amigos de paises

¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Platino Brillante
cenicientar707
Mensajes: 18,689
Registrado: ‎01-21-2006

Re: EL PODER DE LA ESPOSA QUE ORA (libro) Lectura


¿Quién YO? ¿CAMBIAR?



No digas que no te avisé. Cuando oras por tu esposo, especialmente con la esperanza de que él cambie, con seguridad puedes esperar algunos cambios. Pero los primeros cambios no serán en él sino en ti. Si esto te enoja, como me pasó a mi, tú dirás. ¡Un momento! ¡Yo no soy la que necesita cambiar aquí! Pero Dios ve cosas que nosotros no vemos. Él conoce dónde tenemos que mejorar. Él no tiene que buscar por mucho tiempo para descubrir actitudes y hábitos que están fuera de su perfecta voluntada para nosotros. Él quiere que nosotras no pequemos en nuestros corazones, porque el pecado nos separa de Él y no recibimos respuesta a nuestras oraciones. "Si en mi corazón hubiera abrigado maldad, el Señor no me habría escuchado" (Salvo 66:18). Dios desea que nuestros corazones estén bien para que las respuestas a nuestras oraciones no sean comprometidas.



Este requisito es difícil cuando sientes que tu esposo ha pecado contra ti con falta de amabilidad, falta de respeto, indiferencia, irresponsabilidad, infidelidad, abandono, crueldad, o abuso. Pero Dios considera los pecados de falta de perdón, enojo, odio, autocompasión, falta de amor y venganza tan malos como cualquier otro. Confiésalos y pídele a Dios que te libre de cualquier cosa que no sea de Él. Uno de los mejores regalos que puedes dar a tu esposo es tenerte a ti por completo. La herramienta más efectiva para transformarlo puede que sea tu propia transformación.



No te preocupes, yo luché con todo esto también. De hecho cada vez que mi esposo y yo llegábamos a un callejón sin salida, Dios y yo conversábamos más o menos de esta manera.



¿Ves como es él, Señor?


¿Ves como eres?


Señor, ¿te refieres que hay cosas que quieres cambiar en mi?


Muchas cosas, ¿Estás dispuesta a escucharlas?


Bueno, supongo


Dime cuando estés en realidad dispuesta


¿por qué yo, Dios? Él es el que necesita cambiar


El punto no es quien necesita cambiar. El punto es quien está dispuesto a cambiar.


Pero Dios, esto no es justo


Yo nunca dije que la vida es justa, dije que yo soy justo.


Pero yo…


Alguien tiene que estar dispuesto a comenzar


Pero…


¿Cuán importante es conversar tu matrimonio?


Muy importante. Las otras opciones no son aceptables?


He dicho. Comencemos cambiándote a ti.


Ayúdame a tener una buena actitud en cuanto a esto, Señor


Eso depende de ti


¿Tengo que orar por mi esposo aunque él no lo esté haciendo por mi?


Precisamente


Pero eso no es… está bien, está bien, ya recuerdo. La vida no es justa. ¡ eres justo!


(Silencio. Él está asistiendo con la cabeza desde el cielo)


"Me rindo. Comienza. ¡Ay, esto va ser doloroso! Ca..cambia…no puedo creer que estoy diciendo esto"


(Profundo suspiro) Cámbiame Señor.


Platino Brillante
cenicientar707
Mensajes: 18,689
Registrado: ‎01-21-2006

Re: EL PODER DE LA ESPOSA QUE ORA (libro) Lectura



¿Doloroso? ¡Sí! El morir a uno mismo siempre es doloroso. Es especial cuando estás convencida de que la otra persona necesita cambar más que tú. Pero este tipo de dolor te lleva la vida. La otra opción es igual de doloraza y su final es la muerte de un sueño, una relación, un matrimonio y una familia.





