¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Platino Brillante
sinerg
Mensajes: 14,061
Registrado: ‎10-11-2007

Mea Maxima Culpa: SILENCIO en la Casa de Dios (premiere de documental en HBO) PEDOFILIA en la ICAR

[ Editado ]

 

Mea Maxima Culpa: Silence in the House of God: Documentary. 9 p.m. Monday HBO.

 

What did the Vatican know and when did it know it?

That's the first question posed in Oscar winner Alex Gibney's new documentary, "Mea Maxima Culpa: Silence in the House of God," airing Monday on HBO. The second question is when did the church start covering it up?

While we have become aware of multiple cases of priests molesting children in recent years, the church received its first abuse complaint against a Spanish priest in the fourth century. In more recent times, Gibney contends, the Vatican knew about pedophilic priests for decades and engaged in a campaign to sweep the matter under the rug.

What was once seen as primarily an American issue is now viewed, sadly, as universal. Ever since the Boston Globe reported extensively in 2002 on the magnitude of the problem and the church's elaborate and highly effective campaign to cover it up, we have been given a steady stream of reminders in the media of what the church is doing to defend itself, how much it is costing the church to settle various legal cases and, most of all, how many lives have been affected.

Gibney gets to the big picture, but his real focus is what sets "Mea Culpa" apart from other films about pedophile priests: A group of men who, as deaf students at St. John's School in Milwaukee, were routinely molested by a deceptively genial priest named the Rev. Lawrence Murphy in the 1950s and '60s. It is estimated that he molested more than 200 children at the school before persistent complaints by the former students prompted the church to do what it did too often with pedophile priests: move them away in the hope the complaints would stop.

Nothing was done

Murphy began working at St. John's in 1950. By 1958, complaints about him reached the local archbishop and the Vatican's Apostolic Delegate in Washington, D.C., but nothing was done.

Murphy was promoted to head of the school in 1963. A decade later, student Bob Bolger complained to Milwaukee Archbishop William Edward Cousins that he had been molested by Murphy. Later, Bolger and former classmates Arthur Budzinski and Gary Smith filed police reports of abuse, but no charges were brought against Murphy.

Understandably frustrated, Bolger, Budzinski and Smith passed out crudely lettered flyers at Archbishop Cousins' 25th-anniversary Mass, identifying Murphy as a pedophile and asking what the church was going to do about him. Their actions eventually resulted in Murphy being removed from the school.

The psychological scars of those horrific attacks are unmistakable as the former students, now grown men with children and grandchildren of their own, tell their stories in Gibney's film without uttering a single word. With voice-overs supplied by actors Ethan HawkeChris CooperJamey Sheridan andJohn Slattery, the men sign their own narratives, with visceral pain and passion. The irony cannot be lost: In the 1970s, young men who could not speak made themselves heard by staging the first public protest against clerical child abuse in the U.S.

Although Murphy was removed from St. John's, the actions by the former students didn't exactly blow the lid off the scandal, in Milwaukee or nationally. Far from it. It took years before the extent of the issue became known, and that was because of the effectiveness of the church in keeping the lid sealed.

As far back as the 1860s, the Vatican adopted a policy of keeping complaints secret through canon law. In more recent times, many pedophile priests were sent to special centers for counseling and treatment created by the Servants of the Paraclete. Others were just shifted from parish to parish, never being forced to take responsibility for their actions.



Read more: http://www.sfgate.com/tv/article/Mea-Maxima-Culpa-review-Devastating-4244455.php#ixzz2JzNQVhaz

Platino Brillante
sinerg
Mensajes: 14,061
Registrado: ‎10-11-2007

Re: Mea Maxima Culp: SILENCIO en la Casa de Dios (premiere de documental en HBO) PEDOFILIA en la ICAR

[ Editado ]

 

In 1965, the Rev. Gerald Fitzgerald, who had co-founded the Servants of the Paraclete, advanced a plan to have the church buy the Caribbean island of Carriacou and even put a down payment on the island. His plan was to move all the pedophilic priests to the island to keep them from harming other children - like some kind of sexual deviant version of an old-fashioned leper colony. While the idea seems absurd, the fact that it was even considered shows how committed the church was to the cover-up.

Problem is global

Much has happened since the Globe reports, but Gibney maintains that despite convictions, lawsuits, enormous payouts by the church and the realization that the problem is global, "the church is still sitting on the largest collection of correspondence and data regarding non-incarcerated **noallow** abusers in the world."

