Responder
¡Bienvenido! Para que puedas participar, intercambiar mensajes privados, subir fotos, dar kudos y ser parte de las conversaciones necesitas estar ingresado en los Foros. | Ingresa | Regístrate Gratis
Papel
mivivirescristo
Mensajes: 1,736
Registrado: ‎12-06-2008
0 Kudos

DICCIONARIO CRISTIANO

Abadón.

Este es el nombre que se le da un ángel de Satanás en Ap. 9:11, y que aparece allí como rey de una horda de monstruos infernales como langostas. La traducción griega de esta palabra es ho Apollyon, "el destructor". La palabra abaddon aparece varias veces en el AT como un epíteto de Seol y Hades, y literalmente significa "destrucción" (de la raíz abad, que significa "ser perdido," "ser destruido"). Ocurre, por ejemplo, en Sal. 88:12, "Se habla en la tumba de tu amor, de tu lealtad en el lugar de perdición" (En forma similar Pr. 15:11; 27:20; Job 26:6; 28:22; 31:12).

 

Abba.

La palabra aparece tres veces en el NT. Marcos la usa en su relato de la oración de Jesús en Getsemaní (Mr. 14:36) Pablo la emplea dos veces para referirse al clamor de Espíritu en el corazón del cristiano (Ro, 8:15; Gá. 4:6). En cada caso la palabra se hace acompañar de su equivalente griego, ho patér. Abba viene del arameo abba. Dalman (Words of Jesus, T & T clark, Edimburgo, 1909, p. 192) piensa que significa "mi padre, mi papá." La palabra no aparece en la LXX. El uso que Pablo le da a la palabra sugiere que ella podría haber llegado a ser una fórmula casi litúrgica.

 

Abismo.

La RVR 1960 usa la palabra "abismo" para traducir la palabra griega abyssos todas las veces que ésta aparece en el NT (nueve veces). Los pasajes son Lc. 8:31; Ro. 10:7; Ap. 9:1, 2, 11; 11:7; 17:8; 20:1,3. Plummer nos muestra que abyssos en el griego clásico siempre es un adjetivo que significa: sin fondo, insondable (A. Plummer, A Critical and Exegetical Commentary of the Gospel of St. Luke, p. 231). Las treinta y cinco veces que aparece la palabra en la LXX nos revela que allí a veces se refiere a la profundidad del mar o la tierra, mientras que otras veces describe la morada de los muertos (Ez. 31:15). El NT usa la palabra para describir el lugar donde moran los demonios (Lc. 8:31) como también el lugar de tormento (Ap. 9:1). Godet nos enseña que Pablo la usa en Ro. 10:7 para describir la habitación de los muertos.

Adoración.

Esta palabra denota el mérito de un individuo para recibir honores especiales de acuerdo con su valía. Los términos bíblicos principales, el hebreo saha y el griego proskyneo, enfatizan el acto de postración, la acción de reverencia. La adoración es debida solamente a Dios (Exo. 20:3; Mat. 4:10; Apoc. 22:9). Acciones tales como inclinar con reverencia la cabeza (Ex. 34:8), levantar las manos (1 Ti. 2:8), arrodillarse (1 R. 8:54), y postrarse (Gn. 17:3; Ap. 1:17) manifiestan externamente la adoración interna que el alma dirige a Dios. En muchos de los Salmos (Sal. 93, 95-100) Dios es adorado por su majestad y poder, su providencia y bondad, su justicia y su santidad. Jesús recibió adoración en el día de su nacimiento (Mt. 2:11), durante su ministerio (Mt. 8:2; 9:18; 14:33; 15:25; 20:20), y después de de su resurreción (Mt. 28:9,17). Los hombres (Jn. 9:38), los ángeles (He. 1:6) y hasta los demonios (Mr. 5:6) se entregan a esta adoración. Y por cierto, no hay ningún peligro en adorar a Jesús, porque él es Dios encarnado (Jn. 1:1-4; Fil. 2:5-11). La adoración de objetos materiales está estrictamente prohibida (Ex. 20:1-6; Isa. 44:12-20). También se condena la adoración a los ángeles (Col. 2:18; Ap. 19:10), a los hombres (Hech. 10:25), o a Satanás (Lc. 4:7-8).

Papel
mivivirescristo
Mensajes: 1,736
Registrado: ‎12-06-2008

Re: DICCIONARIO CRISTIANO

[ Editado ]

Adulterio.

