Responder
¡Bienvenido! Para que puedas participar, intercambiar mensajes privados, subir fotos, dar kudos y ser parte de las conversaciones necesitas estar ingresado en los Foros. | Ingresa | Regístrate Gratis
Diamante
georginac
Mensajes: 82,892
Registrado: ‎07-13-2002
0 Kudos

Tuyo es el Reino, tuyo el Poder y la gloria, por siempre, Señor

[ Editado ]
Crónicas (29, 10-13)

LA VISIÓN CRISTIANA DEL PODER

Palabras de Juan Pablo II durante la audiencia general de este miércoles



CIUDAD DEL VATICANO, 6 junio 2001 (ZENIT.org).- Juan Pablo II recordó en la audiencia general de este miércoles que para el cristiano «todo es gracia», en particular las riquezas y el poder.



Al comentar el Cántico del primer libro de las Crónicas (29, 10-13), el pontífice ofreció elementos decisivos para superar «una tentación universal: actuar como si uno fuera árbitro absoluto de todo lo que se posee, hacer de ello motivo de orgullo y de abuso para los demás».



La oración que presenta este Cántico, concluyó el Papa, «replantea al hombre a su dimensión de "pobre" que recibe todo».



Ofrecemos, a continuación, la intervención íntegra del pontífice.


--------------------------------------------------------------------------------



1. «Bendito eres, Señor, Dios de nuestro padre Israel» (1 Crónicas 29, 10). Este intenso cántico de alabanza, que el primer libro de las Crónicas pone en los labios de David, nos hace revivir la explosión de alegría con la que la comunidad de la antigua alianza saludó los grandes preparativos de la construcción del templo, fruto de un compromiso común del rey y de todos los que se habían prodigado con él. Casi habían hecho carreras de generosidad, pues no era «una demora destinada para un hombre, sino para el Señor Dios» (1 Crónicas 29,1).

Al volver a leer, después de siglos aquel evento, el cronista intuye los sentimientos de David y de todo el pueblo, su alegría y su admiración por todos los que habían dado su contribución. «El pueblo se alegró por estas ofrendas voluntarias; porque de todo corazón la habían ofrecido espontáneamente al Señor» (1 Crónicas 29, 9).

2. Este es el contexto en el que nace el cántico. Sólo se detiene brevemente en la satisfacción humana, para concentrarse inmediatamente en la gloria de Dios: «Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder… tú eres rey y soberano de todo». La gran tentación que está siempre al acecho, cuando se realizan obras por el Señor, es la de ponerse en el centro a sí mismos, sintiéndose casi como acreedores de Dios. David, sin embargo, atribuye todo al Señor. No es el hombre, con su inteligencia y su fuerza, el artífice de lo que se ha realizado, sino el mismo Dios.

David expresa de este modo la profunda verdad de que todo es gracia. En cierto sentido, cuando todo lo que se ha puesto a disposición del templo no es más que la restitución, y además de manera exigua, de lo que Israel había recibido en el inestimable don de la alianza establecida por Dios con los Padres. En este sentido, David atribuye al Señor el mérito de todo lo que ha constituido su fortuna, ya se en el campo militar, político o económico. ¡Todo viene de Dios!

3. De aquí nace el empuje contemplativo de estos versos. Parece que al autor del Cántico no le bastan las palabras para confesar la grandeza y la potencia de Dios. Él ve ante todo la especial paternidad mostrada a Israel, «nuestro padre». Y este es el primer título que exige alabanza «ahora y por siempre».

En la recitación cristiana de estas palabras no podemos dejar de recordar que esta paternidad se ha revelado plenamente en el encarnación del Hijo de Dios. Él y sólo él puede dirigirse a Dios llamándolo en el sentido propio y afectuoso, «Abbá» (Marcos 14, 36). Al mismo tiempo, a través del don del Espíritu, se nos da la participación en su filiación, que nos hace «hijos en el Hijo». La bendición del antiguo Israel a Dios Padre alcanza para nosotros la intensidad que Jesús nos manifestó al enseñarnos a llamar a Dios «Padre nuestro».

