Responder
¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Senior
luciernaga2007
Mensajes: 845
Registrado: ‎08-19-2006
0 Kudos

LA LLORONA, Leyenda Mexicana del Periodo Virreinal

Consumada la conquista y poco más o menos a mediados del siglo XVI, los vecinos de la ciudad de México que se recogían en sus casas a la hora de la queda, tocada por las campanas de la primera Catedral; a media noche y principalmente cuando había luna, despertaban espantados al oír en la calle, tristes y prolongadísimos gemidos, lanzados por una mujer a quien afligía, sin duda, honda pena moral o tremendo dolor físico.

Las primeras noches, los vecinos contentábanse con persignarse o santiguarse, que aquellos lúgubres gemidos eran, según ellas, de ánima del otro mundo; pero fueron tantos y repetidos y se prolongaron por tanto tiempo, que algunos osados y despreocupados, quisieron cerciorarse con sus propios ojos qué era aquello; y primero desde las puertas entornadas, de las ventanas o balcones, y enseguida atreviéndose a salir por las calles, lograron ver a la que, en el silencio de las obscuras noches o en aquellas en que la luz pálida y transparente de la luna caía como un manto vaporoso sobre las altas torres, los techos y tejados y las calles, lanzaba agudos y tristísimos gemidos.

Vestía la mujer traje blanquísimo, y blanco y espeso velo cubría su rostro. Con lentos y callados pasos recorría muchas calles de la ciudad dormida, cada noche distintas, aunque sin faltar una sola, a la Plaza Mayor, donde vuelto el velado rostro hacia el oriente, hincada de rodillas, daba el último angustioso y languidísimo lamento; puesta en pie, continuaba con el paso lento y pausado hacia el mismo rumbo, al llegar a orillas del salobre lago, que en ese tiempo penetraba dentro de algunos barrios, como una sombra se desvanecía.

"La hora avanzada de la noche, - dice el Dr. José María Marroquí- el silencio y la soledad de las calles y plazas, el traje, el aire, el pausado andar de aquella mujer misteriosa y, sobre todo, lo penetrante, agudo y prolongado de su gemido, que daba siempre cayendo en tierra de rodillas, formaba un conjunto que aterrorizaba a cuantos la veían y oían, y no pocos de los conquistadores valerosos y esforzados, que habían sido espanto de la misma muerte, quedaban en presencia de aquella mujer, mudos, pálidos y fríos, como de mármol. Los más animosos apenas se atrevían a seguirla a larga distancia, aprovechando la claridad de la luna, sin lograr otra cosa que verla desaparecer en llegando al lago, como si se sumergiera entre las aguas, y no pudiéndose averiguar más de ella, e ignorándose quién era, de dónde venía y a dónde iba, se le dio el nombre de La Llorona."

Tal es en pocas palabras la genuina tradición popular que durante más de tres centurias quedó grabada en la memoria de los habitantes de la ciudad de México y que ha ido borrándose a medida que la sencillez de nuestras costumbres y el candor de la mujer mexicana han ido perdiéndose.

Pero olvidada o casi desaparecida, la conseja de La Llorona es antiquísima y se generalizó en muchos lugares de nuestro país, transformada o asociándola a crímenes pasionales, y aquella vagadora y blanca sombra de mujer, parecía gozar del don de ubicuidad, pues recorría caminos, penetraba por las aldeas, pueblos y ciudades, se hundía en las aguas de los lagos, vadeaba ríos, subía a las cimas en donde se encontraban cruces, para llorar al pie de ellas o se desvanecía al entrar en las grutas o al acercarse a las tapias de un cementerio.

La tradición de La Llorona tiene sus raíces en la mitología de los antiguos mexicanos. Sahagún en su Historia (libro 1º, Cap. IV), habla de la diosa Cihuacoatl, la cual "aparecía muchas veces como una señora compuesta con unosatavíos como se usan en Palacio; decían también que de noche voceaba y bramaba en el aire... Los atavíos con que esta mujer aparecía eran blancos, y los cabellos los tocaba de manera, que tenía como unos cornezuelos cruzados sobre la frente". El mismo Sahagún (Lib. XI), refiere que entre muchos augurios o señales con que se anunció la Conquista de los españoles, el sexto pronóstico fue "que de noche se oyeran voces muchas veces como de una mujer que angustiada y con lloró decía: "¡Oh, hijos míos!, ¿dónde os llevaré para que no os acabeís de perder?".