En la Escritura "adulterio" denota cualquier cohabitación voluntaria que una persona casada efectúa con cualquier otra persona que no sea su esposa u esposo legítimo. Sin embargo, otras veces la Biblia señala a este pecado con el término Porneia, esto es, "fornicación" (1 Co. 5:1), aunque propiamente hablando esta palabra designa la ofensa de la cohabitación voluntaria entre una persona que no está casada y otra del sexo opuesto. Cuando se quiere hacer una distinción entre estos dos tipos de perversidad, la Escritura los denomina con términos diferentes: pornoi, "fornicarios" y moichoi "adúlteros" (1 Co. 6:9). La Escritura prohíbe el adulterio para salvaguardar especialmente la santidad del hogar y la familia (Ex. 20:14; Dt. 5:18). El pecado es descrito más específicamente en Lv. 18:20: "Además, no tendrás acto carnal con la mujer de tu prójimo, contaminándote con ella." La falta era considerada tan grande que su pena era la muerte. (Lv. 20:10). "Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres" (Jn. 8:5). En Eze. 16:40; 23:43-47 se menciona la lapidación como el castigo apropiado. Así también en Dt. 22:23s.; se dice que una mujer desposada que cometa adulterio, debe ser lapidada junto con su cómplice.

Ablución.

Como un acto ceremonial de limpieza (heb. kibbés; gr. louein, etc.) es un rasgo religioso bien común. Tanto la ley bíblica como la ley rabínica reconocen tres tipos de ablución. El primero es el lavamiento de las manos. Este medio de limpieza no es prescrito explícitamente en la Biblia, sino que se infiere de Lv. 15:11. En el NT su significado llegó a ser considerablemente social (Mr. 7:3; Mt. 15:2). Los pies eran lavados en la misma forma (Gn. 18:4; Jn. 13:5). El segundo tipo de ablución era el lavamiento de manos y pies para ejecutar así las funciones sacerdotales (Ex. 30:19; 40:31). En el Tabernáculo y en el Templo se suministraba un lavatorio para este propósito. El tercero era la inmersión de todo el cuerpo que simbolizaba la limpieza total del individuo a fin de ser admitido o readmitido a la comunidad santa o para ejecutar alguna función especial dentro de ella. Por ejemplo, el sumo sacerdote en el día de la expiación (Lv. 16:24) Aarón y sus hijos antes de su consagración (Lv. 8:6). Leprosos y todos aquellos que estuvieron en contacto con personas o cosas inmundas eran bañados también (Lv. 14:8; 15:5-10, 19-27). Lo mismo acontecía con los prosélitos del mundo gentil, lo cual puede ser un prototipo del bautismo cristiano. Vasijas, casas y vestidos también estaban sujetos al ritual de purificación (Mr. 7:4; Lv. 14:52; 15:6-8; Ex. 19:14)

Agnosticismo.

De a (privativo) y gnosis (conocimiento). La creencia de que no es posible saber si existe Dios. (Compare con Ateísmo. Deísmo, y Teísmo.)

Alabanza.

La Biblia está llena de alabanza y adoración a Dios. La alabanza puede definirse como un homenaje a Dios por sus criaturas en adoración a su persona y en agradecimiento por sus favores y bendiciones. Los ángeles que sobresalen por su poder rinden su adoración al Señor (Sal. 103:20). Sus voces se elevaron en adoración en el nacimiento de Cristo (Lc. 2:13-14), y en los días de tribulación que vendrán ellos unirán sus voces para exclamar "El Cordero que fue inmolado es digno..." (Ap. 5:11-12). Israel rinde alabanza a Dios, especialmente en los Salmos de Alabanza (Sal. 113-118). No únicamente Israel, sino todos los que sirven a Dios, el cielo y la tierra, los mares y todo lo que en ellos se mueve; en efecto todo lo que tiene respiración debe rendir alabanza al Señor (Sal. 135:1-2; 69:34; 150:6). A Dios puede alabársele con instrumentos musicales y con canciones (Sal. 150:3-5; 104:33). Los sacrificios (Lv. 7:13), testimonios (Sal. 66:16), y oraciones (Col. 1:3) son también actividades donde la alabanza encuentra expresión. La alabanza puede ser pública y también privada (Sal. 96:3); puede ser una emoción íntima (Sal. 4:7) o una declaración externa (Sal. 51:15). Se tributa a Dios por su salvación (Sal. 40:10) así como por la grandeza de sus obras maravillosas (Ap. 15:3,4). El debería ser alabado por sus cualidades inherentes, su majestad (Sal. 104:1) y santidad (ls. 6:3). Ocasionalmente la alabanza tiene al hombre como su objeto, en cual caso el elogio puede ser valioso (Pr. 31:28, 31) o sin valor (Mt. 6:2). El apóstol Pablo buscó la gloria de Dios antes que la alabanza de los hombres (1 Ts. 2:6), aunque reconoció una alabanza legítima como un tributo por un servicio cristiano distinguido (2 Co. 8:18). Tal alabanza puede ser un incentivo para una vida santa (Fil. 4:8).

Alma.

