¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
jantar
Mensajes: 24,793
Temas: 6,299
Kudos: 2,036
Registrado: ‎01-02-2005
0 Kudos

Celebran Bodas de Oro de la telenovela mexicana

jantar
Mensajes: 24,793
Temas: 6,299
Kudos: 2,036
Registrado: ‎01-02-2005

Re:

Celebran Bodas de Oro de la telenovela mexicana

Por Oliva Ramírez (Corresponsal en México)
TV y Más
Septiembre 14, 2007
Durante un ańo, las bodas de oro incluyen la realización de Amor sin Maquillaje, un melodrama plagado de estrellas de ayer y hoy que han dejado huella en este medio siglo; la edición de un libro conmemorativo; el lanzamiento de un disco que incluye 18 temas de las telenovelas más populares; una serie de cinco programas especiales conducidos por Verónica Castro, en los que, quienes protagonizaron esta historia, la contarán de viva voz; el portal ---- publicará fotos inéditas y realizará trivias con espectaculares regalos, y el canal TLnovelas hará un maratón especial en el que transmitirá las más significativas de estas cinco décadas, en las que Televisa ha producido 720, la primera de ellas Senda Prohibida.

Había una vez..

En 1957, la televisión mexicana estaba en el esplendor de su primera década, ya en tres de cada diez hogares en México había una televisión que era punto de reunión de la gran familia. Los teleteatros, transmitidos en vivo cada ocho días, tenían éxito, eran adaptaciones cortas de novelas y obras teatrales. Las radionovelas, principalmente las cubanas, tenían ya un gran público cautivo. Las historietas Chamaco y Pepín, que no eran otras que el antecedente del famoso Lágrimas, Risas y Amor, ya agotaban semanalmente tirajes con sus melodramas. publicidad




Gran visionario, Emilio Azcárraga pensó en atrapar a ese público pero diariamente y qué mejor que a través de historias inéditas que entretuvieran e hicieran sońar. Conocedor del talento de Ofelia Villanev Garza le pidió, sólo como un experimento, escribiera una telenovela para transmitirla cinco días a la semana. Ella, una escritora consolidada y vivaz, se basó en un modelo de series estadounidenses, en el que a diario el capítulo dejaba una gran incógnita, misma que se redoblaba los viernes.

Era una gran observadora del diario acontecer y decidió plasmarlo en Senda Prohibida, una historia en la que contaba cómo una mujer ambiciosa y sin escrúpulos le roba el marido a una buena y abnegada esposa. El tema era fuerte para la televisión, pero ella estaba convencida de que era la vida misma y la gente se iba a identificar porque estaban basadas en un código de moral y ética en el que al final, el amor y el bien siempre estarán por encima del mal.

Ofelia sólo tuvo un problema, su esposo no estaba tan de acuerdo en que firmara lo escrito con su nombre, le parecía “fuerte” que una seńora escribiera esas historias, por lo que nació Fernanda Villeli.

Con la historia escrita, incluido el nombre, la presentó al dueńo de la televisora, buscaron patrocinador, equipo de producción, seleccionaron a los actores y el 8 de junio de 1958, a las 6:30 de la tarde por el Canal 4, nació la telenovela mexicana.

Dirigida por Rafael Banquells, producida por Jesús Gómez Obregón para Colgate-Palmolive, Senda Prohibida llevó en sus papeles protagónicos a Silvia Derbez, Dalia Ińiguez y Francisco Jambrina, acompańados de Héctor Gómez, Bárbara Gil, Beatriz Sheridan, Augusto Benedico, María Idalia, Luis Beristain, Alicia Montoya, Jorge Lavat, Miguel Suárez, Julio Alemán.

Fue un suceso que sobrepasó las expectativas, diariamente se aglomeraba la gente en la puerta de Telesistema Mexicano para enfrentar a la malvada Nora (Silvia Derbez) la “robamaridos”. Fueron 50 capítulos de éxito absoluto, el porqué, aún es motivo de grandes estudios. Quizá porque atinaron a dirigirlas a las mujeres, que en esos ańos, aún no se integraban del todo a la fuerza de trabajo y permanecían en casa, junto a las abuelas, las suegras, las hijas, las cuńadas, que se enamoraron del género y lo hicieron suyo. Quizá porque eran (y son) aspiracionales, quizá porque a través de ellas se logra la justicia. Siempre, por mucho que se sufra, al final triunfa el amor; siempre, los que engańan tienen su castigo, los que matan, tarde o temprano van a la cárcel. El que estudia y es bueno, siempre tiene su recompensa.

Exactamente 50 ańos después, cuando las telenovelas mexicanas se venden en 120 países, dońa Fernanda Villeli, a los 86 ańos, acepta que nunca imaginó lo que sucedería.

A Senda Prohibida siguió Gutierritos, que terminó por conquistar al televidente, tanto, que la venta de los televisores de contado y en abonos se incrementó en un 50 por ciento. A todos conmovía el sufrimiento de un buen hombre agobiado por su malvada mujer.

Fueron las dos primeras y aunque los ańos se han sumado, el mundo ha cambiado y ya estamos en otro siglo, ahí siguen, vigentes, han sobrevivido a la feroz crítica de sus detractores. Con ellas han surgido y crecido muchos, muchos escritores, directores y actores.

A lo largo de este medio siglo, Televisa lleva producidas 720 y, aunque usted no lo crea, 720 veces ha repetido la misma historia; la pareja protagónica se enamora, son felices un rato y luego se separan por la maldad del villano (a), finalmente se quedan juntos y casi siempre hay boda y beso y con el villano o villana en silla de ruedas, muerto, quemado en la cárcel o loco, y es que como dice César Evora “No hay nada nuevo qué contar, luego de la historia de amor entre Romeo y Julieta y la lucha de los malos contra los buenos. El chiste está en contar la misma historia de distinta forma.

“Las telenovelas son universales, han ido evolucionando, se hacen versiones modernas para que gusten al público de hoy, de México, de China, de Rusia, de todas partes, se hacen para nińos, jóvenes y adultos, a los seres humanos nos gusta sońar. No se han estancado, hoy se hacen a otro ritmo, lo que antes pasaba en varios capítulos, hoy pasa en dos escenas, hoy son más intensas, más rápidas, excelentes producciones”, de ahí su vigencia en el público que las ha seguido por generaciones.

Las más significativas

Teresa (1961)

La Leona (1962)

Corona de Lágrimas (1965)

La Mentira (1965-1982-1998)

Corazón Salvaje (1966-1977-1993)

El Derecho de Nacer

La Duquesa

María Isabel (1996)

Anita de Montemar

Estafa de Amor

Chucho el Roto

Los Caudillos

Fallaste Corazón

Simplemente María (1969-1989)

La Gata

La Constitución

Yesenia (1970)

El Amor Tiene Cara de Mujer

Esmeralda

Lucía Sombra

Muchacha Italiana

Viene a Casarse

La Recogida

La Usurpadora (1971)

Los Hermanos Coraje

La Hiena

Ana del Aire

El Chofer

Mundo de Juguete (1974)

Lo Imperdonable

Paloma (1975)

Mundos Opuestos

Rina (1977)

Ladronzuela

Mamá Campanita

Viviana (1978)

Los Ricos También Lloran (1979)

Colorina (1980)

Vanessa

Chispita (1981)

El Maleficio (1983)

Cuna de Lobos (1986)

María Mercedes (1992)

Dos Mujeres un Camino (1993)

Rubí

Amor Real

Alborada, La fea más Bella