, pero sin derramamiento de Sangre.
Cada vez que se celebra la Santa Misa se vuelve a repetir y a renovar el Sacrificio del Calvario, por eso la Santa Misa tiene un valor infinito. Si pudiéramos “entender” algo de esta gran realidad nos quedaríamos verdaderamente impresionados, al sacerdote cuando celebrar le “temblarían las piernas” (como ha sucedido en la vida del algunos santos). En la Santa Misa se confecciona el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo.

    La segunda distinción está en la Presencia del Señor en las especies del pan y del vino, pan y vino “fruto de la tierra, de la vid y del trabajo del hombre” que se presenta en el ofertorio de la Santa Misa y que en la consagración por las palabras del sacerdote se convierten en el mismo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo; siendo alimento del alma, necesario para vivir en gracia y para la salvación. Después de la Santa Misa queda en nuestros Sagrarios para la adoración, la alabanza, la petición, así se cumplen las palabras del Señor: “Y sabed que Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”.

    No hay palabras para dar gracias al Señor por esta admirable presencia, por este gran regalo que el Señor nos hace y que es tan ignorado por los hombres.
      Que bueno es el Señor que por nuestro amor se ha quedado en la Eucaristía y en cualquier parte por pequeña que sea donde hay una Iglesia, un sacerdote y católicos lo encontramos, y esto a pesar de nuestras ingratitudes y de saber el Señor que no le íbamos a tratar como Él se merece, incluso muchas veces los humanos le tratamos con desprecios, ingratitudes y sacrilegios”. Al respecto impresiona la queja del Divino Corazón de Jesús a Santa María Margarita en Parail-le-Monial: “Mira mi Corazón que tanto ha amado a los hombres y no recibe más que ingratitudes y desprecios en la Santísima Eucaristía, y lo peor de todo es que esto muchas veces viene de mis almas consagradas” ¡Es impresionante la queja del Señor¡ Yo ahora pregunto: Frente a esta queja del Señor ¿Cómo respondemos? ¿Cómo es nuestra reparación? Es cierto que la devoción al Sagrado Corazón de Jesús está muy extendida y ha dado mucho frutos, pero hoy me da la impresión que objetivamente (por lo que veo en mi experiencia como sacerdote) que son muchos más los ultrajes contra la Eucaristía que en aquella época. ¿Qué nos dirá hoy el Señor?

    La Eucaristía, como nos dice la Iglesia, es el cúlmen y la fuente de todo el culto y de toda la vida cristiana, todo en la Iglesia tiene que tener su fuente y su fin en el Sacramento Admirable.
    La Eucaristía realiza la unidad del pueblo de Dios. Todos los católicos de la tierra estamos estrechamente unidos en la Comunión, en el Cuerpo de Cristo que recibimos cada día. Es algo maravilloso el saber que estamos perfectamente unidos (porque la Eucaristía) es lo que más nos une, tanto al Papa, como al último y más humilde sacerdote de la Iglesia; al monje Benedictino más fervoroso, como al laico más comprometido; al joven deportista como al anciano enfermo…

    Nos insiste la Iglesia en que: “Tributen los fieles la máxima veneración a la santísima Eucaristía, tomando parte activa en la celebración del Sacrificio Augustísimo, recibiendo este Sacramento frecuentemente y con mucha devoción. Y dándole culto con suma adoración; los pastores de almas, al exponer la doctrina sobre este Sacramento, inculquen diligentemente a los fieles esta obligación”.

    Canon nº 898. La Iglesia de siempre ha dado una gran importancia a este Sacramento. Hoy por desgracia vivimos en una época de secularización donde observamos y palpamos que mucha gente no da importancia a la Eucaristía, incluso muchos sacerdotes y almas consagradas por su forma de estar ante la Eucaristía, de celebrar la Santa Misa, de hablar a los fieles, etc. dan la impresión de no valorar este admirable Sacramento. Esto es algo terrible pues está indicando una falta de fe grande.
 Recordemos las apariciones del Ángel a los pastorcitos de Fátima, la oración tan rica y profunda donde se invita a la reparación al Santísimo Sacramento por los sacrilegios, indiferencias, e ingratitudes con que el Señor es ofendido en el Sacramento del Altar. También es impresionante ver la actitud de los niños ante la Eucaristía y la del Ángel: todos hacen una postración total ante el Sacramento Admirable. Esto lo ha recogido muy bien el monumento que está en el lugar donde el Ángel dos veces se manifestó a los niños en la Loca do Cabeço.
Cristal
latecnicapr
Mensajes: 6,663
Registrado: ‎04-18-2005

Re: SANTÍSiMO SACRAMENTO DEL ALTAR

Que precioso es el Santisimo.

