Responder
¡Bienvenido! Para que puedas participar, intercambiar mensajes privados, subir fotos, dar kudos y ser parte de las conversaciones necesitas estar ingresado en los Foros. | Ingresa | Regístrate Gratis
Banned
sirjohn
Mensajes: 137,146
Registrado: ‎12-15-2005
0 Kudos

LAS BATALLAS DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA: LAS GUASIMAS

Batalla de las Guásimas


De Wikipedia, la enciclopedia libre

La Batalla de las Guásimas, ocurrió desde el 15 al 19 de marzo de 1874, en Camagüey, Cuba. Se enfrentaron las fuerzas del Brigadier Armiñan que tenía 3000 hombres contra las fuerzas cubanas, comandadas por el Generalísimo Máximo Gómez. Además participaron los principales jefes militares cubanos como: Antonio Maceo, Julio Sanguily, Manuel Sanguily, Modesto Díaz y revisó las líneas

Preludio: Luego de la muerte de “El Mayor”, Ignacio Agramonte, asume el mando en Camagüey, el Mayor General Julio Sanguily Garrite. El 9 de julio de 1873 Julio Sanguily otorgó el mando militar de todo el territorio de Cuba, que había sido liberado al oeste del río Jobabo, a Máximo Gómez. Semanas después de la Batalla de Palo Seco, Gómez, que estaba acampado en Ciego de Najasa, recibe la aprobación del gobierno de la República de Cuba en Armas del plan de invasión a Las Villas.

Inicio de la Invasión a Las Villas

E; generalísimo Máximo Gómez se sumergió en la ardua labor de concentrar y preparar el contingente invasor, recibió el refuerzo que le envió Calixto García, consistente en, 400 hombres de infantería, 400 fusiles Remington y 100 carabinas. Al frente de las tropas venía el Brigadier Antonio Maceo.

El Plan de Máximo Gómez

El plan concebido por este gran estratega militar era para después de recibir el primer informe sobre la presencia del enemigo. Sin embargo en esta ocasión ya se efectuaba el segundo intento español por detener el avance de Máximo Gómez. El brigadier Armiñán con unos 3000 hombres de las tres armas tendría entonces “la desgracia” de cumplir la orden a toda costa. Por el camino de Antón de Guanusí, Camagüey, que entroncaba con el de Cachaza, Camagüey, penetró el contingente invasor en las Guásimas.

La Batalla de las Guásimas

Las fuerzas cubanas provocaron a los españoles al mando del coronel Gabriel González, de origen mexicano, se ofreció voluntariamente con 50 jinetes para la misión, engañando a los españoles para que cayeran en una emboscada y fueran cercadas por las tropas cubanas, que al entrar no los dejaban salir de los potreros de las Guásimas de Machado, lugar situado aproximadamente a 36 kilómetros de Camagüey. Al entrar los españoles en los carriles de este lugar recibieron la descarga de la infantería comandada por Antonio Maceo, e inmediatamente fueron atacados por la caballería cubana que le causaron 250 muertos a los españoles. En los días que duró el combate y el cerco, los españoles se vieron obligados a quemar a sus muertos. Un práctico de origen cubano, al servicio del Ejército español, logra romper el cerco y se dirige a Puerto Príncipe e informa del enfrentamiento con las tropas cubanas. El Brigadier Bascone sale para el lugar con 1700 hombres por el camino de Cachaza, donde fue hostigado por las fuerzas cubanas en ese trayecto, por fin el día 18 de marzo, pueden entrar al cerco de las Guásimas y unirse a las tropas devastadas. El 19 de marzo por la mañana, las dos columnas cansadas y diezmadas logran romper el cerco y dirigirse hacia Puerto Príncipe. La entrada en la ciudad causo gran conmoción en la población debido a la cantidad de heridos que transportaban, así como la cantidad de bajas que ascendían a 1037 hombres. Esta batalla fue una resonante victoria táctica y estratégica de las fuerzas cubanas, ya que demostró que era posible derrotar al enemigo en estos parajes, debido a la llanura, y levantó extraordinariamente la moral del Ejército Mambí. A partir de ese momento los españoles, limitaron sus operaciones en las zonas rurales.

Ver más sobre el tema en el siguiente enlace: http://www.pprincipe.cult.cu/paginas/municip/vertientes/vertientes.php?p=25

Banned
sirjohn
Mensajes: 137,146
Registrado: ‎12-15-2005

Re: LAS BATALLAS DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA: LAS GUASIMAS

LAS GUERRAS POR LA INDEPENDENCIA DE CUBA

Durante más de tres décadas los cubanos lucharon por su independencia sin ayuda externa excepto de la enviada por los exiliados cubanos en Estados Unidos que enviaban ayuda economica y pertrechos de guerra que muchas veces eran interceptados y confiscados por el gobiernode Estados Unidos.

