¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Diamante
holguinero007
Mensajes: 98,737
Registrado: ‎04-20-2005

FALSA BIBLIA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVA

1. La Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras no fue realizada por ningún académico serio sino por un oscuro "comité" del cual no se proporcionan ni nombres ni curriculum. 1 No hay eruditos reconocidos que se responsabilicen por esta traducción. 2. Ninguno de los miembros del "comité de traductores" era experto en griego o hebreo lo cual es un requisito indispensable para hacer una traducción de los originales a cualquier idioma 2. 3. Los Testigos de Jehová declaran que la suya es la única versión confiable de la Biblia y que todas las demás son erróneas. Sin embargo los mismos Testigos utilizaron la traducción inglesa King James, y otras más durante más de ochenta años para enseñar a sus seguidores 3. 4. Las revistas de los Testigos enseñan que la religión Católica Romana es la gran prostituta espiritual de Apocalipsis 17 y 18 y que no puede ser confiable en ningún asunto espiritual,4  pero al mismo tiempo siguen a la Iglesia Católica al basar parte de su traducción de la Biblia en las versiones de dos sacerdotes jesuitas. 5 5. La organización de los Testigos de Jehová tiene una larga historia de engaños y falsedades para intentar atraer prosélitos. No solo su fundador Carlos T. Russell fue condenado judicialmente por engañar a la gente con la venta de un supuesto "trigo milagroso."6 Sino que además esta organización ha hecho por lo menos 10 predicciones acerca del fin del mundo en un período que va de 1889 a 1975. Obviamente ninguna de las predicciones se cumplió y jamás hubo una disculpa pública por los engaños. Una Organización Deshonesta. Una organización con estos antecedentes y que además nunca ha tenido la decencia de pedir una disculpa pública a la sociedad, y ni siquiera a sus propios adeptos, difícilmente se puede considerar capacitada éticamente para producir una traducción confiable de la Biblia. La Sociedad Watch Tower carece totalmente de la autoridad moral necesaria para una tarea tan delicada y de hecho queda descalificada por las palabras del mismo Señor Jesucristo que dijo en Mateo 7:18: "No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos". El significado es claro: Así como no podemos esperar que un árbol malo produzca un fruto bueno, es ilógico pensar que una organización deshonesta y corrupta produzca una traducción veraz y objetiva de la Biblia. Pasajes Claves Alterados La siguiente es sólo una pequeña muestra de los cientos de pasajes importantes alterados a propósito en la Traducción de los Testigos de Jehová.  
Traducción de los Testigos Biblia Reina Valera

"Ahora bien resultaba que la tierra se hallaba sin forma y desierta y había oscuridad sobre la superficie de (la) profundidad acuosa y la fuerza activa de Dios se movía de un lado a otro sobre la superficie de las aguas".

Génesis 1:2

"Y la tierra estaba desordenada y vacía y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas"

Génesis 1:2  

"En (el) principio la Palabra era, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era un dios"

Juan 1:1

"En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios".

Juan 1:1

"Pero nosotros sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado capacidad intelectual para que adquiramos el conocimiento del verdadero y estamos en unión con el verdadero por medio de su Hijo Jesucristo. Este es el Dios verdadero y vida eterna".

1 Juan 5:20  

"Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna".

1 Juan 5:20

"Pero cuando introduce de nuevo a su Primogénito en la tierra habitada dice: "Y que todos los ángeles de Dios le rindan homenaje".

Hebreos 1:6  

"Y otra vez cuando introduce al primogénito en el mundo dice: Adórenle todos los ángeles de Dios".

Hebreos 1:6

"Mientras aguardamos la feliz esperanza y la gloriosa manifestación del gran Dios y de (l) Salvador nuestro, Cristo Jesús".

Tito 2:13  

"Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo".

Tito 2:13

"A quienes pertenecen los antepasados y de quienes provino el Cristo según la carne: Dios, que está sobre todos, (sea) bendito para siempre. Amén".

Romanos 9:5  

"De quienes son los patriarcas, y de los cuales, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén".

Romanos 9:5

Junior
cyriacus3
Mensajes: 257
Registrado: ‎09-08-2008

Re: FALSA BIBLIA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVA

Señor Hipócrita Holguinero, antes de criticar a la Bilbia de otras religiones investigue primero como se formó la Biblia  católica
 
En el concilio de Trento (1545-1563, también llamado Tridentino) en el año 1546 por el decreto De usu et editione sacrorum librorum, en el cual el canon [o sea el conjunto de escrituras] de la Vulgata latina fue declarada eclesiásticamente como obligatoria. El siguiente paso ocurrió en 1590. Después de varias correcciones, el papa Sixto V, publicó la Vulgata “auténtica” como nueva edición Editio Sixtina, y la declaró oficialmente “sin falta”. Pero en realidad estaba llena de errores y por esto fue suprimida por la iglesia ya en 1592, bajo el papa Clemente VIII, reemplazada por la “sin falta” Editio Clementina, pero también esta nuevamente estaba llena de errores (Karl Heussi, Kompendium der Kirchengeschichte, Tübingen 1991, Edición 18, pág. 337). A lo cual  recién, en el año 1598 la nueva corregida edición quedó como Biblia imperativa “sin falta”, por mucho tiempo …  
Recordando: El redactor Jerónimo escribe sobre esto, “que en versiones, que difieren entre si, es difícil encontrar la verdad” (Literalmente: “que no es cierto, lo que discrepa”), él habla de “correcciones para peor; de irresponsabilidades, y errores de copias” y que es osadía, juzgar sobre esto como un arbitro. El dogma católico-romano le otorga al resultado la etiqueta de “sin falta”.
 
