Foros de Paises en Univision

¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Miembro
blackonixx
Mensajes: 4
Registrado: ‎01-25-2009
0 Kudos

oracion milagrosa del arcangel para el amor

ORACION MILAGROSA DEL ARCANGEL
 
¡OH, arcángel San Miguel, príncipe celeste, mi ángel tutelar! Yo te pido humildemente escuches mi voz y pongas en mi corazón la dulce paz que ansío. Yo no puedo vivir con tranquilidad y mi alma está llena de inquietud. Solamente puedo curar mis males y alejar mis penas consiguiendo el amor de. (Aquí se pronuncia el nombre y apellido de la persona que deseamos nos ame). ¡OH, arcángel San Miguel, príncipe celeste, mi ángel tutelar, escucha mi voz! En nombre del Padre, en nombre del Hijo, y en nombre del Espíritu Santo. Amén. (Por último recitarás, con toda la fe de alcanzar tus deseos, la siguiente oración) In lauden et honorem Dei ae proximi utilitatém. Dóminum hon invocáverunt illie trepidáverum timore, ubi non érat timor. Amén. ¡Oh, excelsa y divin
 
maria ivette, blackonixx@yahoo.com  escribame si le dio resultado.
Miembro
pableras29
Mensajes: 5
Registrado: ‎10-25-2009

Re: oracion milagrosa del arcangel para el amor

ORACION MILAGROSA DEL ARCANGEL
 
¡OH, arcángel San Miguel, príncipe celeste, mi ángel tutelar! Yo te pido humildemente escuches mi voz y pongas en mi corazón la dulce paz que ansío. Yo no puedo vivir con tranquilidad y mi alma está llena de inquietud. Solamente puedo curar mis males y alejar mis penas consiguiendo el amor de. (Aquí se pronuncia el nombre y apellido de la persona que deseamos nos ame). ¡OH, arcángel San Miguel, príncipe celeste, mi ángel tutelar, escucha mi voz! En nombre del Padre, en nombre del Hijo, y en nombre del Espíritu Santo. Amén. (Por último recitarás, con toda la fe de alcanzar tus deseos, la siguiente oración) In lauden et honorem Dei ae proximi utilitatém. Dóminum hon invocáverunt illie trepidáverum timore, ubi non érat timor. Amén. ¡Oh, excelsa y divin