La tradición es, por consiguiente, remotísima; persistía a la llegada de los castellanos conquistadores y tomada ya la ciudad azteca por ellos y muerta años después doña Marina, o sea la Malinche, contaban que ésta era La Llorona, la cual venía a penar del otro mundo por haber traicionado a los indios de su raza, ayudando a los extranjeros para que los sojuzgasen.

"La Llorona - cuenta D. José María Roa Bárcena -, era a veces una joven enamorada, que había muerto en vísperas de casarse y traía al novio la corona de rosas blancas que no llegó a ceñirse; era otras veces la viuda que veía a llorar a sus tiernos huérfanos; ya la esposa muerta en ausencia del marido a quien venía a traer el ósculo de despedida que no pudo darle en su agonía; ya la desgraciada mujer, vilmente asesinada por el celoso cónyuge, que se aparecía para lamentar su fin desgraciado y protestar su inocencia."

Poco a poco, al través de los tiempos la vieja tradición de La Llorona ha ido, como decíamos, borrándose del recuerdo popular. Sólo queda memoria de ella en los fastos mitológicos de los aztecas, en las páginas de antiguas crónicas, en los pueblecillos lejanos, o en los labios de las viejas abuelitas, que intentan asustar a sus inocentes nietezuelos, diciéndoles: ¡Ahí viene La Llorona!
Cristal
hiparkia
Mensajes: 6,219
Registrado: ‎02-15-2008

Re: LA LLORONA, Leyenda Mexicana del Periodo Virreinal

Hola Luciernaga gracias por tan afamada leyenda.

Te traigo este video la rola se llama "Llorona" en voz de lila Downs y con imagenes de la obra de Frida Kahlo lo hice hace unos meses :smileyhappy: espero les guste

Senior
luciernaga2007
Mensajes: 845
Registrado: ‎08-19-2006

Re: LA LLORONA, Leyenda Mexicana del Periodo Virreinal

Muchas gracias Hiparkia! pero parece que nada más yo entré a tu convocatoria, así que no me dejes sola jajaja! aparte me gusta porque a veces leer lo mismo enfada. Que bonita la canción va muy de acuerdo con la Leyenda de la LLorona, esta leyenda es parte de nuestra tradición mexicana, me encanta! nada que ver con las películas y cuentos hollywoodenses tiene nuestra esencia. Nos vemos!
Cristal
hiparkia
Mensajes: 6,219
Registrado: ‎02-15-2008

Re: LA LLORONA, Leyenda Mexicana del Periodo Virreinal

si estoy viendo que tema poner hoy algo positivo igual una receta de cocina ajajajaja digo algo diferente jjjj
Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: LA LLORONA, Leyenda Mexicana del Periodo Virreinal

 
 
    :cara_oh:
 
 
 
 
 
 
 
 
Cristal
hiparkia
Mensajes: 6,219
Registrado: ‎02-15-2008

Re: LA LLORONA, Leyenda Mexicana del Periodo Virreinal

Ay mis hijos
Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: LA LLORONA, Leyenda Mexicana del Periodo Virreinal

Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: LA LLORONA, Leyenda Mexicana del Periodo Virreinal

 

Las calles están desiertas de almas...vivas.

Con el campanazo de las doce, una mujer vestida de blanco, la faz cubierta por un velo ligerísimo, se aproxima por el oeste.

Va de una calle a otra, sin seguir un patrón específico, pero siempre con rumbo a la Plaza Mayor. Allí se arrodilla y besa el suelo.

Unos dicen que flota; otros, que no tiene rostro. Son pocos los que la han visto, sin embargo. Los más, han escuchado su quejido lastimero:

"Ay, mis hijos".

Y con éste, han tenido suficiente

 

:cara_sonrojada:

Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: LA LLORONA, Leyenda Mexicana del Periodo Virreinal

:cara_bocacerrada:
 

Se diría que La Llorona ha arrastrado su pena a lo largo de miles de kilómetros, de punta a punta del continente americano.

En Estados Unidos, un sitio de internet dedicado enteramente a este espíritu popular sostiene que sólo en ese país unos 20.000.000 de personas creen en ella.

Hay Lloronas de México a Argentina.

 En algunos lugares parecen ángeles, en otros pordioseras. Lo que las identifica es su condición de espíritus errantes, que lloran la muerte de sus hijos en circunstancias terribles.

