¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Marfil
belmari2
Mensajes: 27,109
Registrado: ‎03-07-2010

LA OTRA CARA DEL ALMA ES HORRENDA

"La otra cara del alma"

El pozo de los deseos reprimidos Álvaro Cueva

 

Es horrenda, pero fabulosa. Por supuesto, le estoy hablando de La otra cara del alma, la nueva telenovela de las 20:30 de Azteca 13.

¿Por qué es horrenda? Porque su manufactura es barata entre lo barato. A ratos aquello no parece una producción de gala, sino un capítulo más de Lo que callamos las mujeres, que sería un magnífico concepto social, pero que está hecho como con dos pesos.

A esto agréguele las peores inconsistencias de reparto, de vestuario, de manejo de locaciones. ¡Bueno, hasta las pelucas se ven chafas!

Y ni hablemos de que cada actor está trabajando en su tono, en que no se nota la construcción de ni uno solo de esos personajes y de una larga lista de broncas de dirección, de musicalización, de iluminación, de todo.

¿Entonces por qué le digo que es fabulosa? Porque eso era exactamente lo que necesitaba Azteca 13 en ese horario.

Ojo, venimos de Cosas de la vida, de un público sin noción estética, que goza con los alaridos, que disfruta con las estridencias, al que no le importa si lo que está viendo es falso o verdadero.

La otra cara del alma es para esas personas como en su momento lo fue un título tan espantoso, pero exitoso, como Emperatriz.

La nueva producción de Azteca 13 arma una barra bastante interesante después de lo que construyó Rocío Sánchez Azuara. Lo menos que le auguro es un cañonazo económico monumental.

Por si esto no fuera suficiente, su protagonista es justo la clase de estrella que la audiencia de Cosas de la vida esperaría ver para consolarse de todas las historias de terror y lujuria que acaba de presenciar.

Es Gabriela Spanic una actriz impresionantemente famosa entre las clases populares de México y de muchos lugares del mundo.

Es una mujer con el mismo cuerpo de las heroínas de las historietas, que ha sufrido, que ha gozado, de familia, pero al mismo tiempo de pecado.

Estoy tan convencido del impacto de Gabriela Spanic que casi le podría jurar que sin ella, La otra cara del alma no la verían ni las familias de los trabajadores que colaboraron en su manufactura.

Y es aquí donde tenemos que reconocer que a la mejor doña Gabriela no es una actriz como Meryl Streep o como Glenn Close, pero es una reina de las telenovelas, una de las pocas que quedan y que le da sentido a los escasos melodramas seriados que se están haciendo en Azteca Novelas.

A mí lo que me preocupa no es todo lo que usted y yo podemos retorcernos de la risa viboreando cada una de las escenas de esta emisión, sino la terrible dependencia que Azteca Novelas ha generado hacia el talento de Televisa.

La otra cara del alma no es una telenovela del Ajusco, es una telenovela de Televisa, pero sin Televisa.

Ni uno solo de los integrantes del triángulo amoroso de este proyecto fue creado por la empresa de Ricardo Salinas.

Todos vienen de la de Emilio Azcárraga y no precisamente de protagonizar un “hit” internacional como Lucero o Fernando Colunga, vienen o de penosas anécdotas sensacionalistas como Michelle Vieth o de participaciones muy menores como Eduardo Capetillo.

La misma Gabriela Spanic ya no iba a volver a ser protagonista en ninguna producción de Televisa.

En Azteca, ahora, en cambio, es una diosa, la diosa que tristemente desplazó el estándar de calidad que ahí impusieron figurones como Angélica Aragón y Bárbara Mori.

Estamos ante un problema de identidad, porque con un poquito más de dinero La otra cara del alma podría estar en El Canal de las Estrellas y hacer barra con Amores verdaderos de tan mala, de tan ridícula, de tan exagerada.