Dios puede resucitar un matrimonio que está muerto, pero requiere que nosotras nos humillemos ante Él y que deseemos vivir a su manera: perdonando, siendo bondadosas y dando amor. Significa dejar ir el pasado y todo el dolor asociado con éste y estar dispuestas a perder la discusión para poder ganar la batalla. No estoy diciendo que tienes que volverte una persona carente de personalidad, sentimientos o pensamientos propios, o permitir que tu esposo te azote a su antojo, (De hecho, si te encuentras en cualquier tipo de peligro físico o emocional, aléjate de inmediato de esa situación y ve a un lugar seguro donde puedas recibir ayuda. Tú puedes orar desde allí mientras él recibe la ayuda que necesita). La sumisión es algo que ofreces de corazón, no algo que se demanda de ti. Jesús dijo. "El que encuentre su vida, la perderá y el que la pierda por mi causa, la encontrará" (Mateo 10:39) Pero entregar tu vida es algo que haces voluntariamente, no algo que se recibe de ti a la fuerza. Lo que estoy diciendo es que actitud tiene que ser: "Lo que tú desees, Señor. Muéstramelo y yo lo haré". Significa estar dispuesta a morir al yo y decir: "Cámbiame Señor"



 





EL LENGUAJE PRIMORDIAL DEL AMOR





Algo increíble sucede a nuestros corazones cuando oramos por otra persona. La dureza se disipa. Podemos ir más allá del dolor, y perdonar. Incluso terminamos amando a la persona por la que estamos orando. ¡Es milagroso! Sucede porque cuando oramos entramos a la presencia de Dios y Él nos llena con su Espíritu de amor. Cuando oras por tu esposo, el amor de Dios hacia él crecerá en tu corazón. No solo eso, encontrarás amor creciendo en su corazón para ti, sin él ni saber que estás orando. Esto se debe a que la oración es el lenguaje primordial del amor. Comunica en maneras que nosotros no podemos. Yo he visto mujeres sin sentimientos de amor por sus esposos, y con el tiempo, a medida que oran esos sentimientos surgen. En ocasiones, ellos se sienten diferentes después de la primera oración sincera.





El hablar a Dios sobre tu esposo es un acto de amor. La oración da lugar al amor, el amor genera más oración, que a cambio produce más amor. Aunque tus oraciones no nazcan de motivos desinteresados por completo, se volverán más desinteresadas a medida que continúas orando. Te darás cuenta de que eres más amorosa en tus respuesta y que los temas que antes causaban rencor entre ustedes no van a causarlo más. Podrán llegar a un acuerdo mutuo sin discutir. Esta unidad es vital.





Cuando no estamos unidos, todo se desbarata. Jesús dijo: "todo reino dividido contra si mismo quedará asolado, y toda ciudad o familia dividida contra sí misma no se mantendrá en pie" (Mateo 12:25). La oración trae unidad incluso cuando no están orando juntos. He visto desaparecer gran tensión entre mi esposo y yo, solo orando por él. También, preguntándole "¿Cómo puedo orar por ti?" trae un aspecto de amor y cuidado en la situación. Mi esposo por lo general se detiene y me responde con detalle cuando de otra manera nunca me contaría nada. Yo sé incluso de esposos no creyentes que responden positivamente a esa pregunta de sus esposas.





El punto en todo esto es que como esposo y esposa no deseamos tomar calles separadas. Anhelamos estar en el mismo camino y ser compatibles, compañeros para toda la vida y tener un amor que dure hasta el final de nuestras vidas. La oración, como el primordial lenguaje del amor, puede hacer que eso suceda.



Platino Brillante
cenicientar707
Mensajes: 18,689
Registrado: ‎01-21-2006

Re: EL PODER DE LA ESPOSA QUE ORA (libro) Lectura


NI SIQUIRA ME GUSTA… ¿Cómo PUEDO ORAR POR ÉL?