Existe una disparidad entre el concepto que el AT tiene de nephes y la idea que el NT tiene de psyché. La diferencia básica esta en el hecho de que nephes, a diferencia de psyché, no es una entidad espiritual que existe aparte del cuerpo. La palabra nephes se usa en general para designar hombres o animales individuales en su esencia total (Gn. 1:20; Ex. 1:5). Esto es claro en Gn. 2:7, donde el aliento divino es soplado dentro del cuerpo, de tal forma que se crea "una nephes viviente" esto es, un hombre. De esta forma, para el hebreo, el hombre no es un "cuerpo" y un "alma," sino un "cuerpo-alma," una unidad de poder vital. El "alma" es al mismo tiempo algo visible que puede tener hambre y sed (Sal. 107:5), como también algo invisible que puede ser entristecido (Gn. 42:21; Job. 14:22)., y de esta forma viene a usarse a menudo para denotar el ego mismo (Job 16:4; Sal. 124:7). Puede usarse en un extremo para referirse al principio de vida en el hombre o el animal (Gn. 37:21), y, en el otro, para hablar de un cuerpo muerto (Nu. 19:11). El nephes es entonces, nada más que el individuo en su totalidad. El NT, aunque continúa con la idea de alma (psyché) como principio de vida (Hch. 20:10; Ap. 8:9) el cual viene a personificarse (Hch. 2:43), con todo, también le da la idea de una entidad espiritual que continúa existiendo después de la muerte. De esta forma Juan dice que vio en su visión "las almas de aquéllos que habían sido muertos,» y no a aquéllos que habían muerto (Ap. 6:9; cf. 20:4; Mt. 10:28; Lc. 21:19; Stg. 1:21; 5:20).

Mensaje editado por mivivirescristo

Papel
mivivirescristo
Mensajes: 1,736
Registrado: ‎12-06-2008

Re: DICCIONARIO CRISTIANO

Amilenarismo.

De a (privativo) y milenio. La enseñanza de que el período de mil años o milenio mencionado en Apocalipsis 20 no es literal, sino figurativo. Según el amilenarismo, el milenio es la presente era, y se extiende entre la primera y la segunda venidas del Señor Jesucristo. Este período concluirá con el retorno de Cristo (1 Tes 4:16-5:2), cuando ocurrirá la resurrección general y el juicio universal. El amilenarismo fue formulado clásicamente por Agustín de Hipona (354-430 DC), pero es probablemente tan antiguo como el premilenarismo. Véase también Postmilenarismo.

Angel.

Angel (griego aggelos) significa mensajero. Los ángeles son seres creados (Salmo 148:2,5; Col. 1:16), espirituales, no humanos (Heb. 1:14). Son inmortales (Luc 20:36), innumerables (Heb. 12:22), invisibles (Núm. 22:22-31), no se casan, y tal vez sean asexuados (Mat. 22:30), y cumplen la voluntad de Dios (Salmo 103:20). Estos ángeles cumplen un ministerio para los creyentes: Ellos guían (Gén. 24:7, 40), protegen (Salmo 34:7), y reconfortan (Hechos 27:2,24).

Hay ángeles buenos (Gén. 28:12; Salmo 91:11; Eze. 9:2) y los hay malos (2 Ped. 2:4; Judas 6). Los ángeles fueron creados originalmente con el propósito de servir y cumplir la voluntad de Dios. Los ángeles caídos son los que se rebelaron contra Dios y se tornaron malvados. Satanás es el principal de estos (Is. 14:12-16; Eze. 28:12-15).

Los únicos ángeles mencionados por su nombre en la Biblia son Gabriel (Dan. 8:16; 9:21), Miguel (Dan. 10:13,21; 12:1), y Lucifer (Luc. 10:18). Miguel siempre se menciona en un contexto de batalla (Dan. 10:13) y Gabriel como mensajero divino (Luc. 1:26). Desde luego, Lucifer o Satanás es el que se opone a Dios y es enemigo del hombre.

Anticristo.

Una figura que se opone a Cristo, y por tanto a Dios. La palabra se emplea para describir un espíritu de rebelión contra Dios, "el espíritu del Anticristo" (1 Juan 4:3) y también una persona específica futura identificada como el hombre de iniquidad (2 Tes. 2:3). Este se opone activamente a Jesucristo (2 Tes. 2:4) y cuando él llegue, será capaz de realizar milagros (2 Tes. 2:9). Algunos creen que será una encarnación de Satanás y, como tal, será capaz de engañar a muchos. Su número, relacionado tal vez con su nombre, es 666 (Apoc. 13:18).

Antinomianismo.

La palabra viene del griego anti, contra, y nomos, ley. Se refiere a la práctica no bíblica de vivir sin la debida consideración de la rectitud de Dios, emplear la gracia de Dios como si fuera una licencia para pecar y confiar en la gracia para ser limpio del pecado. En otras palabras, ya que la gracia es infinita y somos salvos por gracia, entonces para el antinomianismo podemos pecar cuanto queramos y aún ser salvos. Esta idea es errónea porque, aunque como cristianos no estemos bajo la Ley (Rom. 6:14), todavía somos llamados a cumplir la ley como la Ley del amor (Rom. 13:8,10; Gál. 5:14; 6:2). Debemos amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, fuerza y mente, y a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Luc 10:27) y, de este modo, evitar la ofensa del pecado que le costó a Dios Su unigénito Hijo. Pablo habla contra la noción del antinomianismo en Romanos 6:1-2: "Qué, pues, diremos? "Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? "De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, "cómo viviremos aún en él?" No hemos de usar la gracia de Dios como una excusa para pecar; en lugar de esto, hemos de ser controlados por el amor de Dios y de esta forma traer el fruto del Espíritu Santo (Gál. 5:22-25).