Pero también el hecho, que los textos originales no hayan obtenido esta calificación, si no una traducción en otro idioma, es – dicho suavemente – curioso. Pero si esta es declarada oficialmente por la iglesia como “sin falta” ¿Entonces como se pueden mediar las siguientes muchas rectificaciones? Quizás sólo, porque la fe piadosa, es olvidadiza.
Al menos la corregida Editio Clementina estaba en uso hasta 1907, hasta que, bajo el papa Pio X, la Vulgata fue reemplazada por la Nuova Vulgata. Pero en realidad, su antecesor Pio IX, había declarado anteriormente, esta posibilidad como imposible. Porque en el primer concilio del Vaticano 1869/70, el papa Pio IX anunció, por encima de la actual Vulgata, mientras tanto reconocida como sin faltas, una nueva enseñanza dogmática obligatoria. La Editio Clementina de 1598 “no contiene errores”, Dios es su “creador” y el Espíritu Santo la había dictado. Así la decisión del concilio de 1870:
Esta revelación sobrenatural, conforme a la fe de la iglesia universal declarada por el sagrado concilio de Trento, «está contenida en libros escritos y en tradiciones no escritas, que fueron recibidos por los apóstoles de la boca del mismo Cristo, o que, transmitidos como de mano en mano desde los apóstoles bajo el dictado del Espíritu Santo, han llegado hasta nosotros»
Los libros íntegros del Antiguo y Nuevo Testamento con todas sus partes, según están enumerados en el decreto del mencionado concilio y como se encuentran en la edición de la Antigua Vulgata Latina, deben ser recibidos como sagrados y canónicos. La iglesia estos libros por sagrados y canónicos no porque ella los haya aprobado por su autoridad tras haber sido compuestos por obra meramente humana; tampoco simplemente porque contengan sin error la revelación; sino porque, habiendo sido escritos bajo la inspiración del Espíritu Santo, tienen a Dios por autor y han sido confiadas como tales a la misma iglesia.” [Canon 4] © Copyright 2001. BIBLIOTECA ELECTRÓNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS™
Éste canon no es el único con el cual la iglesia se ha metido parcialmente en situaciones absurdas. Porque el concilio dogmatizó en el año 1870 también la infalibilidad del magisterio papal, con lo cual a la Biblia “sin faltas” se agregaba la “infalibilidad” del magisterio eclesiástico. Y si un magisterio “infalible” dogmatiza algo como “sin faltas”, entonces deberían estar excluidas doblemente futuras correcciones.
Pero como se dijo: Ya en el año 1907, hubo que corregir nuevamente algo en el, por el papado “infalible”, declarado libro como “inspiración infalible”. Y como siempre se manifiestan en Roma de tal modo, como si fuese, justamente la versión actual de esta construcción, ahora finalmente la ya siempre afirmada como “inspirada por Dios”. Así el papa Juan Pablo II determinó, en el año 2001, como imperativo:
 
“Si una ya editada edición, tiene una opción contraria a la Nuova Vulgata, que afecta a las bases de las tradiciones, la secuencia de los versos y similares. Esto debe … ser corregido” (V Instrucción “para la recta aplicación de la Constitución sobre la Sagrada Liturgia del Concilio Vaticano II” artículo 36 de la constitución).
 
 
Revista “Der Theologe”, editor Dieter Potzel, edición Nº 14: Jerónimo y el origen de la Biblia, Wertheim 2004, citado según www.theologe.de/jeronimo_biblia.htm, redacción del 20.5.2008
 
Bronze
eliasid
Mensajes: 3,616
Registrado: ‎03-21-2006

Re: FALSA BIBLIA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVA

Tal como desde hace mas de 15 siglos, el imperio Romano
hace todo lo posible por desacreditar a quienes desean -
continuar con los mandatos del HIJO DE DIOS, junto
con sus socios Teologos y voceros "calificados" los que -
quieren seguir manipulando a las masas para beneficiar a
los gobiernos mundanos, continuan con la cortina de sombra
y tratan de ocultar a otros el plan de salvacion de DIOS,

Este proyecto les ha acarreado tanto descredito ahora y
desde los tiempos en que los "santos" de la colina del
vaticano dan su uncion a los poderosos, a los ricos, a los
que les dan su "pan de cada dia"; Ademas de sentirse los unicos aprobados por DIOS, lanzan campa~as de persecusion a los que no comulgan con sus dogmas, antes peor, los se~alan como PROTESTANTES y los entregan a sus tribunales del "santo oficio" (torturadores con licencia para atormentar y matar, asi como despojarlos de sus bienes con la venia del papa) tal como lo que hicieron a muchos de los discipulos del mismo JESUSCRISTO.

Su amplio poder propagandista y control politico y economico repartido en "diocesesis", les ha ganado favores con los que desean aparecer como fantasia el
que el REINO DE LOS CIELOS se esta estableciendo sobre
la tierra, y pregonan a todo pulmon que solo ellos tienen su boleto para el cielo.

Nada hay mas falso que esto, la prueba es que todos los -
papas que se dicen "canonizados" y sus "beatos" duermen
en el polvo tal como sus fundadores paganos,pues el unico
que ha ascendido al cielo es JESUS el Hijo de JEHOVA.

Seguro que estos seran resucitados, pero para recibir los
jucios que nos tocan a cada quien segun nuestra historia
de actos; seguro que muchos no saldremos bien librados si
no atendemos los mandatos del MAESTRO que menciono:...
salganse del mundo, MI REINO no es de esta fuente...

Cada quien conoce sus deseos, y cada quien sigue a su -
Pastor, pero el que elige bien salva su alma y si esta
dispuesto para ser ense~ado por el mismo JESUS empieza
desde ahora aunque a muchos les irrite.

Para los falsos maestros solo lo que ellos creen es lo
verdadero, por esto quieren ocultar lo que esta para bien, porque esos son inicuos, en otras palabras, no -
sirven para nada bueno como ya se ha visto.

Por eso esta escrito:...SIENTATE A MI DIESTRA, HASTA QUE
PONGA A TUS ENEMIGOS COMO BAQUILLO PARA TUS PIES...,amen.
Papel
ecumenico
Mensajes: 1,574
Registrado: ‎06-12-2008

Re: FALSA BIBLIA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVA

Es increíble que los anticatólicos nos califiquen a los católicos como ignorantes o neófitos en las Sagradas Escrituras e historia bíblica, nuestra participación en este y otros foros de religión, demuestran lo contrario, podemos diferir (y así es) en la interpretación que se le debe dar a la doctrina que exponen los Libros Sagrados, lo cual ha sido el génesis de miles de sectas.

La pagina protestante de “El Teólogo”, en ninguna forma es autoridad concluyente para considerarla como infalible en su contenido; es más, a mi consideración, está llena de errores, podemos debatir sobre ella, pero no utilizarlas (ni a ellas ni a otras) como armas agresivas en contra de quienes difieren de nuestra opinión o creencia.