¿Has estado alguna vez tan enojada con tu esposo que lo último que deseabas hacer era orar por él? Yo también. Es difícil orar por alguien cuando estás enojada o esa persona te ha herido. Pero eso es exactamente lo que Dios, desea que hagamos. Si Él nos pide que oremos por nuestros enemigos, ¿Cuánto más debemos nosotras orar por la persona con quien nos hemos convertido en una y a la que se supone que amemos? ¿Pero cómo podemos pasar la falta de perdón y la actitud de crítica?



Para poder derrumbar las paredes en nuestros corazones y destruir las barreras que detiene la comunicación, tenemos que ser completamente honestas con el Señor acerca de nuestros sentimientos. No tenemos que "agregarlos". El conoce la verdad y desea que si estamos dispuestas a admitirlo y confesarlo como desobediencia a sus caminos. Si es así, Él tiene entonces un corazón con el cual puede trabajar.



Si estás enojada con tu esposo, díselo a Dios. No dejes que se convierta en un cáncer que crece cada día que pasa. No digas "Yo voy a vivir mi vida y dejar que él viva la suya". Hay un precio que pagar cuando actuamos completamente independientes el uno de otro. "En el Señor, ni la mujer existe aparte del hombre ni el hombre aparte de la mujer" (1 Corintios 11:11)



Debes decir: "Señor, no deseo orar por este hombre. Confieso mi enojo, herida, falta de perdón, decepción, resentimiento y dureza de corazón hacia él. Perdóname y crea en mi un corazón puro y un espíritu recto delante de ti. Dame una actitud nueva hacia él: positiva, gozosa, amorosa, que perdona. Donde él ha errado, revélaselo y dale convicción en su corazón. Guíalo por el camino del arrepentimiento y la liberación. Ayúdame a no mantenerme alejada de él emocionalmente o físicamente por causa de la falta de perdón, y ayuda a cualquiera de nosotros que necesite pedir perdón al otro por algún motivo, Si hay algo que no he visto y está empeorando este problema, revélamelo y ayúdame a comprenderlo. Quita cualquier tipo de confusión que los malentendidos o la mala comunicación haya creado. Cualquier comportamiento en nosotros que sea necesario cambiarlo, te ruego que suceda ese cambio. A pesar de todo y que pienso que el enojo que siento hacía él es justificado, quiero hacer lo que desees. Te entrego todos estos sentimientos. Dame un nuevo sentimiento de amor para él y palabras para sanar esta situación".



Si te sientes capaz haz esta pequeña prueba y observa qué sucede. Ora por tu esposo cada día durante un mes, usando cada uno de las treinta áreas de oraciones que he incluido en este libro. Ora un capítulo diario, Pídele a Dios que derrame sus bendiciones sobre él y los colme a ambos de su amor. Observa si tu corazón no se ablanda hacia él, si su actitud hacia ti no cambia también y si tu relación no es más calmada. Si tienes dificultades haciendo este tipo de compromiso de oración, míralo desde la perspectiva del Señor. El ver a tu esposo a través de los ojos de Dios, no sólo como tu esposo sino como hijo de Dios, un hijo a quien el Señor ama, puede ser una gran revelación. Si alguien te llama y te pide que ores por su hijo, tú lo harías ¿cierto? Bueno, Dios lo está pidiendo.


Platino Brillante
cenicientar707
Mensajes: 18,689
Registrado: ‎01-21-2006

Re: EL PODER DE LA ESPOSA QUE ORA (libro) Lectura


CALLATE Y ORA



Hay tiempo para todo, nos dice la Biblia. Y esto nunca es más cierto que en el matrimonio, en especial en cuanto a nuestro vocabulario se refiere. Hay tiempo para hablar y tiempo para no hablar y dichosos es el hombre cuya esposa puede discernir entre los dos. Cualquier que ha estado casado por cierto tiempo, se da cuenta de que hay cosas que es mejor no decirlas. La esposa tiene la habilidad de herir a su esposo de forma más profunda que cualquier otra persona puede hacerlo; y él puede hacer lo mismo a ella. No importa cuánto te disculpes después, las palabras no se pueden borrar, solo se pueden perdonar y no siempre es fácil hacerlo. En ocasione, cualquier cosa que podamos decir solo entorpecerá lo que Dios desea hacer, así que es mejor callarse y orar.



