¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Junior
tami1d
Mensajes: 96
Registrado: ‎02-16-2013

Re: Novela de Zayn y tú: ~Beautiful Disaster~

la otra parte del capitulo 70

Me alejé de él, poniendo más distancia entre nosotros. —A veces desearía hacerlo, haría todo este infierno más sencillo.

Una sonrisa cuidadosa se esparció por sus labios en una sutil y fina línea. — ¿Entonces que te enfada más? ¿Lo que hice para que quisieras odiarme? ¿O saber que no puedes?

La rabia regresó, pasé a su lado, corriendo por las escaleras hasta la cocina. Mis ojos comenzaban a brillar, pero me negué a ser un lio de sollozos en esta fiesta de citas. Finch se puso de pie al pie de la mesa, y suspiré aliviada cuando me entregó una cerveza.

Por la siguiente hora miré a Zayn rechazar chicas y beber tragos de whisky en la sala. Cada vez que me miraba, yo miraba a otro lado. Determinada a pasar la noche sin una escena.

—Ustedes dos se ven miserables, —dijo Shepley.

—No podrían verse más aburridos así lo hicieran apropósito, —América murmuró.

—No lo olviden… no queríamos venir —Finch les recordó.

América hizo su famosa cara y yo tan famosa por ceder. —Podrías pretender, ______. Por mí.

Justo cuando abrí mi boca para decir algo mordaz, Finch tocó mi brazo. —Creo que cumplimos con nuestro deber, ¿estás lista para irnos ______?

Bebí un último trago rápido de mi cerveza y tomé la mano de Finch. Tan ansiosa como estaba para irme, mis piernas se congelaron cuando la misma canción que Zayn y yo bailamos en mi cumpleaños flotó por las escaleras. Cogí la botella de Finch y tomé un sorbo, tratando de bloquear los recuerdos que llegaron con la música.

Brad se recostó en la barra. — ¿Quieres bailar?

Le sonreí y negué con la cabeza, él empezó a decir algo más pero fue interrumpido.

—Baila conmigo, — Zayn estaba parado a un metro de mí, su mano extendida hacia a mí. América, Shepley y Finch me miraban. Esperando por mi respuesta tan ansiosos como Zayn.

—Déjame en paz, Zayn, —dije, cruzando mis brazos.

—Esta es nuestra canción, Pidge.

—No tenemos canción.

—Pigeon…

No.

Miré a Brad y forcé una sonrisa. —Me encantaría bailar, Brad.

Las pecas de Brad se extendieron por sus mejillas cuando sonrió, haciendo un gesto para que subiera las escaleras.

Zayn se tambaleó, el dolor claramente en sus ojos. —Un brindis, —gritó.

Me estremecí, girando justo a tiempo para verlo subir a una silla, robando una cerveza al Sig Tau más cercano. Miré a América que observaba a Zayn con una expresión plana.

—A los idiotas, —dijo él haciendo un gesto hacia Brad—, y a las chicas que rompen tu corazón. —Él inclinó su cabeza hacia mí, sus ojos perdieron concentración—. Y al absoluto y horrible horror de perder a tu mejor amiga porque fuiste lo suficientemente estúpido para enamorarte de ella.

Él bebió su cerveza, terminando lo que quedaba, y luego botándola en el piso, la habitación estaba en silencio excepto por la música que tocaban en el piso de abajo y todos miraban a Zayn en confusión.

Mortificada tomé la mano de Brad y lo guie abajo a la pista de baile. Unas cuantas parejas nos siguieron, observándome de cerca, por lágrimas u otra respuesta ante el brindis de Zayn, relajé mi rostro negándome a darles lo que querían.

Bailamos algunos pasos tensos y Brad suspiró —Eso fue… raro.

—Bienvenido a mi vida.

Zayn se abrió camino a través de las parejas en la pista de baile deteniéndose a mi lado, le tomó un momento mantenerse de pie. —Los interrumpo.

—No, no lo harás ¡Jesús! —dije, negándome a mirarlo.

Después de unos tensos segundos miré hacia arriba. Viendo los ojos de Zayn perforar los de Brad. —Si no te alejas de mi chica, te cortaré la garganta aquí mismo en la pista de baile.

Brad parecía confundido, sus ojos miraban de Zayn a mí. —Lo siento, _____. —Dijo, lentamente alejando sus brazos de mí. Él se retiró hacia las escaleras y yo me quedé allí humillada.

