Responder
¡Bienvenido! Para que puedas participar, intercambiar mensajes privados, subir fotos, dar kudos y ser parte de las conversaciones necesitas estar ingresado en los Foros. | Ingresa | Regístrate Gratis
Quarzo
eudocio
Mensajes: 23,485
Registrado: ‎03-17-2001
0 Kudos

OBAMACARE

El atroz aniversario de Obamacare
23 / 03 / 2012 Mike Brownfield

  

Hace hoy dos años, el presidente Barack Obama ponía su firma para promulgar Obamacare, una ley de 2,700 páginas que alterará radicalmente el sistema de salud de Estados Unidos y sembrará el caos en aspectos como costos médicos, calidad de la asistencia y los derechos fundamentales de un modo que está más allá del alcance de nuestra imaginación.

 

Gran parte del contenido de Obamacare se urdió a puerta cerrada para que ni siquiera el más mínimo rayo de luz pudiera alcanzarlo. Incluso los congresistas, a quienes se les encomendó la representación del pueblo, emitieron su voto a ciegas, sin saber lo que había detrás. Hasta la entonces presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (D-CA) lo admitió en su famosa frase: “Tenemos que aprobar la ley para así poder averiguar lo que hay en ella”.

 

Sin embargo, el pueblo americano ya ha hablado. Quiere que se derogue y se bote esta ley a la basura, como hemos visto encuesta tras encuesta durante los dos últimos años. Es improbable que alguna de las actividades que están siendo planeadas por la Casa Blanca para adecentar esta ley haga mella en la impopularidad de Obamacare.

 

Aunque incluso hoy, dos años después, gran parte de Obamacare aún tiene que ser redactada por burócratas no electos del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), ya conocemos algo del contenido de la ley y sus repercusiones para el pueblo americano. En términos generales, Obamacare arranca vastos poderes de las manos de los pacientes individuales y sus familias y otorga ese control a los burócratas de Washington. Y los costos son mucho mayores de lo que la administración afirma: suben directamente hasta los $2.134 billones, con millones de americanos dependientes del gobierno en lo que respecta a su asistencia médica.

 

La semana pasada, la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) predijo que con la ley de salud del presidente, 20 millones de americanos podrían perder sus beneficios médicos financiados por su empleador y las penalizaciones individuales y al empleador relacionadas con los mandatos podrían llegar a los $221,000 millones. En el momento de su aprobación, mucha gente así lo advirtió.

 

Pero, espere, hay más.

 

Durante los últimos dos años, la Fundación Heritage ha continuado diseccionando Obamacare y sus envenenados efectos secundarios. Al igual que una virulenta enfermedad propagándose fuera de control, Obamacare causa daño a todo lo que toca.

 

Las personas mayores sufrirán pues Obamacare roba sus ahorros de Medicare para financiar el nuevo gasto del gobierno mientras que amenaza el acceso de las personas mayores a la asistencia y acabando con Medicare tal como lo conocemos. Además de eso, según dice la analista de la Fundación Heritage Alyene Senger, Obamacare causa reducciones extremas en Medicare Advantage, que permite que las personas mayores reciban sus beneficios de Medicare mediante un plan privado de asistencia médica de su elección. Y coloca a un grupo de 15 responsables no electos a cargo de encontrar reducciones en Medicare para cumplir con los nuevos límites de gasto.

 

Los jóvenes americanos también sufrirán. Aunque el presidente se jacta de que su ley permite a los jóvenes permanecer en los planes médicos de sus padres hasta los 26 años, definitivamente se enfrentarán a mayores comisiones, a perversos incentivos para estar sin seguro y a la carga de pagar los extraordinarios costos que la ley trae consigo.

 

Hay todavía más consecuencias con Obamacare: las familias pagarán mayores impuestos, las empresas afrontarán nuevos mandatos y costos, los ingresos por inversión serán golpeados con nuevos impuestos, desmotivando la inversión y dañando el crecimiento económico, los americanos que adquieren medicamentos con la Cuenta de Ahorro Médico o con Cuentas de Ahorro Flexible se enfrentarán a nuevas limitaciones, aquellos que adquieren dispositivos médicos se enfrentarán a mayores impuestos y el matrimonio se penaliza como resultado del nuevo esquema de subsidios.