En cualquier momento, Eduardo Capetillo va a salir bailando en calzones como Eduardo Yáñez. Usted nomás espérese tantito.

¿Y a todo esto qué es La otra cara del alma? ¿De qué trata? Dicen que es un refrito de El ángel caído (Televisa, 1985), pero le juro que no tiene nada que ver.

Más bien es un remake o un plagio de alguna telenovela de Sudamérica o una historia original armada con base en lugares comunes que cuentan la vida de una mujer hipócrita que, con tal de vengar a sus padres y quedarse con una fortuna que cree que le corresponde, hace todo tipo de maldades.

Es como La sonrisa del diablo, Rubí, Teresa y como tantos y tantos melodramas de protagonista negativa que todos hemos visto alguna vez en la vida, hasta eso, bien escrito.

Pero no, la nota no es la llegada de una telenovela de este tipo a Azteca 13, porque desde que recontrataron (y dejaron de contratar) a Christian Bach se la han pasado insistiendo, de una forma o de otra, en este tipo de cuestiones.

Las nota es el triunfo del estilo Televisa sobre el de Azteca, la victoria de lo estridente, la manera tan penosa como nuestros horarios más importantes se han estado llenando de esta clase de telenovelas y no de otras, lo cual dice cosas muy penosas de nosotros como público, como país. ¿O usted qué opina?

 

 

http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/9164518

Platino Brillante
angelsalvaje16
Mensajes: 10,033
Registrado: ‎07-06-2012

Re: LA OTRA CARA DEL ALMA ES HORRENDA


belmari2 ha escrito:

"La otra cara del alma"

El pozo de los deseos reprimidos Álvaro Cueva

 

Es horrenda, pero fabulosa. Por supuesto, le estoy hablando de La otra cara del alma, la nueva telenovela de las 20:30 de Azteca 13.

¿Por qué es horrenda? Porque su manufactura es barata entre lo barato. A ratos aquello no parece una producción de gala, sino un capítulo más de Lo que callamos las mujeres, que sería un magnífico concepto social, pero que está hecho como con dos pesos.

A esto agréguele las peores inconsistencias de reparto, de vestuario, de manejo de locaciones. ¡Bueno, hasta las pelucas se ven chafas!

Y ni hablemos de que cada actor está trabajando en su tono, en que no se nota la construcción de ni uno solo de esos personajes y de una larga lista de broncas de dirección, de musicalización, de iluminación, de todo.

¿Entonces por qué le digo que es fabulosa? Porque eso era exactamente lo que necesitaba Azteca 13 en ese horario.

Ojo, venimos de Cosas de la vida, de un público sin noción estética, que goza con los alaridos, que disfruta con las estridencias, al que no le importa si lo que está viendo es falso o verdadero.

La otra cara del alma es para esas personas como en su momento lo fue un título tan espantoso, pero exitoso, como Emperatriz.

La nueva producción de Azteca 13 arma una barra bastante interesante después de lo que construyó Rocío Sánchez Azuara. Lo menos que le auguro es un cañonazo económico monumental.

Por si esto no fuera suficiente, su protagonista es justo la clase de estrella que la audiencia de Cosas de la vida esperaría ver para consolarse de todas las historias de terror y lujuria que acaba de presenciar.

Es Gabriela Spanic una actriz impresionantemente famosa entre las clases populares de México y de muchos lugares del mundo.

Es una mujer con el mismo cuerpo de las heroínas de las historietas, que ha sufrido, que ha gozado, de familia, pero al mismo tiempo de pecado.

Estoy tan convencido del impacto de Gabriela Spanic que casi le podría jurar que sin ella, La otra cara del alma no la verían ni las familias de los trabajadores que colaboraron en su manufactura.

Y es aquí donde tenemos que reconocer que a la mejor doña Gabriela no es una actriz como Meryl Streep o como Glenn Close, pero es una reina de las telenovelas, una de las pocas que quedan y que le da sentido a los escasos melodramas seriados que se están haciendo en Azteca Novelas.