—Como me siento hacia ti esta noche Zayn… está muy cerca del odio.

—Baila conmigo, —suplicó balanceándose para mantener su equilibrio.

La canción terminó y suspiré aliviada. —Ve y bebe otra botella de whisky, Zayn, —me volví a bailar con el único chico soltero en la pista de baile.

El ritmo era rápido y sonreí a mi nuevo y sorprendido compañero de baile, tratando de ignorar el hecho de que Zayn estaba a sólo unos metros detrás de mí. Otro hermano Sig Tau bailo detrás de mí, agarrando mis caderas. Lo alcancé, jalándolo más cerca. Me recordaba a la forma en que Zayn y Megan había bailado esa noche en el Red. He hice mi mejor intento por recrear la escena que deseé en muchas ocasiones poder olvidar. Dos pares de manos estaban prácticamente en cada parte de mi cuerpo y era más fácil ignorar la parte más reservada con esa gran cantidad de alcohol en mi sistema.

De repente, yo estaba en el aire, Zayn me tiró encima de su hombro al mismo tiempo empujando a uno de sus hermanos duro, contra el piso.

— ¡Bájame! —dije, golpeando mis puños contra su espalda.

—No voy a dejar que te avergüences por mí —gruñó él, bajando las escaleras de dos en dos.

Cada par de ojos me observaba patear y gritarle a Zayn por la habitación. — ¿Tú no crees… —dije mientras luchaba—, que esto es vergonzoso? ¡Zayn!

— ¡Shepley! ¿Está Donnie fuera? — Zayn dijo, esquivando mis piernas.

—Uh… ¿? —Dijo él

— ¡Bájala! —dijo América, acercándose a nosotros.

—América —me retorcí—. ¡No te quedes allí! ¡Ayúdame!

Sus labios se alzaron y se echó a reír una vez. —Ustedes dos se ven ridículos.

Mis cejas se juntaron ante sus palabras, sorprendida y enojada a la vez de que ella encontrara algo de esta situación graciosa.

Zayn se dirigió hacia la puerta y la miré. — ¡Muchas gracias, amiga!

El aire frío golpeó las partes desnudas de mi piel, y protesté más fuerte. — ¡Bájame, maldición!

Zayn abrió la puerta de auto y me tiró en el asiento trasero, deslizándose a mi lado. —Donnie, ¿tú Zayn el conductor designado esta noche?

—Sí, —dijo nerviosamente mientras me observaba luchar.

—Necesito que nos lleves a mi apartamento.

—Zayn… no creo…

La voz de Zayn era controlada pero amenazante. —Hazlo, Donnie o te juro que te golpearé la parte de atrás de tu cabeza con mi puño, lo juro por el amor de Dios.

Donnie se apartó de la acera y me lancé hacia la manija de la puerta. —No voy a ir a tu apartamento.

Zayn me agarró de una muñeca y luego la otra, me acerqué para morder su brazo. Él cerró sus ojos y luego un gruñido escapó de su mandíbula apretada cuando mis dientes se hundieron en su piel.

—Haz lo mejor que puedas, Pidge. Estoy cansado de ti.

Solté su piel y me sacudí, intentando liberarme de su agarre. — ¿Yo? ¡Déjame salir de este maldito auto!

Él puso mis muñecas cerca de su rostro. — ¡Te amo, maldición! ¡No irás a ningún lado hasta que estés sobria y arreglemos esto!

—Tú eres el único que no ha arreglado esto, Zayn, —dije, él me soltó y yo crucé mis brazos, puse mala cara todo el camino hacia el apartamento.

Cuando el auto desaceleró para detenerse, me acerqué. — ¿Puedes llevarme a casa, Donnie?

Zayn me sacó del auto por el brazo y me levantó en su hombro de nuevo, cargándome por las escaleras. —Buenas noches, Donnie.

— ¡Llamaré a tu padre! —Grité.

Zayn se rió en voz alta. — ¡Y él probablemente me golpeará en el hombro y me dirá que ya era hora!

Él luchó por abrir la puerta mientras yo pateaba y movía mis brazos para escapar. — ¡Detente, Pidge, o aceremos por las escaleras! —Una vez que abrió la puerta, él entró hacia la habitación de Shepley.

— ¡BÁJAME! —Grité.

—Bien, —dijo, dejándome en la cama de Shepley—. Duerme, hablaremos por la mañana.