 

Además existen significativas implicaciones morales. La analista de la Fundación Heritage Sarah Torre hablaba ayer de una noticia acerca de un recargo abortivo, que sigue el mandato del HHS de que los planes de seguros deben cubrir medicamentos abortivos y de contracepción:

 

Estos episodios se están convirtiendo rápidamente en el statu quo de la implementación de Obamacare, con una línea argumental familiar y predecible: una incomprensible burocracia publica complicadas normas sobre decisiones de asistencia médica moralmente delicadas, opera sin miramientos sobre las preocupaciones morales y la libertad personal de los americanos y luego trata de tapar las fallas de la legislación con malabares explicativos y limitada aclaración.

 

La semana pasada, una encuesta de la CBS y del New York Times sobre el mandato del HHS mostraba un fuerte apoyo a la libertad religiosa, con un 57% de los encuestados diciendo que los empleadores religiosos no deberían ser coaccionados a violar su doctrina y su conciencia al proporcionar cobertura para medicamentos abortivos y de contracepción en sus planes médicos, comparado con el 36% que pensaba que sí deberían serlo. Una considerable mayoría (un 51% frente a un 40%) estaba a favor de una exención religiosa y moral para todos los empleadores.

 

Hoy por la tarde los americanos se reunirán en torno a 140 lugares a través del país para protestar por el atropello de la libertad religiosa por parte de Obamacare. En Washington DC se congregarán justo en frente del HHS y pedirán que los límites morales para las decisiones de salud personal se arrebaten de las manos de burócratas no electos y sean devueltos a las manos del pueblo.

 

Y el lunes, la Corte Suprema comenzará a oír los argumentos orales sobre la constitucionalidad del controvertido mandato individual de Obamacare, que por primera vez en la historia obliga a los americanos a adquirir un producto (la atención médica) en contra de su voluntad. Esta provisión es el núcleo de la ley de salud del presidente y es un ataque directo contra la libertad individual. A menos que la Corte Suprema derogue Obamacare en su totalidad, el Congreso debe permanecer atento para acabar el trabajo. El pueblo americano debería continuar haciendo que su voz se oiga, pedir la derogación de Obamacare e insistir en una reforma real de la asistencia sanitaria que aumente el acceso a esta sin obligar a los americanos a caer bajo control gubernamental.

 

SI NO CUIDAS Y PROTEGES TUS FRONTERAS, TE QUEDARAS SIN PAIS
Quarzo
eudocio
Mensajes: 23,485
Registrado: ‎03-17-2001

Re: OBAMACARE

Obamacare, dos años después

 

...por Michael D. Tanner


 Michael Tanner es Director del Proyecto del Cato Institute para la Privatización de la Seguridad Social.

 

En marzo se cumplieron dos años desde la aprobación de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible y si la administración Obama no ha ignorado el segundo aniversario de Obamacare, el resto de nosotros debería tomarse un momento para reflexionar sobre el monumental fracaso que ha sido la ley de reforma a la políticas de salud.

Es más, ha sido un fracaso de acuerdo a sus propias metas. Después de todo, cuando la reforma de salud fue aprobada, se nos prometió que haría tres cosas: 1) Proveer cobertura de seguro médico para todos los estadounidenses; 2) reducir los costos de los seguros para individuos, negocios y el Estado; e 3) incrementar la calidad de la atención médica y el valor de cada dólar invertido en salud. Al mismo tiempo, el presidente y los partidarios de la ley en el congreso prometieron que la ley no aumentaría el déficit en el presupuesto federal ni sería una carga excesiva para la economía. Y haría todo eso al mismo tiempo que se nos permitiría a todos los que nos encontramos contentos con nuestro seguro actual mantenerlo sin cambios. Dos años después, podemos ver que nada de esto fue cierto.