Fue guerras largas y cruentas donde derramaron su sangre heroicamente miles de cubanos. Durante la Guerra de los Diez Años de 1868 a 1878, unos 30,000 mambises lucharon en cruenta guerra a muerte contra más de 250,000 soldados españoles (que fue más que la totalidad de las tropas coloniales contra las que combatieron Washington, San Martín, Bolívar, Iturbe y Don Pedro l, unidas) tropas españolas aguerridas y fogueadas en las guerras de la América del Sur. España confesó que se habían perdido más de 200,000 vidas y pérdidas por más de 700 millones de dólares. Según informe del gobierno español en esa primera guerra independentista perecieron en combate 16,980 cubanos, 9,133 fueron heridos y 2,092 estaban en prisión.

En los acuerdos del Pacto del Zanjón que dio fin a la Guerra de los Díez Años, los cubanos aunque derrotados, forzaron a España a que reconociese la libertad de los esclavos que había luchado en el Ejercito Libertador. El resto de los esclavos que no había luchado por la independencia siguieron esclavos.

El 24 Febrero de 1895 se inicia la guerra que pondría fin a la dominación española en Cuba cuando se unen los Estados Unidos a la lucha independentista. Fue durante ese periodo que España envía como Capitán General de la Isla de Cuba a Valeriano Weyler (“El Carnicero.”) dispuesto a poner fin a la guerra recurriendo a la reconcentración del campesinado en las ciudades, (precursor de lo que más tarde serían los gulags soviéticos, en un genocidio por hambre que nos recuerda el provocado por Stalin en Ucrania), siendo amontonados los campesinos en las ciudades sin albergues, alimentación o higiene decenas de millares de cubanos en condiciones infrahumanas. A los millares y millares de muertos en combate se unió unas pérdidas de vidas mucho mayores por hambre, enfermedades y malos tratos. Se calcula en más de 400,000, el 20% de la población, los que perdieron su vida durante esta última guerra para acabar con la dominación española en Cuba.

Banned
sirjohn
Mensajes: 137,146
Registrado: ‎12-15-2005

LA GUERRA POR LA INDEPENDENCIA DE CUBA

[ Editado ]

Mambi soldiers

Soldados Mambís
(de las colecciones de la Biblioteca del Congreso)

Lo que sigue es un breve resúmen de las tres guerras que Cuba peleó en contra de España por su libertad

 cuban shieldLa Guerra de los Diez Años / La Guerra Grande (1868-1878)

La Guerra de los Diez Años (tambien conocida como La Guerra Grande) comenzó el 10 de Octubre 1868 bajo la dirección del abogado Carlos Manuel de Céspedes y apoyado por un grupo de patriotas en el central azucarero La Demajagua, que llamaban a la libertad e independencia de la isla. Durante los primeros días la insurrección casi fracasó. Céspedes atacó el caserío de Yara el 11 de Octubre. De allí toma su nombre esta revolución, aunque el ataque a Yara no fue victorioso. La fecha del 10 de Octubre se conmemora en Cuba como fiesta nacional bajo el nombre de "Grito de Yara".

La Revolución de Yara se extendió a través de toda la zona oriental de Cuba y grupos de patriotas se reunieron en varias partes de la isla para apoyar a Céspedes.

Durante el curso de la Guerra de los Diez Años muchas atrocidades fueron cometidas por el gobierno Español y por los simpatizadores de España. Ente los incidentes repugnantes perpetrados durante esta guerra fueron:

  • El fusilamiento el 27 de Noviembre 1871 de ocho estudiantes de medicina por supuestamente haber rayado la tumba de un periodista español.

  • La captura en aguas internacionales el 31 de Octubre 1873 y la ejecución en serie, empezando el 4 de Noviembre, de 53 personas, incluyendo el capitán, la mayor parte de la tripulación y casi todos los insurgentes cubanos a bordo del vapor Virginius. Las ejecuciones solo fueron paradas por la intervención de un buque de guerra Británico bajo el mando de Sir. Lambton Lorraine.