Apologética.

El término "apologética" se deriva del vocablo griego apologia, que significa "hablar a favor de algo", "defender con la palabra". En su uso actual se refiere a la defensa de la fe. La apologética cubre muchas áreas, como por ejemplo la persona de Jesús, la confiabilidad de la Biblia, la refutación de sectas y herejías, las evidencias bíblicas de la historia y la arqueología, y la respuesta a objeciones en contra del cristianismo. En resumen, es la disciplina que trata de las razones que justifican al cristianismo como la verdadera religión. Los cristianos somos llamados por Dios a defender nuestra fe toda vez que sea necesario: "Al contrario, santificad al Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa [apologían] con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros." (1 Ped. 3:15).

Apóstoles.

La palabra deriva directamente del griego apostolos, y significa alguien enviado con un mensaje o comisión especial; puede referirse a un embajador o representante de otro. El término se aplica al Señor Jesús en un solo texto del N.T., Hebreos 3:1, que lo llama "apóstol y sumo sacerdote de nuestra fe" (Biblia de las Américas). En general, el uso en el N.T. tiene como trasfondo la figura hebrea del shaliaj, que era un representante o apoderado legal de otro, con plenas facultades. Tal la función de los Doce llamados y comisionados por Jesús: Simón Pedro, Andrés, Santiago hijo de Zebedeo, Juan, Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo, Santiago hijo de Alfeo, Tadeo, Simón el Zelote y Judas Iscariote. Tras la muerte de Judas Iscariote, los once designaron apóstol a Matías (Hech 1:26). Pablo fue llamado a ser Apóstol por el mismo Señor resucitado (2 Cor 1:1). También se les llama "apóstoles" a otros obreros cristianos, como Bernabé (Hech 14:14), Andrónico y Junias (Rom. 16:7).

En sentido técnico, los apóstoles son testigos autorizados del Señor resucitado. Ellos establecieron iglesias (Rom. 15:17-20), nombraron ancianos (Hech 14:23), refutaron errores (Gál. 1:6-9), y defendieron la verdad del Evangelio (Fil. 1:7,17). Algunos realizaron milagros (Mat. 10:1,8; Hech 3:1-10; 5: 12; 14:3 ) y debían predicar el Evangelio (Mat. 28:19-20, Hech 1:8).

 

Papel
mivivirescristo
Mensajes: 1,736
Registrado: ‎12-06-2008

Re: DICCIONARIO CRISTIANO

Arrianismo.

Es un antiguo error teológico surgido hacia 320. Su nombre se deriva de Arrio (aprox. 250-336), presbítero muy popular en Alejandría y padre de la falsa doctrina. Sostenía que Jesús no era coeterno ni coigual con Dios, sino la primera y más importante de Sus criaturas, y que había recibido la dignidad de Hijo de Dios debido a su justicia. Por tanto, Dios no se había encarnado; Jesús no era eterno, ni era Dios por naturaleza. Existía sólo una persona en la Deidad, el Padre. El arrianismo fue condenado en el Concilio de Nicea (325). Sin embargo, sobrevivió con suerte variable fuera del cristianismo ortodoxo. Los Testigos de Jehová son defensores actuales de una doctrina sobre Cristo similar a la de Arrio.

Arminianismo.

Es un sistema doctrinal concerniente a la salvación, cuyo nombre deriva del teólogo reformado holandés Jacobo Arminio (1560-1609). El sistema arminiano insiste en que la soberanía divina es compatible con un verdadero libre albedrío del hombre. El arminianismo tiene cinco proposiciones principales: 1) Dios elige o reprueba sobre la base de su conocimiento anticipado (presciencia) de fe o incredulidad en cada hombre; 2) Cristo murió por todos los hombres, y no sólo por los elegidos, aunque solamente estos últimos se salven; 3) el hombre es tan depravado que la gracia divina es imprescindible para la fe o cualquier obra buena; 4) esta gracia divina puede ser resistida por el hombre; y 5) hasta qué punto todos los que han sido verdaderamente regenerados perseverarán hasta el fin es un asunto que requiere más investigación. (Compare con el Calvinismo)

Arrepentimiento.

El arrepentimiento (griego metanoia, literalmente "cambiar de mente") significa volverse, cambiar: en el N.T. se refiere a volverse del camino del pecado. Somos llamados por Dios para abandonar el pecado. De hecho, Dios manda a todos los hombres en todas partes que se arrepientan de sus pecados (Hech. 17:30). La paciencia de Dios nos lleva al arrepentimiento (2 Ped. 3:9) como también Su misericordia (Rom. 2:4). Hay arrepentimiento verdadero y falso, dependiendo de la motivación del corazón: "La tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, del cual no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte" (2 Cor. 7:10).

