¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Junior
iceages
Mensajes: 481
Registrado: ‎07-10-2005

Re: NINOS AUTISTAS RECUPERADOS, Q PERDIERON SU DIAGNOSTICO

[ Editado ]
Otro caso de recuperacion, publicado por el periodico El Tiempo, de Colombia:
 
------------------
 
Diciembre 5 de 2004
María Luis Mendes, una madre que venció el autismo de su hijo en tres años

Esta portuguesa que vive en Colombia no aceptó el diagnóstico médico ni se resignó, y ensayó todo para recuperar a su hijo, que ahora está sano.
El médico comenzó a decirle que no había nada que hacer ("No me lo creo, imposible" ), que su hijo era víctima del autismo ("No puede ser, si estaba bien hasta hace poco" ), que las causas de esa enfermedad se desconocían ("¿Qué tipo es este que no sabe qué produce el autismo?" ) y que no había nada que la ciencia pudiera hacer ("¿Qué? Tiene que haber algo" ) , salvo recluirlo en un centro especializado en autismo ( "Jamás" ) .
 
En la cabeza de María Luis Mendes la decisión estaba tomada ("No seguiré ningún consejo si me piden resignarme" ) mucho antes de que el especialista le dijera que su hijo viviría en un estado de alejamiento eterno, considerado deficiencia mental, y que tendría que vivir con ayuda externa por siempre ( "Lo recuperaré" ) . Su hijo había sonreído a las 3 semanas de nacido, había gateado a los 6 meses y medio y, luego, con rapidez de niño feliz, había aplaudido a los 8 meses, y se había puesto en pie. Pero a los 2 años su proceso de desarrollo se detuvo de repente.
 
No jugó más con sus hermanos, prefería quedarse a solas por horas y dejó de pronunciar palabra. Sus movimientos se volvieron repetitivos y corría por la casa sin propósito alguno o se detenía en un rompecabezas por horas enteras. Cuando se pegaba, no lloraba. Al niño le diagnosticaron trastorno de desarrollo de tipo autista y lo condenaron a una vida sin autonomía y plagada de obsesiones ( "Debe haber algo más, debo averiguar" ) .
 
Estudiar la enfermedad
Convencida de que no todo se lo habían dicho, María Luis emprendió una investigación de tres años sin pausa, contra el reloj ( "Tengo que apresurarme para que el mal no afecte más a mi hijo" ) , siguiendo la metodología de un proceso judicial con expedientes y archivos almacenados en gruesas carpetas azules según su formación como abogada ( "Necesito pruebas" ) , y con la ayuda de Internet -al que se dedicaba por horas- y de los libros que conseguía en su búsqueda intensa.
 
En su pesquisa encontró que la incidencia del autismo había crecido y que antes era de un caso entre 10 mil niños, y ahora es de uno entre cada 150 menores ( "Algo tiene que estar pasando" ) . También halló una autora que aseguraba que el autismo no era una enfermedad mental, sino algo físico, y que con un cambio de dieta ella había salvado a su hijo ( "Ahí puede estar la respuesta" ) . Averiguó también que, según esa teoría, los afectados eran incapaces de procesar el gluten, la proteína de los cereales, y sus niveles irregulares de péptidos los mantenían narcotizados.
 
Decidida a probar todo, menos resignarse, a los dos años y medio le quitó la comida a su hijo de un día para el otro y le cambió la dieta en la decisión más drástica de su vida ( "Lleva cuatro días sumido en la desesperación, como un drogadicto sin droga, tirado en el piso. A veces pienso en ayudarlo, pero no debo" ) . Al final del cuarto día lo vio emerger de la luz ( "Me mira. Habló por fin, jugó con sus hermanos y durmió esta noche completa" ). Pero faltaba aún chispa en sus ojos.
 
Por lo que María Luis, de origen portugués, decidió seguir una terapia de integración sensorial y otra intensiva de comportamiento para que su hijo reaprendiera todo, desde cómo sujetar un objeto hasta qué hacer con él ( "Son sesiones de hasta ocho horas diarias. Hay que enseñarle hasta qué es el día y la noche" ). Pero mientras duraba ese proceso de enseñarle lo ínfimo, ella siguió investigando.
 
Aprendió sobre un método llamado ABA (Análisis del Comportamiento Aplicado) con un porcentaje de recuperación del 46 por ciento, y decidió aplicarlo en su hijo luego de mucho buscar en Colombia a alguien que lo practicara, hasta que lo encontró en un consultorio guiado por un terapista en Cartagena que lo ponía en práctica con alegría caribe y sin el automatismo de los libros.
 
(sigue)
 

 

Mensaje editado por iceages

Junior
iceages
Mensajes: 481
Registrado: ‎07-10-2005

Re: NINOS AUTISTAS RECUPERADOS, Q PERDIERON SU DIAGNOSTICO

[ Editado ]
--- continua ---
 
 
La recuperación
De un momento a otro, su hijo comenzó a aprender de forma veloz por su propia cuenta, como impulsado por un afán interior ( "Las puertas se abren. Pero a mi hijo le falta el doble sentido, la sonrisa natural" ). De vivir en sombras, la dieta rigurosa en la que le eliminaron todo rastro de gluten, caseína (proteína de la leche), soya, huevos, pescados, azúcares, colorantes, conservantes, saborizantes y químicos en las comidas, junto con la terapia intensa, le permitieron al niño de entonces 3 años y medio ir al colegio y asumir una vida casi normal ( "No es suficiente. Falta algo. Quiero que ría espontáneamente. Debo seguir investigando" ).
 