A mí lo que me preocupa no es todo lo que usted y yo podemos retorcernos de la risa viboreando cada una de las escenas de esta emisión, sino la terrible dependencia que Azteca Novelas ha generado hacia el talento de Televisa.

La otra cara del alma no es una telenovela del Ajusco, es una telenovela de Televisa, pero sin Televisa.

Ni uno solo de los integrantes del triángulo amoroso de este proyecto fue creado por la empresa de Ricardo Salinas.

Todos vienen de la de Emilio Azcárraga y no precisamente de protagonizar un “hit” internacional como Lucero o Fernando Colunga, vienen o de penosas anécdotas sensacionalistas como Michelle Vieth o de participaciones muy menores como Eduardo Capetillo.

La misma Gabriela Spanic ya no iba a volver a ser protagonista en ninguna producción de Televisa.

En Azteca, ahora, en cambio, es una diosa, la diosa que tristemente desplazó el estándar de calidad que ahí impusieron figurones como Angélica Aragón y Bárbara Mori.

Estamos ante un problema de identidad, porque con un poquito más de dinero La otra cara del alma podría estar en El Canal de las Estrellas y hacer barra con Amores verdaderos de tan mala, de tan ridícula, de tan exagerada.

En cualquier momento, Eduardo Capetillo va a salir bailando en calzones como Eduardo Yáñez. Usted nomás espérese tantito.

¿Y a todo esto qué es La otra cara del alma? ¿De qué trata? Dicen que es un refrito de El ángel caído (Televisa, 1985), pero le juro que no tiene nada que ver.

Más bien es un remake o un plagio de alguna telenovela de Sudamérica o una historia original armada con base en lugares comunes que cuentan la vida de una mujer hipócrita que, con tal de vengar a sus padres y quedarse con una fortuna que cree que le corresponde, hace todo tipo de maldades.

Es como La sonrisa del diablo, Rubí, Teresa y como tantos y tantos melodramas de protagonista negativa que todos hemos visto alguna vez en la vida, hasta eso, bien escrito.

Pero no, la nota no es la llegada de una telenovela de este tipo a Azteca 13, porque desde que recontrataron (y dejaron de contratar) a Christian Bach se la han pasado insistiendo, de una forma o de otra, en este tipo de cuestiones.

Las nota es el triunfo del estilo Televisa sobre el de Azteca, la victoria de lo estridente, la manera tan penosa como nuestros horarios más importantes se han estado llenando de esta clase de telenovelas y no de otras, lo cual dice cosas muy penosas de nosotros como público, como país. ¿O usted qué opina?

 

 

http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/9164518


:Inlove:

Diamante
ivana22croata
Mensajes: 27,036
Registrado: ‎05-03-2006

Re: LA OTRA CARA DEL ALMA ES HORRENDA

[ Editado ]

angelsalvaje16 ha escrito:

belmari2 ha escrito:

"La otra cara del alma"

El pozo de los deseos reprimidos Álvaro Cueva

 

Es horrenda, pero fabulosa. Por supuesto, le estoy hablando de La otra cara del alma, la nueva telenovela de las 20:30 de Azteca 13.

¿Por qué es horrenda? Porque su manufactura es barata entre lo barato. A ratos aquello no parece una producción de gala, sino un capítulo más de Lo que callamos las mujeres, que sería un magnífico concepto social, pero que está hecho como con dos pesos.

A esto agréguele las peores inconsistencias de reparto, de vestuario, de manejo de locaciones. ¡Bueno, hasta las pelucas se ven chafas!

Y ni hablemos de que cada actor está trabajando en su tono, en que no se nota la construcción de ni uno solo de esos personajes y de una larga lista de broncas de dirección, de musicalización, de iluminación, de todo.