Ateísmo.

Este término proviene del griego: el prefijo a (negación) y theos, Dios. El ateísmo enseña que no hay Dios de ninguna naturaleza, que nunca lo hubo ni lo habrá. Lógicamente, los ateos son materialistas ?el universo físico es todo cuanto existió, existe y existirá- y suelen ser evolucionistas (aunque la inversa no es verdad: no todo evolucionista es ateo).

La Biblia enseña que todos los hombres saben que hay un Dios (Rom. 2:14,15). Por tanto, no tendrán excusa (Rom. 1:20) en el día del juicio. En lugar de reconocer a Dios, los ateos deliberadamente suprimen el conocimiento de Dios por la injusticia de ellos (Rom. 1:18,19).

Ayunar, ayuno.

Ayunar es privarse de alimentos por un período determinado con un propósito específico, a menudo espiritual. Es una práctica bíblica que involucra el "debilitamiento" del cuerpo con el propósito de "fortalecer" el espíritu, destinado a producir una alerta espiritual. Es interesante notar que el pecado entró en el mundo a través de Adán y Eva por el acto de desobediencia que consistió en comer lo que no debían (Gén. 3:6). En el N.T. se nos llama a ayunar (Mat. 6:16). Vea también 1 Rey. 21:27; Salmo 35:13; Hechos 13:3; 2 Cor. 6:5).

Bautismo

La palabra viene del griego baptizo, sumergir. Es una inmersión en agua o un rociamiento (aspersión) que simboliza la identificación con una creencia o causa. En el cristianismo, se trata de la identificación del creyente con Cristo en su muerte, sepultura y resurrección (Rom. 6:4-5). Se hace en el nombre de Cristo y con Su autoridad (Hechos 4:7) con la fórmula bautismal de "Padre, Hijo y Espíritu Santo" (Mat. 28:19). El bautismo no nos salva por sí mismo (1 Ped. 3:21). No obstante, es nuestra obligación recibirlo, como creyentes en Cristo.

En hechos 2:38 dice ; que el bautizmo es en el nombre de jesucristo para perdon de los pecados.

Papel
mivivirescristo
Mensajes: 1,736
Registrado: ‎12-06-2008

Re: DICCIONARIO CRISTIANO

Blasfemia

.La blasfemia es un pecado que consiste en hablar en contra de Dios o en negarle algún bien que debiéramos atribuirle. La blasfemia contra el Espíritu Santo es atribuir los milagros de Cristo al poder del diablo (Mat. 12:22-32) y es un pecado que no puede ser perdonado (Mar 3:28-30), por su propia naturaleza: quien persiste en negar la obra del Espíritu o atribuirla a Satanás no puede arrepentirse. La blasfemia surge del orgullo (Salmo 73:9,11), el odio (Salmo 74:18), la injusticia (Isa. 52:5) y cosas semejantes. Jesús fue erróneamente acusado de blasfemia (Juan 10:30-33).

La Caída

En teología, la caída es el acontecimiento ocurrido en el Jardín del Edén en el que Adán y Eva desobedecieron el mandamiento de Dios, comiendo del Árbol del conocimiento del bien y del mal (Gén 2-3). Ya que en Adán se hallaba potencialmente toda la raza humana, cuando él pecó toda la humanidad cayó con él (Rom. 5:12).

Calvinismo.

Es un sistema de interpretación cristiana concerniente a la salvación formulado por el teólogo protestante Juan Calvino (1509-1564). Subraya la predestinación y la salvación. Los cinco puntos característicos del calvinismo fueron desarrollados en respuesta a la doctrina de Arminio (véase Arminianismo). El calvinismo enseña: 1) La depravación total: el hombre está afectado por el pecado en todo su ser, cuerpo, alma, mente y emociones; 2) La elección incondicional: El favor de Dios hacia el hombre se debe por completo a la libre elección divina y nada tiene que ver con nada que el hombre haga. Es completamente inmerecido y no se basa en nada bueno que Dios vea en el hombre ; 3) La expiación limitada: Cristo no llevó los pecados de cada hombre que jamás haya vivido, sino sólo los de aquellos que fueron elegidos para salvación (Juan 10:11,15); 4) La gracia irresistible : El llamado que Dios hace a alguien para su salvación no puede ser resistido; 5) La perseverancia de los santos: No es posible que alguien salvado una vez pierda su salvación.

Canon.

La palabra viene del griego kanon, que significa vara, caña y por extensión un instrumento de medida, una regla o norma. Se aplica el término a la lista de libros normativos: el canon bíblico es el conjunto de los libros que la Iglesia ha reconocido como inspirados por Dios y, en este sentido, es sinónimo de Sagradas Escrituras. El canon cristiano consiste en los 39 libros del Antiguo Testamento y los 27 libros del Nuevo Testamento, y se considera cerrado en el siglo I, lo cual significa que ya no puede haber más revelaciones que pasen a formar nuevas Escrituras sagradas.

