El Gordo y La Flaca Univision Foros

Responder
¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
la90000
Mensajes: 16,405
Registrado: ‎02-16-2006

ESTE RELATO NARRA UN CASO REAL se requiere kudo con cada cuenta que usted poseea lol

[ Editado ]

Muchas gracias por no haber interrumpido el desarrollo del tema.

 

Ahora si pueden comentar libremente y dejar tantos kudos como cuentas tenga....si es que le gusto el tema...digo...   lol

 

 

 

                    Este relato narra un caso real.

                    Se han cambiado los nombres.

                    Un caso espeluznante!

 

 

 

Los aullidos del perro se apagaban lentamente, conforme terminaba su agonía, mezclándose todavía con el murmullo de la gente y los ladridos de los otros perros que se enseñaban los dientes a su alrededor.

 

Eran aullidos dolorosos, aullidos de muerte; estaba enrollado sobre sí mismo y casi no se movía, tenía sangre en el hocico y sus ojos vidriosos veían con angustia al pequeño pequinés que se había quedado a su lado y que, de vez en cuando, le lamía las orejas en franca solidaridad.

 

 Alguien le había pegado una patada para ahuyentarlo, no solo porque era el más grande, sino también porque era el más agresivo, y él se había llevado la peor parte.

 

Tenía quebradas las costillas del lado derecho, estas le habían perforado el pulmón y el hígado y ahora agonizaba expulsando la sangre por el hocico y aullando cada vez con menos fuerza.

 

Y, al parecer, solo al pequeño pequinés le importaba su sufrimiento.

 

Más allá, el grupo de curiosos le daba la espalda, formados en media luna frente a la tumba improvisada que los perros habían descubierto, a flor de tierra, horrorizados de lo que veían, haciendo comentarios en diferentes tonos y tratando de acercarse para ver si los animales habían desenterrado el rostro, por si era alguien conocido.

 

Pero los dos policías motorizados que custodiaban la escena los mantenían a raya, habían dado aviso a la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) y una patrulla iba hacia allá, seguida por la ambulancia de Medicina Forense.

 

A pesar de lo grotesco de la escena y del olor insoportable que salía de la tierra, los policías se mantenían en su sitio, mudos ante los comentarios ofensivos de algunos de los curiosos.

 

 

Next >>>

 

 

 

la90000
Mensajes: 16,405
Registrado: ‎02-16-2006

Re: ESTE RELATO NARRA UN CASO REAL. POR FAVOR LEA Y RESPETE LAS INSTRUCCIONES

LA ESCENA. 

 

 

Era una mañana fresca de junio; aunque no había llovido, estaba húmedo y un viento agradable se movía entre los árboles.

 

 Al final del campo de fútbol, un rectángulo forrado de grama natural, lleno de baches y lodo, con dos porterías de madera a punto de caerse, estaba la tumba, un bulto de tierra que apenas se destacaba entre los troncos de los árboles.

 

Los perros no tuvieron dificultad para desenterrar el cadáver y, de no ser por un recogedor de chatarra, se lo hubieran comido hasta dejar los puros huesos.

 

Habían empezado por comerse una pierna.

 

Era una pierna pequeña, terminada en un pie pequeño y deforme por la hinchazón; estaba hinchada también, oscura y llena de gusanos.

 

Los perros la habían desgarrado en varias partes y podía verse el hueso, blanco como el marfil, y manchado de sangre y pus.

 

Salía de la tierra casi desde el tronco pero no podía verse más; los perros no tuvieron tiempo para desenterrar todo el cadáver.

 

Más arriba se veía un brazo, pequeño también, con la carne desgarrada a mordiscos, lleno de tierra y de gusanos.

 

Salía de la tumba y apuntaba hacia arriba con una mano podrida que los animales casi habían desprendido a dentelladas; unas pulgadas más allá se veía un poco de pelo y algo que parecía ser una parte de la frente; lo demás seguía bajo tierra.

 

La gente esperaba impaciente, los policías seguían fijos en su sitio y el viento fresco seguía soplando entre las ramas, mientras el sol subía despacio en el cielo lleno de nubes.

 

A varios pasos de ahí, el perro ya no gemía.