 


 
LA FLECHA DE ORO


Que el Santísimo, Sacratísimo, Adorable, Incomprensible e Inefable Nombre de Dios sea por siempre alabado y bendecido. Que sea amado, adorado y glorificado en el Cielo, en la Tierra, y debajo de la Tierra por todas las criaturas de Dios, y por el Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo, en el Santísimo Sacramento del Altar.


Esta oración fue revelada por Nuestro Señor a una religiosa carmelita para desagraviar las blasfemias. Ocurrió en la ciudad de Tours en 1843.

Nuestro Señor le dijo: "Esta flecha de oro punzará Mi Corazón deleitosamente, y sanarán las heridas causadas por las blasfemias."


Imprimatur
+ T. J. Toolen, Archbispo de Mobile-Birm.

 
 
Diamante
georginac
Mensajes: 83,926
Registrado: ‎07-13-2002

Re: SANTÍSiMO SACRAMENTO DEL ALTAR

Diamante
georginac
Mensajes: 83,926
Registrado: ‎07-13-2002

Re: SANTÍSiMO SACRAMENTO DEL ALTAR

Diamante
georginac
Mensajes: 83,926
Registrado: ‎07-13-2002

Re: SANTÍSiMO SACRAMENTO DEL ALTAR

--Autor: Cristina Cendoya de Danel
La Eucaristía como sacramento
Bajo las especies de pan y vino, Jesucristo se halla verdadera, real y substancialmente presente, con su cuerpo, su sangre, su alma y su divinidad.
 
La Eucaristía como sacramento
La Eucaristía como sacramento



Sentido de la Eucaristía como Sacramento:

Naturaleza

La eucaristía es el sacramento en el cual bajo las especies de pan y vino, Jesucristo se halla verdadera, real y substancialmente presente, con su cuerpo, su sangre, su alma y su divinidad.

Se le llama el “sacramento por excelencia”, porque en él se encuentra Cristo presente, quien es fuente de todas las gracias. Además, todos los demás sacramentos tienden o tienen como fin la Eucaristía, ayudando al alma para recibirlo mejor y en la mayoría de las veces, tienen lugar dentro de la Eucaristía.

A este sacramento se le denomina de muchas maneras dada su riqueza infinita. La palabra Eucaristía quiere decir acción de gracias, es uno de los nombres más antiguos y correcto porque en esta celebración damos gracias al Padre, por medio de su Hijo, Jesucristo, en el Espíritu y recuerda las bendiciones judías que hacen referencia a la creación, la redención y la santificación. (Cfr. Lc. 22, 19)

  • Es el Banquete del Señor porque es la Cena que Cristo celebró con sus apóstoles justo antes de comenzar la pasión. (Cfr. 1 Col 11, 20).

  • Fracción del pan porque este rito fue el que utilizó Jesús cuando bendecía y distribuía el pan, sobre todo en la Última Cena. Los discípulos de Emaús lo reconocieron – después de la resurrección – por este gesto y los primeros cristianos llamaron de esta manera a sus asambleas eucarísticas. (Cfr. Mt. 26, 25; Lc. 24, 13-35; Hech. 2, 42-46).

  • También, se le dice asamblea eucarística porque se celebra en la asamblea –reunión - de los fieles.

  • Santo sacrificio, porque se actualiza el sacrificio de Cristo. Es memorial de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

  • Comunión, porque es la unión íntima con Cristo que nos hace partícipes de su Cuerpo y de su Sangre.

  • Didaché, es el sentido primero de la “comunión de los santos” que se menciona en el símbolo de los Apóstoles.

  • Misa, posee un sentido de misión, llevar a los demás lo que se ha recibido de Dios en el sacramento. Usada desde el siglo VI, tomada de las últimas palabras “ite missa est".