El 10 de Abril 1869, una Asamblea Constituyente tomo lugar el el pueblo de Guáimaro en la provincia de Camagüey. Céspedes fue electo Presidente de esta asamblea y el General Ignacio Agramonte y Loynaz y Antonio Zambrana, principales autores de la propuesta Constitución, fueron electos Secretarios. Después de completar su trabajo, la Asamblea se reconstituyo como Cámara de Representantes, eligiendo a Salvador Cisneros Betancourt como Presidente de la misma, a Miguel Gerónimo Gutiérrez como Vicepresidente, y a Agramonte y Zambrana como Secretarios. Céspedes entonces fue electo, el 12 de Abril 1869, como primer Presidente de la República en Armas y el General Manuel de Quesada (quien había peleado en México bajo Benito Juárez durante la invasión francesa de ese país), como Jefe de las Fuerzas Armadas.

Ignacio Agramonte fue matado por una bala extraviada el 11 de Mayo 1873 y fue remplazado en el mando de las tropas de oriente por Máximo Gómez, un general con extraordinario talento militar que luego dirigió el Ejército Libertador en la Guerra de Independencia.

Debido a conflictos políticos y personales, la Asamblea destituyó a Céspedes como Presidente, el que fue remplazado por Cisneros. Céspedes mas tarde fue muerto en una emboscada por tropas españolas el 27 de Febrero 1874

Las actividades en la Guerra de los Diez Años llegaron a su mas alto desarrollo en los años 1872 y 1873 pero, después de la muerte de Agramonte y destitución de Céspedes, las operaciones militares se limitaron a las regiones de Camagüey y Oriente, debido en parte a una falta de suministros.

Tomás Estrada Palma sucedió a Cisneros como Presidente de la República. Desafortunadamente, Estrada Palma fue capturado por tropas españolas el 19 de Octubre 1877.

Como resultado de los sucesivos desastres, el 8 de Febrero 1878 los organismos constitucionales del Gobierno de Cuba fueron disueltos y las negociaciones para la paz fueron comenzadas en Zanjón, Puerto Príncipe. El 10 de Febrero 1878, los términos de paz fueron aceptados por los gobiernos de Cuba y España y la Guerra de los Diez Años llego a su fin, con excepción de unas subsecuentes protestas de un grupo pequeño de seguidores de Antonio Maceo. el que hizo una revuelta en Los Mangos de Baraguá. Estas protestas fueron concluidas por maceo el 28 de Mayo 1878.

 

cuban shieldLa Guerra Chiquita (1879-1880)

La manera que terminó la Guerra de los Diez Años, y las consecuencias políticas y económicas de la guerra, dejaron descontento a los que habían luchado heroicamente por la libertad durante diez largos años. Esto resultó en una nueva revolución, en Agosto 1879, fomentada por varios Generales de la Revolución - Calíxto García, José Maceo (hermano de Antonio) y Guillermo Moncada, secundado por Francisco Carrillo y Emilo Núñez.

Esta nueva guerra comenzó llena de energía y entusiasmo, pero no llegó a suficiente magnitud porque el país deseaba la paz. La Guerra Chiquita duró menos de un año, pero fue una clara indicación que la Paz de Zanjón no era el ultimo capítulo.

 

Bono del PRC

Recibo de donacion al Partido Revolucionario Cubano, fechado 1 Jun 1893 y firmado por José Martí
(cortesia de Felix Gordillo, en cuya familia ha estado en posesion el original por 4 generaciones)

cuban shield


 
Banned
sirjohn
Mensajes: 137,146
Registrado: ‎12-15-2005

LA GUERRA POR LA INDEPENDENCIA DE CUBA

La Guerra de Independencia (1895-1898)

La Guerra de Independencia comenzó el 24 Febrero 1895, bajo la dirección intelectual del escritor y filósofo José Martí, quien es considerado por todos los cubanos como Padre de la Patria. Martí dio la orden de empezar la revolución en esa fecha, y esta comenzó simultáneamente en cuatro lugares - en Bayate, bajo Bartolomé Masó; en Ibarra, bajo Juan Gualberto Gómez y Antonio López Coloma; en Baire, con los hermanos Saturnino y Mariano Lora; y en Guantánamo, con Periquito Pérez, Emilio Giró y otros. La fecha del 24 de Febrero es conmemorada en Cuba como fiesta nacional bajo el nombre de "Grito de Baire".

Lamentablemente, Martí, que tenia anhelo de participar activamente en el conflicto, fue matado el 19 Mayo 1895 cerca del pueblo de Dos Ríos en Oriente, cuando su grupo fue sorprendido por una columna de soldados españoles al mando del Coronel Jiménez de Sandoval.