The year before the Globe story, then-German Cardinal Joseph Ratzinger was designated to oversee complaints against priests from all over the world. In that job, he ordered that every **noallow** abuse case in the church be brought to his attention, which means that the man who is now the head of theRoman Catholic Church was once in a position to know more than any other single individual in the church about the extent of the issue of pedophilic priests.

Gibney's film becomes almost overwhelming as it parachutes in on specific cases around the world, including the Rev. Tony Walsh in Ireland, known for his Elvis Presley impersonations, and the Rev. Marcial Maciel Degollado, a Vatican insider, close to Pope John Paul II and a friend of powerful Americans such as Rick Santorum and Jeb Bush. A morphine addict who abused boys and fathered several children, Maciel was removed from priestly duties by Pope Benedict in 2006 after an investigation. He retired to Jacksonville, Fla., where he died two years later.

Gibney probably errs on the side of ambition in trying to cover too much territory beyond the focus on the former students of St. John's. At the same time, all of that is necessary for us to grasp the magnitude of what these brave men did when they were young and no one would listen to them. For years, their unspoken voices fell on intentionally deaf ears in the church and in law enforcement. But they never gave up, simply because they knew right from wrong.



Read more: http://www.sfgate.com/tv/article/Mea-Maxima-Culpa-review-Devastating-4244455.php#ixzz2JzOPVmvb

Platino Brillante
sinerg
Mensajes: 14,061
Registrado: ‎10-11-2007

Re: Mea Maxima Culp: SILENCIO en la Casa de Dios (premiere de documental en HBO) PEDOFILIA en la ICAR

 

Pedophile Priest Rehab started in 1950s. Brochure for Servants of Paraclete scanned here
 

Found during Discovery in the Clergy Cases of Southern California, a brochure telling U.S. Catholic bishops about Via Coeli in Jemez Springs, NM, was scanned here at City of Angels this weekend, while the Pope appeared in the UK saying he was surprised at the extent of pedophile priests crimes.  Priests with “psycho-sexual problems,” which often meant pedophilia and pederasty, went for decades to the Servants of the Paraclete treatment center in New Mexico promoted in this brochure. Other documents show that from 1949 to the mid-1980s “guest” priests, after completing therapy at Via Coeli, often remained as “members” of the religious order.

Their sexual problems “cured,” as the Servants came to believe was possible, the priests then went into nearby communities to conduct Masses, retreats, altar boy training…

In a cabinet at City of Angels was this stack of documents, given us by plaintiff attorneys in the Coordinated Clergy Cases (JCCP), filed in 2003 and settled in 2006-7 in California. CofA posted several of the documents in 2008, then put the stack away, until last week. Stay tuned for a LOT more about Servants of the Paraclete, upcoming at City of Angels Blog, as we go through more of these documents in weeks ahead, here is the brochure from c. 1957, found in the San Diego Bishop’s files (first two pages, entire brochure scanned with more pixels at City of Angels).

Read the remaining pages of the brochure, scanned with more pixels so you can click enlarge and read posted Saturday at City of Angels Blog by Kay Ebeling.

Kay Ebeling pioneered internet journalism by creating City of Angels Blog, where she reports on the Pedophile Priest epidemic in the Catholic Church as one of the victims. Today CofA Blog continues its muckraking tradition on several topics, producing stories that are overlooked by mainstream media. Ebeling's day job is all done online, so she is currently traveling the country while producing City of Angels Blog, which started at http://cityofangels3.**noallow** in 2007.
 
Platino Brillante
sinerg
Mensajes: 14,061
Registrado: ‎10-11-2007

Re: Mea Maxima Culp: SILENCIO en la Casa de Dios (premiere de documental en HBO) PEDOFILIA en la ICAR

Platino Brillante
sinerg
Mensajes: 14,061
Registrado: ‎10-11-2007

Re: Mea Maxima Culp: SILENCIO en la Casa de Dios (premiere de documental en HBO) PEDOFILIA en la ICAR

[ Editado ]

 

CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) — Detective privado, a veces agente de la CIA, de apellido Rivas, con deseos de formar una familia después de enviudar, así se presentaba el padre Marcial Maciel fuera del hábito del sacerdocio, según Blanca Estela Lara Gutiérrez, con quien supuestamente procreó dos hijos y adoptó uno más que ella tuvo en un matrimonio anterior.