El interés de María Luis la llevó a Estados Unidos, donde se reunió con especialistas de prestigio -como el Dr. Buie, que enseña pediatría en Harvard, y la Dra. Cave, que ha tratado más de 2.000 niños autistas y luchó en el Congreso de E.U. contra el uso del mercurio en las vacunas para menores.
 
Ellos, entre otros miembros de DAN! (Vence al Autismo Ahora, por sus siglas en inglés), iban contra la corriente de miles de colegas suyos y de las compañías farmacéuticas. La premisa de estos disidentes le dieron esperanza, sobre todo porque promulgaban a nombre propio que el autismo no es un problema psiquiátrico, sino médico. ( "No estoy loca. O somos varios locos o algo está mal" ).
 
Un libro en el camino, Children with starving brains -Niños con cerebros hambrientos-, le dio la pauta definitiva. ( "Esto es lo que estaba buscando. Tiene que ser la solución final" ). La autora, la psiquiatra Jaquelyn McCandless, asegura que el intestino de los niños autistas suele estar en tal situación inestable que deja pasar todas las toxinas y su cerebro está contaminado. ( "Tengo que quitarle las toxinas para que el cerebro funcione. Voy a demostrar que los médicos se equivocan" ). Buscó ayuda en Colombia para desintoxicar a su hijo, pero los galenos solo le ofrecían más ritalina, la droga común para tratar la hiperactividad ( "Es un veneno. Todos recetan con el vademécum cuando no son sus hijos. Si fueran sus hijos, ¿qué formularían?" ).
 
María Luis le practicó una quelación a su niño, un tratamiento para eliminar metales pesados del cuerpo, en especial el mercurio. Sus niveles de este metal en el cuerpo eran tres veces más altos de lo normal. ( "Yo misma se lo inyecto. No es fácil, pero es mi responsabilidad como mamá" ). Luego de más de 40 aplicaciones intravenosas, el niño volvió a sonreír como cuando tenía un año de edad. ( "Es normal, completamente. He soñado muchas veces que mi hijo se ahogaba y no podía salvarlo. Pero yo me sumergí y lo salvé" ).
 
Con más de una docena de carpetas de documentos archivados, María Luis emprendió otra batalla: demostrar que el autismo tiene solución ( "No soy médica, soy abogada, pero hay cosas que no se dicen y que debo hablar" ). Con pruebas y pilas de exámenes de laboratorio, quiso entender qué había causado el autismo en su hijo ( "Hay preservantes en las vacunas, como el timerosal, que intoxican el cuerpo. Mi hijo cambió después de que le apliqué la triple viral" ).
 
Médicos de Estados Unidos le dieron la razón con un acta enviada al Congreso para solicitar vacunas libres de mercurio y pedir "la remoción de las vacunas que contienen timerosal tan pronto como sea posible", visto que estas contienen un 50 por ciento de mercurio, perjudicial para el sistema nervioso en desarrollo, pero que conserva por más tiempo las vacunas. Sin embargo, el Instituto de Medicina de las Academias Nacionales de Estados Unidos refutó la afirmación y dijo que eran medicamentos seguros ( "El caso de mi hijo demuestra lo contrario" ).
 
Pero tampoco María Luis se quedó ahí. Comenzó a divulgar lo que había hecho y varias madres la llamaron ( "Sus hijos también mejoraron. Monté una fundación sin ánimo de lucro llamada Con Senthidos para que otras personas tuvieran una opción" ). Varias familias consiguen ahora harinas sin gluten, suplementos vitamínicos puros y tratan de formar profesionales en el tema ( "Los médicos se rigen por los laboratorios y no hacen investigación. Muchos no me creen ni aun ahora" ).
 
Su hijo tiene cinco años y juega como cualquier otro de su edad. Tiene agudeza en sus respuestas y una cortesía digna de familia diplomática. Su madre es una rubia de cabello corto y mirada incisiva que habla sin detenerse -pero sin dejar un solo cabo suelto. Tiene un carácter de hierro forjado por la contrariedad y a pesar de tener tres hijos conserva la figura juvenil y un aire de elegancia.
 
Está a punto de mudarse de país y cuando lo haga, dejará de hablar de autismo en su casa. ( "Es hora. Pero seguiré luchando para que no se ignore ni se oculte información. Para que los suplementos no engañen con bajos niveles de concentración de vitaminas y minerales Para que no sigan poniendo 22 vacunas en dos años a los niños, con niveles altos de mercurio cuando antes nos ponían ocho hasta los 6 años. Y para que no consideren al autismo como un problema sin solución" ).
 
En su estantería reposa la novela Ensayo sobre la lucidez de su coterráneo José Saramago. No lo ha leído, porque no ha hecho más que luchar por su hijo e investigar por años sobre el autismo. Por lo tanto no sabe que ella podría ser la protagonista del mayor ensayo sobre la lucidez que madre alguna merezca ( "Lucidez no. Deber" ).
 