El 13 Septiembre 1895 una Asamblea formada por delegados de los cinco cuerpos que formaban el Ejercito Libertador se reunió en Jimaguayú y eligió a Salvador Cisneros Betancourt como Presidente de la República, Bartolomé Masó como Vicepresidente, Máximo Gómez como Generalísimo, Antonio Maceo como Lugarteniente y Tomás Estrada Palma como representante diplomático en los Estados Unidos.

Máximo Gómez, un brillante líder militar, organizó varias campañas altamente exitosas, incluyendo la Campaña Circular alrededor de Camagüey, y la Invasión de Oriente a Occidente de la isla completa, todo en el corto periodo del 8 Noviembre 1895 al 22 Enero 1896. La acción mas sobresaliente fue su victoria sobre el General español Martínez Cámpos en el pueblo de Coliseo.

La reacción del gobierno español fue el reemplazo de Martínez Cámpos por el General Valeriano Weyler y el aumento de tropas en la isla, que llegaron a sumar a 180,000. Weyler ordenó que todos los habitantes de zonas rurales se recluyeran en las ciudades y declaró que todos los que se encontraran en el campo se considerarían insurrectos. Esta cruel "reconcentracion" tuvo efectos devastadores para la economía de la isla. Al mismo tiempo, la fiebre amarilla continuaba tomando como víctimas a decenas de miles de soldados españoles en la isla. Por esta época, el Senado y el Congreso de los Estados Unidos ambos hicieron resoluciones separadas reconociendo la Revolución Cubana.

En Septiembre 1897, tomó lugar una convención constitucional en La Yaya, donde se eligió un nuevo gobierno revolucionario. El General Bartolomé Masó fue elegido como Presidente y Domingo Méndez Capote Vicepresidente. Durante este año, las tensiones entre los Estados Unidos y España aumentaron marcadamente. España finalmente removió al General Weyler y concedió a Cuba autonomía en asuntos domésticos en 1897. Estas reformas llegaron demasiado tarde y no fueron aceptadas por el Gobierno de Cuba en Armas. Debido a la situación inestable, el Cónsul de Estados Unidos en La Habana, Fitzhugh Lee, aconsejó al Presidente McKinley que mandara unidades de la marina de guerra a los puertos de Cuba. Siguiendo este consejo, el acorazado estadounidense Maine fue mandado al puerto de la Habana. En la noche del 15 Febrero 1898, una tremenda explosión destruyo completamente al barco, matando a 2 oficiales y 264 marineros.

El 25 de Abril 1898, como resultado de presiones de opinión pública en los Estados Unidos siguiendo la explosión del Maine, los Estados Unidos declararon la guerra a España. Los Estados Unidos invadieron con tropas a Cuba el 20 de Junio 1898. Después de hundir la flota Española en las afueras de Santiago de Cuba y de varias batallas en los alrededores de Santiago de Cuba (ayudados por tropas cubanas bajo el General Calixto García), y también en Puerto Rico y las Filipinas, España entró en negociaciones de paz. El 16 de Julio 1898 España firmó un tratado de paz en Santiago de Cuba. Esto fueseguido de un tratado formal firmado en París el de 10 Diciembre 1898, que terminó la dominación Española de Cuba. Es de notar que la duración total de la guerra Hispano-Americana fuede solo 3 meses.

El 1 de Enero 1899 España formalmente pasó el gobierno de Cuba a los Estados Unidos. Una Convención Constitucional se reunió el 5 de Noviembre 1900 y esto fue seguido de elecciones el 31 de Diciembre 1901. Los Estados Unidos pasaron el gobierno de Cuba al gobierno electo de Cuba el 20 de Mayo 1902. La fecha del 20 de Mayo se celebra en Cuba como el Día de la República.

Ref: Carlos Márquez Sterling y Manuel Márquez Sterling - Historia de la Isla de Cuba, La Moderna Poesía, Inc., Miami, FL. ISBN: 0-88345-251-0

Banned
sirjohn
Mensajes: 137,146
Registrado: ‎12-15-2005

GENERAL ANTONIO MACEO: "EL TITAN DE BRONCE

[ Editado ]
Antonio Maceo
en Próceres
por Néstor Carbonel
 
Antonio Maceo
“Nació el 14 de julio de 1845.”
“Murió el 7 de diciembre de 1896.”