Nosotros creemos que el primer paso en la formación del canon tuvo que ser la colección de los libros que habían sido escritos. El profesor Goodspeed opina que la aparición de Hechos causó que algún admirador de Pablo se diera "o iniciara" al importante proyecto de reunir las cartas del gran apóstol. Así habría reunido las trece epístolas de Pablo. Claro que la colección de los cuatro evangelios no pudo haberse hecho sino hasta después de haber escrito el evangelio de Juan, casi al fin del primer siglo. Pero tal colección probablemente se hizo en los primeros 25 años del segundo siglo. Éfeso habría sido el lugar más lógico para reunir los evangelios dado que Juan escribió el último de ellos en esa ciudad. También es posible que en Asia Menor haya sido el lugar donde el resto de los libros de Nuevo Testamento fue coleccionado por primera vez.

Hasta fechas recientes los eruditos habían dado por sentado que estos libros circularon separadamente durante los primeros 300 años. La razón de ello es que los primeros volúmenes encuadernados de la Biblia griega data del siglo cuarto. Pero hace aproximadamente 25 años se hizo un descubrimiento importante que cambió esta opinión. Unos eruditos encontraron muchas hojas de un volumen de papiro, encuadernado, de las epístolas de Pablo y también hojas de otros volúmenes que contenían los cuatro evangelios. Ambos volúmenes datan del siglo tercero.

Parece obvio que el Nuevo Testamento circuló en el tercer siglo y también probablemente en el segundo - en cuatro volúmenes. Los evangelios formaban uno, las epístolas de Pablo el segundo, las epístolas generales el tercero y Apocalipsis el cuarto. Hechos venia algunas veces con los evangelios y a veces con las epístolas generales. En nuestros primeros manuscritos griegos está relacionado estrechamente con estas últimas. Esta es la razón por la que las epístolas generales vienen después de Hechos en el testamento en griego de Wescott y Hort.

Al principio la iglesia no vio la necesidad de decidir cuales escritos cristianos debían ser aceptados como los que tenían autoridad. Pero pronto se suscitaron situaciones que recalcaron la necesidad de hacer una diferencia entre los libros que se aceptaban divinamente inspirados y los que no se consideraban así. Por ende, gradualmente fue apareciendo el concepto de un canon del Nuevo Testamento.

Marcion aparentemente había aceptado las enseñanzas de los gnósticos, de que toda la materia es mala y todo espíritu es bueno. Esto lo llevó la rechazar el Antiguo Testamento con su historia de la creación, y a postular que el Dios del Antiguo Testamento no es el ser supremo verdadero. Lo que es mas, de los escritos del Nuevo Testamento aceptaba solo el evangelio de Lucas y diez epístolas de Pablo "excluyendo las pastorales". Puesto que los dos primeros capítulos de Lucas describen el nacimiento humano de Jesús, los eliminó del evangelio.

Debido a que Marcion era un hombre de gran influencia, la iglesia se vio en la necesidad de confrontar el canon limitado de él con uno más completo y más correcto. Aun en el seno de la cristiandad ortodoxa había diferencia de opinión en cuanto a algunos libros. La iglesia de Alejandría, Egipto, fue constante en su actitud generosa hacia el asunto de la canonicidad. Libros apócrifos tales como la primera epístola de Clemente a los Corintios, el Didache, la epístola de Bernabé, y el Pastor de Hermas fueron aceptados ampliamente y usados en las iglesias orientales, como escrituras santas. De hecho, los dos últimos se encuentran al final del gran manuscrito del siglo cuarto, el Sinaitico, y la primera epístola de clemente esta al fin del manuscrito Alejandrino del "siglo quinto", que en uno de los tres manuscritos griegos mas antiguos en existencia.

El otro manuscrito del siglo cuarto, el Vaticano, carece de su última parte, fue suficientemente serio que eruditos sobresalientes como Clemente de Alejandría "alrededor del año 195" y Orígenes "alrededor del año 220" hayan citado esos libros como si fueran escrituras inspiradas. Pero el problema verdaderamente se volvió agudo cuando los escritores heréticos participaron a usar ciertos libros apócrifos en sostén de sus ideas erróneas. Puede verse fácilmente que la iglesia tuvo que decidir cuales libros serian aceptados como autorizados para la formación de la teología, y cuales habían de ser excluidos.

Este proceso de canonización continuó durante los siglos segundo, tercero y cuarto. En el año 303 el emperador Dioclesiano dio un edicto decretando que debían quemarse todos los escritos sagrados de los cristianos. Eso suscitó la pregunta: ¿Porque libros debía uno arriesgar su vida? Los cristianos tuvieron que decidir si era prudente ser un mártir por poseer un ejemplar del Pastor de Hermas, por ejemplo, si el libro realmente no era parte de las Santas Escrituras. De modo que la persecución tuvo parte el acelerar la formación de un canon del Nuevo Testamento.

El Dr. Thiesen ha dado un buen resumen de los factores involucrados en determinar si un libro debe ser aceptado o rechazado como Santas Escrituras.

Papel
ecumenico
Mensajes: 1,574
Registrado: ‎06-12-2008

Re: FALSA BIBLIA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVA

Da una medida de cuatro pruebas o medias de canonicidad que son.

Apostolicidad. ¿Fue el libro escrito por un apóstol, o cuando menos bajo la influencia directa de un apóstol? En lo que toca a los evangelios, se aceptarían como composiciones de los apóstoles de ese nombre. La tradición más temprana de la iglesia conectaba el evangelio de Marcos con Pedro y el de Lucas con Pablo. Parece probable que esta haya sido la prueba o medida que se le aplicó a cada uno de los 27 libros de nuestro Nuevo Testamento.

Contenido. ¿Era el contenido del libro indudablemente de elevado carácter espiritual? Cualquier persona puede hoy leer los libros cristianos no-canónicos y ver por si misma el juicio de la Iglesia Primitiva, guiada por el Espíritu Santo. En la mayoría de los casos, el contraste entre los libros canónicos y los apócrifos es tan notable que no deja lugar alguno para dudas.

