¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Plata
adelanoval3
Mensajes: 9,238
Registrado: ‎08-02-2003
0 Kudos

¿Niños mentirosos? TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO

¿Niños mentirosos?
Por Adelina Vázquez-Servicio Especial de la AIN

Para todo padre puede resultar muy frustrante encontrarse con un pequeño Pinocho en casa, sobretodo porque muchas veces no se sabe, a ciencia cierta, qué hacer para ponerle punto final al problema. ¿Debe el niño ser castigado? ¿Bastará con un regaño? ¿Hasta qué edad será normal que diga alguna que otra mentira? Estas y muchas otras interrogantes son comunes entre los padres.

"Si me llaman por teléfono, di que no estoy", indicaba Bertha a su hijo Luisito.

¡Cuidado con proferir frases semejantes a los pequeños!

Por muy honestos que sean, a veces los adultos se ven obligados a decir mentiras inofensivas para eludir compromisos sin importancia, porque se sienten mal, o simplemente son invitaciones no deseadas, o expresan mentiras piadosas con el fin de no herir susceptibilidades.

Pero los niños no tienen bien definidos ciertos matices de la convivencia ni el concepto de la relatividad y para ellos todas las mentiras tienen igual categoría, por eso si las condiciones lo presionan a faltar a la verdad, evite hacerlo y menos delante de ellos. Y nunca utilice a sus hijos para esas mentirillas, porque eso va mellando la honradez innata de los muchachos.

Además, los menores consideran a sus padres la máxima expresión de autoridad y respeto y si los estimulan a engañar a sus semejantes ¿qué concepto se harán de la honestidad y la sinceridad? ¿Cuánto se resentirá la imagen de sus progenitores?

Otra actitud negativa consiste en hablar mal de terceras personas cuando éstas se retiran y con las cuales se mostraron afables minutos antes. Esas manifestaciones permean el concepto infantil de las relaciones humanas y conducen al niño a la insinceridad, la simulación y la hipocresía.

Una conducta igualmente dañina es la de las madres que apañan una mentira de sus hijos para evitarles castigos de los padres, o viceversa, o envían a los maestros cartas falseando la verdad para justificar una tarea no realizada o la llegada tarde a la escuela o al pase, si son becarios.

Un chico dado a la exageración podría estar manifestando una falta de seguridad en sí mismo y un problema de autoestima que tendríamos que tratar de abordar cuanto antes. Habrá que corregir cada mentira pero, sobre todo, tendremos que centrarnos en prestar una mayor atención al chico valorando especialmente sus esfuerzos, logros y conductas positivas, con el fin de que, poco a poco, gane confianza en sí mismo.

Un chico, por el contrario, que utilice sus mentiras como sistema de "defensa" tendremos que intentar corregirle inmediatamente pues corre el peligro de adquirir un hábito que, sin lugar a dudas, será nefasto el día de mañana.

Un muchacho con tan nefastas bases educativas puede encontrar en el engaño, el fingimiento o la doble moral, sus armas para andar por la vida, cuestión a la que son más propensos los provenientes de familias disfuncionales o aquellos proclives a conductas negativas.

Los resultados de tales deformaciones son imprevisibles, por tanto cuando un menor se acostumbra a mentir hay que preocuparse y actuar en consecuencia, pues del embuste a errores más graves sólo hay un paso que los adultos deben sortear con éxito.

No hay que dudar para acudir a un psicólogo, al maestro u otros especialistas que ayuden a descubrir el origen de ese mal, el cual no es siempre el ejemplo incorrecto o la influencia deformadora de los padres.

Detrás de un niño "mentiroso" pueden estar también ocultos temores, complejos, situaciones específicas del hogar o de la escuela, falta de afecto, inseguridad, algún estado psíquico u otros problemas que lo conducen a falsear la verdad.