“De otros cubanos fue la tarea escribir; de Antonio Maceo pelear, luchar sin tregua, sin descanso. De otros, dar alas al pensamiento y luz a la idea: de él, subir lomas, vadear ríos, recorrer largas jornadas. De otros, vivir de casquete de seda y lentes de oro, inclinados sobre los libros: de él, vivir a caballo, vivir guerreando y sin ultrajar la dignidad humana ni cargar botín de aventurero; vivir peleando por la redención de su país y el decoro de sus paisanos. El tiempo le faltó para hacerse bachiller y aprender gramática y aritmética, mas no para hacerse profesional del heroísmo y maestro de austeridad. En la batalla tuvo su escuela, en las armas, sus libros; de guía, el corazón. No fue, pues, un pensador, sino un guerrero genial; el Héroe por antonomasia, a quien se verá siempre, en la inmutable serenidad de la Historia, explorando la sabana primero, y cayendo luego, con arrogante gesto y seguido de sus soldados, alto el machete y desplegada la bandera, sobre el cuadro enemigo...


“En Santiago de Cuba nació, y no en palacio regio, sino en una humilde casa. Fue su padre un mestizo oriundo de Venezuela, la patria del libertador Bolívar, y su madre, una pobre y sencilla mujer del pueblo, de quien pudiera decirse que tenía el corazón de una leona. A leer y a escribir aprendió de mozo, pero no a distinguir los verbos regulares de los irregulares, ni a conocer la familia de los tropos. De estrategia no tomo lecciones jamás, ni de táctica militar, ni de geometría. Buen jinete lo fue desde su juventud y diestro manejador del machete. La revolución iniciada en Yara lo encontró recién casado, en pleno vigor y con el alma ya templada para el sacrificio. Al abogado Asensio, su padrino que lo había hecho afiliar en la francmasonería, centro entonces de conspiración, debió sus primeros entusiasmos por la patria y por la libertad.


“Cuando su padre -padre de una tribu de bravos- supo el día fijado para el levantamiento, llamó, de acuerdo con su esposa, a los hijos todos, y cuando éstos estaban a su alrededor, les tomó juramento de fidelidad a la causa redentora, y los arengó para que la secundaran. Y así lo hicieron todos. Juntos el padre, la madre, la compañera de Antonio y los siete hermanos, marcharon resueltos al campo de la revolución. En los primeros combates cayó el viejo, luego cayeron otros, todos de cara al enemigo. Maceo, Antonio, no: la muerte lo respetó mucho tiempo. ¡Acaso si fue su amiga; tal vez si fue su aliada!


“A las órdenes de Máximo Gómez y de Calixto García, comenzó su carrera militar. Fue sirviendo en las fuerzas de estos jefes que comenzó a distinguirse por su valor disciplinado y por su inteligencia acometedora. De una en otra acción, de una en otra hazaña, llego de simple soldado a general, de arriero a plenipotenciario de la gloria; de hombre incapaz de entender las epopeyas, a hombre capaz de vivirlas y dar tema para muchas. Durante los diez años aquellos de la guerra grande, recorrió Maceo todo el territorio de Oriente y parte del de Camagüey. Y lo recorrió incendiando, matando, dejando en los caminos jirones de su propia carne y sangre de su propia sangre. La Indiana, la Galleta, Chaparra, Zarzal, Báguano, Manzanillo, Yabazón, las Guásimas, Naranjo, Mojacasabe, los Mangos de Megía -acción ésta en la que recibió nueve balazos-, San Ulpiano, Floridablanca, Los Llanados de Juan Criollo, y ciento de lugares más, fueron teatro constante de sus proezas: de sus improvisadas arremetidas, cargas fantásticas y asaltos imprevistos.


“¿Lo de Baraguá? Allí, bajo los mangos aquéllos, se mostró un gigante. Allí, protestando contra el pacto del Zanjón, escribió una de las páginas más gallardas de la Historia de Cuba, y una de las más conmovedoras y magníficas de la propia suya. A él siempre lo verán los cubanos, después de diez años de rudo y perenne batallar, y cuando los más de sus compañeros se descalzaban las botas de montar a caballo y dejaban caer la espada, airado y fiero, dispuesto a no quitarse aquéllas ni a rendir ésta, sino en el ara de la patria libre.