    Institución

    En el Antiguo Testamento encontramos varias prefiguracones de este sacramento, como son:
  • El maná, con que se alimentó el pueblo de Israel durante su peregrinar por el desierto. (Cfr. Ex. 16,) .
  • El sacrificio de Mequisedec, sacerdote que en acción de gracias por la victoria de Abraham, ofrece pan y vino. (Cfr. Gen. 14, 18).
  • El mismo sacrificio de Abraham, que está dispuesto a ofrecer la vida de su hijo Isaac. (Cfr. Gen. 22, 10).
  • Así como, el sacrificio del cordero pascual, que libró de la muerte al pueblo de Israel, en Egipto. (Cfr. Ex. 12).

    Igualmente, la Eucaristía fue mencionada - a manera de profecías – en el Antiguo Testamento por Salomón en el libro de los Proverbios, donde le ordena a los criados a ir para comer y beber el vino que les había preparado. (Cfr. Prov. 9,1). El profeta Zacarías habla del trigo de los elegidos y del vino que purifica.

    El mismo Cristo – después de la multiplicación de los panes – profetiza su presencia real, corporal y sustancial, en Cafarnaúm, cuando dice: “Yo soy el pan de vida …… Si uno come de este pan vivirá para siempre, pues el pan que yo daré es mi carne, para la vida del mundo”. (Jn. 6, 32-34;51)

    Cristo, sabiendo que había llegado su “hora”, después de lavar los pies a sus apóstoles y de darles el mandamiento del amor, instituye este sacramento el Jueves Santo, en la Última Cena (Mt. 26, 26 -28; Mc. 14, 22 -25; Lc. 22, 19 - 20). Todo esto con el fin de quedarse entre los hombres, de nunca separarse de los suyos y hacerlos partícipes de su Pasión. El sacramento de la Eucaristía surge del infinito amor de Jesucristo por el hombre.

    El Concilio de Trento declaró como verdad de fe, que la Eucaristía es verdadero y propio sacramento porque en él están presente los elementos esenciales de los sacramentos: el signo externo; materia (pan y vino) y forma; confiere la gracia; y fue instituido por Cristo.

    Cristo deja el mandato de celebrar el Sacramento de la Eucaristía e insiste, como se puede constatar en el Evangelio, en la necesidad de recibirlo. Dice que hay que comer y beber su sangre para poder salvarnos. (Jn. 6, 54).

    La Iglesia siempre ha sido fiel a la orden de Nuestro Señor. Los primeros cristianos se reunían en las sinagogas, donde leían unas Lecturas del Antiguo Testamento y luego se daba lugar a lo que llamaban “fracción del pan”, cuando fueron expulsados de las sinagogas, seguían reuniéndose en algún lugar una vez a la semana para distribuir el pan, cumpliendo así el mandato que Cristo les dejó a los Apóstoles.

    Poco a poco se le fueron añadiendo nuevas lecturas, oraciones, etc. hasta que en 1570 San Pío V determinó como debería ser el rito de la Misa, mismo que se mantuvo hasta el Concilio Vaticano II.
retelinda
Mensajes: 21,504
Temas: 2,148
Kudos: 5,688
Publicaciones de blog: 0
Registrado: ‎04-01-2010

Re: SANTÍSiMO SACRAMENTO DEL ALTAR


retelinda
Mensajes: 21,504
Temas: 2,148
Kudos: 5,688
Publicaciones de blog: 0
Registrado: ‎04-01-2010

Re: SANTÍSiMO SACRAMENTO DEL ALTAR


retelinda
Mensajes: 21,504
Temas: 2,148
Kudos: 5,688
Publicaciones de blog: 0
Registrado: ‎04-01-2010

Re: SANTÍSiMO SACRAMENTO DEL ALTAR

.....


retelinda
Mensajes: 21,504
Temas: 2,148
Kudos: 5,688
Publicaciones de blog: 0
Registrado: ‎04-01-2010

Re: SANTÍSiMO SACRAMENTO DEL ALTAR

......


retelinda
Mensajes: 21,504
Temas: 2,148
Kudos: 5,688
Publicaciones de blog: 0
Registrado: ‎04-01-2010

Re: SANTÍSiMO SACRAMENTO DEL ALTAR

...