¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Diamante
progreseña3000
Mensajes: 83,951
Registrado: ‎10-08-2001
0 Kudos

Fortaleza de San Fernando de Omoa

Llegar a la Fortaleza de San Fernando de Omoa, ubicada en la ciudad costera que lleva el mismo nombre, no resulta complicado. El verdadero problema es salir de la ciudad que la resguarda y atrapa al visitante con ese particular señorío que le da un toque místico en pleno Siglo XXl.

Custodia de la historia, la Fortaleza alza sus muros y atesora espectaculares paisajes y una hermosa arquitectura, miscelánea de los más de tres siglos de su edificación.

Por LUISA AGÜERO
En San Fernando de Omoa, patrimonio cultural de Honduras y posiblemente la estructura de defensa colonial más importante en Centroamérica, el tiempo se detuvo para llevarnos en un recorrido de más de tres siglos de historia… una historia que hoy, está siendo reconstruida.
En este mágico lugar las secuelas de la humedad y el agrietamiento que sufre la fortificación quedarán en el pasado por los trabajos de restauración iniciados por expertos hondureños.
La ingeniero Irochka Alejandra Enamorado Interiano, a cargo de la obra destacó que el objetivo principal es eliminar la humedad y el agrietamiento que sufren las bóvedas por la filtración de aguas lluvias a través de las losas.
Una vez restablecidas, las 31 bóvedas podrán ser utilizadas como salones de conferencias y de exhibiciones, agregando al Castillo de Omoa un nuevo atractivo turístico.
Los trabajos son una iniciativa de la Secretaría de Turismo, a través de su Programa Nacional de Turismo Sostenible (PNTS), financiado con recursos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Para solucionar los problemas de humedad y filtración de agua se ha aligerado el peso de la fortaleza removiendo los rellenos que se encuentran sobre sus bóvedas y se están impermeabilizando todas las losas.
Pero eso no será todo. También se cambiará el piso de las bóvedas de las cortinas circular y sureste y se hará un nuevo repello del interior de estas mismas cúpulas.
El piso de la acera de la Plaza de Armas será trabajado de nueva cuenta con el objeto de habilitarlo para la circulación de turistas nacionales e internacionales con discapacidad física.

Nuestra historia
Indudablemente el Castillo de San Fernando de Omoa es una de las grandes obras materiales que nos recuerdan la dominación de España en Centroamérica. Fue construido en la segunda mitad del siglo XVIII para defender las costas del norte contra los corsarios ingleses que perseguían nuestro comercio.
El ingeniero español, Navarro (Luis X) que visitó la América Central en 1743-1744, reconoció entonces el fondeadero de Omoa; y en un informe extendido por él en 1745 en la ciudad de Guatemala, dijo: “Ese Puerto es el más seguro, limpio y recogido de toda la costa de Honduras”.
Por cuyo motivo me ha parecido a propósito que sea fortificado, a menos costo y riesgo que el de Trujillo. La obra terminó en 1775, bajo el gobierno del mariscal don Martín de Mayorga. El plano final de dicha Fortaleza (propuesto por un cierto Conde de Aranda, director general de ingenieros de los Reales Ejércitos, el 15 de diciembre de 1756) era un compromiso económico que dio lugar a una innovación en el diseño militar.
Es el fuerte más grande de
Centroamérica y el segundo mayor en América. Distribuido en un área de 4.400 metros cuadrados. En la entrada, un escudo con una cabeza de león en la parte superior, que significa poder, nos da la bienvenida.
En su interior se ubican 31
bóvedas, de las cuales una era la capilla. En las otras bóvedas estaban las cocinas, las oficinas administrativas, y otros recintos donde se guardaban las bombas, armas y pólvora, entre otras cosas.
En la parte superior, se ubicaban los
cañones puestos estratégicamente en unos orificios, para cumplir su función de resguardo. Las paredes del Fuerte tienen la  forma de un semicírculo, o de un arco y su flecha, para cubrir el impacto de las olas del mar. Las casas de guardia, ubicadas en la parte de arriba, tenían un diseño barroco.
Al lado de este castillo, se ubica un área que alguna vez,  fue usada para viviendas pero después de un tiempo tuvieron que ser demolidas, por necesidades de material para construir, y finalmente se convirtió en cementerio.