¿Entonces por qué le digo que es fabulosa? Porque eso era exactamente lo que necesitaba Azteca 13 en ese horario.

Ojo, venimos de Cosas de la vida, de un público sin noción estética, que goza con los alaridos, que disfruta con las estridencias, al que no le importa si lo que está viendo es falso o verdadero.

La otra cara del alma es para esas personas como en su momento lo fue un título tan espantoso, pero exitoso, como Emperatriz.

La nueva producción de Azteca 13 arma una barra bastante interesante después de lo que construyó Rocío Sánchez Azuara. Lo menos que le auguro es un cañonazo económico monumental.

Por si esto no fuera suficiente, su protagonista es justo la clase de estrella que la audiencia de Cosas de la vida esperaría ver para consolarse de todas las historias de terror y lujuria que acaba de presenciar.

Es Gabriela Spanic una actriz impresionantemente famosa entre las clases populares de México y de muchos lugares del mundo.

Es una mujer con el mismo cuerpo de las heroínas de las historietas, que ha sufrido, que ha gozado, de familia, pero al mismo tiempo de pecado.

Estoy tan convencido del impacto de Gabriela Spanic que casi le podría jurar que sin ella, La otra cara del alma no la verían ni las familias de los trabajadores que colaboraron en su manufactura.

Y es aquí donde tenemos que reconocer que a la mejor doña Gabriela no es una actriz como Meryl Streep o como Glenn Close, pero es una reina de las telenovelas, una de las pocas que quedan y que le da sentido a los escasos melodramas seriados que se están haciendo en Azteca Novelas.

A mí lo que me preocupa no es todo lo que usted y yo podemos retorcernos de la risa viboreando cada una de las escenas de esta emisión, sino la terrible dependencia que Azteca Novelas ha generado hacia el talento de Televisa.

La otra cara del alma no es una telenovela del Ajusco, es una telenovela de Televisa, pero sin Televisa.

Ni uno solo de los integrantes del triángulo amoroso de este proyecto fue creado por la empresa de Ricardo Salinas.

Todos vienen de la de Emilio Azcárraga y no precisamente de protagonizar un “hit” internacional como Lucero o Fernando Colunga, vienen o de penosas anécdotas sensacionalistas como Michelle Vieth o de participaciones muy menores como Eduardo Capetillo.

La misma Gabriela Spanic ya no iba a volver a ser protagonista en ninguna producción de Televisa.

En Azteca, ahora, en cambio, es una diosa, la diosa que tristemente desplazó el estándar de calidad que ahí impusieron figurones como Angélica Aragón y Bárbara Mori.

Estamos ante un problema de identidad, porque con un poquito más de dinero La otra cara del alma podría estar en El Canal de las Estrellas y hacer barra con Amores verdaderos de tan mala, de tan ridícula, de tan exagerada.

En cualquier momento, Eduardo Capetillo va a salir bailando en calzones como Eduardo Yáñez. Usted nomás espérese tantito.

¿Y a todo esto qué es La otra cara del alma? ¿De qué trata? Dicen que es un refrito de El ángel caído (Televisa, 1985), pero le juro que no tiene nada que ver.

Más bien es un remake o un plagio de alguna telenovela de Sudamérica o una historia original armada con base en lugares comunes que cuentan la vida de una mujer hipócrita que, con tal de vengar a sus padres y quedarse con una fortuna que cree que le corresponde, hace todo tipo de maldades.

Es como La sonrisa del diablo, Rubí, Teresa y como tantos y tantos melodramas de protagonista negativa que todos hemos visto alguna vez en la vida, hasta eso, bien escrito.

Pero no, la nota no es la llegada de una telenovela de este tipo a Azteca 13, porque desde que recontrataron (y dejaron de contratar) a Christian Bach se la han pasado insistiendo, de una forma o de otra, en este tipo de cuestiones.