 

Por ejemplo, ahora sabemos que, contrario a lo que se dijo cuando se aprobó la ley, esta no llegará ni cerca de alcanzar una cobertura universal. De hecho, con el paso del tiempo, parece ser que cada vez menos personas de lo que se prometió serán cubiertas por la ley. De acuerdo a un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés) publicado recientemente, Obamacare dejará a 27 millones de estadounidenses sin seguro médico para 2022. Esto representa un aumento de 2 a 4 millones de personas más sin seguro que en informes anteriores. Por otra parte, cabe señalar que de los 23 millones de estadounidenses que obtendrán la cobertura en virtud de Obamacare, 17 millones no tendrán una cobertura real, sino que simplemente serán cubiertos por el sistema de Medicaid, con todos sus problemas de acceso y calidad. Por lo tanto, solo aproximadamente 20 millones de estadounidenses recibirán una verdadera cobertura de seguro en virtud de Obamacare. Eso es sin duda una mejora en relación al status quo, pero también es muy lejano de la cobertura universal —y nada eficiente, tomando en cuenta el siempre creciente costo del programa.

 

Al mismo tiempo, la ley es un fracaso a la hora de controlar costos. Si bien se nos dijo una vez que la reforma de salud "reduciría los costos", ahora todos sabemos que Obamacare en realidad va a aumentar el gasto en salud de EE.UU. Esto no debería ser una sorpresa: Si ofrece más beneficios a más personas, va a costar más dinero. La ley cuenta con muy pocos esfuerzos para contener efectivamente los costos de salud y la CBO ahora reporta que programas que estaban contemplados en la ley, tales como la administración de enfermedades y la coordinación de la atención médica, en realidad no reducirán los costos.

 

Como la CBO señaló, "en casi cada programa que involucra la administración de enfermedades y la coordinación de la atención médica, el gasto se mantuvo igual o aumentó en relación al gasto en el que se habría incurrido ante la falta del programa, una vez que las tasas pagadas a la organización participante eran consideradas".

Que la ley no logre controlar costos significa que la ley aumentará considerablemente la ya pesada carga del gasto público, los impuestos, y la deuda. De acuerdo a la CBO, Obamacare costará $1,76 billones para 2022. Para ser justos, algunos medios de comunicación mal informaron sobre esta estimación, afirmando que se trataba de una duplicación del costo original estimado de la ley de $940 mil millones. En realidad, la mayoría del incremento en la estimación del costo es el resultado, no del aumento de los costos del programa, sino de dos años adicionales en la implementación. Sin embargo, muchos observadores advirtieron en su momento que los $940 mil millones estimados eran una cifra engañosa, pues incluía únicamente seis años de gastos reales, con el período de un presupuesto de diez años. El nuevo estimado es, por lo tanto, una medida más precisa de lo costosa que será esta ley. Y este estimado solo cubre ocho años de implementación. Y deja por fuera más de $115 mil millones en costos de implementación importantes, como también los costos del tal llamado "doc-fix" (el costo de reembolsarle a los doctores un valor por sus servicios sin que este sea determinado por la fórmula de la Tasa de Crecimiento Sostenible o GSR por sus siglas en inglés). También cuenta dos veces los impuestos del Seguro Social y los ahorros de Medicare. Algunos estudios sugieren que una mejor estimación del costo real a diez años de Obamacare podría ser de hasta $2,3 o 3 billones. Y esto ni siquiera incluye los más de $4,3 billones en costos desplazados a las empresas, los individuos y los gobiernos a nivel de los estados.

 

Todo este gasto significa que vamos a pagar más en deuda e impuestos. Pero también pagaremos más en las primas de seguro. Érase una vez, el presidente nos prometió que la reforma de salud reduciría las primas de seguro en $2.500 anuales. Esta afirmación fue abandonada hace mucho tiempo. Las primas de seguro siguen aumentando a niveles sin precedente. Y si bien hay muchos elementos que las aumentan, Obamacare es uno de ellos. Según la Fundación Kaiser Family, las primas de seguro habían estado aumentando un 5% anual previo a Obamacare. Esa cifra saltó al 9% el año pasado. Y casi la mitad de ese aumento de cuatro puntos porcentuales se le puede atribuir al programa. Incluso Jonathan Gruber de MIT, uno de los arquitectos de Obamacare y Romneycare, ahora admite que muchos individuos terminarán pagando más por su seguro de lo que habrían pagado sin la reforma —incluso tomando en cuenta los subsidios del Estado— y que ese aumento será sustancial. De acuerdo con Gruber, "después de la implementación de los subsidios fiscales, 59% del mercado para particulares experimentará un aumento promedio en la prima de 31%".