 Universalidad=catolicidad. ¿Fue el libro recibido universalmente en toda la iglesia? Algunos libros apócrifos que habían sido aceptados en el oriente fueron eliminados por esta razón, de que habían sido rechazados en el oeste. Libros disputados como la epístola a los Hebreos fueron canonizados cabalmente porque todas las secciones de la iglesia los aceptó al final.

 Inspiración. Claro que la última prueba fue la inspiración. Solo esos libros que dieron evidencia adecuada de haber sido inspirados divinamente lograron admisión al canon. Sin duda alguna el Espíritu Santo guió a la Iglesia Primitiva a seleccionar esos mismos libros que había inspirado.

Los escritores de la primera parte del segundo siglo como Ignacio y Policarpo citan frecuentemente a muchos de los libros del Nuevo Testamento. Justino Mártir alrededor del año 150 hace alusión a 14 de nuestros 27 libros. Al fin de ese siglo Ireneo, Clemente de Alejandría y Tertuliano Exhiben un conocimiento de casi todo el Nuevo Testamento. El canon Muratori alrededor del año 200.

En el tercer siglo, Orígenes clasificó los libros del Nuevo testamento en dos categorías: Los reconocidos y los disputados. En el segundo grupo colocó a Santiago, II Pedro, II y III Juan, y Judas. En esta clasificación lo siguió Eusebio, autor de la primera gran Historia de la Iglesia (326 D.C.). En aquel tiempo también se disputaba la clasificación de hebreos y Apocalipsis, la primera en el oeste y la segunda en el este.

Finalmente, al fin del siglo cuarto, el concilio de Cartago (397 D.C.), decidió oficialmente los límites del canon del Nuevo Testamento, adoptando oficialmente nuestros 27 libros. Todos los demás quedaron fuera del canon, y se prohibió su uso en las iglesias.

Hasta aquí nuestra reseña se ha referido principalmente a la situación del canon bíblico en la Iglesia occidental o latina. Veamos someramente lo que toca a las iglesias orientales. La versión antigua Peshitta, llamada “la Vulgata siríaca” (en lengua siríaca); se hizo, al parecer, a principios de nuestra era. Contiene los libros del canon hebreo, excepto Crónicas, Esdras-Nehemías y Ester, y además Sabiduría, Eclesiástico, Baruc, Carta de Jeremías, Judit, las adiciones a Daniel y I & II Macabeos. El Códice Ambrosiano de dicha versión, que data del siglo 6, tiene los deuterocanónicos, menos I (III) Esdras, la Oración de Manasés, Tobit y las adiciones a Ester, pero añade III & IV Macabeos, II (IV) Esdras y, extrañamente, el libro VII de las Guerras de los Judíos, de Josefo.

En la versión cóptica se incluye el “Apocalipsis de Elías”. Y en la etíope aparecen “Jubileos”, “Enoc” y “Martirio de Isaías”. La versión armenia porta la “Vida de Adán y Eva” y el “Testamento de los Doce Patriarcas”.

La Iglesia Ortodoxa Griega utilizó desde un principio la versión de los LXX con los deuterocanónicos, y los Concilios de Nicea (787) y de Constantinopla (669) citan como de autoridad divina algunos de ellos. Juan de Damasco y Nicéforo, Patriarca de Constantinopla, ambos del siglo 8, siguen distinguiendo entre los libros canónicos y “los que se leen”, que, como hemos visto antes, son los no canónicos que la Iglesia acepta solamente como lectura provechosa. Cirilo (1572–1637), Patriarca de Constantinopla, consideraba como canónicos solamente los libros del canon hebreo, y sobre los deuterocanónicos sustentaba el criterio de San Jerónimo. Después de muerto Cirilo, la Confesión Ortodoxa de la Iglesia Católica y Apostólica Oriental (1643) rectificó la de Critópulos, declarando canónicos los deuterocanónicos, conforme al dictamen emitido en ese sentido por el Sínodo de Jassy, del año anterior, que había condenado a Cirilo.

Un nuevo Catecismo, el de Pedro Moghila, también de 1643, rectificó el de Gerganos y “canonizó” los deuterocanónicos. El Sínodo de Jerusalén (1672) declaró expresamente como canónicos Sabiduría, Judit, Tobit, la Historia de Bel y el Dragón, la Historia de Susana, I & II Macabeos y Eclesiástico. Esta decisión, sin embargo, no parece unánime hoy en la Iglesia Griega Ortodoxa. Los deuterocanónicos aparecen en un documento emitido en 1972 bajo la designación de anaginoskomena, literalmente, “que no se leen”. Pero se advierte que el documento no está basado en ninguna decisión conciliar.

La cuestión del canon, y especialmente la índole de los libros deuterocanónicos, volvió a debatirse calurosamente con motivo de la Reforma. El principal antecedente en los países que acogieron el movimiento reformado era la versión de Wyclif (1380–1382), revisada por Purvey en 1388, y que, como hecha de la Vulgata, contenía en la misma forma que ésta los deuterocanónicos.

En Holanda apareció en 1525 una Biblia con los deuterocanónicos en la colocación de la Vulgata, pero un año después salió la Biblia de Liesvelt, primera en lenguas modernas en que los deuterocanónicos aparecían agrupados antes del Nuevo Testamento, con este encabezado: “Libros que no se encuentran entre los judíos en hebreo”.

La Biblia de Zurich, patrocinada por Zwinglio, llevaba en su segunda edición (1530) los deuterocanónicos, formando un grupo después del Nuevo Testamento, con esta advertencia: “Estos son los libros que los antiguos no reconocían como bíblicos ni se encuentran entre los hebreos”. Entre ellos figuraba III Esdras, pero no estaban las adiciones a Ester, que se añadieron en la edición de 1531, ni la Oración de Azarías, el Cántico de los Tres Jóvenes y la Oración de Manasés, que se incorporaron en la edición de 1589.

Continuaremos...