“Y vino la tregua, la guerra chiquita -así se llama la intentona que siguió a la paz del Zanjón-; su odisea por Haití, donde quisieron asesinarlo; sus nuevos intentos de rebelión; su estancia en Costa Rica; su vida de trabajos y virtud callada; los días de propaganda, los días de esperanza y de zozobra en que Martí, de pueblo en pueblo, iba pregonando la necesidad del sacrificio. Y vino el 24 de febrero de 1895, en que Cuba se alzó de nuevo, armada de hierro y venganza; y vino el primero de abril en que después de varios días de navegar sin rumbo en la goleta Honor, desembarcó en las playas ásperas y melancólicas de Duaba. A las pocas horas de desembarcar tuvo que entablar combate. Los españoles lo persiguieron incesantemente. Dispersa su gente, se ve precisado a andar cerca de un mes entre breñas y a alimentarse con naranjas agrias. Así, hasta que logró caer en un grupo de los suyos, de sus camaradas de la guerra grande.


“Cuando pudo darse a conocer, hacer acto de presencia, los pueblos enteros se le unían. ¡Hasta los muertos dijérase que despertaban ansiosos de acompañar al gran capitán en sus nuevas correrías! ¡La invasión! Ella es el poema estupendo de la guerra de independencia. ¡Y con qué lujo de estrofas! Con menos de dos mil hombres de infantería y caballería la emprende. Antes, se deja sentir en todo Oriente. En cuatro meses atacó el poblado del Cristo, recorrió el distrito de Holguín y Tunas triunfalmente; derrotó en Paralejo a Martínez Campos, y acuchilló en Sao del Indio a las fuerzas del coronel Canella. Luego, el 22 de octubre, se pone en marcha, camino de Occidente. Lo que fue la invasión no se puede decir en unas páginas: se necesitarían libros. Basta decir que desde Oriente llego, después de librar más de cien combates, hasta Guane, uno de los últimos pueblos de la región vueltabajera...


“Era Maceo caballeroso, franco, leal, sencillo, casi ingenuo. No era cruel: era magnánimo. No era grosero ni duro: era cortés, afable, bondadoso. No gustaba de fumar ni de las bebidas alcohólicas. Aquel hombre león se sentía mareado cuando le fumaban al lado o aspiraba el vaho del alcohol. Los bebedores la pasaron mal a su lado. Limpio era como una dama. En literatura gustaba del estilo empenachado y conmovido, y que revelara sinceridad. ¿Racista? El significado de esa palabra no lo conocía. Para él no hubo en Cuba más que cubanos. De negros y blancos, hablarían otros, no Maceo. ¡Era de bronce macizo aquel hombre, sin cuevas para víboras y gusanos!


“Cuando el siete de diciembre de 1896 cayó en Punta Brava, herido por dos balas, tenía ya veinticuatro cicatrices. Las dos últimas hicieron veintiséis. ¡Veintiséis condecoraciones de gloria!”

 

 
Platino Brillante
cafecubano3
Mensajes: 15,808
Registrado: ‎05-01-2007

Re: GENERAL ANTONIO MACEO: "EL TITAN DE BRONCE

Sabias que fue Maximo Gomez quien introdujo en Cuba la carga al machete?

Increible pero fue el ya tenia esa experiencia de la guerra emtre los dominicanos y los haitianos, el llevo a Cuba el toque a deguello, y la carga al machete, y eso hiso casi imbencible a los Mambises cubanos en contra de tropas espanolas mucho mas armadas y equipadas que los insurectos cubanos

Banned
sirjohn
Mensajes: 137,146
Registrado: ‎12-15-2005

Re: GENERAL ANTONIO MACEO: "EL TITAN DE BRONCE

NO LO SABÍA  Y MUCHAS GRACIAS POR LA INFORMACION

 

SALUDOS

 

DQBAN22

Platino Brillante
cafecubano3
Mensajes: 15,808
Registrado: ‎05-01-2007

Re: LAS BATALLAS DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA: LAS GUASIMAS

Estimado amigo dqband22, le invito a que traiga al foro una de nuestras grandes epopeyas mambisas, "El rescate de Sanguili"
Banned
sirjohn
Mensajes: 137,146
Registrado: ‎12-15-2005

Re: LAS BATALLAS DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA: LAS GUASIMAS

ANTONIO MACEO, "EL TITÁN DE BRONCE"

 

BRIGADIER GENERAL ANTONIO MACEO Y GRAJALES, "EL TITÁN DE BRONCE",

SEGUNDO AL MANDO DEL EJERCITO LIBERTADOR CUBANO, SIENDO SU JEFE

EL DOMINICANO, GENERALÍSIMO MAXIMO GÓMEZ.