Al principio cuando Michael y yo nos casamos, yo no decía mucho si sentía que había algo mal. Mantenía mis sentimientos ocultos. Después que nació nuestro primer hijo, comencé a expresarme más verbalmente. Pero mientras más formulaba mis objeciones y opiniones más se resistía él y más discutíamos. Cualquier cosa que yo dijera no solo no lograba nada de lo que yo deseaba, sino que tenía el efecto contrario. Me tomo varios años aprender lo que millones de mujeres han aprendido a través de los siglos. ¡El regaño no funciona! El criticar no funciona. En ocasiones simplemente hablar no logra nada tampoco. He descubierto que la oración es lo único que siempre funciona. La seguridad que tienes en la oración es que tiene que pasar por Dios para hacerla. Esto significa que no puedes quedarte con una mala actitud, malos pensamientos, o motivos incorrectos. Cuando tú oras, Díos revela cualquier característica de tu personalidad que se resiste a Su orden de las cosas.



Mi esposo no va a hacer algo que él no desea hacer, y si termina haciéndolo, los miembros de su familia inmediata pagarán por ello. Si deseo que él haga algo, he aprendido a orar por eso hasta que tenga la paz de Dios en mi corazón antes de preguntarle. En ocasiones Dios cambia mi corazón, no me muestra una forma diferente, para que así yo no tenga que decir nada. Si necesito decir algo, trato de no hacerlo de forma abrupta. Primero oro por la dirección de Dios.



Sin embargo, me tomó mucho tiempo darme cuenta. Sucedió un día cuando leí en Proverbios, "Más vale habitar en el desierto que con mujer pendenciera y de mal genio" (Proverbios 21:19) Por alguna razón me impresionó.



"Pero Señor", le pregunte"¿Qué tal, más vale ser reprendido con franqueza que ser amado en secreto (Proverbios 27:5 "¿Nosotras no tenemos que decirles a nuestros esposos cuándo algo está mal?"



El me respondió: "Todo tiene un momento oportuno, hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo… un tiempo para callar y un tiempo para hablar (Eclesiastés 3:17) "el problema es que tú no conoces cómo hacerlo en amor"



"Está bien, Señor", le dije "Muéstrame cuándo hablar y cuándo callarme y orar"


Platino Brillante
cenicientar707
Mensajes: 18,689
Registrado: ‎01-21-2006

Re: EL PODER DE LA ESPOSA QUE ORA (libro) Lectura


La primera oportunidad para esto sucedió enseguida. Yo había comenzado un grupo de oración semanal para mujeres en mi casa y cambiaba tanto las vidas que le sugerí a mi esposo que empezara un grupo similar para los hombres. Pero él no quería oír hablar de eso. – Yo no tengo tiempo – fue su respuesta ya que no le gustaba la idea.



Mientras más hablaba del asunto, más se irritaba Michael. Después de recibir mis instrucciones de parte de Dios de "Cállate y ora", decidí tratar esa estrategia. Dejé de hablar del asunto y comencé a orar. También pedí a mi grupo de oración que se uniera conmigo a esta petición. Pasaron más de dos años después que dejé de mencionárselo y comencé a orar, un día Michael me anunció, repentinamente, que estaba organizando un grupo de oración semanal para hombres. Ha estado funcionando desde entonces y él aún no sabe que yo oré. Aunque tomó más tiempo del deseado, sucedió. Y hubo paz durante la espera, cosa que yo no habría tenido si no hubiera permanecido callada.