Enrique Patiño
Redactor de EL TIEMPO
 
--------------------------------------------------------------------------------

Bonito día
Alma~
 
---
Este articulo lo trajo la forista Alma Rosa, en este tema:
 

Mensaje editado por iceages

Quarzo
petravuelve
Mensajes: 21,248
Registrado: ‎05-30-2007

Re: NINOS AUTISTAS RECUPERADOS, Q PERDIERON SU DIAGNOSTICO

gracias ice ya lo había leído ayer, pero se me olvidó responder :cara_burlon:, son muy emotivas esas cartas de personas que han vivido con esto, y te digo se llena uno de muchas esperanzas, gracias por traerlas, yo creo que pasan por un períoso de recuperación hasta llegar a la sanación :cara_yes:
SCORPIONS Lonely nights
Junior
dely342
Mensajes: 121
Registrado: ‎04-16-2005

Re: NINOS AUTISTAS RECUPERADOS, Q PERDIERON SU DIAGNOSTICO

Que pena que no me crea nada de nada, el autismo no se cura o bien tenian un mal diagnostico o esta gente miente.
No se crean nada milagroso que cuenten.
Junior
iceages
Mensajes: 481
Registrado: ‎07-10-2005

Re: NINOS AUTISTAS RECUPERADOS, Q PERDIERON SU DIAGNOSTICO

[ Editado ]
Hola Petra, gracias por tu opinion. A mi me sirvio escuchar de estos casos de ninos recuperados, para impulsarme a seguir trabajando con mi hijo, el saber de estos casos me dio fe y esperanza q quizas el caso de mi nino sea como el de ellos, me ayudo a no sentirme q estaba luchando contra algo imposible de lograr. Esto de imposible, dicho de una manera muy tajante por la psicologa cuando me dio el diagnostico, aun recuerdo “su hijo es autista, y es una condicion para toda la vida. es incurable”… en mi desesperacion de agarrarme de lo q sea, le pregunte “hay alguien aunque sea una persona en 1 millon q se haya curado de esto”, y ella me dijo “No, es incurable”. De haberme ella dicho su hijo puede avanzar, hay casos de ninos recuperados parcialmente o totalmente, diferente hubiese sido mi sentir.... Por eso, yo comparto mi caso porq me siento mal y hasta me siento q estoy pecando si callo mi historia. No compartir mi caso, seria como algo muy mezquino de mi parte, porq pienso q mi caso quizas pueda ayudar a alguien. Y, tambien sirve para crear awareness/conocimiento de q si existen casos de ninos recuperados. Cuidate Petra.
 
Para DELY342, a pesar de q yo nunca llegue a realizar con mi hijo la dieta de gluten y caseina, ni los tratamientos biomedicos, ni la quelacion, ni las vitaminas y suplementos, ni la terapia de ABA, o metodo tomatis, terapia floortime, terapia son rise program, etc, pues si creo q estos metodos, terapias o tratamientos biomedicos logren avanzar, recuperar parcialmente o recuperar totalmente a algunos ninos autistas, no solo por el hecho de no haberlo tratado voy a desmerecer testimonios de padres q atestiguan q a sus hijos si les has servido, estos padres no me estan tratando de vender nada, solo estan compartiendo su caso... 
 
Aqui, otro caso publicado en el internet de un nino recuperado, curado del autismo:
 
--------------
Nosotros curamos el autismo de nuestro hijo

Nuestro hijo se había desarrollado normalmente hasta los 15 meses de edad. Después del diagnóstico inicial de Miles, pasamos mucho tiempo con mi esposo investigando la razón por la que mi hijo había cambiado tan dramáticamente. Así descubrimos que existía la teoría de que un sub-tipo de niños con autismo descomponen las proteínas de la leche y del gluten en péptidos que afectan al cerebro del mismo modo que las drogas alucinógenas.

 Cuando la psicóloga que estaba examinando a nuestro hijo de 18 meses nos dijo que ella creía que Miles tenía autismo, mi corazón comenzó a latir fuerte. No sabía lo que quería decir esa palabra exactamente, pero sabía que era malo. ¿No era el autismo acaso un tipo de enfermedad mental -quizás esquizofrenia juvenil-? Lo que es peor, yo vagamente recordé haber oído decir que este trastorno era causado por traumas emocionales en la infancia. En un instante, todas las ilusiones de seguridad en mi mundo parecían desvanecerse.

Nuestro pediatra nos había referido a la psicóloga en agosto de 1995 porque Miles no parecía comprender nada de lo que le decíamos. El se había desarrollado de manera perfectamente normal hasta que cumplió los 15 meses, pero después dejó de decir las palabras que había aprendido -vaca, gato, bailar- y comenzó a desaparecer dentro de sí mismo.

Supusimos que sus crónicas infecciones de oído eran las responsables de su silencio, pero después de tres meses, él de verdad se había retirado a su propio mundo.

Repentinamente, nuestro niño pequeño y alegre casi no podía reconocernos ni a su hermanita de 3 años. Miles no establecía contacto visual y ni siquiera intentaba tampoco comunicarse señalando con su dedo o haciendo gestos. Su conducta se tornó cada vez más extraña: arrastraba su cabeza por el piso, caminaba de puntillas (muy común en niños autistas), hacía sonidos extraños como unos gargarismos, y se pasaba largos períodos repitiendo una misma acción, tales como abrir y cerrar puertas o llenando y vaciando una taza de arena en el arenero. A veces gritaba sin consuelo, se negaba a que lo alzaran o lo abrazaran, y desarrolló una diarrea crónica.