 

MÁXIMO HÉROE CUBANO DE LAS GUERRAS POR LA INDEPENDENCIA DE CUBA, MACEO PARTICIPÓ EN MAS DE 900 BATALLAS SIENDO HERIDO EN 25 OCASIONES Y MURIENDO EN COMBATE EL 7 DE DICIEMBRE DE 1896 EN UN ENCUENTRO CON TROPAS ESPAÑOLAS EN PUNTA BRAVA, PROVINCIA DE LA HABANA DESPUÉS DE HABER CONSUMADO LA EPOPEYA DE LLEVAR LA INVASIÓN DE UN EXTREMO A OTRO DE LA ISLA (MÁS DE MIL MILLAS) ENFRENTÁNDOSE CON SUS FAMOSAS CARGAS AL MACHETE  AL EJÉRCITO COLONIAL ESPAÑOL QUE CONTABA CON MÁS DE DE 300,000 TROPAS VETERANAS DE LAS GUERRAS DE INDEPENDENCIA DEL RESTO DE LAS COLONIAS ESPAÑOLAS EN LA AMÉRICA LATINA. 

    LA INVASIÓN QUE DURÓ TRES MESES, ES CONSIDERADA COMO LA HAZAÑA MILITAR MAS BRILLANTE DEL SIGLO 19. MACEO TENÍA 51 ANOS AL MORIR Y HABÍA DEDICADO 32 AÑOS DE SU VIDA A LUCHAR POR LA INDEPENDENCIA DE CUBA, ESTIRPE DE HEROES TAMBIÉN DIERON SU VIDA POR CUBA SU PADRE, NACIDO EN VENEZUELA Y VARIOS DE SUS HERMANOS TODOS NACIDOS DE MARIANA GRAJALES, SANTIAGUERA Y MAXIMO ICONO DEL PATRIOTISMO DE LA MUJER CUBANA.

   EN 1957, EL ALCALDE DE LA HABANA, JUSTO LUIS DEL POZO, DECLARÓ OFICIALMENTE A DOÑA MARIANA GRAJALES DE MACEO COMO "MADRE DE CUBA"  HABIÉNDOLE DADO A LA PATRIA TRECE HIJOS, 9 CON DON MARCO MACEO QUE SE INCORPORARON A LA LUCHA DANDO SUS VIDAS POR LA INDEPENDENCIA, ENTRE ELLOS EL GRAL JOSE MACEO,  DEJANDO ESCRITAS PAGINAS LLENAS DE GLORIA PARA LA HISTORIA DE CUBA.

   DURANTE LAS GUERRAS INDEPENDENTISTAS, DOÑA MARIANA ESTUVO A CARGO DE LOS HOSPITALES EN LOS CAMPAMENTOS DE SU HIJO ANTONIO ENTRANDO CON FRECUENCIA A LOS CAMPOS DE BATALLA A RESCATAR LOS HERIDOS, TANTO A LOS MAMBISES COMO A LOS SOLDADOS ESPAÑOLES.

    JOSÉ MARTÍ AL PRESENCIAR COMO TANTO DOÑA MARIANA COMO LA ESPOSA DE ANTONIO MACEO ENTRABAN A LOS CAMPOS DE BATALLAS PARA RESCATAR LOS HERIDOS, AFIRMÓ: "FACILES SON LOS HEROES CON TALES MUJERES."

    A los dos días del Grito de Yara, se incorporó a la revolución el joven Antonio,
junto a Justo y José, dos de sus once hermanos. Pero muy pronto estaban todos
los Maceo en combate, porque Mariana Grajales los había hecho jurar a todos que empuñarían las armas hasta vencer o morir. Y para que no hubiera dudas, tambien Mariana marchó a la manigua.

   Pronto se distinguieron todos ellos en el fragor del combate; pronto comenzaron a caer uno tras otro aquellos Maceo.  Cuando una vez le trajeron a uno de sus hijos gravemente herido, las mujeres de la familia, al verlo tan grave comenzaron a gritar espantadas. "¡Afuera con esas lloronas!", rugió Mariana, "aquí no quiero lágrimas!". Y al ver a uno de sus hijos más pequeños mirando aterrorizado al herido, Mariana le espetó enérgica: "¡Y tú, empínate para que salgas a ocupar su lugar!"

Banned
sirjohn
Mensajes: 137,146
Registrado: ‎12-15-2005

Re: LAS BATALLAS DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA: LAS GUASIMAS

El rescate de Sanguily: epopeya y gloria

 Por Lucilo Tejera Díaz

Alzóse un yaguarama reluciente, se oyó un grito de mando prepotente y un semidios, formado en el combate, ordenando una carga de locura, marchó con sus leones al rescate iy se llevó al cautivo en la montura! (Fragmento del poema “El rescate de Sanguily” -1919-, de Rubén Martínez Villena)

    En 1871 la guerra por la independencia de Cuba del colonialismo, iniciada el 10 de octubre de 1868, atravesaba momentos muy difíciles en la región de Camagüey por los golpes de las fuerzas peninsulares y las presentaciones a la autoridad española de huestes mambisas.