 

Su agonía había terminado.

 

Estaba muerto.

 

El pequeño pequinés seguía echado a su lado, jadeando y con la enorme lengua de fuera, mirándolo de vez en cuando con una muestra de tristeza y de solidaridad que quisiera ver alguna vez entre seres humanos.

 

Next >>>

la90000
Mensajes: 16,405
Registrado: ‎02-16-2006

Re: ESTE RELATO NARRA UN CASO REAL. POR FAVOR LEA Y RESPETE LAS INSTRUCCIONES

ENRIQUE ÁVILA. 

 

Estaba tan bien vestido que parecía que iba a casarse.

 

Esa era una de sus principales características, y con ello demostraba su pulcritud y limpieza.

 

Como él decía "pobre pero limpio" y agregaba: "y honrado".

 

A pesar del sueldo de hambre que se gana en la DNIC, su carrera no tenía manchas y estaba seguro de que jamás sería una mala influencia para sus compañeros ni un mal ejemplo para sus hijos.

 

Era un buen detective, uno de los mejores de la vieja escuela, y se confiaba en él cuando los casos parecía imposibles de resolver.

 

Cuando el abogado apareció muerto a puñaladas en una cama del motel "El Bosque", se llamó a Enrique Ávila y él descubrió al criminal; cuando un policía preventivo fue asesinado de un balazo en la cabeza adentro de un taxi, se llamó a Ávila y él identificó a los criminales; cuando apareció asesinado el hijo del ex Comisionado de los Derechos Humanos, se le llamó y él encontró a los criminales.

 

Hay quienes dicen que es capaz hasta de descubrir al asesino del mar Muerto.

 

Y ahora estaba ante un caso espeluznante, frente a la tumba que los perros habían descubierto, mirando indignado y en silencio el cuerpecito que los técnicos de Inspecciones Oculares desenterraban poco a poco.

 

Next >>>

 
la90000
Mensajes: 16,405
Registrado: ‎02-16-2006

Re: ESTE RELATO NARRA UN CASO REAL. POR FAVOR LEA Y RESPETE LAS INSTRUCCIONES

EL CADÁVER. 

 

Era una niña; tenía cinco años de edad cuando menos, estaba desnuda, con la boca abierta, llena de tierra, dos huecos horrorosos donde estuvieron los ojos, y con señales de haber sido maltratada.

 

Cuando Enrique se acercó más a ella, supo que había sido estrangulada, tenía la garganta aplastada y, entre la tierra que le llenaba la boca, aparecía la lengua, casi desprendida del cuello.

 

Se veían marcas de golpes en el rostro y en el pecho y, entre las piernas, podía notarse una costra de sangre seca.

 

El detective estuvo de acuerdo con el forense de que la niña había sido violada, no una, sino varias veces.

 

Luego la habían asesinado.

 

Era un caso espeluznante y Enrique sintió que un frío repentino recorría la columna vertebral.

 

Quien hubiera hecho eso merecía más que la muerte pero, por desgracia, la justicia no iba más allá.

 

Next >>>

 
la90000
Mensajes: 16,405
Registrado: ‎02-16-2006

Re: ESTE RELATO NARRA UN CASO REAL. POR FAVOR LEA Y RESPETE LAS INSTRUCCIONES

LA NIÑA. 

 

Se llamaba Rosa, como su madre.

 

Reportaron su desaparición diez días antes, y en vano esperaron a que apareciera.

 

Encontrarla en aquellas condiciones era lo peor que su madre podía soportar.

 

A su lado estaba su marido, un hombre joven, alto y delgado que miraba la escena con angustia y desesperación; cerca de ellos estaba el papá de la niña, vestido como cholo, rapado y con un enorme arito colgándole de la oreja izquierda.

 

Hablaba en voz alta, amenazaba al asesino y recriminaba a la madre que hubiera descuidado a la niña.

 

Uno de sus amigos, vestido como él, trataba de tranquilizarlo.

 

Ávila hizo que subieran a una patrulla, trajo al padrastro y se sentó entre ellos.

 

Media hora después estaban en la DNIC.

