Responder
¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: POLITICA DE DEFENSA NACIONAL


madisa1145 ha escrito:

    Yo si leere este mensaje de principio a fin  yo si lo hare pero no en este momento , pues tengo cosas que hacer antes , gracias a quien lo escribio. Atte. Mary.


 

   :Happy:  saludos madisa1145 

Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: POLITICA DE DEFENSA NACIONAL


glostorita ha escrito:
El crimen organizado. ! Si esta` muy bien organozado ! Pero es que eso no es nada nuevo. Antes para ser gobernador de Sinaloa, Chihuahua o Durango, !!! Tenias que ser narcotraficante !!! ! Ademas ! El crimen organizado siempre a estado, !!! Hasta en la presidencia !!! , desde despues de la nada famosa Revolucion Mexicana, La que tambien dicen que fue el resultado de una pelea entre Inglaterra, y EU , para quedarse con el control total de Mexico, cualquiera de ellos. Pero despues entraron en arreglos: " Tu me das alla`, y yo te dejo aqui a ti ". Y entonces ya se quedaron los Mexicanos, con su famoso charro revolucionario de las peliculas. Asim dicen que sucedio`. ? Puede ser ?.

 

    tal parece que el nuevo orden mundial sera implantado por los Iluminati bajo el brazo ejecutor  del crimen organizado,porque ellos tienen metidas las narices por todos lados, denigrando la dignidad de los seres humanos al procurarles todo tipo de drogas, jejejejeje

Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: POLITICA DE DEFENSA NACIONAL

El charro mexicano es otra bella historia.
Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: POLITICA DE DEFENSA NACIONAL

Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: POLITICA DE DEFENSA NACIONAL

+ Peña 2012-2018: izquierda (3)

+ Larga marcha hacia el pasado

 

A la memoria de María Estela Pérez Reguera,

una mujer cuya calidad humana vamos a extrañar

 

 

 

Dominada por el fundamentalismo, los vicios de la izquierda comunista y el populismo priísta, la izquierda mexicana comenzó a desandar en este 2012 la larga marcha hacia la unidad emprendida en 1981.

 

Más que un deslindamiento de ideas y de propuestas, la división del PRD por la fundación del Partido Movimiento de Renovación Nacional significa la partición de la coalición centro-izquierda en dos grupos que van a profundizar la división por la lucha personal por la candidatura presidencial del 2018 entre Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard.

 

La historia reciente de la unificación de la izquierda tuvo dos parámetros: la fusión de organizaciones y la unión de corrientes. El principal error estratégico de la izquierda fue entregarle el registro del Partido Comunista Mexicano a los priístas del cardenismo de 1988. Ahí la izquierda perdió su identidad ideológica. Y el segundo error grave fue el organizar el PRD en función de “corrientes de opinión” que se convirtieron en tribus por su espacio político territorial.

 

El PCM se fusionó en 1981 con organizaciones que nunca perdieron su dependencia de la ideología priísta en su versión revolucionaria-cardenista: el Partido Socialista Revolucionario, el Movimiento de Acción Política, el Movimiento de Acción y Unidad Socialista, el Partido del Pueblo Mexicano y el Movimiento de Acción Popular. La izquierda socialista convivió con la izquierda radical del sistema priísta, aunque mantuvo perfil de izquierda como Partido Socialista Unificado de México.

 

La crisis electoral de 1988 terminó por liquidar la herencia socialista de la izquierda mexicana. En 1987 el PMS se fusionó con el Partido Mexicano de los Trabajadores de Heberto Castillo para dar a luz al Partido Mexicano Socialista. Sin embargo, la competencia por la candidatura presidencial entre Cuauhtémoc Cárdenas y Castillo no sólo dividió a la izquierda ante la expectativa de ganar el poder sino que provocó el parteaguas ideológico: la izquierda socialista se rindió ante el progresismo priísta-cardenista.

 

En 1989 el PMS cedió al PRD el registro logrado en 1978 como Partido Comunista pero no para construir una propuesta progresista de izquierda sino para que el priísmo cardenista-mesianismo lopezobradorista se apropiara del partido.

 

 

Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: POLITICA DE DEFENSA NACIONAL

En la entrega de solicitud de documentación del PCM para tener registro legal, el entonces secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, fijo una tesis política sobre los equilibrios ideológicos: la derechización de un régimen es responsabilidad de la izquierda; es decir, que la izquierda debe ser el contrapeso de los grupos conservadores.

 

Pero a lo largo de treinta y cuatro años la izquierda ha sido incapaz de evitar la hegemonía del centro-derecha con la oscilación del poder presidencial entre PRI y PAN.