   Para entonces el mayor general Ignacio Agramonte y Loynaz, indiscutible líder de los libertadores en Camagüey, había reasumido el mando en esa demarcación, tras superar diferencias con el presidente Carlos Manuel de Céspedes y organizaba su fuerza para emprender acciones bélicas que cambiaran aquel estado de cosas.

    Enfrascado en esa tarea estaba cuando llegó el siete de octubre con 70 jinetes a un potrero no muy distante al sur de la ciudad de Puerto Príncipe (hoy Camagüey), para darle descanso a su pequeña tropa y a los animales.

    Uno de los oficiales subalternos, el brigadier Sanguily, le solicitó permiso para ir al día siguiente, acompañado de dos ayudantes, a un rancho cercano donde vivía una patriota para que le lavara la única muda de ropa en su poder.

    Aquella mañana del ocho de octubre de 1871 ocurrió un hecho de armas que trasciende en el tiempo por el golpe rápido y coherente dado a una columna española de 120 rifleros a caballo por 35 valientes, que en un acto sublime y heroico arrancaron de las garras peninsulares, y de una muerte segura, al brigadier Sanguily.

    Algunos años más tarde, el 10 de octubre de 1888, José Martí, quien conoció del hecho por referencias, publicó en El Avisador Cubano un artículo que tituló “Céspedes y Agramonte”, en el cual escribió del patriota camagüeyano:

“¿Aquél que cuando mil españoles le llevan preso al amigo, da sobre ellos con treinta caballos, se les mete por entre las ancas, y saca al amigo libre?

JULIO SANGUILY GARRITE

¿Quién era este general por quien el jefe mambí camagüeyano sentía especial afecto por su valentía, disciplina y lealtad a la lucha independentista?

   Julio Sanguily Garrite nació en La Habana el nueve de noviembre de 1845 y el 12 de octubre de 1868, dos días después de haber comenzado la Revolución en Cuba, viajó a Nassau, en las Islas Bahamas, para incorporarse a la expedición de la goleta Galvanic, la cual desembarcó fuerzas y medios en La Guanaja, en el norte de Camagüey.

   A partir de entonces, Sanguily intervino en numerosos combates y fue ascendiendo constantemente en la jerarquía militar mambisa hasta mayor general.

   El cuatro de junio de 1870 le infligieron una grave herida en su pierna izquierda, que quedó destrozada e inutilizada y desde entonces fue preciso montarlo, amarrarlo y desmontarlo de su caballo para que pudiera combatir.

   Al estallar en 1895 la tercera guerra por la independencia,  Sanguily fue hecho prisionero por el Cuerpo de Voluntarios de La Habana, y sometido a un proceso judicial que finalmente lo condenó a cadena perpetua, e indultado dos años después abandonó el país, al que retornó en una expedición en 1898.

    Sanguily falleció en La Habana, el 23 de marzo de 1906.

EL RESCATE

En el rancho de la patriota cubana, Sanguily fue sorprendido y hecho prisionero por una patrulla de una columna hispana que andaba en operaciones por las cercanías.

Al saber la aciaga noticia, Agramonte escogió 35 jinetes y emprendió de inmediato la persecución de la fuerza enemiga  para arrebatarle en un golpe de audacia al inválido que con seguridad sería condenado a muerte.

    El valiente norteamericano Henry Reeve iba al frente, en una pequeña vanguardia, con la orden de localizar a la columna peninsular y avisar enseguida al resto de la mambisada.

   Al divisarlos, Agramonte y sus hombres la atacaron al machete con furia, pero al comprender que el éxito de la acción no podía dejarla solo al arma blanca dispuso que una línea de rifleros desmontara y disparara contra el enemigo.

   Fue un triunfo total: 11 bajas peninsulares quedaron en el campo de batalla y Agramonte y sus hombres regresaron al campamento con el brigadier Sanguily a celebrar el rescate.

    Esta victoria se corrió como pólvora e influyó notablemente en el ánimo de las huestes insurrectas,  y demostró que Camagüey estaba nuevamente en pleno pie de guerra y con un jefe insuperable: Ignacio Agramonte.