 

Next >>>

la90000
Mensajes: 16,405
Registrado: ‎02-16-2006

Re: ESTE RELATO NARRA UN CASO REAL. POR FAVOR LEA Y RESPETE LAS INSTRUCCIONES

LA ENTREVISTA. 

 

El papá tenía treinta años, hacía dos meses lo habían deportado de Estados Unidos y estaba en libertad provisional, acusado de asociación ilícita y otras cosas.

 

Cada semana tenía que presentarse al Juzgado de Comayagüela a firmar un libro.

 

Dijo que no veía a su hija desde hacía dos semanas, porque la madre se lo impedía, pero que él siempre buscaba la forma de ayudarle y acercarse a ella.

 

La última vez que la vio fue en su casa, porque los abuelos la querían y la madre accedió a que la niña los visitara; junto a su hermano la llevaron a su casa, ya casi de noche.

 

No la había vuelto a ver.

 

Lo último que hizo por ella fue enviarle quinientos lempiras con su hermano porque se iba a graduar en el kínder.

 

Supo que había desaparecido tres días después, cuando la madre, enloquecida, fue a preguntar por ella a su casa.

 

Los ancianos no la volvieron a ver.

 

El detective le dijo que necesitaría muestras de sangre, semen y saliva, para descartarlo como sospechoso, y él estuvo de acuerdo en colaborar.

 

Acababan de estrenar el laboratorio criminalístico y harían algunas comparaciones de ADN con los fluidos que encontraron en el interior de la vagina de la niña.

 

Next >>>

la90000
Mensajes: 16,405
Registrado: ‎02-16-2006

Re: ESTE RELATO NARRA UN CASO REAL. POR FAVOR LEA Y RESPETE LAS INSTRUCCIONES

EL PADRASTRO. 

 

Temblaba cuando el técnico manipulaba el tubito de vidrio que se iba llenando con su sangre, el detective lo observaba y él se ponía más pálido cada vez.

 

Aunque el detective no confiaba mucho en las pruebas de ADN, tomaba las muestras más para estudiar las reacciones de los sospechosos que para identificar al posible violador.

 

Él sabía que estas pruebas no habían sido nunca cien por ciento confiables, que se había descubierto que existen dos tipos de ADN en el ser humano y que, dada la corrupción entre muchos operadores de justicia, se habían dado casos en que el ADN había sido trastocado para librar de culpa a algunos criminales de mucho dinero en Honduras, por lo tanto, llevaba a sus sospechosos hasta el laboratorio para estudiar sus reacciones y, con un experto en conducta humana, tratar de descubrir hasta dónde llegaba la sinceridad o el cinismo de los hombres.

 

Pero no avanzó mucho por este lado.

 

El padrastro dijo que salió a trabajar, como todos los días, y que al regresar a su casa, a las cinco de la tarde, Rosa todavía estaba allí.

 

Notaron que había desaparecido cuando la llamaron a cenar, a eso de las seis y media de la tarde.

 

Creyendo que estaba jugando cerca, esperaron hasta las siete de la noche, pero la niña no regresó.

 

No la había vuelto a ver.

 

Esta era la coartada perfecta.

 

Enrique la tomó en cuenta y la comprobó con la declaración de la madre.

 

Por si aún le quedara una duda, el detective le pidió al padrastro que pusiera las manos sobre la mesa, con las palmas hacia abajo y los dedos extendidos y juntos.

 

El detective las observó un momento, movió luego la cabeza hacia los lados y le dio las gracias.

 

El forense le había dicho que la niña fue estrangulada, que le aplastaron la garganta con fuerza excesiva y que a los lados del cuello tenía dos marcas profundas, dos heridas que habían sangrado poco y que habían sido producidas por la presión de las uñas de los pulgares del asesino.

 

Y el padrastro se comía las uñas y el papá las llevaba cortadas casi al ras. Poco después se despidió de ellos.

 

Los dos hombres salieron juntos de la DNIC, aunque sin dirigirse la palabra.

 

Afuera estaba la mujer, llorosa todavía.

 

Cuando Enrique pasó cerca de ellos los tres se estaban abrazando.