La habitación estaba oscura; la única luz una viga que brillaba de la luz del pasillo. Luché por concentrarme a través oscuridad, cerveza y rabia, y cuando él prendió la luz, iluminó su sonrisa de autosuficiencia.

Golpeé el colchón con mis puños, — ¡No puedes decirme que hacer, Zayn! ¡No te pertenezco!

Un segundo le tomó volverse y encararme, su expresión se había contorsionado con rabia, él se acercó a grandes zancadas hacia a mí, poniendo sus manos sobre la cama y acercándose a mi rostro.

— ¡BUENO, YO TE PERTENEZCO! —Las venas de su cuello sobresalían mientras gritaba, me encontré con su mirada, negándome siquiera a parpadear. Él miró hacia mis labios, jadeando—. Te pertenezco, —susurró, su rabia derritiéndose cuando se dio cuenta cuan cerca estábamos.

Antes de que pudiera pensar una razón para no hacerlo, tomé su rostro, golpeando mis labios contra los suyos. Sin dudarlo Zayn me levantó con sus brazos. En pocas zancadas me llevó a su habitación, ambos cayendo sobre su cama.

Tiré su camisa sobre su cabeza, buscando en la oscuridad a tientas la hebilla de su cinturón. Él lo abrió, rompiéndolo y tirándolo al suelo. Él me levantó del colchón con una mano, y me quitó el vestido con la otra. Lo jalé sobre mi cabeza, tirándolo en algún lado en la oscuridad, y entonces Zayn me besó, gimiendo sobre mis labios.

Con sólo unos cuantos movimientos, sus bóxers estaban fuera y él presionó su pecho contra el mío. Agarré su trasero, pero él se resistió cuando intenté acercarlo a mí.

—Los dos estamos borrachos —dijo él, respirando rápidamente.

—Por favor. —Presioné mis piernas contra sus caderas, desesperada por aliviar el ardor entre mis muslos. Zayn estaba empeñado en que volviéramos, y no tenía intención de resistir lo inevitable, así que estaba más que lista para pasar la noche entre sus sábanas.

—Esto no está bien, —dijo él

Él estaba justo encima de mí, presionando su frente contra la mía, tenía la esperanza de que fueran una media protesta y que podía de alguna forma persuadirlo de que él estaba equivocado. La forma en que no podíamos mantenernos alejados uno del otro, era inexplicable. Pero no necesitaba más una explicación. No necesitaba ni siquiera una excusa, en este momento sólo lo necesitaba a él.

—Te quiero.

—Necesito que lo digas, —dijo él

Mi interior gritaba por él, y no podía soportarlo un segundo más. —Diré lo que quieras que diga.

—Entonces di que me perteneces, di que me tomas de vuelta, no haré esto a menos que estemos juntos.

—Nunca hemos estado separados, ¿cierto? —Pregunté. Esperando que fuera suficiente.

Él negó con su cabeza, sus labios rozando los míos. —Necesito escuchar que lo digas. Necesito saber que eres mía.

—He sido tuya desde el segundo en que nos conocimos.

Mi voz tomó un tono de ruego, en otro momento sería vergonzoso, pero estaba más allá del arrepentimiento. Había luchado contra mis sentimientos, guardados, embotellados. Había experimentado momentos de felicidad en Eastern, todos ellos con Zayn, luchando, riéndome, amando o llorando, era con Zayn donde quería estar.

Uno de los lados de su boca se estiró cuando tocó mi rostro y entonces sus labios tocaron los míos, en un beso tierno. Cuando lo jalé hacia a mí, él no se resistió. Sus músculos se tensaron, y sostuvo la respiración mientras se deslizaba dentro de mí.

—Dilo de nuevo, —dijo él.

 

Junior
tami1d
Mensajes: 96
Registrado: ‎02-16-2013

Re: Novela de Zayn y tú: ~Beautiful Disaster~

—Soy tuya, —suspiré. Cada nervio, fuera y dentro quemaba por más—. No quiero nunca más estar separada de ti.

—Prométemelo, —dijo él, gimiendo con otro empuje.

—Te amo. Te amaré por siempre. —Las palabras fueron más un suspiro, pero miré sus ojos cuando las dije, pude ver la incertidumbre desvanecerse de sus ojos e incluso pude ver con la poca luz su rostro iluminarse.

Finalmente satisfecho, selló su boca sobre la mía.