En la Biblia, la reina Ester oró, ayunó y busco el tiempo de Dios antes de acercarse a su esposo, el rey, para tratar un asunto muy importante. Había mucho en juego y ella lo sabía. Ester no salió corriendo y gritando: "¡El matón de tu amigo nos va arruinar nuestras vidas!" Ella oró primero y luego le ministró amor a él mientras Dios preparaba su corazón. El Señor siempre nos dará palabras para hablar y nos mostrará cuando decirlas, si le preguntamos. El momento lo es todo.



He conocido persona que usan la excusa "solo soy honesta" para devastar a otros con sus palabras. La Biblia dice "El necio da rienda suelta a su ira, pero el sabio sabe dominarla" (Proverbios 29:11). En otras palabras, es imprudente compartir cada pensamiento y sentimiento. El ser honesto no significa que tienes que ser completamente franca en cada comentario. Eso loe hace daño a las personas. Mientras que la honestidad es un requisito para un matrimonio de éxito, decirle a tu esposo todo lo que encuentras mal en él, no es solo un consejo enfermizo, sino que posiblemente esto no revela toda la verdad. La verdad total viene de la perspectiva de Dios, y Él, sin lugar a duda no tiene los mismos problemas con la forma de actuar de tu esposo que tienes tú. Nuestras meta no deber ser lograr que nuestros esposos hagan lo que nosotras queremos, sino más bien, debemos entregárselos a Dios para que Él haga en ellos lo que desea hacer.



Debes tener cuidado de rencores entre los que está bien y lo que está mal. Si no cae con claridad en una de esas dos categorías, guarda tus opiniones u ora por ellas, y luego según te dirija el Señor, revélalas para una discusión apacible. La Biblia dice: "No te apresures ni con la boca ni con la mente, a proferir ante dios palabra alguna, él está en el cielo y tú estás en la tierra. Mide, pues tus palabras (Eleciastés 5:2) Hay momentos cuando nosotras sólo debemos escuchar y no dar ninguna opinión, debemos apoyar y no ofrecer crítica constructiva.


Platino Brillante
cenicientar707
Mensajes: 18,689
Registrado: ‎01-21-2006

Re: EL PODER DE LA ESPOSA QUE ORA (libro) Lectura


No estoy sugiriendo ni por un momento que te conviertas en una simple alfombra donde uno se limpia los pies, que ni siquiera se enfrentará a su esposo con la verdad; en especial cuando está es para su bienestar. Por supuesto que tienes que comunicar con claridad tus pensamientos y sentimientos. Pero una vez que él los ha escuchado no continúes acosándolo hasta que se convierta en un tema de discusión y contienda.



Sí tienes que decir palabras que son difíciles de escuchar, pídele a Dios que te ayude a discernir cuándo tu esposo estará en mejor disposición para escucharlas. Ora por las palabras correctas y para que su corazón esté receptivo por completo. Yo sé que es difícil hacerlo si tienes unas cuantas palabras que te mueres por decir. Pero aún con lo difícil que parezca, es mejor dejar que Dios las escuche primero para que Él las suavice con su Espíritu. Esto es muy cierto cuando el diálogo ha cesado y cada palabra solo trae más dolor. Yo hubiera deseado aprender más temprano a orar antes de hablar. Muy a menudo, mis palabras desataron una reacción defensiva en mi esposo y produjeron palabras hirientes de la que ambos nos arrepentimos. El recibió mis sugerencias como lo estaba presionando para que hiciera algo o fuera alguien, aunque en mi corazón siempre le deseé lo mejor, tuvo que venir a él de parte de Dios.



Cuando nosotros vivimos por el poder de Dios en lugar de nuestra carne, no tenemos que luchar por poder con nuestras palabras. "Porque el reino de Dios no es cuestión de palabras sino de poder" (1 Corintios 4:20) Las palabras que nosotros hablamos no son las que hacen la diferencia, es l poder de Dios que las acompaña. Te sorprendería cuánto poder tienen tus palabras cuando oras antes de decirlas y estarás aún más sorprendida con lo que puede suceder cuando te callas y dejas que Dios actúe.