Luego aprendí que el autismo -o trastorno del espectro autista, como lo llaman los doctores ahora- no es una enfermedad mental. Es una discapacidad del desarrollo que se piensa que es causada por una anomalía en el cerebro. El National Institute of Health estima que por lo menos 1 de cada 500 niños está afectado. Pero según algunos estudios recientes, la incidencia está aumentando rápidamente. En Florida, U.S.A., por ejemplo, el número de niños autistas ha aumentado casi en un 600 por ciento en los últimos diez años. Sin embargo, aunque es más común que el síndrome de Down, el autismo continúa siendo uno de los trastornos del desarrollo menos entendidos.

Nos dijeron que cuando creciera, Miles definitivamente estaría severamente discapacitado. Que no iba a poder hacer amigos, llevar una conversación con sentido, aprender en un salón regular de clases sin ayuda especial, o vivir independientemente. Sólo podíamos esperar que con la terapia conductual, nosotros podríamos quizás enseñarle algunas destrezas sociales que él nun-ca captaría por sí mismo.

Yo siempre había pensado que la peor cosa que pudiera pasarle a alguien es perder a un hijo. En ese momento, eso me estaba pasando a mí, pero de una manera perversa e inexplicable. En lugar de condolencias, recibía miradas de incomodidad, consuelos inapropiados, y la sensación de que algunos de mis amigos ya no me querían devolver las llamadas.

Después del diagnóstico inicial de Miles, pasé horas y horas en la biblioteca, investigando la razón por la que mi hijo había cambiado tan dramáticamente.

Fue entonces cuando me topé con un libro que mencionaba que la madre de un niño autista creía que sus síntomas fueron ocasionados por una "alergia cerebral" a la leche.

Yo nunca había oído eso, pero ese pensamiento estuvo rondando mi mente porque Miles bebía una cantidad inusual de leche (por lo menos medio galón al día). También recordé que pocos meses antes, mi madre había leído que muchos niños con infecciones de oído crónicas eran alérgicos a la leche y al trigo. Ella me decía: "deberías eliminarle esos alimentos a Miles y ver si sus oídos se aclaran." Yo le insistí: "las únicas cosas que él come son leche, pasta, queso y cereal. Si se las elimino, se morirá de hambre".

(sigue...)

Mensaje editado por iceages

Junior
iceages
Mensajes: 481
Registrado: ‎07-10-2005

Re: NINOS AUTISTAS RECUPERADOS, Q PERDIERON SU DIAGNOSTICO

(...continua)
 
Luego me di cuenta de que las infecciones de oído de Miles habían comenzado cuando tenía 11 meses de edad, justo después de haber cambiado de la fórmula de soja a la leche de vaca. El había estado tomando la fórmula de soja porque mi familia tenía predisposición a las alergias y leí que la soja podía ser mejor para él. Yo lo había amamantado hasta los 3 meses, pero él no toleraba muy bien la leche materna, tal vez porque yo estaba tomando mucha leche. No había nada que perder, así que decidí eliminar todos los productos lácteos de su dieta.
 
Lo que pasó después era poco menos que un milagro. Miles dejó de gritar y ya no pasaba tanto tiempo realizando acciones repetitivas. Hacia el final de la primera semana, él agarraba mi mano cuando quería bajar las escaleras. Por primera vez en meses, él permitió que su hermana le tomara de las manos para cantarle una canción.
Dos semanas después y un mes después de haber visto a la psicóloga, mi esposo y yo mantuvimos nuestra cita con una pediatra del desarrollo muy conocida para que confirmara el diagnóstico de autismo.
 
La Dra. Susan Hyman le realizó una variedad de pruebas a Miles y nos hizo muchas preguntas. Nosotros describimos los cambios en su comportamiento desde que dejó de consumir productos lácteos. Finalmente, la Dra. Hyman nos miró con tristeza y nos dijo, "lo siento. Su hijo es autista. Admito que el asunto de la alergia a la leche es interesante, pero no pienso que pudiera ser la responsable del autismo de Miles o de su mejoría reciente".
 
Miles sorprendió a todos
Estábamos terriblemente descorazonados, pero a medida que pasaban los días, Miles continuaba mejorando. Una semana después, cuando lo alcé para que se sentara en mis piernas, hicimos contacto visual y él se sonrió. Comencé a llorar: "al fin parecía saber quién era yo". El había ignorado totalmente a su hermanita, pero ahora la veía jugar y hasta se enojaba cuando ella le quitaba cosas. Miles dormía mejor, pero su diarrea persistía. Aunque aún no había cumplido los dos años, lo llevábamos a una guardería especial tres mañanas a la semana e inició un programa conductual y de lenguaje intensivo e individualizado que la Dra. Hyman había aprobado.
 
Por naturaleza, yo soy una escéptica natural y mi esposo es un investigador científico, de modo que decidimos probar la hipótesis de que la leche afectaba el comportamiento de Miles. Una mañana le dimos un par de vasos, y hacia el final del día, estaba ya caminando de puntillas, arrastrando su frente por el piso, haciendo sonidos extraños y exhibiendo las otras conductas bizarras que casi habíamos olvidado. Pocas semanas después, las conductas regresaron por breve tiempo y descubrimos que Miles había comido un poco de queso en la guardería. Nos convencimos completamente de que los productos lácteos estaban relacionados de alguna manera con su autismo.
 