 

Por último, si los dos últimos años nos han enseñado algo, es que podríamos no ser capaces de mantener nuestro seguro actual, incluso si estamos contentos con él. La CBO sugiere que hasta 20 millones de trabajadores podrían perder el seguro provisto por su empleador como resultado de Obamacare. En su lugar, estarían a la merced de los seguros estatales. Y la reciente controversia acerca de los anticonceptivos es un claro ejemplo de cómo el Estado ahora diseñará planes de seguro para todos. Sin importar la opinión que uno tenga sobre el mandato de los anticonceptivos en sí, este es solo la punta del iceberg de cómo los mandatos del Estado le dictarán a los empleadores qué seguro proveer, y nos dirá a nosotros qué seguro debemos comprar, incluso si ese seguro es más costoso, contiene beneficios que no queremos, o viola nuestras conciencias.

 

Obamacare ahora está en manos de la Corte Suprema. La decisión de los jueces estará basada en el derecho constitucional. Su decisión fijará un precedente fundamental para establecer los límites entre el poder del Estado y los derechos individuales. Pero sin importar si la Corte sostiene o rechaza Obamacare, completa o fragmentada, deberíamos entender que, como reforma al sistema de salud, Obamacare es un fracaso peligroso y costoso.

 

Este artículo fue publicado originalmente en National Review Online (EE.UU.) el 21 de marzo de 2012.

SI NO CUIDAS Y PROTEGES TUS FRONTERAS, TE QUEDARAS SIN PAIS
Quarzo
eudocio
Mensajes: 23,485
Registrado: ‎03-17-2001

Re: OBAMACARE


Obamacare's Horseless Chariot
  
 

By Marc Siegel MD

 

Doctors, no fans of health insurance, are openly rooting that Obamacare will be struck down by SCOTUS, as appears to be the direction of things after last month’s oral arguments.

 

A recent poll by sermo.com, a physican’s website, revealed that 75 percent of doctors are against the health care law, and a survey by Deloitte, a major health consulting firm, found that 69 percent of physicians are “pessimistic about the future of medicine” because of the law.

 

Why? Because we physicians understand what many lawyers and judges don’t, that insurance – no matter what kind – presents a bureaucratic barrier between doctor and patient, between my desire to help you and actually being able to do so. The so-called Affordable Care Act increases the problem by extending it to more people rather than providing solutions.  If Obamacare stands, its review boards and committees will make recommendations that are sure to stifle my creativity and interfere with my one-on-one doctoring even as they decide that one medical service is better than another and that I am being paid too much for procedures it has taken me decades to master.

 

I am concerned that the machinations of Obamacare will squelch a young person’s desire to become a doctor in the first place. At a time when we need more doctors, not less, the number of medical school applicants is down 3,000 applicants a year since 1996. Today’s graduating medical students are looking down the road into Obamacare’s overregulated poor paying future and are choosing to not become low paying primary care doctors like me. Studies have shown that the ranks of primary care internists have already decreased by a third from 1985 to 2008. That number is sure to double by 2014 unless the law is dismantled.

 

The fundamentals of Obamacare ignore the simple economic truths of supply and demand. I believe the individual mandate is unconstitutional because it is forcing people to buy a product. But beyond that, it doesn’t make sense to add more customers to an event that is already filled to capacity. If Obamacare were a carnival that can only admit 100 customers, then selling tickets to 200 will only lead to long lines, dissatisfied customers, and exhausted employees.

 

As one of those exhausted employees, I believe it is disingenuous for supporters of the law to make the claim that health care is a special case since we all get sick eventually. When you add 32 million more people to an overburdened system with too few doctors and those doctors we do have dropping out of insurances in droves, you are creating a perfect storm.  It is one thing for the government to extend the National Health Service Corp or build more clinics to take care of the poor or insist that ERs don’t turn sick people away, it is quite another to extend insurance without the caretakers to work with it.

 

If the individual mandate stands, it will become necessary for the federal government to pass another mandate for doctors. If that sorry day ever comes, I will be compelled to join the ranks of those who shutter their windows and close their doors.