 

Next >>>

la90000
Mensajes: 16,405
Registrado: ‎02-16-2006

Re: ESTE RELATO NARRA UN CASO REAL. POR FAVOR LEA Y RESPETE LAS INSTRUCCIONES

LA TEORÍA. 

 

El detective estaba en un callejón sin salida.

 

Eran casi las dos de la mañana y él seguía detrás de su escritorio, con las fotografías de la escena del crimen ante sus ojos, una taza de café helado en las manos y la ansiedad pintada en el rostro.

 

Estrangular a una niña de cinco años después de violarla era uno de los crímenes más aberrantes y repudiables que podía imaginar y se sentía obligado a encontrar al criminal.

 

Había leído una y mil veces las declaraciones que había obtenido y casi se las sabía de memoria, pero el caso seguía empantanado, y lo peor era que el cadáver sin ojos y semi devorado por los perros se le aparecía en todas direcciones.

 

Él llevaba el caso y llegaría hasta el final, pero, ¿cómo?

 

Los principales sospechosos tenían coartadas perfectas y no mostraban ninguna señal de culpabilidad.

 

Entonces, ¿por dónde buscar?.

 

Nadie sabía nada de Rosa después de las siete de la noche; la vieron por última vez jugando en la acera, sola.

 

Lo raro es que la colonia Las Ayestas es muy transitada y la calle donde está la casa de la niña está iluminada.

 

Aunque oscurecía temprano, al detective le parecía casi imposible que nadie hubiera visto algo.

 

No tenía sueño, aunque bostezaba de vez en cuando, se restregaba los ojos rojos e hinchados y bebía café maquinalmente, pensaba y pensaba.

 

De pronto dio un salto.

 

Una luz se hizo en su cerebro y se quedó de pie, mirando las fotografías, puso la taza en una esquina del escritorio y buscó en el expediente una página del interior; la leyó una y otra vez y llamó a su compañero que dormitaba en un escritorio cercano.

 

"Creo que sé quién mató a la niña -le dijo Enrique-, al menos es el sospechoso más seguro.

 

La niña estaba en la acera, jugando, era casi de noche; aunque por allí pasa mucha gente, la niña estaba acostumbrada y los padres también, y son muy conocidos, como en los barrios donde todo el mundo se conoce. 

 

Sin embargo, no creo que alguien se atreviera a llevarse la niña a la fuerza; ésta hubiera gritado y alertado a los padres y a los vecinos, además, tampoco creo que la niña se hubiera ido por su gusto con un desconocido y, cualquier vecino, hubiera hablado primero con la madre para llevarse a la niña.

 

Por esto creo que alguien que la niña conocía se le acercó o la llamó de cierta distancia, la niña confiaba en ese alguien, por haberlo visto muchas veces, y fue hacia él.

 

Este la alejó más de la casa y se la llevó.

 

En algún lugar la violó y la estranguló.

 

¿Por qué la mata?

 

Según el forense, la niña fue violada mientras vivía, tres veces cuando menos; después la estrangularon.

 

Dice Inspecciones Oculares que el lugar donde enterraron el cadáver no es el sitio donde fue violada y asesinada.

 

No había allí huellas de violencia ni sangre.

 

Hasta allí la llevó el asesino solo para enterrarla.

 

Y es un lugar que está a más de diez kilómetros de la colonia Las Ayestas.

 

Y la clave está en la declaración del papá de la niña.

 

Creo que tenemos al asesino.

 

Next >>>

 
la90000
Mensajes: 16,405
Registrado: ‎02-16-2006

Re: ESTE RELATO NARRA UN CASO REAL. POR FAVOR LEA Y RESPETE LAS INSTRUCCIONES

EL FINAL. 

 

El hombre estaba dormido cuando los detectives tocaron la puerta de su casa.

 

Apestaba a tabaco y licor y se rascaba la calva malhumorado cuando fue a abrir.

 

Eran las tres de la mañana y no era ni común ni lógico que la Policía molestara a esas horas.

 

"Quiero hablar con usted -le dijo Enrique, reprimiendo un bostezo-; es urgente".

 

El hombre asintió de mal humor.

 

"¿Cuánto dinero le mandó a la niña la última vez?" -le preguntó-. "Quinientos lempiras –dijo él, limpiándose las lagañas de los ojos.

