Responder
¡Bienvenido! Para que puedas participar, intercambiar mensajes privados, subir fotos, dar kudos y ser parte de las conversaciones necesitas estar ingresado en los Foros. | Ingresa | Regístrate Gratis
Diamante
clapigo
Mensajes: 28,995
Registrado: ‎05-02-2006
0 Kudos

Se entregó el hermano de alias "Cuchillo"

Se entregó el hermano de alias "Cuchillo"



Bogotá

El paramilitar Dumar de Jesús Guerrero Castillo, acusado de participar en 1997 en la matanza de 49 campesinos en el municipio de Mapiripán, se entregó este martes a las autoridades en el departamento de Arauca, informaron fuentes judiciales.

Guerrero, alias "Carecuchillo", que había sido dado por muerto en noviembre pasado, acudió voluntariamente a la Fiscalía en Arauca.

El individuo fue integrante del "Bloque Héroes de los Llanos" de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) del cual su hermano Pedro, alias "Cuchillo", era el principal jefe.

Dolor en Mapiripán
La masacre de Mapiripán fue perpetrada por unos 300 paramilitares de las Auc que llegaron a esa población el 14 de julio de 1997 y permanecieron seis días en la zona, durante los cuales sembraron el terror y la muerte.

Los paramilitares asesinaron a personas que acusaban de cooperar con la guerrilla, a quienes torturaron y decapitaron, después de lo cual arrojaron sus cadáveres al río Guaviare.

La matanza llevó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a condenar al Estado colombiano por omisión, por considerar que no protegió a la población pese al riesgo de que ocurriera el múltiple crimen.

Condenas por la masacre
Por los hechos fue condenado a 40 años de prisión el paramilitar Carlos Castaño, quien fuera líder máximo de las Auc y que al parecer fue asesinado por sus propios compañeros en el 2004.

También fue condenado a 40 años de cárcel el coronel Lino Hernando Sánchez, ex comandante de la Brigada Móvil número dos del Ejército, mientras que los sargentos José Miller Urueña y Juan Carlos Gamarra Polo, recibieron penas de 32 y 22 años de prisión, respectivamente.

Los militares recibieron el castigo por facilitar o no evitar la matanza de los paramilitares.