Papel
ecumenico
Mensajes: 1,574
Registrado: ‎06-12-2008

Re: FALSA BIBLIA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVA

En 1530, el reformador suizo, amigo de Zwinglio, Ecolampadio, escribía: “No menospreciamos Judit, Tobit, Eclesiástico, Baruc, los dos últimos libros de Esdras, los tres libros de los Macabeos, las adiciones a Daniel, pero no les concedemos autoridad divina con los otros”. Lutero mismo en su versión alemana de la Biblia completa, aparecida en 1534, siguiendo el criterio de San Jerónimo, los incluyó agrupados antes del Nuevo Testamento, precedidos de esta advertencia: “Apócrifos. Estos son los libros que no se consideran iguales a las Sagradas Escrituras, pero que son útiles y buenos como lectura”. Omitió I & II Esdras, incluyó la Oración de Manasés, que apreciaba mucho. Los demás que agrupó en esa sección fueron Sabiduría, Eclesiástico, Judit, Tobit, I & II Macabeos y las adiciones a Ester y Daniel. De los canónicos no aprobaba Ester y de los deuterocanónicos II Macabeos. 

En la actualidad la Biblia de Lutero se publica en dos ediciones, una con los deuterocanónicos y otra sin ellos. Coverdale, en su versión inglesa (1535) siguió el ejemplo de Lutero, pero añadió I & II Esdras, a la vez que omitió la Oración de Manasés. Sin embargo, ésta se añadió en la edición revisada de 1539.

La primera edición protestante de la Biblia en francés es la aparecida en 1535, en versión de Pierre Robert Olivetán, primo de Calvino. Llamada Biblia de Neuchatel o de Serrieres, y costeada por los valdenses, contenía los deuterocanónicos en la versión hecha por Jacques Lefevre d’Etaples de la Vulgata y publicada en 1530 (Biblia de Amberes).

Para la edición de 1545, la traducción de los deuterocanónicos fue revisada por Calvino. En la edición de Ginebra (1551) la traducción es del gran reformador Beza. Ni en la edición original (1536) de la Institución de la religión cristiana ni en su catecismo de Ginebra describe Calvino el canon bíblico.

La Biblia inglesa de Matthew (1537) lleva los deuterocanónicos en grupo separado, y entre ellos, por primera vez en inglés, la “Oración de Manasés”, traducida del francés de la Biblia de Olivetán. La llamada Gran Biblia (1539), planeada por Cromwell, con aprobación del arzobispo Cranmer, y preparada por Coverdale, lleva los deuterocanónicos en versión de éste. Por separado salió en Londres (1549) una versión de dichos libros que incluía III Macabeos. Desde ese año, por otra parte, el Leccionario anexo al Libro de Oración de la Iglesia Anglicana ha incluido lecturas tomadas de ellos.

En 1551, Castellio (Castalión) publicó en Basilea su versión de la Biblia, incluyéndolos. La primera “Biblia Reformada” de los Países Bajos (1556), traducción de hecho de la Biblia de Zurich, incluía como ésta, en grupo aparte, los deuterocanónicos.

La Biblia de Biestkens (1558–1560), siendo traducción de la Biblia de Lutero, también los incluía en la misma forma. Los luteranos de Holanda utilizaron la Biblia de Biestkens hasta 1648, cuando publicaron su propia versión, hecha por Adolfo Visscher, con deuterocanónicos.

En 1560 apareció la Biblia de Ginebra. Contenía los deuterocanónicos con una introducción que decía: “Como libros que proceden de hombres piadosos, se les recibe para leerse con objeto de hacer avanzar el conocimiento de la historia y de instruir en las costumbres piadosas”.

La Biblia de Shakespeare, de los Padres Peregrinos (de los Estados Unidos de América), hasta la publicación de la versión del rey Santiago (KJV), y todavía por muchos años después, fue la versión inglesa más difundida, pues la preferían a la KJV, y de Juan Bunyan.

La Confesión Belga, emitida para las iglesias protestantes de Flandes y Holanda (1561) dice en su artículo VI que los deuterocanónicos son libros “que la Iglesia puede leer y de los cuales puede obtener instrucción, hasta donde concuerden con los libros canónicos, pero están lejos de tener tal fuerza y autoridad que con su testimonio se pueda confirmar algún punto de fe o de la religión cristiana, mucho menos restar autoridad a los otros libros, o sea a los sagrados”.

La Confesión Belga se basaba en la Confesión Galicana (1559) que sustentaba el mismo criterio. En 1562 se publicó la llamada Biblia “Deux-Aes”, que fue la Biblia principal de la Iglesia Reformada de los Países Bajos, hasta la aparición de la Versión General de los Estados (1637). Contenía los deuterocanónicos.

Por lo que hace a la Iglesia de Inglaterra, en Los 39 Artículos de Religión, dedicaba su Artículo VI al canon. En sus revisiones de 1553 y 1562 daba plena autoridad a los libros del canon hebreo y asignaba un valor inferior, siguiendo el criterio de San Jerónimo, a I & II Esdras, Judit, Sabiduría, Eclesiástico y I & II Macabeos. En la revisión de 1571 se añadieron a la lista de los deuterocanónicos así considerados, Baruc con la Carta de Jeremías, Tobit, las adiciones a Ester, las adiciones a Daniel y la Oración de Manasés.

En los dos Libros de Homilías de la Iglesia Anglicana, 19 de ellas contienen unas 80 citas de los deuterocanónicos, excepto de I (III) y II (IV) Esdras y II Macabeos. En algunos casos Judit y las adiciones a Ester se citan como “Escritura”. Una cita de Eclesiástico se introduce así: “Dios Todopoderoso dijo por medio del sabio”. Y una de Tobit, de este modo: “El Espíritu Santo enseña también… diciendo”. En la Homilía 10 del Libro II, se llama a Sabiduría “infalible y no engañosa palabra de Dios”.

Hacia 1566 se comenzó a llamar “protocanónicos” a los libros del canon hebreo, y “deuterocanónicos” a los demás incluidos en la lista de libros que el Concilio de Trento había declarado, sin distinción, canónicos.

En 1568 apareció en inglés la llamada Biblia del Obispo, que contenía los deuterocanónicos. Y en 1569 la primera Biblia completa en castellano, versión de Casiodoro de Reina, publicada en Basilea. Contenía los deuterocanónicos siguientes, en la colocación de la Vulgata: Oración de Manasés, III & IV Esdras, Tobit, Judit, Sabiduría, Eclesiástico, Baruc con la Carta de Jeremías, y I & II Macabeos. Las adiciones a Ester se imprimen al final del libro, con nota de no hallarse en el texto hebreo.

continuara...