Las nota es el triunfo del estilo Televisa sobre el de Azteca, la victoria de lo estridente, la manera tan penosa como nuestros horarios más importantes se han estado llenando de esta clase de telenovelas y no de otras, lo cual dice cosas muy penosas de nosotros como público, como país. ¿O usted qué opina?

 

 

http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/9164518


:Inlove:


Simplemente DIVA :Fiesta:

Spoiler
 

Senior
amolove22
Mensajes: 781
Registrado: ‎11-07-2012

Re: LA OTRA CARA DEL ALMA ES HORRENDA

DIVA CON 6.3 YEAAAAAAAAAAAAAAAA
TELEVISA TELENOVELAS
Diamante
ivana22croata
Mensajes: 27,036
Registrado: ‎05-03-2006

Re: LA OTRA CARA DEL ALMA ES HORRENDA

El mismo Cuevita dijo
Si estuviera en Televisa pordia hacer competencia para AV
:smileyvery-happy: ardee :smileywink:

Cristal
munekiti
Mensajes: 6,434
Registrado: ‎09-12-2008

Re: LA OTRA CARA DEL ALMA ES HORRENDA

horrenda pero maravillosa? :Bizco:

 

Platino Brillante
ticomico
Mensajes: 10,416
Registrado: ‎04-09-2005

Re: LA OTRA CARA DEL ALMA ES HORRENDA

Gabriela no es una actriz como Meryl Streep o como Glenn Close, pero es

Todos vienen de la de Emilio Azcárraga y no precisamente de protagonizar un “hit” internacional como Lucero o Fernando Colunga, vienen o de penosas anécdotas sensacionalistas como Michelle Vieth o de participaciones muy menores como Eduardo Capetillo.

La misma Gabriela Spanic ya no iba a volver a ser protagonista en ninguna producción de Televisa.


Diamante
cesargarras
Mensajes: 33,825
Registrado: ‎08-15-2009

Re: LA OTRA CARA DEL ALMA ES HORRENDA

Ese j0t0 es gabofan
Acero
unimarianapirc
Mensajes: 2,130
Registrado: ‎07-16-2012

Re: LA OTRA CARA DEL ALMA ES HORRENDA

A mi no me parece barata LOCDA.
Gaby Spanic es popular y le da al publico lo que quiere.
Shapó x ella.
Plata
alexcm96
Mensajes: 8,145
Registrado: ‎06-12-2012

Re: LA OTRA CARA DEL ALMA ES HORRENDA


belmari2 ha escrito:

"La otra cara del alma"

El pozo de los deseos reprimidos Álvaro Cueva

 

Es horrenda, pero fabulosa. Por supuesto, le estoy hablando de La otra cara del alma, la nueva telenovela de las 20:30 de Azteca 13.

¿Por qué es horrenda? Porque su manufactura es barata entre lo barato. A ratos aquello no parece una producción de gala, sino un capítulo más de Lo que callamos las mujeres, que sería un magnífico concepto social, pero que está hecho como con dos pesos.

A esto agréguele las peores inconsistencias de reparto, de vestuario, de manejo de locaciones. ¡Bueno, hasta las pelucas se ven chafas!

Y ni hablemos de que cada actor está trabajando en su tono, en que no se nota la construcción de ni uno solo de esos personajes y de una larga lista de broncas de dirección, de musicalización, de iluminación, de todo.

¿Entonces por qué le digo que es fabulosa? Porque eso era exactamente lo que necesitaba Azteca 13 en ese horario.

Ojo, venimos de Cosas de la vida, de un público sin noción estética, que goza con los alaridos, que disfruta con las estridencias, al que no le importa si lo que está viendo es falso o verdadero.

La otra cara del alma es para esas personas como en su momento lo fue un título tan espantoso, pero exitoso, como Emperatriz.

La nueva producción de Azteca 13 arma una barra bastante interesante después de lo que construyó Rocío Sánchez Azuara. Lo menos que le auguro es un cañonazo económico monumental.