 

 

~Capítulo 71~

 

Zayn me despertó con besos, mi cabeza estaba pesada y nublada por las bebidas de la noche anterior, pero la hora antes de dormir corrió en mi mente a vivido detalle, suaves labios bañaban mi mano, brazo y cuello. Y cuando alcanzaron mis labios, sonreí.

—Buenos días —dije contra su boca.

Él no habló, sus labios continuaron trabajando contra los míos. Entonces sus brazos me envolvieron y luego enterró su rostro en mi cuello.

—Estás callado esta mañana, —dije corriendo mis manos sobre su espalda desnuda. Y enrollé mis piernas en su cadera, besándolo en la mejilla.

Él negó con su cabeza. —Sólo quiero estar así, —susurró.

Fruncí el seño. — ¿Me perdí de algo?

—No quería despertarte, ¿Por qué no vuelves a dormir?

Me recosté contra la almohada, jalando su barbilla. Sus ojos inyectados con sangre y la piel alrededor de ellos llenos de ojeras.

— ¿Qué diablos está mal contigo? —pregunté, alarmada.

Él tomó mi mano y la besó, presionando su rostro contra mi cuello. —Sólo vuelve a dormir, Pidge, por favor.

— ¿Algo paso? ¿Es América? —Con la última pregunta, incluso viendo el miedo en mis ojos, su expresión no cambio. Él simplemente suspiró, y se sentó conmigo, mirando mis manos.

—No… América está bien, ellos llegaron alrededor de las cuatro de la mañana. Aún siguen durmiendo, es temprano, sólo vayamos a dormir.

Sintiendo mi corazón latir contra mi pecho, sabía que no tenía ninguna oportunidad para volver a dormir, Zayn puso sus dos manos en cada lado de mi rostro y me besó, su boca se movía diferente, como si me besara por última vez. Él me acostó en la almohada, me besó una vez más y descansó su cabeza en mi pecho, envolviendo sus dos manos alrededor mío fuertemente.

Cada posible razón por el comportamiento de Zayn apareció en mi cabeza como canales de televisión, lo abracé hacia a mí, con miedo a preguntar. — ¿Has dormido?

—Yo… no podía, no quería… —su voz se apagó.

Besé su frente, —Lo que sea que pase, lo superaremos juntos. ¿Por qué no duermes? Veremos qué hacer cuando despiertes.

Alzó su cabeza y escaneó mi rostro, vi tanto la desconfianza como la esperanza en sus ojos. — ¿Qué quieres decir con: veremos qué hacer?

Junte mis cejas, confundida, no podría saber que había pasado mientras yo dormía que podría causarle tanta angustia. —No sé qué está pasando, pero estoy aquí.

—Estás aquí ¿Cómo en te estás quedando? ¿Conmigo?

Sabía que mi expresión debía ser ridícula, pero mi cabeza giraba por ambos, el alcohol y la pregunta bizarra de Zayn. —Sí. ¿Pensé que habíamos hablado anoche de eso?

—Lo hicimos, —él asintió animándome.

Busqué la habitación con mis ojos, pensando, sus paredes ya no estaban vacías como la primera vez que lo conocí, ahora tenían baratijas en las paredes de los lugares en los cuales la habían pasado juntos, y la pared blanca era interrumpida por marcos negros de fotos mías, nuestras, de Toto, y nuestro grupo de amigos, un marco más grande de los dos en mi cumpleaños sustituía el sombrero que había colgado en un clavo encima de su cabecera.

Entrecerré mis ojos. — ¿Pensaste que despertaría enfadada contigo cierto? ¿Pensaste que me iría?

Él se encogió de hombros, haciendo un pobre intento de indiferencia que solía salirle tan bien. —Eso es por lo que eres famosa.

— ¿Es por eso que estas tan enfadado? ¿Estabas preocupado por lo que pasaría cuando despertara?

Él se acomodó, como si sus siguientes palabras fueran difíciles. —No quería que anoche pasara de esa forma, estaba un poco borracho, te seguí en la fiesta como un maldito acosador y luego que traje aquí en contra de tu voluntad… y luego nosotros… —Él negó con su cabeza, claramente disgustado con las imágenes que corrían por su mente.

— ¿Tuvimos el mejor sexo de mi vida? —Sonreí apretando su mano.

Zayn se rió una vez, la tención alrededor de sus ojos desvaneciéndose lentamente. — ¿Entonces, estamos bien?