 

Sin embargo, antes que definir los espacios ideológicos de la izquierda, los grupos perredistas dieron un paso hacia la partición de la coalición y su enfilamiento a rumbo de colisión en el 2018.

 

El PRD y el Morena se fijaron ya los espacios para delimitar sus militancias con exclusiones. En cambio, el PRI que perdió la presidencia por divisiones internas y pasó doce años en la oposición logró establecer criterios de unidad hacia el mediano plazo.

 

Sin una izquierda definida y unida y sin una derecha coherente, el PRI se apropió del escenario político para el mediano plazo, cuando menos dos sexenios.

Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: POLITICA DE DEFENSA NACIONAL

El peligro que enfrenta la izquierda radica en la posibilidad de que el PRI le arrebate las banderas de la equidad social, de la lucha contra la pobreza y de avances en la democratización. Hasta ahora, la izquierda ha sido un concepto retórico, que lo mismo enarbolaba Cárdenas que López Obrador y Ebrard, pero también perredistas impresentables como René Bejarano y candidatos perredistas sin afiliación como Miguel Angel Mancera; es decir, el concepto de izquierda derivó en una palabra vacía, sin sentido.

 

Al final del día, la izquierda dentro del perredismo va a llevar a una deslavada socialdemocracia sin diferenciarse del PRI o del PAN y terminará en un mero membrete disponible sólo para alcanzar algunos niveles del poder político.

 

La izquierda nació de las luchas sociales de los proletarios pero para beneficio de las burocracias del poder.

 

La historia de la izquierda en el siglo XX fue la lucha entre la independencia ideológica --desenajenación-- que obsesionó a José Revueltas y la tendencia a definir a la izquierda sólo como una corriente dentro del priísmo de la Revolución Mexicana.

 

Hoy el perredismo  en sus dos versiones carece de diferenciación con el PRI.

 

La peor perversión de la izquierda ha sido la tendencia al fundamentalismo, un vicio que introdujo López Obrador en el PRD. Por eso la violencia política del perredismo cuando pierde procesos políticos y electorales, su reduccionismo a comportamientos políticos como movilizaciones callejeras y el autoritarismo que trata de imponer las propuestas perredistas sin pasar por los tamices democráticos.

 

La izquierda que enfrentará el sexenio de Peña Nieto no será la política e ideológica que requiere el equilibrio del poder sino la de la violencia en las calles y en las instituciones.

 

El sector neopopulista y fundamentalista de López Obrador ha obstaculizado el desarrollo político durante doce años, desde que violó la ley electoral al imponer su candidatura y la inaceptabilidad de la derrota en dos elecciones presidenciales.

 

La política de capricho ha desprestigiado a la izquierda. Y lo peor del asunto es que Ebrard se perfila como el próximo caudillo del PRD pero también sin ideas, forjado en el priísmo y obsesionado con el poder.

 

Sin izquierda, el PRI puede estar tranquilo, aunque el país debe lamentarlo.

 

Carlos Ramírez

Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: POLITICA DE DEFENSA NACIONAL

+ Peña 2012-2018: enigma PRI (4)

+ Reconstruir hegemonía del centro

 

 

 

 

Aunque el PRI parece tenerla fácil porque ganó las elecciones presidenciales del 2012 sin transformarse, en realidad la tiene complicada porque el presidente Enrique Peña Nieto no podrá gobernar sin el PRI como los sistemas óseo, nervioso y sanguíneo del sistema político.

 

Como todo partido político, el PRI ha cumplido la función de correa de transmisión de la gobernabilidad; los problemas surgieron con la interrupción de la funcionalidad del partido y la conformación de feudos, nudos y tribus dentro del partido, interrumpiendo la permeabilidad social.

 

Si el PRI nació para servir de instrumento de control político del presidente de la república, pero su funcionalidad se complicó cuando el jefe del ejecutivo incumplió su función de jefe máximo del partido durante la transición de los gobernantes políticos a los tecnócratas y justo en la coyuntura de la conquista de espacios políticos por parte de la sociedad.

 

Miguel de la Madrid complicó los mecanismos tradicionales de circulación de las élites priístas con la irrupción de los tecnócratas, Salinas completó el ciclo con un PRI subordinado al neoliberalismo y la reforma que excluyó del discurso priísta a la Revolución Mexicana y Zedillo se deslindó del PRI con su argumento de “sana distancia”. La herencia negativa de corrupción, represión y pobreza se unió al costo social altísimo de la crisis de 1994-1995 y al agotamiento del PRI como la puerta de acceso al poder. La derrota del 2000 fue del PRI.