Platino Brillante
cenicientar707
Mensajes: 18,689
Registrado: ‎01-21-2006

Re: EL PODER DE LA ESPOSA QUE ORA (libro) Lectura


CREYENTE O NO



Si tu esposo no es creyente, tú ya sabes cuánto bien hace el seguir habándole sobre el Señor, si él no respondió cuando lo hiciste las primeras veces. No quiere decir que no puedes decirle nada, pero sí lo que tu dices él lo recibe con indiferencia o irritación, el próximo paso es mantenerte callada y orar. La Biblia dice que la esposa puede ganarse al esposo sin palabras, porque el comportamiento que él observa en ella dice más que sus palabras. "De modo que si alguno de ellos no creen en la palabra pueden ser ganados más por el comportamiento de ustedes que por sus palabras, al observar su conducta íntegra y respetuosa" (1 Pedro 3: 1,2)



Dios dice que Él habla de cosas que no son como si fuesen. Tú también puedes hacerlo. Puedes decir: "No voy a fingir, sino voy a hablar todas las cosas que no son parte de la vida de mi esposo como si ellas fuesen parte de la misma. Aunque él no tiene fe, voy a orar por él como si la tuviese" . Por supuesto que no puedes forzarlo a que haga algo que no quiere hacer, pero tú puedes tener acceso al poder de Dios, por medio de la oración para que su voz penetre el alma de tu esposo. No importa cuánto tiempo tengas que orar por tu esposo para que venga al conocimiento del Señor, aunque le tome toda su vida, el tiempo no será desperdiciado. Mientras tanto, ya sea que tú esposo es creyente o no, tú aún puedes orar todas las oraciones que aparecen en este libro para él y esperar ver respuesta significante.


Platino Brillante
cenicientar707
Mensajes: 18,689
Registrado: ‎01-21-2006

Re: EL PODER DE LA ESPOSA QUE ORA (libro) Lectura


PARA CREAR UN HOGAR



A mi no me importa lo liberada que seas, cuando te casas siempre habrá dos áreas que, en última instancia, serán tu responsabilidad: el hogar y los hijos. Incluso si eres la única que trabaja y tu esposo se queda en casa para mantenerla en orden y atender a los hijos, aún se esperará de ti que el corazón del hogar sea un santuario de paz, una fuente de contentamiento, aceptación, rejuvenecimiento, educación, descanso y amor para tu familia. Además de esto, también se espera de ti que seas sexualmente atractiva, buena considera, una gran madre y saludable física, emocional y espiritualmente. Es abrumador para la mayoría de mujeres pero las buenas noticias son que no tienes que hacerlo todo tú sola. Tu puedes buscar la ayuda de Dios.



Pídele al Señor que te muestre cómo hacer de tu hogar un refugio seguro que edifique a tu familia; un lugar donde fluya la creatividad y la comunicación sea continua y que te ayude a mantener tu casa limpia, la ropa lavada, la cocina en orden, la alacena y la nevera llena y las camas hechas. Estas son cosas básicas por las que el hombre puede que no felicite a su esposa por ellas todos los días (o nunca) él notará si no están hechas. Puede que mi esposo no busque en el armario una bombilla eléctrica o una batería durantes meses. Pero cuando lo hace, él desea que esté allí. Ni tampoco desea llegar tarde del trabajo a la casa y encontrar que no hay pan para hacerse un emparedado. Hago lo mejor posible para asegurarme que está allí. Le pido a Dios que me ayude a mantener la casa en una forma que mi esposo encuentre agradable regresar al hogar y traer a sus amigos. No es necesario tener muebles costosos o traer un decorador para hace todo esto. Mi primera casa era pequeña y tenía muebles de segunda mano que compré en una venta de artículos usados. Yo misma pinte todo el lugar (con la ayuda de una amiga) y lo hice lucir atractivo. Sólo es necesario pensar en el asunto y un poco de cuidado.