La pena que no es pena, Llorona, todo es pena para mí.
Ayer penaba por verte, Llorona, y hoy peno porque te vi

Canción popular mexicana


En México, la tradición es tan larga y de tanta importancia, que se la considera tercera en el imaginario popular después de la Virgen de Guadalupe y "La Malinche", la joven azteca que se convirtió en amante del conquistador español Hernán Cortez.

Hay canciones, al menos cuatro largometrajes y un sinfín de artículos y estudios antropológicos dedicados a La Llorona en suelo mexicano.

Diosa, india, mestiza

Dentro del mismo México son varias las historias tras la leyenda de la Llorona.

Una versión sostiene que es la diosa azteca Chihuacóatl, protectora de la raza. Cuentan que antes de la conquista española, una figura femenina vestida de blanco comenzó a aparecer regularmente sobre las aguas del lago de Texcoco y a vagar por las colinas aterrorizando a los habitantes del gran Tenochtitlán.

"Ay, mis hijos, ¿dónde los llevaré para que escapen tan funesto destino?", se lamentaba. :cara_oh:

Un grupo de sacerdotes decidió consultar viejos augurios. Los antiguos advirtieron que la diosa Chihuacóalt aparecería para anunciar la caída del imperio azteca a manos de hombres procedentes de Oriente. La aparición constituía el sexto presagio del fin de la civilización.

Otra de las historias más populares hace de La Llorona la "Medea mexicana".

Cuenta que en mil quinientos y tantos, una hermosa mestiza, hija de un español y de una india del Nuevo Mundo se enamoró de un apuesto capitán español, con quien concibió dos hijos.

Eventualmente la joven resintió el abandono y decidió confrontar a su amante. Pero era tarde.

 En el ínterin, el capitán había contraído nupcias con una rica joven española.

En un arranque de locura, la joven la emprendió contra sus dos hijos pequeños. Con un puñal que, dicen unos, le había regalado el propio capitán, los mató.

Con las manos ensangrentadas, salió a la calle llorando y gritando de dolor, hasta que la justicia la arrestó.

La joven fue condena a muerte por "garrote vil", una forma de ajusticiamiento en la cual se aplicaba un "torniquete" al cuello de la víctima.

Por último, se cuenta que La Llorona es "La Malinche" en persona, que vaga arrepentida por haber traicionado a los de su misma sangre.

 

Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: LA LLORONA, Leyenda Mexicana del Periodo Virreinal

:cara_oh:
 

En otros países de Latinoamérica -y en algunas regiones del propio México- se asocia a La Llorona con las corrientes de agua.

En algunas partes de Colombia La Llorona va sucia y raída, el rostro consumido por el llanto. Es el espíritu de una madre soltera que echó a su hijo al río para ocultar su vergüenza.

"Aquí lo eché, aquí lo eché...¿dónde lo encontraré?", es su grito desgarrador.

 

Lloronas más allá de Latinoamérica

Medea (mitología griega): bruja y princesa abandonada por un héroe griego que quiso casarse con una princesa corintia. En venganza, Medea mató a sus dos hijos y mandó a la princesa un vestido envenenado.

Lilith (tradición judía): Se la cree la primera mujer de Adán, antes de Eva, a quien abandonó. Dios envió por ella y amenazó con dar muerte a sus hijos si no obedecía. Así fue. Lilith busca venganza en niños pequeños.

Raquel (tradición cristiana): esposa de Jacob y madre de dos hijos, a quien se describe llorando por ellos. Se compara esta historia con la de la diosa azteca que llora por unos hijos simbólicos, a quienes perderá con la conquista de América.


Otros dicen que fue una joven que se provocó un aborto, y terceros aseguran que fue la miseria lo que causó la muerte de los hijos de la pobre infeliz.

En Venezuela, la Llorona es una mujer que supo por las malas lenguas que su esposo le ponía los cuernos con su propia madre.

Esta Llorona mató a su madre y le prendió fuego a su casa. Olvidó, sin embargo, que sus hijos también estaban adentro. Para cuando se percató, era demasiado tarde.

Antes de exhalar su último suspiro, la madre la condenó a vagar por los siglos de los siglos, "sin Dios y sin santa María, persiguiendo a los hombres por los caminos del llano".

En Argentina, La Llorona no tiene rostro. Se presenta en las casas trayendo enfermedad a los sanos y la muerte a los enfermos.

En todos lados, La Llorona anuncia desgracia a quienes le salen al encuentro, quienes quedan marcados por el dolor de su lamento eterno.

http://2.5x1.net/13/archivos/imagenes/llorona_1_02_02_09.jpg