 

Los doce años de ineficacia panista en la reformulación del sistema político priísta para llevarlo a un sistema político democrático y la falta de resultados en lo social llevaron al regreso presidencial del PRI, aunado al manejo habilidoso de la imagen mediática de Enrique Peña Nieto pero ante la ausencia de figuras de la oposición que reflejaran la posibilidad de salida del vado de la crisis.

 

 

Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: POLITICA DE DEFENSA NACIONAL

De ahí la percepción política de que el PRI no ganó las elecciones sino que el PAN y el PRD las perdieron.

 

La viabilidad presidencial de Peña Nieto va a depender de la relación presidencia-PRI. El principal problema se localiza en el hecho de que durante los ciclos neoliberal y panista, de 1982 al 2012, un periodo de treinta años, los priístas fueron rompiendo su dependencia del presidencialismo y con ello debilitaron el mecanismo de control priísta que todo presidente de la república tiene con el cargo. La clase priísta estatal ganó una autonomía relativa y con ello minó el control autoritario presidencialista.

 

La balcanización priísta se convirtió en un mecanismo de sobrevivencia del PRI pero también en una fase de desarticulación de la funcionalidad del partido como estructura de representación política regional. A ello se agregaron dos de las enfermedades políticas de los políticos en la fase de la pérdida de identidad de grupo y partidista: el transfuguismo  que los hace mudar de partido sólo por alcanzar candidaturas a cargos de elección popular y la piratería de un partido a otro para desfondar militancias.

 

El PRI que gobernará con Peña Nieto se encuentra en crisis. A nivel estatal, más de la mitad de los PRI estatales se encuentra en crisis, algunos de ellos sin dirigencias por las disputas entre grupos y facciones, casi ninguno con fuerza como para posicionarse de áreas de poder: Puebla, Sinaloa, Sonora, Guerrero, Distrito Federal, Morelos, Michoacán, Tabasco, Oaxaca, Chiapas, entre otros, carecen de un PRI fuerte.

 

Vicente Fox y Felipe Calderón carecieron de instrumentos políticos de gobierno porque el PAN en realidad nunca fue un partido político sino una cofradía cerrada, casi una congregación. Por tanto, los dos no tuvieron mecanismos de reproducción política de lealtades.

 

En el pasado, la disciplina piramidal priísta facilitó la gobernación de la república. Hoy, sin embargo, el PRI carece de las lealtades del pasado, se encuentra en una fase de transición de viejo partido a un indefinido e inesperado nuevo partido y no sabe cómo lidiar con una sociedad fuera de los controles anteriores que fueron eficaces, además de enfrentar una sociedad priísta minoritaria.

 

Sin una reforma a fondo del partido, la gobernación del país se le va a dificultar a Peña Nieto porque los instrumentos presidenciales ya no dan para garantizar la estabilidad.

 

En el fondo, los que se quedaron en el PRI en estos doce años de oposición no fueron por lealtad sino porque era el único espacio para tener acceso a algunos niveles de poder político legislativo o regional. Pero en estos doce años de oposición el PRI perdió la oportunidad de reformarse y ahora enfrenta ese desafío desde el ejercicio nuevamente del poder presidencial.

 

El PRI enfrenta la urgencia de una reforma ideológica, política y de organización. Le falla el discurso, la estructura territorial, los mecanismos de acceso al poder, el corporativismo decadente de sectores que no inciden en la producción y sí arrastran prestaciones que afectan al presupuesto público, la militancia está extraviada en la confusión y la clase media está lejos de verse representada en el partido.

 

 

Diamante
caotico2007
Mensajes: 30,423
Registrado: ‎11-18-2006

Re: POLITICA DE DEFENSA NACIONAL

Peor aún, el PRI ha fracasado como aparato electoral en procesos locales donde ha perdido hegemonía.

 

El gobierno de Peña dependerá como nunca de un triángulo de poder: el PRI, las bancadas legislativas y los gobernadores. Pero tendrá que ejercer un liderazgo si acaso no democrático sí cuando menos político, si es que quiere tener resultados en cuanto  eficacia.

 

El PRI requerirá un espacio de autonomía relativa para operar como cámara de descompresión de las tensiones políticas provocadas por la distribución del poder entre tres fuerzas institucionales y una sustentada en el conflicto callejero.

 

Al final, el PRI tiene el espacio político de reconstruir la hegemonía del centro ideológico frente a las polarizaciones reduccionistas del PAN, del PRD y de López Obrador.

 

Si no, puede terminar el sexenio como el PAN o el PRD.

 

Carlos Ramírez