4. La mirada del autor bíblico se alarga, después, de la historia de la salvación a todo el cosmos, para contemplar la grandeza de Dios creador: «Tuyo es cuanto hay en cielo y tierra». Y luego, añade, «En tu mano está el poder y la fuerza, tú engrandeces y confortas a todos».

Al igual que en el Salmo 8, el orante de nuestro Cántico alza la cabeza hacia la inmensa extensión de los cielos, dirige después la mirada hacia la grandeza de la tierra, y ve todo sometido al dominio del Creador. ¿Cómo es posible expresar la gloria de Dios? Las palabras se agolpan, en una especie de apremio místico: grandeza, potencia, gloria, majestad, esplendor; y, más aún, fuerza y potencia. Todo lo que el hombre experimenta como bello y grande debe ser referido a Aquél que se encuentra en el origen de todo y que lo gobierna todo. El hombre sabe que todo lo que posee es don de Dios, como subraya David al continuar el Cántico: «¿quién soy yo y quién es mi pueblo para que podamos ofrecerle estos donativos? Porque todo viene de ti, y de tu mano te lo damos» (1 Crónicas 29, 14).

5. Este telón de fondo de la realidad como don de Dios nos ayuda conjugar los sentimientos de alabanza y de reconocimiento del Cántico con la auténtica espiritualidad de ofrecimiento que la liturgia cristiana nos hace vivir sobre todo en la celebración eucarística. Es cuanto emerge en la doble oración con la que sacerdote ofrece el pan y el vino destinados a convertirse en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. «Recibe , Señor, estas ofrendas que de tu generosidad hemos recibido, fruto de la tierra y del trabajo del hombre, te las presentamos para que se conviertan en comida de salvación». La oración se repite con el vino. Análogos sentimientos son sugeridos por la Divina Liturgia bizantina y por el antiguo Canon Romano, cuando en la anámnesis eucarística expresan la conciencia de ofrecer en don a Dios las cosas de él recibidas.

6. El Cántico hace una última aplicación de esta visión de Dios al ver la experiencia humana de la riqueza y del poder. Estas dos dimensiones habían surgido mientras David predisponía lo necesario para construir el templo. Podía sentir él mismo una tentación universal: actuar como si fuera árbitro absoluto de todo lo que se posee, hacer de ello motivo de orgullo y de abuso para los demás. La oración en este Cántico vuelve a poner al hombre a su dimensión de «pobre» que recibe todo.

Por tanto, los reyes de esta tierra no son más que imagen de la realeza divina: «Tuyo es el reino, Señor». Los potentados no pueden olvidar el origen de sus bienes: «De ti viene la riqueza y la gloria». Los poderesoso deben saber reconocer a Dios, el manantial de «toda grandeza y poder». El cristiano está llamado a leer estas expresiones, contemplando con exultación a Cristo resucitado, glorificado por Dios, «por encima de todo principado, potestad, potencia y dominación» (Efesios 1, 21). Cristo es el verdadero Rey del universo.

Mensaje editado por georginac

Papel
neralo
Mensajes: 1,168
Registrado: ‎01-22-2005

Re: Tuyo es el Reino, tuyo el Poder y la gloria, por siempre, Señor

:cara_angelito: :cara_yes: Hola georginac.........

SEÑOR.............

Tu Rieno es Vida, tu Reino es Verdad;

tu Rieno es Justicia,tu Reino es Paz;

tu Reino es Gracia, tu Reino es  Amor;

! Venga a Nosotros tu Reino SEÑOR !!!!!!.

Saludos cordiales.  :cara_risa:
Cristal
carlos404
Mensajes: 7,769
Registrado: ‎01-15-2008

Re: Tuyo es el Reino, tuyo el Poder y la gloria, por siempre, Señor

Amén.