Yo quería que la Dra. Hyman viera cómo le estaba yendo a Miles, y así pues le envié un video de él jugando con su padre y su hermana. Ella nos llamó enseguida para decirnos que estaba completamente sorprendida porque veía que Miles había mejorado notablemente: "Karyn, si no lo hubiera diagnosticado yo misma, no creería que es el mismo niño".
 
Yo tenía que descubrir si otros niños habían tenido experiencias similares, y para ello me compré un módem para mi computadora -lo cual no era algo estándar en 1995- y descubrí a un grupo de apoyo para autismo en Internet. Un poco abochornada, pregunté: "¿Puede ser que el autismo de mi hijo esté relacionado con la leche?".
 
La respuesta fue abrumadora. ¿Dónde había estado yo?, ¿Acaso no había oído hablar del Dr. Karl Reichelt en Noruega?, ¿No sabía yo nada de Paul Shattock en Inglaterra? Estos investigadores tenían evidencia preliminar para validar lo que los padres habían estado reportando durante casi 20 años: que los productos lácteos exacerbaban los síntomas del autismo.
 
Mi esposo, quien tiene un Ph.D. en Química, sacó copias de los artículos de los boletines que los padres habían mencionado por Internet y los estudió detalladamente. Según me explicó, existía la teoría de que un sub-tipo de niños con autismo descomponen la proteína de la leche (caseína) en péptidos que afectan al cerebro del mismo modo que las drogas alucinógenas. Un grupo de científicos -algunos de los cuales eran padres de niños con autismo- habían descubierto compuestos que contenían opiáceos -una clase de sustancias que incluyen al opio y a la heroína- en la orina de niños autistas. Los investigadores teorizaron que a estos niños, o les hacía falta una enzima que normalmente descompone a los péptidos a una forma digerible, o los péptidos, de alguna manera, se estaban infiltrando hacia el torrente sanguíneo antes de que pudieran ser digeridos.
 
En un ataque de emoción, me di cuenta de que esto tenía mucho sentido, ya que explicaba por qué Miles se desarrolló normalmente durante su primer año, cuando sólo tomaba la fórmula de soja. También podía explicar por qué ansiaba beber leche después. Los opiáceos son altamente adictivos, y aún más, la extraña conducta de los niños con autismo ha sido comparada muchas veces con la de alguien alucinando con LSD.
 
Mi esposo también me dijo que el otro tipo de proteína que se descomponía de manera tóxica era el gluten que se encuentra en el trigo, la avena y el centeno, y que comúnmente es añadida a miles de alimentos empacados.
 
La teoría tal vez hubiera sonado como traída por los cabellos para mi esposo -por su formación científica- si él no hubiese visto los cambios dramáticos en el propio Miles, y recordó cómo Miles había auto-limitado su dieta a alimentos que contenían trigo y lácteos.
 
En lo que a mí concernía, no había duda de que el gluten también tenía que desa-parecer de su dieta. Aunque estuviera ocupada, tenía que aprender a cocinar comidas sin gluten. Las personas que padecen la enfermedad celíaca también son intolerantes al gluten, así que pasé horas metida en Internet recabando información.
 
Después de 48 horas de estar sin gluten ni caseína, a los 22 meses, Miles hizo por primera vez heces sólidas, y su equilibrio y coordinación mejoraron notablemente. Uno o dos meses más tarde, comenzó a hablar. Decía, por ejemplo, "zawaff" cuando quería decir jirafa, y "ayashoo" cuando quería decir elefante. Todavía no me llamaba "mami", pero tenía un nombre especial para mí cuando yo lo buscaba en la guardería.
 
Sin embargo, los doctores de la localidad que veían a Miles -su pediatra, genetista y gastroenterólogo- todavía se mofaban de la conexión entre el autismo y la dieta.
Aunque la intervención dietética era un enfoque seguro y no invasivo para tratar el autismo, hasta que grandes estudios controlados pudieran probar que funcionaba, la mayoría de las personas en la comunidad médica no querían saber nada sobre ella.
 
Así pues, mi esposo y yo decidimos convertirnos en expertos. Comenzamos a asistir a las conferencias sobre autismo y a llamar y a enviar correos electrónicos a los investigadores europeos. Asimismo, organicé un grupo de apoyo para otros padres de niños autistas dentro de mi comunidad. Aunque algunos padres no estaban interesados en explorar la intervención dietética al principio, a menudo cambiaban de idea después de conocer a Miles. No todos los niños con autismo respondieron a la dieta, pero eventualmente había unas 50 familias de la localidad cuyos niños estaban en la dieta sin gluten ni caseína y habían obtenido resultados emocionantes. Y a juzgar por el número de personas en las listas de apoyo por Internet, había miles de niños en todo el mundo que estaban respondiendo bien a la dieta.
 
Afortunadamente, encontramos a un nuevo pediatra local que nos daba mucho apoyo, y a Miles le estaba yendo tan bien que yo saltaba de la cama casi todas las mañanas para ver los cambios en él. Un día, cuando Miles tenía 2 años y medio, él tomó un dinosaurio de juguete para enseñármelo, y me dijo, "Wook, Mommy issa Tywannosaurus Wex!" (Mira mamá, es un Tiranosaurus Rex). Asombrada, aguanté mis manos temblorosas y le dije, "me llamaste Mami", luego él se sonrió y me dio un abrazo que duró largo tiempo.
 