 

Marc Siegel MD is an associate professor of medicine and medical director of Doctor Radio at NYU Langone Medical Center, a member of the Fox News Medical A Team, and author of The Inner Pulse; Unlocking the Secret Code of Sickness and Health.

 

SI NO CUIDAS Y PROTEGES TUS FRONTERAS, TE QUEDARAS SIN PAIS
Platino Brillante
escalpelo8
Mensajes: 18,371
Registrado: ‎01-13-2008

Happy Birthday, Romneycare!...

[ Editado ]
Platino Brillante
escalpelo8
Mensajes: 18,371
Registrado: ‎01-13-2008

RomneyCare & ObamaCare: Can you tell the difference ?

Platino Brillante
escalpelo8
Mensajes: 18,371
Registrado: ‎01-13-2008

USA: EL PACIENTE SIEMPRE PAGA

[ Editado ]
La familia media de EE UU paga 11.426 euros de póliza de seguro Hay 240 millones de personas con seguro privado en Norteamérica
 

En un sistema de sanidad totalmente privado, como el norteamericano, hay algo que ni siquiera la reforma aprobada hace dos años por Barack Obama va a cambiar: el paciente, salvo en contadas ocasiones, siempre paga una póliza. O bien se la descuenta su empleador de la nómina o bien la abona él mismo mensualmente. Y no solo eso: a parte de la póliza mensual, normalmente debe abonarse un copago cada vez que se visita al doctor o se compra un medicamento.

En EE UU no hay medicamentos cubiertos total o parcialmente por el estado. Siempre hay un copago proporcional, que varía en función del seguro adquirido y que depende también de las patentes farmacéuticas. El Gobierno federal no regula los precios de los medicamentos, por lo que estos acaban siendo considerablemente superiores a los de otros países desarrollados. Un estudio de la Universidad de Boston de 2004 estimaba que ya entonces eran 81% más elevados que los que regían en Suiza, Gran Bretaña, Alemania, Canadá, Suecia, Francia e Italia.


Por ejemplo, los medicamentos recetados para tratar el virus de la inmunodeficiencia humana, que puede provocar la enfermedad del sida, pueden costar entre 1.000 y 2.000 dólares mensuales al paciente. Según cifras del Gobierno federal, cada año se gasta en EE UU más de 250.000 millones en medicamentos, una cifra que se ha sextuplicado con respecto a 1990. Los medicamentos son un 10% del gasto sanitario anual de todo el país.


Un estudio de la Universidad de Boston estima que en EE UU los medicamentos son un 84% mas caros que en otras naciones desarrolladas


Para evitar pagar el precio íntegro del medicamento, el paciente debe tener una póliza de seguro. Su precio depende de muchos factores. Edad, sexo y lugar de residencia son los mayores condicionantes. Según datos de la fundación Kaiser Permanente, en 2011 el precio medio anual de un seguro comprado a través del empleador fue de 15.073 dólares (11.426 euros) por familia, lo que supone un aumento del 9% respecto a 2010.


En EE UU hay dos tipos de pólizas de seguro privadas. Por un lado, está lo que se llama organizaciones de mantenimiento de la salud (HMO, por sus siglas en inglés). Son seguros que funcionan como la sanidad pública en España: el paciente debe pasar siempre por un médico de cabecera que se le asigna, y debe obtener un volante firmado por él para acudir a los especialistas o al hospital. Es el plan cuyas pólizas son más baratas, y por el que generalmente no hay copago alguno.


En EE UU hay 240 millones de personas con seguro médico y unos 48 millones que no tienen póliza ni cobertura alguna


El preferido por los norteamericanos, sin embargo, es el sistema denominado organización de proveedor preferido (PPO, por sus siglas en inglés). Es el de la libertad casi absoluta. El paciente puede acudir al médico y al hospital que quiera. Si éste se halla dentro de la red de centros asociados a ese seguro, abonará sólo un copago, que oscila, normalmente, entre los 15 y los 30 dólares. Si es un profesional no integrado en esa red, el paciente deberá pagar una parte de la factura final, normalmente entre el 20 y el 40%.