Papel
ecumenico
Mensajes: 1,574
Registrado: ‎06-12-2008

Re: FALSA BIBLIA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVA

En cuanto a las adiciones a Daniel, la Oración de Azarías y el Cántico de los Tres Jóvenes se insertan después de 3.23, con advertencia de no hallarse “en los originales hebreos, sino en los griegos”. La Historia de Susana y la Historia de Bel y el Dragón van, como en la Vulgata, al final del libro, formando respectivamente los capítulos 13 y 14, con la siguiente nota al final del cap. 12: “Hasta aquí se lee el texto de Daniel en hebraico; lo que se sigue en estos dos capítulos postreros es trasladado de la versión de Teodoción”. Reina pone en los protocanónicos referencias marginales a los deuterocanónicos, y viceversa. En el Nuevo Testamento tiene las siguientes referencias deuterocanónicas, que aquí damos entre paréntesis después del texto canónico respectivo: Mt. 6.14 (Eclo. 28.2); Mt. 7.12 (Tob. 4.15); Mt. 20.15 (Tob. 4.7,8, Eclo. 14.9, 10, etc.); Mt. 23.37 (IV Esdras 1.30); Mt. 27.43 (Sab. 2.18); Lc. 14.12 (Tob. 4.16,17); Jn. 6.31 (Sab. 16.20); Jn. 10.22 (I Mac. 4.59); Hch. 10.34 (Sab. 6.7); Ro. 1.23 (Sab. 12.24); Ro. 9.20 (Sab. 15.7); Ro. 11.34 (Sab. 9.13); Ro. 13.1 (Sab. 6.4); 1 Co. 2.16 (Sab. 9.17); 1 Co. 6.2 (Sab. 3.8); 1 Co. 15.32 (Sab. 2.6); 2 Co. 6.14 (Eclo. 13.17 , 2 Co. 9.7 (Eclo. 35.9 ¿o 9?); 1 Ts. 5.17 (Eclo. 39.5; He. 1.3 (Sab. 7.26); He. 11:12 (Eclo. 44.21 o ¿21?); He. 11.35 (la referencia no es directa, pero dice que se alude al “tiempo de los macabeos”); Sgo. 1.10, 11 (Eclo. 14.18?); Sgo. 1.19 (Eclo. 5.11,12); Sgo. 2.3 (Eclo. 4.2 o ¿1?); Sgo. 3.2 (Eclo. 14.1, 19.16 y 25.8); 1 P. 5.7 (Sab. 12.13); Ap. 8.2 (Tob. 12.15?); Ap. 9.7 (Sab. 16.9).

En la Confesión de Fe de las Iglesias Reformadas de Francia (Confesión de La Rochelle, 1571), el artículo III enumera “los libros canónicos”. Son los del canon hebreo. Y el artículo IV adopta el criterio de San Jerónimo y de Lutero, al respecto de “los otros libros eclesiásticos, sobre los cuales, aunque sean útiles, no se puede fundar ningún artículo de fe”.

La Confesión de Fe (reformada) de los Países Bajos da una lista idéntica de “los libros canónicos”. De 1575 a 1579 se publicó también en Holanda la versión latina del Antiguo Testamento y los deuterocanónicos, hecha por los protestantes Tremellius y Junius.

En 1599, por otra parte, aparecen en ese país los primeros ejemplares de la Biblia de Ginebra encuadernados sin los deuterocanónicos, aunque incluyendo todavía la “Oración de Manasés”. En 1602 aparece la segunda edición de la Biblia de Casiodoro de Reina, en revisión de Cipriano de Valera, el cual conservó los libros deuterocanónicos, y sobre la inclusión de ellos en su revisión, explica: “Acaben, pues, nuestros adversarios de entender la gran diferencia que hay entre los libros canónicos y los apócrifos, y conténtense con que los hayamos puesto aparte, y no entre los canónicos, cuya autoridad es sacrosanta e inviolable”.

En su edición de los deuterocanónicos conservó las referencias bíblicas marginales de Reina a libros protocanónicos, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, así como a otros deuterocanónicos. Pero en los protocanónicos omitió las referencias de Reina a pasajes de los deuterocanónicos.

La primera edición de la Giovanni Diodati, versión que los protestantes italianos usan hasta hoy, considerada como clásica en esa lengua, se publicó en Ginebra en 1607, con los deuterocanónicos.

Por ese tiempo, el rey Jaime (o Santiago) de Inglaterra, patrocinó la preparación y publicación de la que, por ese hecho, lleva su nombre (King James Version) y que apareció en 1611 con deuterocanónicos En el Antiguo Testamento llevaba anotadas más de 100 referencias a los libros deuterocanónicos, y en el Nuevo Testamento 11. Ante la oposición de varios a incluir los deuterocanónicos con los protocanónicos, en 1615 el arzobispo de Cantorberry, George Abbott, promulgó una prohibición contra la encuadernación y venta de Biblias sin dichos libros. Haciéndose caso omiso de ella, en 1626 aparecen ya ejemplares sin ellos. A. Hart sacó en Edimburgo una edición, que también los omitía, de la Biblia de Ginebra.

Siguiendo un criterio semejante, el Sínodo (reformado) de Dort, Holanda (1618) permitió incluir en la Biblia Holandesa los deuterocanónicos. Este Sínodo fue el que dispuso la preparación de la Versión General de los Estados, que se publicó en 1637, y que insertaba los deuterocanónicos formando un grupo después del Nuevo Testamento. Para ello se les llamaba “libros meramente humanos”. Pero el Sínodo se negó a excluir del grupo III & IV Esdras, Tobit, Judit y la Historia de Bel y el Dragón, como proponían Gomarus, Diodati y otros delegados.

 La Confesión de Westminster (1647), que vino a ser documento básico de las iglesias reformadas en general, reconoce como canon para el Antiguo Testamento el hebreo, y en cuanto a los deuterocanónicos añade: “Los libros comúnmente llamados apócrifos, no siendo de inspiración divina y no formando parte del canon de la Escritura, carecen por tanto de autoridad en la Iglesia de Dios, y no han de ser aprobados o utilizados en otra forma que otros escritos humanos”. No prohíbe, sin embargo, su lectura.