Cielo.

El cielo (griego ouranos) es la morada de Dios y de quienes van allí, los salvos; es un lugar de eterna bienaventuranza. Las Escrituras implícitamente indican la existencia de tres cielos, ya que Pablo refiere haber sido tomado al "tercer cielo" (2 Cor. 12:2). Lógicamente, un tercer cielo no puede existir sin un primero y un segundo. Sin embargo, la Escritura no describe explícitamente los cielos primero y segundo. Es posible que el primero se refiera a la atmósfera, morada de las aves (Oseas 2:18) y nubes (Dan 7:13). El segundo cielo tal vez sea el de las luminarias celestes (Gén 1:14-18), y posiblemente la morada de seres espirituales, angélicos. El tercer cielo es la morada del Dios Trino. Su localización no ha sido revelada (Vea Mat. 23:34,37; Luc. 10:20 y Apoc. 21:2, 20-27).

Circuncisión.

Una operación (note el derramamiento de sangre) que permitía la entrada en el Pacto en tiempos del A.T. Consistía en cortar el prepucio (piel que recubre el glande del pene). Fue instituida por Dios (Gén. 17:10-14) y se realizaba al octavo día del nacimiento (Luc. 1:59). Era una señal del Pacto que Dios hizo con Abraham (Gén. 17:12; Rom. 4:11). En el N.T. no se realiza como intervención quirúrgica física. En lugar de esto, se enseña ña "circuncisión" de corazón del cristiano como símbolo de su actitud interior, en contraposición a una señal física (Rom. 2:29; Col. 2:11-12). Esta es la verdadera circuncisión (Rom. 2:29), de la cual la física era el tipo.

Comunión.

No hay una definición específica del término en el N.T.. Sin embargo, somos llamados a la comunión unos con otros (1 Juan 1:3), con Jesús (1 Cor. 1:9), con el Padre (1 Juan 1:3), y con el Espíritu Santo (2 Cor. 13:14). La comunión implica compartir intereses, deseos, motivaciones, emociones y objetivos comunes. Requiere compartir tiempo en comunicarse, ocuparse uno de otro y realizar actividades conjuntas. La noción de comunión tiene una connotación de intimidad. Como cristianos, tenemos fraternidad ?calidad de hermanos- y por tanto comunión unos con otros debido a nuestra posición en Cristo, ya que todos somos redimidos y compartimos un conocimiento íntimo y personal de Jesús. Asimismo, compartimos una fe (Hechos 2:42), una esperanza (Heb. 11:39,40), y una necesidad (2 Cor. 8:1-15).

El término griego para comunión es (koinonia). Un uso muy importante se refiere a compartir la Cena del Señor o eucaristía (1 Cor. 10:16).

Papel
mivivirescristo
Mensajes: 1,736
Registrado: ‎12-06-2008

Re: DICCIONARIO CRISTIANO

[ Editado ]

Comunión Santa Cena.

Es uno de los nombres de la Cena del Señor (Mat. 26:26-30; Mar 14:22-26; Luc. 22:14-20; 1 Cor. 1:23-26). Consiste en compartir el pan y la copa (Hechos 2:42,46; 1 Cor 10:16; 11:23-26) con acción de gracias (Luc. 22:17,19); de aquí su nombre "eucaristía". Fue instituida originalmente por Jesús mismo (Mat. 26:26-29) en la noche de la última cena de la Pascua. Dicha celebración pascual era un acontecimiento anual que recordaba la ocasión en que el ángel de la muerte que reclamó las vidas de los primogénitos de toda casa en Egipto, "pasó por alto" las casas de los hebreos, marcadas con la sangre del cordero cuyo sacrificio Dios ordenó (Exodo 12). La cena del Señor, comunión o eucaristía reemplaza a la cena pascual con el "cuerpo y la sangre" (Mar. 14:22-24) de Jesús, el Cordero de Dios. Ha de ser recibida solamente por los creyentes (1 Cor. 11:23-28). (Para más detalles vea Juan 6:26-58 y 1 Cor. 11:27-34).

Condenación.

Puede referirse tanto al acto de declarar culpable a un hacedor de maldad, como al consecuente castigo inflingido. Sin Jesús, todos quedamos condenados ante Dios no solamente por el pecado de Adán (Rom. 5:16-18) sino también por nuestro propio pecado (Mat. 12:37). Sin embargo, "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús ... porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte" (Rom. 8:1-2). Los cristianos han escapado a la condenación porque son perdonados en Cristo.

Conversión.