En aquel tiempo, la arenosa tierra retenía demasiada agua cuando llovía, y humedecía las paredes, desgastándolas y haciéndolas menos resistentes. Por eso, los muros  eran hechos de piedras y coral, para que fuesen resistentes. Algunas de las bóvedas tenían barrotes muy gruesos, ya que, en un tiempo, la fortaleza fue una  prisión.

 

Diamante
progreseña3000
Mensajes: 83,951
Registrado: ‎10-08-2001

Re: Fortaleza de San Fernando de Omoa

 

Patrimonio nacional
Aún cuando la amenaza de piratería había cesado, después de haber servido como oficina central de gobierno local, el fuerte fue utilizado como una prisión por las autoridades, y eventualmente fue abandonado por algún  tiempo.
Se dice que, a algunos prisioneros, se les condenaba a estar bajo una llave que tiraba una gota de agua helada a la vez, y así, al condenado se le iba enfriando poco a poco el cerebro hasta quedar congelado y moría. Se dice también que, quien  lograra quedar vivo después de esto, era perdonado y dejado libre.
Hoy el Fuerte de San Fernando de Omoa es un monumento nacional abierto al público de lunes a viernes de 8 de la mañana a 4 de la tarde, y sábados y domingos de 9 de la mañana a 5 de la tarde. A su lado, se encuentra un museo que cuenta con material sobre el castillo, una maqueta y armaduras que usaban en la época, entre otras.
Luego de una hora de trayecto partiendo desde San Pedro Sula, se aprecian las primeras señales de Omoa, el preámbulo del recorrido por San Fernando de Omoa. Allí, pequeñas casas, campos de cítricos y algunos pequeños descalzos, miran pasar al transeúnte. Mujeres, ataviadas con pantalones y casco se han involucrado en la restauración para recuperar el esplendor del tricentenario fuerte.
Un concurrido cruce, plagado de casas sencillas y negocios de construcción reciente, sin duda puede confundir a cualquiera que llegue por primera vez. No obstante, a medida que se avanza, van surgiendo los testigos silenciosos del señorío de ese lugar, donde el Fuerte, se yergue majestuoso.
Los guías turísticos destacan que, la Fortaleza sigue conservando su misticismo colonial por el arraigo que los primeros pobladores han tenido en la religión católica “Su influencia quedó bien marcada en las comunidades", añadieron, durante un recorrido que realizamos por la zona.
La ruta por el túnel del tiempo cuando se llega a Omoa no termina allí. Todo, a nuestros ojos, es  parte de una tradición viva que representa una parte fundamental de nuestra cultura.
Si bien es cierto, la parte del aspecto colonial se ha ido deteriorando; se ha emprendido, con muy buen suceso, un plan de restauración integral, mediante el cual se busca recuperar el castillo, lo cual se esta logrando con creces, de la mano de la ingeniero Enamorado y su diligente equipo.
Hay algo cierto, la ciudad donde se ubica la Fortaleza de San Fernando, no cuenta con planes de ordenamiento territorial y de desarrollo urbano; en lo que respecta al Centro, donde se refleja una concentración de actividades terciarias, tanto formales como informales, que han desplazado el uso residencial y han tomado espacios territoriales importantes.
De esa forma, se vuelve un reto implementar un plan maestro que contribuya a la conservación y puesta en valor del centro histórico a través de una estrategia que mejore la imagen urbana y la calidad de vida de la población de tal forma que se convierta en un atractivo turístico que impulse el desarrollo socioeconómico de la región.
El tiempo transcurrió sin sentirlo, pero es hora de retornar al punto de partida, después de convivir con el pasado y con el presente apreciando una obra, que nos invita a quedarnos por mucho tiempo.