Cuando Miles cumplió tres años, todos sus doctores estuvieron de acuerdo en que su autismo se había curado completamente. En los tests que le hicieron tuvo un rendimiento de 8 meses por encima de su nivel de edad en las áreas social, lenguaje, auto-ayuda y destrezas motoras, e ingresó a un preescolar regular sin ningún apoyo de educación especial. Su maestra me dijo que él era uno de los niños más agradables, habladores y participativos en la clase.
 
(...sigue)
Junior
iceages
Mensajes: 481
Registrado: ‎07-10-2005

Re: NINOS AUTISTAS RECUPERADOS, Q PERDIERON SU DIAGNOSTICO

(...continua)

Actualmente, a los 6 años de edad, Miles está entre los niños más populares en su clase de primer grado. Está leyendo a nivel de cuarto grado, tiene buenos amigos, y recientemente actuó en un papel dentro de la obra musical que montaron en su salón y demostró gran talento. Está profundamente apegado a su hermanita mayor y pasan horas involucrados en el tipo de juego imaginativo jamás visto en niños con autismo.
Mis peores miedos nunca se hicieron realidad. Somos terriblemente afortunados. Pero me imaginé a todos los otros padres que pueden no ser lo suficientemente afortunados al no conocer esta dieta. Por eso, en 1997 comencé con un boletín noticioso y una organización de apoyo internacional llamada Autism Network for Dietary Intervention (ANDI), junto con otra mamá, Lisa Lewis, autora del libro Special Diets for Special Kids -Dietas Especiales para Niños Especiales (Future Horizons, 1998)-. Hemos recibido cientos de cartas de padres de todas partes del mundo cuyos niños han usado la dieta con éxito. Tristemente, la mayoría de los médicos continúan escépticos, aunque es mejor contar con la orientación de un profesional al poner en práctica la dieta.
 
He seguido estudiando las investigaciones que han ido emergiendo y cada vez se vuelve más claro para mí que el autismo es un desorden relacionado con el sistema inmunológico. La mayoría de los niños autistas que conozco, han tenido varias alergias alimentarias además de su alergia a la leche y al trigo, y casi todos los padres de nuestro grupo tiene o ha tenido por lo menos un problema relacionado con el sistema inmunológico: enfermedad tiroidea, enfermedad de Crohn, enfermedad celíaca, artritis reumatoide, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia o alergias. Los niños autistas probablemente tienen una predisposición genética a anormalidades del sistema inmunológico, pero ¿qué es lo que en sí, hace que la enfermedad se dispare?
Muchos padres juran que las conductas autistas de sus hijos comenzaron a los 15 meses, poco después de haber recibido la vacuna para el sarampión, paperas, y rubeola (en inglés, MMR). Cuando examiné evidencias tales como fotos y videos para ver exactamente cuándo Miles comenzó a perder su lenguaje y sus destrezas sociales, tuve que admitir que había coincidido con su vacuna MMR, después de la cual tuvimos que llevarlo a la sala de emergencias con fiebre de 40º F y convulsiones febriles.
Recientemente, un investigador británico, el Dr. Andrew Wakefield, M.D., publicó un pequeño estudio que vincula la porción de la vacuna correspondiente al sarampión con daños al intestino delgado, lo cual puede ayudar a explicar el mecanismo por el cual los péptidos alucinógenos se cuelan hacia el torrente sanguíneo. Si se descubre que la vacuna MMR juega sin duda un papel importante en la aparición del autismo, podemos averiguar si algunos niños están en mayor riesgo que otros y por tanto no deban recibir la vacuna o tal vez tengan que ser vacunados a una edad posterior.
 
Hay otra investigación en desarrollo que nos está dando esperanzas: investigadores de la división de diagnósticos beep clínicos de la compañía Johnson & Johnson (mi esposo entre ellos) están estudiando ahora la presencia anormal de péptidos en la orina de los niños autistas. Mi esperanza es que eventualmente se desarrolle una prueba diagnóstica rutinaria para identificar el autismo en niños muy pequeños y que cuando algunos tipos de autismo sean reconocidos como un trastorno metabólico, la dieta sin gluten ni caseína haya pasado del reino de la medicina alternativa a la medicina regular.
 
La palabra autismo, que una vez significó tan poco para mí, ha cambiado profundamente mi vida. Llegó a mi casa como un huesped monstruoso que jamás había sido invitado, pero que eventualmente trajo sus propios regalos. Me he sentido doblemente bendecida por la asombrosa buena fortuna de recuperar a mi hijo y también por haber podido ayudar a otros niños autistas que han sido desahuciados por sus doctores y llorados por sus padres.
 