Esta identidad fue la que utilizó el fundador de los Legionarios de Cristopara acercarse a Lara. A todos los hijos los registró con los apellidos González Lara,

En entrevista radiofónica con la periodista Carmen Aristegui, la que se presenta como la familia del fundador de los legionarios habló por primera vez sobre la vida con “Raúl Rivas”, como se hizo llamar Maciel.

Blanca Estela contó que conoció a Maciel a finales de la década de 1970, en Tijuana, Baja California. “Lo idolatraba, alguna vez le dije ‘eres mi dios’”. Nunca se casaron, él viajaba continuamente para pasar un tiempo con sus parientes en Cuernavaca, Morelos (centro del país), y en ocasiones los llevaba con ellos.

Sus hijos OmarJosé Raúl y Cristian también pensaban lo mismo. “Siempre lo vimos como el patriarca de la familia, nos decía que no fumáramos, que tuviéramos novia hasta los 25 años… nunca tuvimos una mala imagen de él”, dijo Raúl.

Agregó que ni las dudas saltaban cuando los extraños se dirigían a él.

“Cuando desayunábamos fuera algunos le decían ‘buenos días padre’, y teníamos la orden de retirarnos. Nunca nos preguntábamos por qué le decían ‘padre’, suponíamos que era porque tenía muchos hijos”, contó Omar.

Las acusaciones de pederastia desde el hogar

El padre Maciel, quien murió el 31 de enero de 2008 a los 87 años, fue acusado de cometer abusos sexuales contra menores entre las décadas de 1940 a 1970.

Las denuncias de pederastia contra el presbítero mexicano fueron retomadas por diversos medios mexicanos, que dieron voz a ocho ex legionarios que documentaron al menos 94 acusaciones.

Este miércoles, Omar y Raúl afirmaron en entrevista en MVS Noticias que entre esos casos, también se encuentran sus historias.

“En 1997, yo estaba haciendo deportes cuando en los puestos de periódicos vi la revista Contenido, vi su foto (de Marcial Maciel) y su nombre. No lo podía creer. Él estaba en Nueva York (EU) y le marqué, ‘¿por qué dicen que eres esta persona? No les creas’, me dijo”.

En el hogar, dijeron, no se tocó mucho el tema hasta dos años después cuando Raúl comenzó a sentirse “raro, dudé de mi sexualidad”.

“Primero le conté a mi mamá, le dije que mi padre había abusado de mí y de mi hermano Omar”.

En el caso de Omar, le ocurrió en España. “Nos encontrábamos en Madrid, en el mismo cuarto".

Para evitar que Omar y Raúl, dijeron, pudieran hablar más sobre el tema, Maciel envió a sus hijos a España para que recibieran tratamiento sicológico.

Recuerdan que los dos fueron diagnosticados con depresión y alucinaciones.

Sin embargo, cuando comenzó la investigación de El Vaticano, afirman, se acercaron para documentar su caso.

Lo que pide la familia González Lara, según dijeron a Aristegui, es que se castiguen casos de pederastia no sólo de los que se acusa a su padre, sino a toda la legión.

“Que El Vaticano reconozca que a lo largo de décadas los legionarios abusaron de seminaristas”, dijo Omar.

El 22 de febrero pasado, el secretario general de la Legión de Cristo, Evaristo Sada, pidió perdón a todas las personas que fueron víctimas de los "actos inmorales" cometidos por Marcial Maciel.

Platino Brillante
sinerg
Mensajes: 14,061
Registrado: ‎10-11-2007

Re: Mea Maxima Culp: SILENCIO en la Casa de Dios (premiere de documental en HBO) PEDOFILIA en la ICAR

En , St John' s School for the Deaf ,,,,las victimas sordomudas iniciaron el proceso de descubrimiento de investigacion del Sacerdote Murphy y su largo historial de abuso sexual a estudiantes.



momazo
Mensajes: 17,512
Temas: 496
Kudos: 5,205
Publicaciones de blog: 0
Registrado: ‎01-10-2011

Re: Mea Maxima Culp: SILENCIO en la Casa de Dios (premiere de documental en HBO) PEDOFILIA en la ICAR

:Cafecito:

Platino Brillante
sinerg
Mensajes: 14,061
Registrado: ‎10-11-2007

Re: Mea Maxima Culp: SILENCIO en la Casa de Dios (premiere de documental en HBO) PEDOFILIA en la ICAR

 