Lo besé tocando los lados de su rostro con ternura. —Sí, tontito. ¿Lo prometí no? Te dije todo lo que querías escuchar, estamos juntos y ¿aún no estás feliz?

Su rostro se comprimió en una sonrisa.

—Bebé, basta, te amo, —dije, suavizando las líneas de sus ojos—, este absurdo enfrentamiento pudo haber terminado en el Día De Acción de Gracias pero…

—Espera… ¿Qué? —Dijo él acercándose.

—Estaba completamente preparada para rendirme en Acción de Gracias, pero tú dijiste que habías terminado de hacerme feliz, y yo era muy orgullosa para decirte que te quería devuelta.

— ¡¿Estás bromeando!? ¡Estaba intentando hacerlo fácil para ti! ¿Sabes cuan miserable he sido?

Fruncí el seño. —Parecías bien después de las vacaciones.

—Eso era por ti, tenía miedo de perderte si no pretendía estar bien con lo de ser amigos. ¿Pude estar contigo todo este tiempo? ¡¿Qué diablos, Pidge?!

—Yo… yo. —No podía discutir, nos hice sufrir a los dos, no tenía excusa—. Lo siento.

— ¿Lo sientes? Casi bebí hasta la muerte, casi no podía salir de la cama, destruir mi teléfono en millones de piezas en la víspera de Año Nuevo para evitar llamarte y me dices que… ¿Lo sientes?

Mordí mi labio y asentí, avergonzada, no tenía ni idea por lo que había pasado y escucharlo decir las palabras causaba un agudo dolor en mi pecho. —Lo siento… mucho, mucho.

—Estás perdonada, —dijo con una sonrisa—. No lo vuelvas a hacerlo nunca.

—No lo haré, lo prometo.

Negó con la cabeza. —Te amo, maldita sea.

Senior
martajuarez98
Mensajes: 762
Registrado: ‎04-03-2013

Re: Novela de Zayn y tú: ~Beautiful Disaster~

ME HAN ENCANTADO LOS CAPS¡¡¡¡¡¡¡
se han reconciliado¡¡¡¡ bien
siguelaaaaa :smileyhappy:
Junior
tami1d
Mensajes: 96
Registrado: ‎02-16-2013

Re: Novela de Zayn y tú: ~Beautiful Disaster~

~Capítulo 72~

 

Las semanas pasaron, y era una sorpresa para mí cuán rápido llego el receso de primavera, los chismes y las miradas se habían desvanecido y la visa había vuelto a la normalidad. Los sótanos de la Universidad Eastern no habían tenido una pelea en semanas. Adam mantuvo un bajo perfil después del arresto que había llevado a preguntas de que era lo que exactamente que paso esa noche, y Zayn se volvía más irritable esperando la llamada que lo llevaría a su última pelea. La pelea que pagaba casi todas sus cuentas del verano y entrando el otoño.

La nieve aun estaba espesa en el suelo, y el viernes antes de vacaciones una última bola de nieve estallo en el césped cristalino. Zayn y yo caminamos a través del hielo que caía hacia la cafetería, y yo me sostuve fuerte en sus brazos, tratando de evitar ambos, las bolas de nieve y caer al suelo.

—Ellos no van a darte Pidge, ellos los saben— Zayn dijo, ocultando su nariz roja y fría en mi mejilla.

—Su objetivo no es sinónimo del miedo a tu temperamento Zayn.— Él me sostuvo a su lado, frotando la manga de mi abrigo con su mano mientras me guiaba a través del caos. Llegamos a un final abrupto cuando un montón de chicas gritaban mientras eran atacadas sin piedad por el equipo de beisbol. Una vez el camino se despego Zayn me guio a salvo a la puerta.

— ¿Ves? Te dije que lo lograríamos—dijo con una sonrisa. Su diversión desapareció, cuando una bola de nieve golpeo la puerta, justo entre nuestros rostros, la mirada de Zayn escaneo el césped, pero la cantidad de estudiantes lanzándolas en cualquier dirección desvaneció la necesidad de tomar represarías. Él abrió la puerta mirando a la nieve derritiéndose desde el metal pintado hacia el suelo. —Entremos.

—Buena idea— asentí.

Él me llevo de la mano hacia la fila del buffet, apilando diferentes platos al vapor de una bandeja, La cajera había abandonado su expresión de desconcierto hace semanas, acostumbrada a nuestra rutina.