Durante el siglo 18, si bien el Instituto Bíblico Canstein publica numerosas ediciones en inglés, a partir de 1712, que contienen los deuterocanónicos.

continuara...

Papel
ecumenico
Mensajes: 1,574
Registrado: ‎06-12-2008

Re: FALSA BIBLIA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVA

Y por lo que toca a la Iglesia Católica Romana, el Primer Concilio Vaticano (1870) ratificó el decreto de Trento en cuanto a la canonicidad de los libros deuterocanónicos.

En 1804 se fundó en Londres la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera, con el propósito de traducir, publicar y propagar la Biblia, no sólo en inglés sino en las demás lenguas, hasta donde fuera posible. En sus Leyes y Reglamentos no se tocaba la cuestión de los deuterocanónicos, sino se estipulaba solamente que “los únicos ejemplares que la Sociedad ha de circular en las lenguas del Reino (Unido) serán de la Versión Autorizada” (KJV), la cual, como hemos visto, incluía originalmente los mencionados libros.

Para 1814 contaba con 18 sociedades afiliadas en el continente europeo. Una de sus publicaciones fue la de la Biblia de Lutero, en que se basaron versiones a otras lenguas europeas, y que como ya sabemos llevaba los deuterocanónicos antes del Nuevo Testamento.

Entre sus sociedades auxiliares en el Reino Unido se contaban las de Edimburgo y de Glasgow, Escocia, donde privaba la tradición reformada representada por la Confesión de Westminster. A los pocos años de fundada la SBBE, esas dos sociedades empezaron a ejercer una creciente presión en contra de la publicación de ediciones que contuvieran los deuterocanónicos. Un primer resultado fue que la Sociedad pidiera en 1811 a sus afiliadas del continente que los omitieran en sus ediciones. Pero fue tal la inconformidad de éstas, sobre todo en Alemania, Austria y Suecia, con tal disposición, que la Sociedad hubo de retirarla en 1813, acordando que las sociedades extranjeras afiliadas podrían imprimir Biblias en la forma que desearan sin más condición que no tener “notas ni comentarios”. Por algunos años la cuestión se mantuvo latente, pero en 1819 hizo de nuevo explosión cuando la Sociedad otorgó subsidios para la publicación de versiones en italiano, castellano y portugués que, debido al predominio del catolicismo en países de esas lenguas, contenían los deuterocanónicos. Las sociedades de Edimburgo y Glasgow protestaron enérgicamente y la controversia alcanzó su mayor intensidad en 1820.

Por ese tiempo, el agente de la Sociedad en Suecia, míster Patterson, publicó a manera de transacción los deuterocanónicos en un volumen por separado. Pero esa solución se pasó por alto. En el seno de la SBBE había quienes admitían personalmente que los deuterocanónicos no son inspirados, y opinaban que hasta ofrecían muchos rasgos discutibles. Insistían, sin embargo, en que tratándose de ediciones destinadas al continente europeo, deberían seguirse incluyendo esos libros, con el fin de facilitar la difusión de la Biblia en países en donde la gente estaba acostumbrada a verlos formando parte de ella, y seguramente desconfiaría de los ejemplares que carecieran de ellos. Y esto no sólo tratándose de católicos romanos, sino también de los luteranos y aun de algunas iglesias reformadas. Pero tampoco esta consideración calmó la polémica, ni aun cuando la Sociedad, todavía indecisa, y llevada y traída por el vaivén de las opiniones en pugna, decidió en 1822 transigir. Su acuerdo fue entonces dedicar sus propios fondos solamente a la publicación y distribución de Biblias sin los discutidos libros, pero dejando a las sociedades afiliadas en libertad de publicar y distribuir, a sus propias expensas, ediciones con ellos.

En 1824 confirmó esa decisión, pero ese mismo año la reconsideró, y, volviendo al criterio oficial de la Iglesia de Inglaterra, acordó ayudar a la publicación de Biblias con los deuterocanónicos a condición de que éstos se imprimieran como apéndice a los protocanónicos. Con lo cual la controversia arreció más todavía, e hizo crisis al año siguiente, cuando la sociedad de Edimburgo notificó a la de Londres que de seguir ésta ayudando a la publicación y distribución de biblias con aquellos libros, le suspendería su aportación económica, la cual ascendía ya entonces a más de 5 000 libras esterlinas anuales. Como esto sería un golpe muy duro a las finanzas de la SBBE, ésta tomó en 1825, reiterándola en 1826, y completándola en 1827, una decisión que sería la final: “Que se reconozca plena y claramente que la ley fundamental de la Sociedad, que limita sus operaciones a la circulación de las Sagradas Escrituras, excluye la circulación de los deuterocanónicos (Apocrypha)”. Esto significaba de inmediato que la Sociedad no destinaría más fondos en lo sucesivo a costear o subvencionar ediciones de la Biblia que contuvieran los libros deuterocanónicos. El resultado, también inmediato, fue que las sociedades bíblicas del continente, que para entonces ya eran unas 40, se independizaron de la de Londres. Pero tampoco las sociedades escocesas que habían promovido y obtenido esa decisión permanecieron afiliadas a la SBBE, pues sucedió que, no conformes con ello, exigieron el cese inmediato de los funcionarios de ella que habían autorizado o favorecido la publicación y circulación de biblias con los libros deuterocanónicos. A la Sociedad le pareció que esto era ya exigir demasiado, y rehusó. Entonces las sociedades de Edimburgo y Glasgow se separaron a su vez de ella y constituyeron la Sociedad Bíblica Nacional de Escocia.

No fue la única exigencia que la Sociedad londinense consideró necesario rechazar, aunque ahora se trataba de otra cuestión. Hubo elementos en su propio seno que exigieron que se estableciera como requisito indispensable para ser funcionario o empleado de la Sociedad la adhesión expresa a la doctrina de la Trinidad. Puesto que, de acuerdo con sus estatutos, la Sociedad no era iglesia ni academia de teología ni estaba afiliada tampoco a ninguna iglesia o confesión en particular, por lo cual debía abstenerse de proclamar oficialmente

continuara...

Papel
ecumenico
Mensajes: 1,574
Registrado: ‎06-12-2008

Re: FALSA BIBLIA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVA

ninguna doctrina teológica específica, se negó a imponer tal requisito a sus colaboradores.