Indica la acción de volverse del mal hacia Dios. Dios convierte (Hechos 21:19) a los perdidos en salvos, a los no regenerados en regenerados. Esto se produce a través de la predicación del Evangelio (Rom. 10:14; 1 Cor. 15:1-4) y resulta en arrepentimiento (Hech. 26:20) y una nueva creación (2 Cor. 5:17). Hay una lista de los frutos de la conversión en Gál. 5:22-23.

Convicción.

Es la obra del Espíritu Santo, por la cual una persona es capaz de verse a sí misma como Dios la ve: culpable, mancillada, y totalmente incapaz de salvarse a sí misma (Juan 16:8). En un incrédulo, la convicción del Espíritu Santo revela la pecaminosidad y trae temor. En el creyente, la convicción del Espíritu Santo trae conciencia de pecado y resulta en su confesión y limpieza. Esta convicción el producida por el Espíritu Santo (Juan 16:8), el Evangelio (Hech. 2:37), la conciencia (Rom. 2:15), y la Ley (Santiago 2:9). La convicción de nuestros pecados nos lleva a la cruz. Nos muestra nuestra necesidad de perdón.

Creación.

La expresión "la creación" incluye todo cuanto existe, con excepción de Dios mismo. Esto comprende tanto cosas materiales como inmateriales, incluso el tiempo. Dios es el creador (Heb 11:3) y nosotros somos las criaturas. La distinción entre el Creador y las criaturas debe ser sostenida para permanecer humildemente en la relación adecuada con Dios. No somos Dios, no podemos crear en el sentido en que Dios creó (es decir, originando de la nada todo cuanto existe), y ni siquiera podemos salvarnos por nosotros mismos. Sólo Dios es Dios, sólo El puede crear, y sólo El puede salvar al hombre.

Cristiano.

La palabra cristiano viene del griego jristianos , que a su vez proviene de jristos, "cristo" o "ungido". Por tanto, un cristiano es un seguidor de Cristo Jesús; la palabra se emplea como sinónimo de "discípulo". En la Biblia se emplea por primera vez el término "cristiano" en Hechos 11:26, donde dice: "A los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía". En esta ciudad de Siria (que no debe confundirse con Antioquía de Pisidia) había una iglesia muy dinámica, fundada por cristianos hebreos procedentes de Jerusalén y fortalecida por la predicación de Pablo y Bernabé, los cuales a su vez fueron luego comisionados como misioneros (Hech 11: 19-30; 13:1-3). La palabra "cristiano" se aplica a los discípulos de Jesús solamente en otros dos pasajes más del N.T.: Hechos 26:28 y 1 Pedro 4:16.

Cristo.

La palabra "cristo" proviene del griego jristos y es un título, equivalente al término hebreo messiah , mesías, que significa "el ungido". Se aplica a Jesús como el ungido quien nos libra del pecado. En este sentido, solamente Jesús es propiamente el Cristo, tanto que el título se emplea hoy indistintamente como su nombre propio. Como Cristo, Mesías, o Ungido, Jesús tiene tres oficios: Profeta, Sacerdote y Rey. Como Profeta es el vocero de Dios (Mat. 5:27-28) y representante de Dios ante el hombre. Como Sacerdote, Jesús representa al hombre ante Dios, y restaura la comunión entre ambos por haberse ofrecido a Sí mismo como el sacrificio que quita el pecado de todos cuantos se salvan. Como Rey, El gobierna sobre Su pueblo, y se halla sobre toda criatura. En virtud de que Jesucristo creó todas las cosas (Juan 1:3; Col 1:16-17), y de su triunfo en la cruz, tiene el derecho de reinar.

Cristo vino a hacer la voluntad del Padre (Juan 6:38), a salvar a los pecadores (Lucas 19:10), a cumplir el A.T. (Mat. 5:17), a destruir las obras de Satanás (Heb. 2:14; 1 Juan 3:8), y a dar vida eterna (Juan 10:10,28). Cristo es santo (Luc. 1:35), justo (Isa. 53:11), sin pecado (2 Cor. 5:21), humilde (Fil. 2:8), y perdonador (Luc. 5:20: 7:40; 23:34).

Mensaje editado por mivivirescristo

Papel
mivivirescristo
Mensajes: 1,736
Registrado: ‎12-06-2008

Re: DICCIONARIO CRISTIANO

[ Editado ]

Cristología.

Es la rama de la teología que estudia la persona y la obra de Cristo Jesús, tal como éstas aparecen en la Biblia. Algunos de los temas específicos de estudio son: 1) Su divinidad, 2) Su encarnación, 3) Sus oficios y títulos (vea Cristo), 4) Su sacrificio, 5) Su resurrección, 6) Su enseñanza, 7) Su relación con Dios y con el hombre y 8) Su retorno personal a la tierra.

Deísmo.

El deísmo es la creencia de que Dios existe pero no tiene ninguna actividad en sostener el orden creado ni interviene en sus asuntos. Sostiene que Dios creó todas las cosas y puso al universo en movimiento según leyes naturales, que no requieren Su intervención activa y permanente. Niegan también la encarnación, la autoridad divina de la Biblia, la expiación y los milagros.