Por si esto no fuera suficiente, su protagonista es justo la clase de estrella que la audiencia de Cosas de la vida esperaría ver para consolarse de todas las historias de terror y lujuria que acaba de presenciar.

Es Gabriela Spanic una actriz impresionantemente famosa entre las clases populares de México y de muchos lugares del mundo.

Es una mujer con el mismo cuerpo de las heroínas de las historietas, que ha sufrido, que ha gozado, de familia, pero al mismo tiempo de pecado.

Estoy tan convencido del impacto de Gabriela Spanic que casi le podría jurar que sin ella, La otra cara del alma no la verían ni las familias de los trabajadores que colaboraron en su manufactura. 6.3 :smileyvery-happy::smileyvery-happy:

Y es aquí donde tenemos que reconocer que a la mejor doña Gabriela no es una actriz como Meryl Streep o como Glenn Close, pero es una reina de las telenovelas, una de las pocas que quedan y que le da sentido a los escasos melodramas seriados que se están haciendo en Azteca Novelas.

A mí lo que me preocupa no es todo lo que usted y yo podemos retorcernos de la risa viboreando cada una de las escenas de esta emisión, sino la terrible dependencia que Azteca Novelas ha generado hacia el talento de Televisa.

La otra cara del alma no es una telenovela del Ajusco, es una telenovela de Televisa, pero sin Televisa.

Ni uno solo de los integrantes del triángulo amoroso de este proyecto fue creado por la empresa de Ricardo Salinas.

Todos vienen de la de Emilio Azcárraga y no precisamente de protagonizar un “hit” internacional como Lucero o Fernando Colunga, vienen o de penosas anécdotas sensacionalistas como Michelle Vieth o de participaciones muy menores como Eduardo Capetillo.

La misma Gabriela Spanic ya no iba a volver a ser protagonista en ninguna producción de Televisa.

En Azteca, ahora, en cambio, es una diosa, la diosa que tristemente desplazó el estándar de calidad que ahí impusieron figurones como Angélica Aragón y Bárbara Mori.

Estamos ante un problema de identidad, porque con un poquito más de dinero La otra cara del alma podría estar en El Canal de las Estrellas y hacer barra con Amores verdaderos de tan mala, de tan ridícula, de tan exagerada.

En cualquier momento, Eduardo Capetillo va a salir bailando en calzones como Eduardo Yáñez. Usted nomás espérese tantito.

¿Y a todo esto qué es La otra cara del alma? ¿De qué trata? Dicen que es un refrito de El ángel caído (Televisa, 1985), pero le juro que no tiene nada que ver.

Más bien es un remake o un plagio de alguna telenovela de Sudamérica o una historia original armada con base en lugares comunes que cuentan la vida de una mujer hipócrita que, con tal de vengar a sus padres y quedarse con una fortuna que cree que le corresponde, hace todo tipo de maldades.

Es como La sonrisa del diablo, Rubí, Teresa y como tantos y tantos melodramas de protagonista negativa que todos hemos visto alguna vez en la vida, hasta eso, bien escrito.

Pero no, la nota no es la llegada de una telenovela de este tipo a Azteca 13, porque desde que recontrataron (y dejaron de contratar) a Christian Bach se la han pasado insistiendo, de una forma o de otra, en este tipo de cuestiones.

Las nota es el triunfo del estilo Televisa sobre el de Azteca, la victoria de lo estridente, la manera tan penosa como nuestros horarios más importantes se han estado llenando de esta clase de telenovelas y no de otras, lo cual dice cosas muy penosas de nosotros como público, como país. ¿O usted qué opina?

 

 

http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/9164518


 

Creo que Álvaro dijo muchas verdades

¡Lucero conduce... YO SOY EL ARTISTA! Domingos 8pm/7c por Telemundo, transmisión simultánea en Telemundo Internacional y dos horas después en E! latinoamérica-