Karyn Seroussi*
* Karyn Seroussi es autora del libro: Unraveling the Mystery of Autism and Pervasive Developmental Disorder: A Mother’s Story of Research and Recovery.
-----------
 
Junior
iceages
Mensajes: 481
Registrado: ‎07-10-2005

Re: NINOS AUTISTAS RECUPERADOS, Q PERDIERON SU DIAGNOSTICO

[ Editado ]

Otro caso de nino autista recuperado, q el forista SIGOAQUI nos compartio, en este tema:

http://foro.univision.com/univision/board/message?board.id=autismo&message.id=22622#M22622

--------------

 

Tratando Autismo con Intervenciónes Biológicas
La historia de éxito de una madre

Lori Knowles


La familia Knowles

 


Les presento Daniel


Nacimiento de Daniel

  • Gestación de 40 semanas
  • Parto por Cesáreo – sin complicaciones
  • Resultados altos de Apgar (9)


Desarrollo Precoz Normal

  • Sonrisa Social (6 semanas)
  • Balbuceo de acuerdo a su edad
  • Buenas reacciones
  • Reconoce caras
  • Alegre

Señales perturbadores

  • Cara rojiza – erupciones alérgicas
  • Reflujo
  • Asma

 

18 meses
Segundo cumpleaños de Daniel
26 meses
28 meses

 

Señales de Regresión

  • Empezó tarde a gatear (12 meses)
  • Empezó tarde a caminar
    (14 meses)
  • Atrazo en el habla
  • Pierde palabras

Más señales pertubadores

  • Encerrado en su propio mundo
  • No demuestra ningún interés en otra gente
  • No juega de manera normal
  • Pobre lenguaje receptivo
  • Llanto sin razón
  • Adicto a videos
  • Dificultades en cambiar de rutina
  • Sensible a la luz solar
  • Babeando excesivamente
  • Inseguro en sus movimientos
  • Pobre tono muscular

INTERVENCIÓN DIETÉTICA ¿Funciona de verdad?

Enfrentando la realidad

  • Su pediatra– ¿Dónde estaba ? (CHAT)
  • Informacion de Internet
  • Duelo, una etapa necesaria
  • Busqué apoyo del gobierno para su evaluación

Encendiendo la chispa: ¿Quién me ayudó?

  • Amigos
  • Terapeutas en Intervención temprana
  • El libro del Dr. Shaw Tratamientos Biológicos del Autismo y PDD

Síntomas pueden incluir :

  • Aislamiento (en su propio mundo)
  • Alta tolerancia a dolor
  • Muy selectivo con la comida
  • Constipación/diarrea
  • Afectan de modo negativo el funcionamiento cerebral (lenguaje e integración auditiva)

Individuos con autismo tienen niveles más altos de estos péptidos comparado con controles normales.

 

(sigue)

Mensaje editado por iceages

Junior
iceages
Mensajes: 481
Registrado: ‎07-10-2005

Re: NINOS AUTISTAS RECUPERADOS, Q PERDIERON SU DIAGNOSTICO

(...continua)

 

Funciona la dieta libre sin gluten ni caseina?

  • Estudios de investigación de Cade, Reichelt, y Shattock han demostrado mejorías en aproximadamente 80% de individuos con autismo quienes han eliminado gluten y caseína de la manera estricta.
  • Entre más joven el niño, más dramáticas serían las mejorías.
  • Individuos con TDA(H) también pueden beneficiar de la dieta.

Cómo puedo saber si mi hijo beneficiará de la dieta?

  • ¿Demuestra algunas señales mencionadas? (concentrado en su mundo, alta tolerancia a dolor, selectivo en la comida, constipación/diarrea, etc.)
  • Haga la prueba de péptidos urinarios.
  • Pruebe la dieta por lo menos 6 meses.

Progreso de Daniel con la dieta

  • Mejorías en el habla
  • Salió de su aturdimiento mental
  • Disminución de episodios de llanto
  • Más en contacto con el mundo y otra gente
  • Sesiones de terapias más eficaces
  • Aumento de interés en juguetes
  • Desaparición de la constipación
  • Disminución de problemas sensoriales

¿Cómo puedo empezar esta dieta?

  • Recursos de Internet (www.linca.org)
  • Grupos de apoyo
  • Empezar gradualmente (primero eliminar caseína, luego gluten)
  • Empezar reemplazando los productos favoritos
  • Estar preparados a posibles síntomas de abstinencia
  • Probar por lo menos por 4 meses (100%) antes de descontinuar los esfuerzos.
  • Evitar ingredientes escondidos
  • Evitar posible contaminación con utensilios, etc.
    Pueden otros productos causar problemas?
  • Soya puede ser otra fuente de péptidos
  • Puede ser importante efectuar pruebas de alergias mediadas por IgG y IgE
    IgE – Alergias tradicionales (efecto inmediato, erupciones, etc.)
    IgG –Sensibilidad a ciertos alimentos (reacciones atrazadas, efecto conductual)
    Niveles elevados de anticuerpos IgG a leche/queso/gluten frecuentemente observados.
    Mejorías observadas con la eliminación de otros alimentos problemáticos.

Prueba de alergias alimenticias


Terapias con suplementos

Suplementos alimenticios:
¿Ayudarán a disminuir los síntomas de autismo, PDD y TDA(H)?