Tendremos que tratar de inculcarles, además, una visión positiva de la sinceridad. Démosles mil oportunidades para que confirmen que decir la verdad es bueno e intentemos dejarles claro, en cada caso, que confiamos en ellos pero que esta confianza es un camino de doble dirección y por lo tanto es necesario que ellos sean sinceros siempre. Que el niño compruebe que si confiamos en él, si creemos que es sincero, podrá ir alcanzando más libertad y responsabilidad.

Tú debes... hacer todo lo posible para que sea más abierto. Dedica algunos minutos diarios a tu hijo; los niños -usualmente- discuten aquello que los molesta cuando están realizando alguna actividad, como jugando basket o algo por el estilo. Cuando tu hijo admita que no hace la tarea luego de clases porque se siente muy cansado, alábalo por su honestidad y ayúdalo a buscar la solución al problema. Si haces esto, hay una mayor probabilidad de que admita sus errores futuros.

Otra manera de incitarlo a que diga la verdad es enseñándole que confías en él. Deja que asuma algunas responsabilidades por sí mismo. Y aunque es normal que falte a algunas de tus normas sin que lo sepas, estate mucho más atenta si piensas que te puede estar mintiendo acerca de algo grave.

"Si quieres que los demás confíen en ti, tienes que merecer su confianza. La confianza se gana con el trabajo bien hecho y la obligación cumplida".

La actitud que tengamos va a ser determinante. Será necesario:

  1. Reaccionar con calma aunque con severidad.
  2. Felicitar o premiar al niño que confiesa la verdad. Si lo castigamos a pesar de que ha confesado, estamos reforzando su hábito de mentir (la próxima vez lo hará con más cuidado para que no lo descubran...). Sólo en última instancia habrá que acudir al castigo.
  3. Favorecer un ambiente de confianza, en la que el niño se anime a contar sus travesuras y sus errores. Que no sienta que cada vez que habla, hay consecuencias drásticas.
  4. Estar alertas. Por mucho que amemos a nuestros hijos, tenemos que aceptar que a veces fallan, que no son perfectos e ideales como los hemos imaginado.

Detectarlos y rescatar para la sociedad a un futuro hombre honrado, es una gran responsabilidad de los mayores.

ttp://www.sectormatematica.cl/orientacion/mentiroso.htm

http://www.inteligencia-emocional.org/aplicaciones_practicas/cuando_el_nino_miente.htm

http://www.tupediatra.com/mnyy/adaptacion-conductas/mnyy7.htm

http://www.psicologoinfantil.com/trascomport.htm

http://www.educacioninicial.com/ei/contenidos/00/1300/1333.ASP

http://www.mipediatra.com.mx/enlaces/conductuales.htm

http://www.edu.aytolacoruna.es/canal_voz/vida_escolar/problemas_actuales_de_la_ensenanza/cuando_el_n...




Aki un texto ke gustes
Diamante
nahylea
Mensajes: 29,565
Registrado: ‎08-15-2003

Re: ¿Niños mentirosos? TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO

:cara_oh:muy interesante el tema amiga muchisimas gracias lo voy aguardar
Cristal
miriam034
Mensajes: 5,886
Registrado: ‎08-28-2005

Re: ¿Niños mentirosos? TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO

MIS NINAS SI DICEN MENTIRILLAS:cara_auchh::cara_bizco::cara_flor:
Diamante
maricela2020
Mensajes: 91,843
Registrado: ‎06-17-2004

Re: ¿Niños mentirosos? TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO

interesante amiga pero los mios ya enpesaban les pare el alto. :cara_vago:

Plata
adelanoval3
Mensajes: 9,238
Registrado: ‎08-02-2003

Re: ¿Niños mentirosos? TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO

EL NIÑO MENTIROSO.

Muchos de los niños mentirosos no tienen problemas graves de conducta, son más o menos serviciales. Otros se muestran deshonestos, agresivos con sus amigos y discuten con los adultos.

