Responder
¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Plata
pr_don_q
Mensajes: 8,392
Registrado: ‎01-15-2002
0 Kudos

Eddie "La Bala" Pérez: alegre chispa de El Gran Combo de Puerto Rico

Eddie "La Bala" Pérez: alegre chispa de El Gran Combo de Puerto Rico
PRIMERA HORA >ASI
miércoles, 5 de octubre de 2005



Eddie Pérez optó por realizar una carrera en las artes sonoras instado por la pasión que su padre tenía por la música. (Colección Eddie Pérez)

Su rostro siempre dibuja una sonrisa y sus palabras entonan versos con gracia, sabiduría y picardía.

Posee un talento especial, mas su mayor encanto está en la chispa que destila en cada movimiento rítmico que ejerce al tocar su saxofón, marcando el compás de las melodías salseras.

También se destaca por la forma particular en que entona los coros con el El Gran Combo de Puerto Rico, con una voz de falsete mágica que se vierte en uno de los principales distintivos de la agrupación. Y ni hablar de su peculiar estilo para anunciar los tiempos en cada interpretación, tirando besos al aire, bien sonados, que advierten a los cantantes y al bailador de la llegada de los mambos, las moñas y los soneos.

Es Eddie Orlando Pérez López, mejor conocido como "La Bala", el mítico saxofonista de El Gran Combo, la mano derecha de Rafael Ithier en los últimos 51 años, una de las grandes leyendas del venerado grupo de Rafael Cortijo y su Combo, el más querido entre los músicos del país y el eterno "niño" ladino y travieso.

Instado por la pasión musical de su padre

Natural del barrio capitalino de Santurce, donde nació el 2 de septiembre de 1935, Eddie "La Bala" Pérez creció rodeado de los acordes y las melodías de las grandes orquestas nacionales de los años 40.

Siempre fue un pequeño lazarillo y, al hablar de su infancia, recuerda con emoción las etapas que marcaron su crecimiento, rodeado de amigos y buenos vecinos con los que formó una gran familia en el viejo callejón de la calle Rosario, al lado de la escuela elemental "Padre Rufo", justo en un cuchillo que desembocaba en la calle Loíza, a la altura del desaparecido Teatro Riviera.

"Disfruté mi infancia, mi niñez… Jugaba pelota con mis vecinos, corríamos por los techos de las casas y hacíamos nuestras maldades, siempre con respeto. Era de los más rápidos y hasta en un momento pensé en ser atleta pero nunca lo traté por frustraciones mías", recuerda el músico, apodado desde entonces "La Bala" por su ligereza al correr.

Eddie Pérez le atribuye a su padre, el gurabeño Mariano Pérez, la responsabilidad de optar por emprender una carrera en las artes musicales.

Éste, quien siempre se desempeñó como chofer de familias, fue un apasionado de la música y, como nunca pudo educarse en ese oficio, quiso ofrecerle a su vástago la oportunidad de adquirir una preparación musical formal.

Por eso, no escatimó en destinar recursos para que el mayor de sus hijos estudiara teoría y solfeo con un profesor privado en la calle Loíza, apellidado Del Valle. Por esa misma razón lo instó a que ingresara a la banda de la escuela "Rosendo Matienzo Cintrón" y que se matriculara en la Escuela Libre de Música, que entonces ubicaba en las instalaciones del Teatro Tapia del Viejo San Juan y que luego se trasladó al antiguo Casino de Puerto Rico, hoy Centro de Recepciones del Gobierno.

"Papá fue quien me estimuló. Al lado de casa ensayaba la orquesta de César Concepción con el cantante Joe Valle y yo me paraba a mirarlos y, como él veía que me gustaba, me puso a estudiar con el profesor Del Valle, cuando tenía como 10 años (de edad). Pero fue en la escuela intermedia 'Matienzo Cintrón', allá en la Parada 25 de Santurce, que empecé a practicar un instrumento con Míster Ardín. Él me dio la flauta pero no me gustó el sonido y cambié al clarinete, que fue, en verdad, el primer instrumento que toqué en un grupo", narra.