El Papa Benedicto XVI decía en las navidades de 2010: “En los 70, la pedofilia se entendía como algo completamente en conformidad con el hombre e incluso con los niños” . Nuestra amiga

Mabel me ha aportado estas declaraciones efectuadas, no por Satanás, no, sino por el “capo” en jefe de la secta católica. Y a continuación les recuerdo

el informe por el que este canalla dio la orden de cometer delitos de encubrimiento sobre abusos sexuales a los niños:

El 18 de agosto de 2003 el diario británico The Observer acusó a la Iglesia católica y al Vaticano de ordenar a los obispos guardar silencio y mantener en secreto los casos de abusos sexuales a menores a través de un documento oficial conocido, por su nombre en latín, Crimen Sollicitationis.

El documento secreto del Vaticano fue elaborado por el Santo Oficio (hoy la Congregación para la Doctrina de la fe) en 1962, y contiene una serie de instrucciones para los obispos sobre cómo manejar los casos del “peor crimen”. Es decir, los casos en que los sacerdotes se ven envueltos en relaciones sexuales con animales, personas o niños. Y en los que utilizan las confesiones para obtener favores sexuales de los fieles.

Crimen Sollicitationis llama a manejar en secreto dichos casos y el secreto se extiende al mismo documento. El castigo por la violación del secreto incluye la excomunión, la que sólo puede ser retirada por el mismo Papa. Tal vez esto explica la negación de la existencia de dicho documento por parte de algunos obispos. Crimen Sollicitationis salió a la luz en el contexto del escándalo de la denuncia de los miles de casos de abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes católicos en Estados Unidos.
Abogados estadounidenses involucrados en diversos casos sobre pedofilia eclesial dijeron que dicho documento era una evidencia de la política de obstrucción a la justicia practicada de forma oficial y como política de estado por el Vaticano. En respuesta, la Iglesia católica arguyó que la política de secretismo no incluía ocultar los crímenes de pedofilia cometidos por sacerdotes.

Crimen Sollicitationis fue también reproducido por el diario estadounidense Worcester Telegram & Gazette, que obtuvo una copia en 2003. El documento en cuestión se mantuvo por 40 años custodiado en secreto y catalogado como “extremadamente confidencial” en los archivos secretos de la Santa Sede. Daniel Shea, abogado estadounidense y exseminarista lo descubrió y lo dio a conocer a la opinión pública de Estados Unidos. El documento, explicó Shea, fue citado como todavía en vigor, en una epístola del entonces cardenal Joseph Ratzinger titulada: “De Delictis Gravioribus” del 18 de mayo de 2001.

Con dicha fecha el cardenal Joseph Ratzinger y hoy Benedicto XVI envió la epístola “Delictis Gravioribus” (“Normas de delitos más graves”) a los obispos de toda la Iglesia católica y otros ordinarios y superiores, anunciándoles qué actos “más graves quedaban reservados” al único juicio de su congregación. Añadía que la instrucción Crimen sollicitationis “en vigor, promulgada por la Suprema Sagrada Congregación del Santo Oficio el 16 de marzo de 1962, debía ser reconocida por los nuevos Códigos canónicos”.

Las jerarquías del Estado Vaticano se defendieron afirmando que las normas contenidas en el documento de 1962 no tienen ningún valor vinculante después de la entrada en vigor de las disposiciones que en 1983 reformaron el Código de Derecho Canónico. Sin embargo, en la epístola de Ratzinger de 2001, como ya dijimos, no hay dudas sobre la vigencia del documento Crimen Sollicitationis.

La justicia estadounidense persistió en las pesquisas y en enero de 2005, en la Corte del distrito de Harris County (Texas) el entonces cardenal y hoy Papa Benedicto XVI fue acusado de obstrucción de la justicia. La epístola fue incluida en la demanda presentada a principios de 2005 contra la Iglesia Católica de Texas y contra Ratzinger por los abusos sexuales cometidos a tres menores por Juan Carlos Patiño Arango, un seminarista de origen colombiano asignado a la iglesia San Francisco de Sales, de Houston. Patiño Arango fue acusado de haber abusado sexualmente de ellos durante sesiones de “orientación psicopedagógica” en la iglesia, a mediados de los noventa.