A pesar de que hay razones individuales para la conducta de cada niño o adolescente, todos se distinguen por una serie de características comunes:

- Son niños inseguros y manipulan a los demás para ocultar esta inseguridad. Fingen estar muy interesados en algo, pero no les importa nada. Suelen interpretar el papel de "sabelotodo". Se ríen de la gente y se esfuerzan mucho por causar buena impresión, aún cediendo a la presión de los amigos. Llegan a los peores extremos, con tal de llamar la atención de los demás. Unas veces para que les hagan caso porque necesitan afecto, y otras para poner a prueba a los adultos, comprobando así sus reacciones.

- No cumplen nunca con sus obligaciones y son maestros en el "ahora lo hago y nunca llega el momento". Siempre están convenciendo a otros, para que realicen sus tareas por él y no trabajan nunca a no ser que alguien esté a su lado.

Por supuesto, no podemos esperar que los niños y adolescentes nos revelen todos sus sentimientos y pensamientos. Los adultos, tampoco lo hacemos. Nos comportamos de una manera en público y de otra en la intimidad. Lo que sucede es que estos niños, cuando toca decir la verdad respecto sus sentimientos, ocultan su verdadera personalidad, incluso ante sus allegados.

Como el niño mentiroso ante los demás se considera insignificante, necesita asegurarse de que atrae la atención, por ello provoca situaciones para que se fijen en él. La mayoría de las veces, los adultos no entendemos sus reacciones y eso provoca en él, un resultado negativo. Recordemos que los adultos, a veces presionamos demasiado a los niños y adolescentes, queriendo que sean siempre los mejores en todo. Esta es otra de las causas que les puede inducir al engaño.

¿ Cómo guiar a estos niños mentirosos ?.

El niño, después de contar una mentira, debe ver una reacción del adulto para que la próxima vez sea franco. Por ejemplo, preguntándole por qué ha mentido, ya que si no se le dice nada, el niño volverá a repetir este comportamiento.

Las explosiones de enfado que a veces tenemos los mayores, producen una reacción contraria; tengamos en cuenta que son niños inseguros, lo que hace que piense que no se espera nada bueno de él, que no sabe hacer nada, etc...

Las amenazas que a veces hacemos como "si vuelves a hacerlo...", no les sirve de nada, ya que saben que esta amenaza no va a cumplirse. Entonces su reacción es causarnos más problemas.

Los comentarios en público sobre la conducta de estos niños, con el niño delante, son nefastos, ya que llega a pensar que es precisamente eso lo que se espera de él, fomentándole una conducta más negativa, pues piensa que no puede confiar en nosotros e intenta vengarse.

Debemos intentar responsabilizar a los niños de su conducta, reaccionando ante cada caso de manera que disminuyan las probabilidades de que el niño vuelva a repetirlo. Recordemos que son mentirosos a veces por miedo a las represalias que podemos tener los adultos ante una actitud de ellos, luego, no modificarán su conducta si los castigamos con severidad.

Los niños son personas que están en su mejor momento de aprendizaje y lo captan todo: conceptos, sentimientos, etc... de los adultos que les rodean, eso lo traducen para sus propios valores personales. Como niños, se hacen una serie de preguntas, por ejemplo : ¿me quieren?; y sus respuestas las adaptan a la actitud que con ellos tienen las personas con las que más conviven.

Creo que con esto, he explicado un poco la actitud que debemos adoptar con los niños y sus conductas. No obstante, por hacer alguna aclaración más, quiero recordarles que son niños y nos necesitan, que debemos escucharles, oír sus opiniones, felicitarles cuando se lo merezcan, no ser muy severos con ellos, dedicarles un poco de nuestro tiempo, reconocer su buena conducta y cumplimiento cuando se tercie públicamente, cumplir las promesas que les hacemos, no exigirles más de lo que sabemos que no pueden hacer saliendo airosos y sobre todo, darles un abrazo y decirles que les queremos. Esto es lo que realmente más necesitan.




Aki un texto ke gustes