Según cifras de la consultora especializada Mcol, en 2011 había 68,1 millones de norteamericanos afiliados a una HMO y que por tanto no abonan copago alguno. Muchos más, 108,3 millones, tienen un seguro PPO y sí que están sujetos a él. Aunando otros planes, menos populares, hay 210 millones de personas con seguro privado en Norteamérica.


El sistema es laberíntico y los desembolsos no acaban en un simple copago. Cada plan tiene un importe mínimo deducible que el paciente debe abonar antes de que el seguro satisfaga las facturas. Normalmente, en el sistema de PPO, esa desgravación oscila entre los 250 y los 1.500 dólares. Para el de HMO es menor, de entre 100 y 500 dólares.


El Gobierno ofrece dos tipos de subvenciones sanitarias. Por un lado, está Medicaid, un programa público que paga las pólizas de aproximadamente 50 millones de personas con escasos recursos. Existe otro programa, Medicare, que cubre parte del gasto sanitario de unos 48 millones de ancianos. Son, normalmente, pagos parciales. Y no se trata de programas públicos. En EE UU no existe una red de médicos y hospitales del Estado. Y aun así, su gasto sanitario es el mayor del mundo.

 

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/04/20/actualidad/1334940080_935955.html

Platino Brillante
escalpelo8
Mensajes: 18,371
Registrado: ‎01-13-2008

OBAMA RECAUDA 10 VECES + Q Romney...Dinos la razón Eudocio

Platino Brillante
escalpelo8
Mensajes: 18,371
Registrado: ‎01-13-2008

Ya se olvidaron de CHARLES COLSON?

[ Editado ]
Charles Colson, el villano del Watergate que llegó a líder evangélico


Fue asesor de Richard Nixon y coordinó el espionaje a los demócratas en 1972
 
 

Charles Colson, durante una comisión de investigación en 1974. / GETTY

Se dijo de él que era un genio del mal, capaz de pisotear a su propia abuela para demostrar su lealtad a Richard Nixon. En sus días de altos vuelos y flagrantes abusos en la Casa Blanca, Charles Colson pensó que todo se le permitía. Por ello fue a prisión, donde vio la luz y renació en Cristo. Salió de la cárcel convencido de que era necesario aumentar el papel de la religión en la vida política. Y logró pasar de la deshonra pública a ser una de las figuras más influyentes en el movimiento evangélico. Falleció el 21 de abril en Washington, a los 80 años, a causa de una hemorragia cerebral.

Colson (Boston, 1931) era, en teoría, asesor legal del presidente, contratado como tal en 1969. En la práctica se dedicaba a idear todo tipo de estratagemas con un único objetivo: la reelección de Nixon como presidente de Estados Unidos en 1972. Fue él quien contrató a E. Howard Hunt, colaborador de la CIA, para espiar a los oponentes demócratas. Colson y sus colegas alimentaron la idea de que al presidente se le podía permitir cualquier cosa, y que no había límites a lo que sus hombres podían hacer por él. Aquello desembocó en el escándalo del hotel Watergate.

 

De Colson escribió Nixon en su autobiografía: “Era positivo, persuasivo, inteligente y partidista. Su instinto de ir a por la yugular política y su capacidad para acabar los trabajos que se le encargaban le convirtieron en un faro para mis propias frustraciones y para la timidez de muchos republicanos cuando respondían a los ataques de los demócratas y de los medios. Cuando me quejaba a Colson, me sentía seguro de que él haría algo”. Nixon dimitió en deshonra en 1974.

 

Sobre Colson se decía en los círculos de poder de Washington que hubiera atropellado a su propia abuela si aquello hubiera beneficiado a Nixon. Él bromeaba con esa idea. Para asustar a sus subordinados antes de las elecciones de 1972, le dictó un mensaje a su secretaria, para su inmediata difusión: “Se han publicado muchas cosas erróneas sobre mí en la prensa recientemente, pero la crónica de la semana pasada que decía que pisotearía a mi abuela si fuera necesario es totalmente cierta”.

 

No todo en su carrera fueron bromas. Los fontaneros de Nixon entraron en la consulta del psiquiatra de Daniel Ellsberg, exanalista militar que en 1971 había filtrado a la prensa los llamados papeles del Pentágono y había dejado al desnudo los abusos de los estadounidenses en Vietnam. Cumpliendo órdenes de Colson, buscaban documentos que desprestigiaran a Ellsberg. Ese abuso hizo que se le llevara a juicio y por lo que pasó siete meses en prisión en 1973.