Entonces los que lo exigían se separaron de ella y formaron en 1831 la Sociedad Bíblica Trinitaria, que subsiste hasta hoy.

Por su parte, otras sociedades bíblicas, como la de los Países Bajos, cuyas Leyes y Reglamentos no aluden a dichos libros, han seguido publicando ediciones con los deuterocanónicos, en respuesta a las necesidades y demandas de las iglesias de su respectiva zona, y, en el caso de Holanda, por petición expresa de las Iglesias Luterana y Antigua Católica.

Para los países de habla castellana, la SBBE comenzó distribuyendo simplemente la versión del P. Scío de San Miguel, en la edición Dorca, de Barcelona, que, por supuesto, contenía los deuterocanónicos.

En 1821, la Sociedad sacó su propia edición de la misma, reteniéndolos. Como reflejo de los vaivenes de la controversia a que nos hemos referido, en 1823 publicó una edición de la versión de Scío sin ellos. Y en 1824, al parecer a modo de conciliación, sacó dos ediciones de ella, una con los libros debatidos, y otra sin ellos.

Cuando su representante Diego Thomson inició sus labores bíblicas en 1818 en Argentina, muy probablemente empezaría distribuyendo la edición Dorca. Después, seguramente distribuiría las ediciones de la Sociedad.

Fue sólo en 1857, cuando ésta adoptó y empezó a publicar la versión Reina-Valera, el Nuevo Testamento ese año, y en 1861 la Biblia completa, pero sin los deuterocanónicos.

etc.,etc.

Y así podemos continuar con la historia, lo más importante es hacer notar que, desde su inicio, la integración de la Biblia, ha sufrido un estira y afloja en cuanto al número de sus libros y el contenido de ellos. Pero más importante, sobremanera, es hacer notar que nunca sufrieron alteraciones en su texto, hasta la llegada del Señor Rutheford y los Testigos de Jehová.

La definición del canon fue una constante lucha, primeramente en contra de las herejías en la Iglesia primitiva, posteriormente, las luchas en contra de las divisiones brotadas del cisma y por último, en contra de los intransigentes de las iglesias reformadas.

Pero que quede claro que si sabemos de que estamos hablando y que si “conocemos algo de la historia bíblica”.

Que Dios les bendiga

Bronze
eliasid
Mensajes: 3,616
Registrado: ‎03-21-2006

Re: FALSA BIBLIA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVA

Cuantos de los millones de la iglesia catolica saben de esto?, la mayoria de los allegados mas por tradicionalismo
que por conocimiento repiten las misas con la misma liturgia, sin entender a que canon se refieren, escasamente
saben lo que significa ANTIGUO TESTAMENTO Y NUEVO TESTAMENTO.

Es mas que notable que los que estan informados sobre la
historia, reformaciones y antecedentes en cuanto a los -
libros apocrifos y en cuanto a lo que se ha disputado como
provechoso, son los que atienden en seminarios o universi-
dades pontificias, mismas que estan solo al alcance de los
becados o de la elite sacerdotal y por esto separan al -
clero de los legos, es decir, toman las mismas actitudes
que los que compartian el Sanedrin cuando el ministerio
de JESUSCRISTO se manifesto y fue puesto en evidencia en
cuanto a su hipocresia, falsedad, arrogancia privilegiada
que fue reprendida por JESUS mismo al decir:...Hipocritas,
aptamente profetiso de ustedes Isaias al decir"Con los -
labios confiesan santidad, pero su actos esta alejados de
JEHOVA..."

A que actos nos podemos referir en cuanto a la iglesia -
catolica?, podemos anunciar algunos, estos tienen correccion y los lideres lo saben, pero mas interes tienen en dar mas apariencia de Cristianos que seguir lo
verdadero que no solo predico JESUS y APOSTOLES,sino que
quedaron escritos para no ser extraviados por Lobos con
piel de oveja.

Y para dar mas base a lo que se debe de evitar, podemos -
comenzar con algo conocido por la mayoria de los catolicos
comunes y que es :

La oracion conocida como EL PADRE NUESTRO, en esta se --
citan puntos importantes que no se les explican a los que
catequizados, primero: PADRE NUESTRO que estas en el cielo, quien es el PADRE NUESTRO?;...Santificado sea TU NOMBRE, cual es el NOMBRE?;Hagase tu voluntad en el cielo como en la tierra, cual es la voluntad de DIOS?;Venga a nosotros TU REINO, a que Reino se refiere?.

Estas y mas preguntas pocas veces son contestadas a los
que desean saber, aun peor, poca atencion se da a las -
personas que de manera individual investigan o son de -
alguna manera invitados por otras iglesias que se dedican
o tienen mas conocimiento Biblico y tratan de alejarlas -
con cualquier excusa, mayormente aterrorizandolos con lo
que entienden como protestantes u "ovejas descarriadas" y con esto salen por la tangente.

Y para mostrale a HOLGUINERO que algunos no nos salimos
por la tangente, podemos comentar el primer parrafo que
el considera como "falsificacion", este es:...En el -
primer versiculo del libro que se le atribuye al apostol
JUAN que cita: En el principio LA PALABRA estaba con DIOS,
y la PALABRA era un dios, la definicion de PALABRA es lo
que en griego se traduce de LEGOS; y de la version Reyna valera vierte : EL VERBO, esto proviene del latin crudo
VERBI o VERBUM que es el mismo que PALABRA ,es decir, la
definicion solo se diferencia en su etimologia y no en su
valor.

Porque decimos que no varia en su valor?, porque se refiere al HIJO DE DIOS al quien se le considera LA PALABRA, EL VERBO, por esto, en el versiculo 14 de este
primer capitulo JUAN define:...De modo que la palabra -
vino a ser carne ( ser terrenal),y residio entre nosotros y tuvimos una vista de su gloria como la que pertenece a
un HIJO unigenito de parte de UN PADRE y estaba lleno de
bondad inmerecida y verdad...

Si esto quedo claro podemos pasar al siguiente parrafo,
y si otros foristas desean apostar su percepcion o punto
doctrinal con un soporte Biblico esta abierto a quien asi
lo exprese para adelantar en conocimiento.