Según abogados de las víctimas, el cardenal Ratzinger “conspiró para obstruir la acción de la justicia”. El padre John Beal, catedrático de Derecho Canónico de la Catholic University of America, en declaración oral jurada, el 8 de abril de 2005, reconoció ante Daniel Shea que la carta ampliaba la jurisdicción y el control de la Iglesia Católica sobre delitos de abusos sexuales. La carta de Ratzinger estaba cofirmada por Tarsicio Bertone (hoy flamante Secretario de Estado), quien, en una entrevista de hace tres años, ya aludió a la oposición de la Iglesia Católica a permitir que organismos ajenos a ella pudieran investigar las denuncias de abusos sexuales cometidos por curas. “En mi opinión, no tiene fundamento la exigencia de que un obispo esté obligado a contactar con la policía para denunciar a un sacerdote que ha admitido ser culpable de pedofilia” dijo Bertone en ese entonces – vaya “joya” de sinvergüenza -. Posteriormente el gobierno de Estados Unidos ordenó al tribunal de Texas que el Papa Benedicto XVI debía recibir inmunidad en la demanda sobre Patiño Arango. El subsecretario de Justicia de Estados Unidos, Meter Keisler, dijo que como Jefe de Estado del Vaticano, Benedicto XVI goza de inmunidad. Y señaló que permitir que continúe la demanda sería “incompatible con los intereses de política exterior de Estados Unidos”.

La Corte Suprema de Justicia afirmó por su parte que los tribunales de Estados Unidos están obligados a acatar esas “sugerencias de inmunidad”. De tal manera, la elección de Ratzinger como Papa lo salvó de enfrentarse a la justicia estadounidense o tener que esconderse tras los muros del Vaticano de una orden de captura de la INTERPOL. Otra demanda presentada en 1994 contra el anterior Papa Juan Pablo II, también en Texas, fue desechada después de que el gobierno de Estados Unidos presentara una moción similar.

Trascendió que la embajada de la Santa Sede en Washington había pedido al gobierno de Estados Unidos que emitiera su sugerencia de inmunidad, e hiciera todo lo posible para que el caso fuese desestimado. Patiño Arango es hoy un prófugo de la justicia.

 

Platino Brillante
sinerg
Mensajes: 14,061
Registrado: ‎10-11-2007

Re: Mea Maxima Culp: SILENCIO en la Casa de Dios (premiere de documental en HBO) PEDOFILIA en la ICAR

up
Platino Brillante
sinerg
Mensajes: 14,061
Registrado: ‎10-11-2007

Re: Mea Maxima Culp: SILENCIO en la Casa de Dios (premiere de documental en HBO) PEDOFILIA en la ICAR



La Santa Inquisicion existe aun, se llama Congregacion para la Doctrina de la Fe es un órgano colegiado del Vaticano. El cambio de nombre ocurrio en 1965 bajo el Pontificado de Pablo VI.

Este artículo sobre el documento Crimen Sollicitationis de 1961 y confirmado en 2001 por J Ratzinger con el documento De Delictis Gravioribus:

[B]“El documento secreto del Vaticano fue elaborado por el Santo Oficio (hoy la Congregación para la Doctrina de la fe) en 1961, y contiene una serie de instrucciones para los obispos sobre cómo manejar los casos del “peor crimen”. Es decir, los casos en que los sacerdotes se ven envueltos en relaciones sexuales con animales, personas o niños. Y en los que utilizan las confesiones para obtener favores sexuales de los fieles.

Crimen Sollicitationis llama a manejar en secreto dichos casos y el secreto se extiende al mismo documento. El castigo por la violación del secreto incluye la excomunión, la que sólo puede ser retirada por el mismo Papa. Tal vez esto explica la negación de la existencia de dicho documento por parte de algunos obispos. Crimen Sollicitationis salió a la luz en el contexto del escándalo de la denuncia de los miles de casos de abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes católicos en Estados Unidos.
Abogados estadounidenses involucrados en diversos casos sobre pedofilia eclesial dijeron que dicho documento era una evidencia de la política de obstrucción a la justicia practicada de forma oficial y como política de estado por el Vaticano. En respuesta, la Iglesia católica arguyó que la política de secretismo no incluía ocultar los crímenes de pedofilia cometidos por sacerdotes.