 

"¿A qué horas?"

 

"Desde la mañana.

 

Vi a mi hermano a eso de las once"."

 

¿Le dijo su hermano que los había entregado?"

 

"No recuerdo.

 

No le pregunté.

 

Siempre he confiado en él.

 

Estoy seguro de que los entregó".

 

-"¿A quién? "

 

"¿Lo sabe usted?"

 

-"A la mamá de la niña, es lógico".

 

Enrique guardó silencio un momento, hizo una seña con la cabeza a dos de sus compañeros y uno de ellos ayudó a una mujer alta y delgada a bajar de una patrulla.

 

Era la mamá de Rosa.

 

Cuando se acercó a ellos, el detective continuó:

 

"¿Le entregó alguien quinientos lempiras que le mandó el papá de Rosita el día que la niña desapareció?"

 

La mujer respondió que no.

 

El hombre insistió. 

 

Dijo que llamaría a su hermano.

 

 

Next >>>

 

 

 

 

 

la90000
Mensajes: 16,405
Registrado: ‎02-16-2006

Re: ESTE RELATO NARRA UN CASO REAL. POR FAVOR LEA Y RESPETE LAS INSTRUCCIONES

 

Enrique lo detuvo.

 

"Usted mandó el dinero a las once de la mañana, ¿cierto?".

 

"Sí".

 

"¿Con su hermano, el tío de la niña?"

 

"Sí".

 

"Y, ¿su hermano le dijo que los había entregado?"

 

"No se lo pregunté.

 

Confío en él, pero ella dice que no se los llevó".

 

"Bien -dijo el detective-, necesitamos hablar con su hermano".

 

"Está dormido".

 

"Usted también estaba dormido y aquí está con nosotros.

 

Llámelo".

 

"¿No pueden esperar hasta mañana?"

 

"No.

 

Llámelo, o entramos por él".

 

En ese momento se cerró de golpe la puerta de la calle, una anciana dio un grito y, por la ventana, los detectives vieron que un hombre, casi un muchacho, cruzaba la sala a la carrera.

 

Alguien gritó que abrieran la puerta y los detectives entraron a la casa como una tromba.

 

Aunque era ilegal, los policías creían que iban detrás de un violador y asesino.

 

El hombre que corría trataba de saltar el muro del patio, un policía lo agarró de un pie y lo tiró al piso embaldosado, luego le puso un pie en la garganta y lo apuntó con una pistola.

 

Enrique se acercó a él.

 

"Ajá, papá -le dijo-, ¿por qué no querés hablar con nosotros?". 

 

El hombre no contestó.

 

Cuando lo pusieron de pie tenía un tobillo dislocado.

 

"Nos vas a decir cómo te llevaste a la niña de la casa y por qué la mataste después de violarla".

 

El hombre aulló de dolor.

 

El detective siguió hablando:

 

"Mejor te lo voy a decir yo:

 

Tu hermano te dio quinientos lempiras para que se los llevaras a tu sobrina, como había hecho otras veces, pero vos te tardaste en ir a dejar el dinero.

 

Cuando llegaste era casi de noche, la niña estaba jugando en la acera y la llamaste, seguramente andabas drogado, porque hasta aquí se te siente el olor a la marihuana que fumaste anoche, la niña te reconoció, se acercó a vos y le dijiste que le darías algo.

 

Ella se fue con vos por su propia voluntad y confiada porque eras su tío.

 

Vos la subiste al taxi que manejás, porque manejás un taxi, ¿verdad?

 

La llevaste a algún lugar, tal vez un motel, la violaste y la estrangulaste, luego te fuiste hacia la salida de Olancho y la enterraste lo mejor que pudiste, pero los perros la encontraron y nosotros te encontramos a vos.

 

Enseñame las uñas".

 

Las tenía cortas con excepción de los dedos pulgares que medían casi media pulgada de largo y estaban bien afiladas.

 

El hombre bajó la cabeza.

 

Murió asesinado en la Penitenciaría Nacional.

 

Nadie reclamó su cadáver..

 

 

 


Aqui concluyo el display de este tema ya pueden dejar                                          sus mensajes y kudos, gracias por no interrumpir