Parte de convertir una casa en un lugar acogedor es permitiéndole a tu esposo que sea la cabeza para que tú puedas ser el corazón. El tratar de ser ambos es demasiado. Dios puso al esposo como la cabeza de la familia, ya sea que se lo merezca o no, y no importa que se levante para su posición o no. Es el orden de Dios de las cosas. Esto no significa que una posición es más importante que la otra. Ambas trabajan juntas. Si tu esposo es la cabeza de la casa, tú tienes que tomar los pasos necesarios para hacerlo, inclusive si eras la parte principal que contribuye financieramente al mantenimiento del hogar. El tratar de hacer lo contrario mantiene una lucha constante.



Esto no significa que la esposa no puede trabajar y el esposo no puede cuidar del hogar; es la actitud del corazón y la cabeza la que hace la diferencia. Hubo semanas enteras, durante el final de cada libro que he escrito, que mi esposo cuidó de la casa y los niños para que yo pudiera cumplir con la fecha fijada. Esto nunca minimizó su función de líder o causó que yo usurpara su posición. Fue algo que él hizo para mí. Humo momentos en que él necesito que yo trabajara para él descansar. Yo lo hice por él. Es un equilibrio delicado para la mayoría de las personas, así que es mejor orar para que la integridad de las dos posiciones en el hogar, la cabeza y el corazón no sea comprometida.


Platino Brillante
cenicientar707
Mensajes: 18,689
Registrado: ‎01-21-2006

Re: EL PODER DE LA ESPOSA QUE ORA (libro) Lectura


Mantener el orden en la casa no significa que tiene que estar perfecta, pero no debiera estar fuera de control. Si tu estás trabajando tan fuerte como él para traer a casa un sueldo, las responsabilidades debieran ser compartidas en el hogar. Si él no desea compartirlas, gastar cierta cantidad de dinero para que otra persona te ayude unas cuantas horas a la semana, es mucho más económico que un divorcio, un quiropráctico, un terapeuta, un médico o un funeral. Pídele a Dios que te muestre sobre eso.



Todo lo que yo he dicho sobre el hogar también va dirigido a tu cuerpo, alma y espíritu. Se debe invertir algún esfuerzo en mantenerlos. En una ocasión escuche en un programa radial a una mujer que llamo para quejarse con un psicólogo popular, de que su esposo le había dicho que ya no la encontraba atractiva. Él le dijo "¿qué estás haciendo para lucir atractiva?" La persona que llamo no tuvo respuesta. El punto es, que ser atractiva no sucede solo. Incluso la mujer más maravillosa del mundo hace mucho para mantenerse atractivo. La reina Ester fue una de la más bella en su país y ella pasó un año embelleciéndose antes de conocer al rey.



Nosotras tenemos que hacernos esa misma pregunta "¿Qué estoy haciendo para lucir más atractiva para mi esposo?" ¿Me mantengo limpia y con un olor agradable? ¿Me aseguro de que mi ser interior esté limpio y rejuvenecido con ejercicios regulares? ¿Conservo mi fuerza y vitalidad con una dieta saludable? ¿Me visto de forma atractiva? Y más importante. Paso tiempo a solas con Dios cada día? Yo te garantizo que mientras más tiempo pases con el Señor, más radiante lucirás. "Engañoso es el encanto y pasajera la belleza; la mujer que teme al Señor es digna de alabanza" (Proverbios 31:30)



No puedes darte el lujo de no hacer esta inversión en ti misma en tu salud y en tu futuro. No es algo egoísta hacerlo. Es egoísta no hacerlo. Ora para que Dios te muestre qué pasos debes tomar y luego te capacite para tomarlos. Invita al Espíritu Santo a que more en ti y en tú hogar.


Platino Brillante
cenicientar707
Mensajes: 18,689
Registrado: ‎01-21-2006

Re: EL PODER DE LA ESPOSA QUE ORA (libro) Lectura


Deja ir las expectativas.