Crimen Sollicitationis fue también reproducido por el diario estadounidense Worcester Telegram & Gazette, que obtuvo una copia en 2003. El documento en cuestión se mantuvo por 40 años custodiado en secreto y catalogado como “extremadamente confidencial” en los archivos secretos de la Santa Sede. Daniel Shea, abogado estadounidense y ex seminarista lo descubrió y lo dio a conocer a la opinión pública de Estados Unidos. El documento, explicó Shea, fue citado como todavía en vigor, en una epístola del entonces cardenal Joseph Ratzinger titulada: “De Delictis Gravioribus” del 18 de mayo de 2001.

Con dicha fecha el cardenal Joseph Ratzinger y hoy Benedicto XVI envió la epístola “Delictis Gravioribus” (“Normas de delitos más graves”) a los obispos de toda la Iglesia católica y otros ordinarios y superiores, anunciándoles qué actos “más graves quedaban reservados” al único juicio de su congregación. Añadía que la instrucción Crimen sollicitationis “en vigor, promulgada por la Suprema Sagrada Congregación del Santo Oficio el 16 de marzo de 1962, debía ser reconocida por los nuevos Códigos canónicos”.

Las jerarquías del Estado Vaticano se defendieron afirmando que las normas contenidas en el documento de 1962 no tienen ningún valor vinculante después de la entrada en vigor de las disposiciones que en 1983 reformaron el Código de Derecho Canónico. Sin embargo, en la epístola de Ratzinger de 2001, como ya dijimos, no hay dudas sobre la vigencia del documento Crimen Sollicitationis.La justicia estadounidense persistió en las pesquisas y en enero de 2005, en la Corte del distrito de Harris County (Texas) el entonces cardenal y hoy Papa Benedicto XVI fue acusado de obstrucción de la justicia.

La epístola fue incluida en la demanda presentada a principios de 2005 contra la Iglesia Católica de Texas y contra Ratzinger por los abusos sexuales cometidos a tres menores por Juan Carlos Patiño Arango, un seminarista de origen colombiano asignado a la iglesia San Francisco de Sales, de Houston. Patiño Arango fue acusado de haber abusado sexualmente de ellos durante sesiones de “orientación psicopedagógica” en la iglesia, a mediados de los noventa.

Según abogados de las víctimas, el cardenal Ratzinger “conspiró para obstruir la acción de la justicia”. El padre John Beal, catedrático de Derecho Canónico de la ######## University of America, en declaración oral jurada, el 8 de abril de 2005, reconoció ante Daniel Shea que la carta ampliaba la jurisdicción y el control de la Iglesia Católica sobre delitos de abusos sexuales. La carta de Ratzinger estaba cofirmada por Tarsicio Bertone (hoy flamante Secretario de Estado), quien, en una entrevista de hace tres años, ya aludió a la oposición de la Iglesia Católica a permitir que organismos ajenos a ella pudieran investigar las denuncias de abusos sexuales cometidos por curas. “En mi opinión, no tiene fundamento la exigencia de que un obispo esté obligado a contactar con la policía para denunciar a un sacerdote que ha admitido ser culpable de pedofilia” dijo Bertone en ese entonces – vaya “joya” de sinvergüenza -. Posteriormente el gobierno de Estados Unidos ordenó al tribunal de Texas que el Papa Benedicto XVI debía recibir inmunidad en la demanda sobre Patiño Arango. El subsecretario de Justicia de Estados Unidos, Meter Keisler, dijo que como Jefe de Estado del Vaticano, Benedicto XVI goza de inmunidad. Y señaló que permitir que continúe la demanda sería “incompatible con los intereses de política exterior de Estados Unidos”.
La Corte Suprema de Justicia afirmó por su parte que los tribunales de Estados Unidos están obligados a acatar esas “sugerencias de inmunidad”. De tal manera, la elección de Ratzinger como Papa lo salvó de enfrentarse a la justicia estadounidense o tener que esconderse tras lo muros del Vaticano de una orden de captura de la INTERPOL.
Otra demanda presentada en 1994 contra el anterior Papa Juan Pablo II, también en Texas, fue desechada después de que el gobierno de Estados Unidos presentara una moción similar.
Trascendió que la embajada de la Santa Sede en Washington había pedido al gobierno de Estados Unidos que emitiera su sugerencia de inmunidad, e hiciera todo lo posible para que el caso fuese desestimado. Patiño Arango es hoy un prófugo de la justicia.”

Entonces no es de Extrañar, la actitud del magisterio romano primero de proteger, luego de amparar, esconder a los criminales, haciéndose cómplices de los autores.

Jesús dice claramente:
Marcos 9:42 Cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello, y se le arrojase en el mar.