—_____— Brasil me dio un asentimiento de cabeza y guiño su ojo a Zayn —. ¿Tienes planes para la próxima semana?

—Nos quedaremos aquí, mis hermanos vendrán— Zayn dijo distraído mientras organizaba nuestros almuerzos, dividiendo los pequeños platos de polietileno frente a nosotros en la mesa.

—Voy a matar a Davis Lapinski— América anuncio sacudiendo la nieve de su cabello mientras se acercaba.

— ¡Golpe directo!— Shepley se rio. América le lanzo una mirada de advertencia y su risa se volvió una risa nerviosa —quiero decir…que idiot*.

Nos burlamos de su lamentable expresión mientras él la observaba ir se de la línea del buffet para seguirla rápidamente.

—Él es tan llorón— dijo Brasil con una expresión de disgusto.

—América está un poco tensa — Zayn explico —ella conocerá a sus padres esta semana.

Brasil asintió y sus cejas se alzaron —Entonces ellos van…

—Si— dije asintiendo con él —Es permanente.

—Whoa— Brasil dijo, la sorpresa no dejo su rostro mientras servía su comida, y pude ver la confusión arremolinarse a su alrededor. Todos éramos jóvenes, y Brasil no podía seguir la idea del compromiso al Shepley.

—Cuando lo tengas Brasil…lo entenderás— Zayn dijo, sonriéndome.

La sala estaba llena de emoción, de ambos: el espectáculo de afuera, y lo rápido que pasaban las horas antes del receso. A medida que los asientos se llenaban, el flujo constante de charla creció, el volumen aumento mientras todo el mundo comenzó habar sobre el ruido.

Para el momento en que Shepley y América volvieron con sus bandejas ya se habían reconciliado. Ella felizmente se sentó en el asiento vacío a mi lado. Platicando sobre el momento en que conocería a los padres. Ellos se irían esa tarde para lo de su padre, la excusa perfecta para uno de los infames colapsos de América.

La vi coger el pan mientras ella se preocupaba en hacer las maletas y la cantidad de equipaje que debería llevar sin parecer pretenciosa, pero ella parecía llevarlo bien.

—Te lo digo, bebe. Ellos te amaran, te amaran. Como yo te amo, te amo— Shepley dijo. Acomodando su cabello detrás de su oreja. América tomo un respiro y las comisuras de subieron de la forma en que siempre lo hacían cuando él la hacía sentir más tranquila.

El teléfono de Zayn vibro, provocando que se deslizara unos centímetros de la mesa. Él lo ignoro, contándole a Brasil nuestro primer juego de póquer con sus hermanos, eche un vistazo a la pantalla, tocando el nombre de Zayn cuando leí el nombre.

— ¿Bebé?

Sin una disculpa, él se alejó de Brasil y me dio toda su atención — ¿Si Pigeon?

—Tal vez quieras contestar eso.

Él miro a su celular y suspiro —O no.

—Podría ser importante.

Frunció sus labios antes de colocar el auricular en su oído — ¿Qué pasa Adam?— Sus ojos recorrieron el salón mientras hablaba, asintiendo ocasionalmente —Esta es mi última pelea Adam. Aun no estoy seguro. No iré sin ella y Shep saldrá de la ciudad. Lo sé…te escuche. Hmm…en realidad esa no es una mala idea

Mis cejas se juntan, viendo a sus ojos brillar con cualquier idea con la cualquier Adam lo haya iluminado. Cuando Zayn cuelga el teléfono, lo veo expectante.

—Es suficiente para pagar la renta por los próximos seis meses. Adam consiguió a John Savage, él trata de llegar a los profesionales

—Yo no lo he visto luchar, ¿tu lo has hecho?— Shepley pregunto, acercándose.

Zayn asintió, —Solo una vez en Springfield. Él es bueno.

—No lo suficiente. — digo y Zayn se acercó a mí y beso mi frente suavemente con apreció—. Puedo quedarme en casa Zayn.

—No. — dijo él negando con la cabeza.

— No quiero que te golpeen como la ultima vez porque estas preocupado por mi.

—No Pidge.

—Esperare por ti. —Tratando de parecer más feliz con la idea de lo que me sentía.

—Le pediré a Trent que venga. Él es el único en el que confió para poder concentrarme en la pelea.

—Muchas gracias, idiot*— murmuro Shepley

—Oye, tuviste tu oportunidad— dijo Zayn medio bromeando.