Demonio.

Entre los griegos un demonio era originalmente como en las obras de Homero, un dios o una deidad, y la palabra se usa una vez en este sentido en el NT (Hch. 17:18). Sin embargo, desde Homero hasta los tiempos del NT el término daimón, que Platón lo deriva de daémón, un adjetivo formado de daó que significaba "conocimiento" o "inteligencia" (Cratylus 1:398), El sentido de esta palabra y su derivado daimonion aumentaron gradualmente su inferioridad con relación a theion, "divinidad," "deidad." En el uso posthomérico llegó a denotar un intermediario entre los dioses y los hombres (Platón, Symposium 202, 3) y los demonios fueron estimados como seres moralmente imperfectos, tanto buenos como malos. En tiempos del NT la expresión había alcanzado su significado preciso de un "espíritu malo," un "mensajero y ministro del mal." En la LXX la palabra demonio se empleaba para traducir la hebrea sédim, "señores" o élilím, "ídolos" puesto que los hebreos desde un comienzo miraron las imágenes idolátricas como meros símbolos visibles de demonios invisibles (Dt. 32:17; Sal. 96:5: LXX 95:5; Baruc 4:7; Sal. 106: 37, 38). En el NT los demonios afligen a los hombres con males mentales morales, y físicos (Mr. 1:21, etc). Ellos entran en los hombres y les controlan en una posesión demoníaca (Mr. 5: 1-21), instigan las doctrinas de demonios" (1 Ti. 4:1), ejercitan el poder en el gobierno del sistema satánico mundial (Ef. 6:12; cf. Dn. 10:13), estimulan la idolatría, la inmoralidad y la maldad humana (1 Co. 10:20; Ap, 9:20, 21), inspiran a los falsos maestros (1 Jn. 4:1,2), y en general asisten a Satanás en su programa de oposición a la palabra y voluntad de Dios.

Depravación total.

La doctrina que describe la condición natural del hombre luego de la caída. Debido a la transgresión de Adán, toda su descendencia hereda una naturaleza pecaminosa (depravada). El hombre está afectado por el pecado en todo su ser y es por completo un pecador. Esto no significa que todo hombre sea tan malo como podría ser, sino que está afectado por el pecado en todas las áreas de su vida: cuerpo, mente, alma, emociones, inteligencia y voluntad. En este sentido, es "totalmente depravado". Debido a que el hombre es depravado, nada bueno puede provenir de él (Rom. 3:10-12) y para que se salve, Dios debe imputarle la justicia de Cristo. Esta justicia sólo es alcanzable por la fe en Cristo y Su obra en la cruz. La doctrina implica que, a causa de la depravación, la voluntad del hombre no es completamente libre, sino que está sujeta por sus tendencias pecaminosas. Esta doctrina es enfatizada por los calvinistas y rechazada por los arminianos (vea Calvinismo y Arminianismo).

Dicotomía.

Este término que significa una división en dos partes (gr. dicha, en dos; temnein, cortar), se aplica en la teología al punto de vista de la naturaleza humana que afirma que el hombre tiene dos partes fundamentales en su ser: cuerpo y alma. Generalmente los dos se presentan como teniendo un marcado contraste.

Dios.

El ser supremo, creador, sostenedor y soberano del universo. El es el creador de todas las cosas, (Isa. 44:24), el único Dios (Isa. 45:21,22; 46:9; 47:8). No ha habido dioses antes que El ni los habrá después de El (Isa. 43:10). Dios es Dios eternamente (Salmo 90:2). En Exodo 3:14 Dios reveló Su nombre a Su pueblo, tradicionalmente vertido al español como "Jehová". (vea Tetragrama) . El Dios verdadero se le conoce y se a manifestado al hombre en tres formas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo ,PERO DIOS es UNO deuteronomio 6:4,. Dios conoce todas las cosas (1 Juan 3:20), está permanentemente en todas partes (omnipresencia: Salmo 139: 7-12) y puede hacerlo todo (Jer. 32:17,27), con excepción de aquellas que son contrarias a su naturaleza santa y perfecta: mentir, robar, engañar, dejar de cumplir sus promesas, y cosas semejantes.

Discípulo.

La palabra proviene de la misma raíz que "disciplina" y se refiere a un alumno o seguidor de una religión, persona o movimiento. Como cristianos, debemos ser discípulos de Jesús (Luc. 14:26,27). En la Biblia, es la denominación más frecuente de los cristianos. Seguimos en la enseñanza que Jesucristo impartió y en el ejemplo que dio. Un discípulo es un convertido, pero no todos los convertidos son discípulos. Como discípulos, hemos de cargar nuestra cruz cada día (Mat. 16:24). Esto significa vivir por El y de ser necesario, morir por El (Mat. 16:25) y, desde luego, vivir vidas santas y sin mancha delante de El y de nuestro prójimo.

Mensaje editado por mivivirescristo