Al poco tiempo de estar casados, mi esposo me llamo del trabajo y me dijo que deseaba que preparara cierto plato con pollo para la cena. Fui a la tienda, compre la comida, la preparé y cuando llegó a casa, el entró por la puerta y me dijo con franqueza: No tengo deseos de comer pollo está noche, quiero costillas de cordero.



No necesito decirte los pensamientos que pasaron por mi mente porque estoy segura de que tú los conoces. Este no fue un incidente aislado. Casos similares sucedieron con demasiada frecuencia. No puedo contar el número de veces que Michael me prometió estar en casa para cenar y llamó diez minutos después que la cena estaba lista para decirme que él iba a trabajar hasta tarde y saldría a comer con sus compañeros. Al fin aprendí que no valía la pena molestarse, herirse o guardar resentimiento. Eso solo hacía las cosas peor. Lo ponía a la defensiva porque él pensaba que yo no entendía su situación. Comprendí que era más saludable para ambos si yo arreglaba lo que esperaba de él. Desde ese momento en adelante, preparaba la comida como si fuera solo para los niños y para mi. Si Michael podía unirse a nosotros, era una agradable sorpresa. Si no lo hacía, podía vivir con eso.



He aprendido que cuando suceden cosas que me decepcionan, en es mejor que me acuerde de las buenas cualidades de mi esposo. Recuerdo como a veces él me ayuda con los quehaceres de la casa y la cocina. Él es fiel y no me da razón para dudarlo; es un creyente que va a la iglesia, lee la Biblia, ora y tiene altos valores morales. Él nos ama a nuestros hijos y a mi; usa sus talentos para la Gloria de Dios, es un proveedor bueno y generoso. Las cosas pudieran estar mucho peor, así que no me voy a quejar de si él está en casa para cenar o no.



Pienso que si pudiera ayudar a una nueva esposa en alguna área sería desanimándola para que no entrara al matrimonio con una lagar lista de expectativas, ya que luego ella se molestará cuando su esposo no las cumpla. Por supuesto hay ciertas cosas básicas en las que deben estar de acuerdo antes de la fecha de la boda, tales como fidelidad, apoyo financiero, honestidad, bondad, decencia básica, altos niveles morales, amor físico y emocional y protección. Cuando tú no recibes esas cosas puedes pedirlas. Incluso cuando las recibas puedes orar pero en cuanto a específicos se refiere, tú no puedes exigir que una persona cumpla con todas tus expectativas. La presión para hacer eso y cumplir tus sueños al mismo tiempo puede ser abrumador para el hombre. En su lugar, lleva tus necesidades a Dios en oración y busca en El las repuestas. Si nosotras tratamos de controlar a nuestros esposos y tenemos una larga lista por la que ellos tienen que guiarse en la vida, y luego nos enojamos y decepcionamos cuando ellos no pueden cumplirla, entonces, nosotras somos las que estamos equivocadas. Los mayores problemas de mi matrimonio ocurrieron cuando mis expectativas de lo que yo pensaba que Michael debería ser o hacer, no coincidieron con la realidad de quien él era.



Deja ir tantas expectativas como te sea posible. Los cambios que tú deseas ver en tu esposo, o que él trata de hacer para agradarte, están destinados al fracaso y le traerán desencanto a ambos. En su lugar, pídele a dios que haga los cambios que sean necesarios. Él hará un mejor trabajo porque "Se además que todo lo que Dios ha hecho permanece para siempre; que no hay nada que añadirle ni quitarle y que Dios lo hizo así para que se le tema" (Eclesiastés 3:14) acepta a tu esposo de la forma que él es y ora por él para que crezca. Luego cuando suceden los cambios será porque Dios ha obrado en él y serán duraderos. "Solo en Dios halla descanso mi alma; de él viene mi esperanza" (Salmo 62:5). Tus mayores expectativas deben venir de Dios, no de tu esposo.