  • Si, pero no es una panacea
  • Cada niño es diferentePruebas de laboratorio ayudarán a descubrir las deficiencias
  • Pruebe uno por uno
  • Si no ve ninguna mejoría, suspenda

Razones para dar suplementos para personas con autismo y TDAH

  • Problemas de absorción debido a la falta de enzimas digestivas o flora gastrointestinal anormal
  • Deficiencias dietéticas debido a dietas restrictivas especiales
  • Necesidad de cantidades más altas de lo habitualmente recomendado debido a problemas de metabolismo o defectos metabólicos congénitos
  • Ayudan a eliminar toxinas

Suplementos importantes

  • Vitamina B-6
  • Aceite de hígado de bacalao
  • Magnesio
  • Probióticos
  • Ácidos grasos esenciales
  • Co-Enzima Q 10
  • Zinc
  • Aceite MCT
  • Selenio
  • Vitaminas múltiples
  • Calcio/Magnesio
  • Vitamina C
  • Vitamina E
  • Glutation
  • Enzimas digestivas
  • Melatonina
  • Aminoácidos (Taurina)
  • Acido fólico

Síntomas de la deficiencia de ácidos grasos

  • Piel seca, escamosa
  • Pelo seco, parecido a paja
  • Asma
  • Sed excesiva
  • Falta de control de esfínter
  • Congestión o catarro
  • Berrinches frecuentes o excesivos
  • Caspa
  • Uñas quebradizas
  • Eczema
  • Urinación frecuente
  • Hiperactividad
  • Pequeños chichones duros y blancos en los brazos, codos, caderas, o glúteos

En conclusión…

  • Elija solo suplementos de mejor calidad libres de gluten, caseína, ni soya
  • Baños con sales de Epsom son beneficios debido a defectos de metabolismo de azufre
  • A Daniel le ayudaron mucho aceite de hígado de bacalao, taurina, y enzimas digestivas
  • Suplementos pueden mejorar la salud general de su hijo.

 

(sigue...)

Junior
iceages
Mensajes: 481
Registrado: ‎07-10-2005

Re: NINOS AUTISTAS RECUPERADOS, Q PERDIERON SU DIAGNOSTICO

(...continua)
 

Hongos y Bacterias

Los resultados de la prueba de ácidos orgánicos de Daniel

Los resultados de la prueba de ácidos orgánicos de Sarah

Que cosa puede causar desequilibrios?

  • Disfunciones inmunológicas (I.e.; infecciones de oído/sinus)
  • Uso excesivo de antibióticos elimina bacterias benéficas y rompe equilibrio intestinal
  • Hongos y bacterias patogénicas proliferan
  • Heredado de la madre
  • Respuesta inmunológica anormal (deficiencia de IgA)

 

Cómo saber si hongos son el problema de su hijo?


Prueba completa fecal - 1


Prueba completa fecal - 2


Prueba completa fecal - 3


Consecuencias de la proliferación de hongos y bacterias

  • Dañada función cognitiva
  • Conductas extrañas/risas sin razón
  • Distención abdominal
  • Permeabilidad intestinal /alergias alimenticias
  • Síntomas de hipoglicemia

Aumento en conductas repetitivas

Cómo controlar la proliferación de hongos y bacterias

  • Probióticos (Lactobacilos GG – Rhamnosus)
  • Control de azúcar/carbohidratos
  • Productos antimicóticos naturales (ajo, extracto de semilla de toronja, aceito de oregano, ácido caprílico, goldenseal)
  • Medicamentos antimicóticos (micostatin, Diflucan, Sporanox, Amphotericina B, Nizoral, Lamisil, etc.)

Efectos laterales asociados con la reacción de la muerte súbita de levadura

  • Letargo (cansancio)
  • Fiebre
  • Aumento de conductas estereotipadas
  • Aumento en hiperactividad
  • Náusea y vómitos

Respuestas Positivas a terapias antimicóticas

  • Aumento de concentración y enfoque
  • Disminuición de hiperactividad
  • Mejores hábitos de sueño
  • Aumento y mejoría de lenguaje
  • Mejorias en la socialización
  • Dismunución de conductas autolesivas y agresivas

Metales tóxicos y vacunas

Resultados de la prueba de metales de Daniel


Quelación de Daniel

  • Empezó con DMSA, 25 mg. Cada 4 horas. 3 días de terapia, 11 días de descanso durante 6 meses aproximadamente
  • Noté fatiga y manías durante primeros ciclos de quelación con siguientes mejorías.
  • Mejorías en concentración, lenguaje receptivo, sociabilidad y factores sensoriales.

***El tratamiento de quelación, debe hacerse solo bajo atención médica profesional

Hágase las siguientes preguntas antes de vacunar…

1. ¿Esta en perfecto estado de salud?
2. Tiene mi hijo historial personal o familiar de:

-Reacciones negativas a vacunas
-Convulsiones
-Trastornos neurológicos
-Alergias severas
-Trastornos inmunológicos


Análisis conductual aplicado ABA

  • Trabajo uno a uno
  • Enseñar en pasos cortos medibles
  • Uso de refuerzos positivos
  • Probado científicamente como el modo más eficaz para enseñar los niños con autismo
  • No es solamente para los niños “de bajo funcionamiento”
  • Caro, pero vale la pena
  • Salones infantiles tradicionales no son siempre adecuados
  • Ayudó a Daniel a aprender conceptos abstractos
  • Le ayudó a alcanzar su edad cronológica
  • Combinación de programas sensoriales, motora gruesa y fina, terapia de juego, y programa académico

Donde estamos hoy…(5 años)

  • Juega apropiadamente con sus compañeros
  • Responde y se involucra bien con su entorno
  • Buenas habilidades de pensamiento crítico/habilidades académicas
  • Buen nivel de desarrollo y capacidades motrices
  • Lenguaje receptivo y expresivo casi correspondiente a la edad
  • Desaparición de problemas sensoriales
  • Juego de imitación
  • !Alegre y contento de la vida!

Daniel está de vuelta!!!
 

 

-----------

Fuente: Sacado de esta pagina http://www.uag.mx/202/autismo_tratando.htm