 

En la cárcel, Colson vio la luz divina. Se convirtió en un cristiano renacido. Muchos pensaban que era una estratagema para reducir su pena. Al salir, sin embargo, era otro. Quiso redimirse, ayudando a los presos que dejaba atrás. En 1976 fundó la organización Prison Fellowship, que se dedicaría a predicar y ofrecer ayuda espiritual en centros carcelarios.

 

Colson, sin embargo, era carne de Washington, conocedor de los entresijos del poder. Aparte de ayudar a los presos, se entregó con esmero en aumentar la influencia de la religión en la esfera política. Suya, en parte, fue la idea de coaligar a protestantes evangélicos y católicos conservadores con el Partido Republicano. Las tres facciones aunaron fuerzas en asuntos como el aborto o el matrimonio homosexual. En 1994 Colson publicó junto a 14 líderes religiosos un manifiesto titulado Evangélicos y católicos juntos, en el que criticaba la separación de Iglesia y Estado.

 

Fueron los Bush los que le concedieron, finalmente, la redención. En 2000, Jeb Bush, entonces gobernador de Florida, borró de un plumazo sus antecedentes, y le permitió volver a ejercer la abogacía y volver a votar. Su hermano, George W. Bush, en la presidencia de la nación, le pidió su asesoramiento para aplicar lo que definió como conservadurismo con compasión, la idea de que con la caridad se logran más avances para los desfavorecidos que con los programas del Gobierno. Esas ideas son ahora parte de la ortodoxia republicana.

 

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/04/22/actualidad/1335128645_382714.html

Diamante
diafana
Mensajes: 36,528
Registrado: ‎07-16-2002

LA ATROZ MENTIRA Y TRAICION REPUBLICANA CONTRA LA SALUD

[ Editado ]

La Atroz Caradura De Las Empresas Aseguradoras y Sus Sabandijas

 

Sabemos que la Fundacion Heritage es una atroz organizacion republicana depredadora  del erario publico que quiere robar todos los beneficios sociales de los norteamericanos y llevar todos los recursos del pais a guerras sin fin para beneficiar solo a empresas de armas y petroleo.  Esto es atroz.  Lo que ellos despectivamente  llaman Obamacare, no existe. Lo que existe se llama PPACA, Patient Protection and Affordable Care Act, Proteccion al Paciente y Atencion Medica Asequible y sus efectos mas importantes aun no han tomado efecto, pero la ley hasta hoy hizo lo siguiente:

 

Empresas aseguradoras no pueden poner un limite maximo para atencion medica. Por ejemplo si tu tratamiento cuostara  medio millon de dolares no te podran decir que tu aseguradora solo pagara 200mil maximo de por vida.

 

Empresas aseguradoras no pueden sacarte del seguro.  Muchas aseguradoras que se enteran que tienes una grave enfermedad te cortaban el seguro antes que empiece el tratamiento.

 

Empresas aseguradoras no podran negar a ninos seguro debido a una condicion preexistente, dandote paz a los padres que se trasladan de un seguro a otro o  padres que tiene hijos con condicion medica de nacimiento.

 

Empresas aseguradoras deben tener un proceso formal de reclamos cuando niegan pagos por servicio medico por alguna razon.

 

Empresas aseguradoras no podran prohibir que te vea tu medico de tu eleccion.  Estara prohibido que las empesas aseguradoras requieran que pidas permiso previo para ver ciertos medicos como obstetras y medicos de emergencia.

 

Hay mucho mas...

 

http://www.healthreform.gov/reports/statehealthreform/california.html

 

 


eudocio ha escrito:

El atroz aniversario de Obamacare
23 / 03 / 2012 Mike Brownfield

  

Hace hoy dos años, el presidente Barack Obama ponía su firma para promulgar Obamacare, una ley de 2,700 páginas que alterará radicalmente el sistema de salud de Estados Unidos y sembrará el caos en aspectos como costos médicos, calidad de la asistencia y los derechos fundamentales de un modo que está más allá del alcance de nuestra imaginación.

 

....