Encantado con el saxofón

La experiencia en la Banda Escolar le sirvió para comenzar a definir su derrotero musical y fue allí, precisamente, donde se encantó con el sonido del saxofón, aunque durante los tres años que participó en la agrupación de su escuela siempre fue clarinetista.

Su formación musical se complementó con las experiencias que tuvo en su niñez, compartiendo con grandes músicos en las fiestas que celebraban las familias adineradas del país, en las que su padre trabajaba.

"Papá fue chofer del músico Felín Angulo y trabajó con la familia del tesorero de Puerto Rico Rafael Buscalia. Éste hacía unas fiestas bien grandes en una finca que tenía en el barrio Paloma de Barranquitas y papá era el encargado de llevar y traer a los músicos de las orquestas. Pero, como él era bien cafetero (gustaba de tomar café), siempre paraba en casa con ellos y allí los conocía. Así fue como me relacioné por primera vez con Rafael Ithier, cuando entonces era guitarrista de la orquesta de Pancho Batista, a principios de los años 40", relata.

Eddie Pérez empezó a estudiar saxofón en su casa hasta que ingresó en 1947 a la Escuela Libre de Música, donde comenzó a curtirse en las técnicas de ejecución, en una clase a la que también asistía el líder independentista Filiberto Ojeda Ríos.

En 1950, comenzó sus pinitos participando de las bandas de los hijos de César Concepción y Roberto Cole, en las que tocó el saxofón barítono. Aunque se trató de una experiencia efímera, esta oportunidad le sirvió para familiarizarse con el repertorio nacional en tiempo de bolero, guaracha, danzón, guaguancó y danza que gozaba de popularidad en esa época.

"Nunca pudimos trabajar porque no estábamos asociados a la Unión de Músicos, así que, como era una cosa de muchachos, lo más que hacíamos era ensayar", dice.

Empero, fue en 1952 cuando el joven saxofonista logró su primera participación formal en un grupo al ser reclutado por el músico Carlos Acosta para que fungiera como tercer alto de la banda, que entonces amenizaba los bailes del club El Escambrón.

"Disfruté mucho esa experiencia… Compartí con el papá de Lydia Echevarría, Baltasar Echevarría, que era el primer alto de la orquesta y recuerdo que me pagaban $11 por tres noches. Como era un niño, papá me llevaba y me traía a los bailes y en la escuela era el nene lindo porque les compraba dulces a las muchachas", cuenta.

Paralelo a su participación en el grupo de Carlos Acosta, el neófito músico organizó una agrupación musical en su escuela que se conoció como la Orquesta Centralina de la clase graduanda de 1953.

Se trató de una banda de jóvenes talentosos de la Escuela Superior Central de Santurce, por la que desfilaron músicos como Sammy Allende, Manolín Alers, Rafael Pérez, "El Loco" y Charlie Miró. Los cantantes eran Rafy Rodríguez y Eddie Miró, quien se encargaba de la interpretación de los temas en inglés.

Su repertorio estaba conformado por las famosas canciones que interpretaban las orquestas de Luis Alcaraz, Dámaso Pérez Prado y César Concepción. Entonces, los jóvenes aprendían los tonos de las melodías leyendo las partituras que se publicaban en unos viejos cuadernos que circulaban en las librerías del país.

"Con la Centralina tocábamos en las reuniones de la clase y en todas las actividades de la Central. También hicimos varias actividades fuera de la escuela y recuerdo que la última presentación fue en la vieja base de Miramar. Fue una experiencia corta que duró el tiempo que estuvimos (cursando) en cuarto año", puntualiza.

Cristal
fansenamorado
Mensajes: 5,709
Registrado: ‎07-26-2005

Re: Eddie "La Bala" Pérez:

gracias por la nota :cara_yes:
Image Hosted by ImageShack.us