La boca de Shepley fue hacia un lado con disgusto. Aun se sentía culpable por la noche Hellerton. Él se disculpo conmigo diariamente por semanas. Pero su culpa se volvió lo suficientemente manejable para que sufriera en silencio. América y yo tratamos de convencerlos de que no era su culpa. Pero siempre lo haría responsable.

—Shepley no fue tu culpa. Tu lo alejaste de mi ¿recuerdas?— dije rodeando a América para tocar su brazo. Me volví a Zayn. — ¿Cuándo es la pelea?

—En algún momento la próxima semana —él se encogió de hombros— te quiero allá, te necesito allá.

Sonreí. Descansando mi barbilla en sus hombros —Entonces, estaré allí.

Zayn me acompaño a clases, su agarre tensándose algunas veces cuando me deslizaba en el hielo —Deberías ser más cuidadosa. —él bromeo.

—Lo hago a propósito, eres tan tonto.

—Si quieres mis brazos alrededor tuyo, solo necesitas preguntar— dijo él acercándome a su pecho.

Éramos ajenos a los alumnos y las bolas de nieve que volaban mientras el presionaba sus labios contra los míos. Mis pies dejaron el suelo y él continuo besándome. Cargándome fácilmente a través del campus. Cuando él finalmente me dejo en sobre mis pies frente al salón de clases, él negó con la cabeza.

—Cuando hagamos nuestros horarios el próximo semestre. Sería más conveniente si tuviéramos más clases juntos.

—Trabajare en eso— dije, dándole un último beso, haciendo mi camino a mi silla. 

Junior
tami1d
Mensajes: 96
Registrado: ‎02-16-2013

Re: Novela de Zayn y tú: ~Beautiful Disaster~

2 parte de capitulo 72

Mire hacia arriba, y Zayn me dio una última sonrisa antes de hacer su camino para su siguiente clase en el otro edificio. Los estudiantes a mi lado estaban acostumbrados a nuestras descaradas formas de afecto justo como sus clases lo estaban a que el llegara unos minutos tarde.

Estaba sorprendido de que el tiempo pasara tan rápido. Termine mi última prueba, y me dirigí al pasillo Morgan. Kara estaba sentada en su usual lugar en la cama, leyendo mientras revisaba mis cajones por los objetos necesarios.

— ¿Vas a salir de la ciudad?— pregunto Kara

—No, solo necesito unas cuantas cosas, voy hacia el edificio de ciencias a recoger a Zayn. Y luego pasare la semana en su apartamento.

—Lo supuse— dijo ella. Sin quitarle la vista a las hojas de su libro.

—Ten un buen descanso Kara.

—Mmmhmmm.

El campus estaba prácticamente vacío, con solo unos cuantos estudiantes. Cuando voltee en la esquina, vi a Zayn parado afuera terminando su cigarrillo, llevaba un gorro de lana sobre su cabeza, y una de sus manos se metió en su bolcillo en su chaqueta desgastada de cuero marrón. El humo salía de su nariz, mientras miraba hacia el suelo sumido en un profundo pensamiento. No fue sino hasta que estuve a unos metros de él que note cuan distraído estaba.

— ¿En qué piensas bebé?— Pregunte. Él no miro hacia arriba — ¿Zayn?

Sus pestañas revolotearon al registrar mi voz y la expresión de preocupación fue remplazada por una sonrisa falsa. —Hola Pigeon.

— ¿Todo está bien?

—Lo está ahora— dijo él. Jalándome contra él.

—De acuerdo. ¿Qué está pasando?— Dije levantando una ceja y frunciendo el seño, mostrando mi escepticismo.

—Solo tengo bastante en mi mente. —él suspiro. Cuando espere expectante él continuo — Esta semana, a pelea, tú estando allí…

—Te dije que me quedaría en casa.

—Te necesito allí Pidge. —dijo él. Tirando su cigarrillo en la tierra. Él lo vio desaparecer en una gran huella de nieve, luego tomo mi mano, llevándome hacia el estacionamiento.

— ¿Has hablado con Trent?— Pregunte.

El negó con la cabeza —Estoy esperando que él me llame de vuelta.

América bajo la ventana y saco su cabeza del Charger de Shepley. — ¡Apúrate está haciendo demasiado frio!

Zayn sonrió y acelero el ritmo, abriéndome la puerta para que yo entrase. Shepley y América repitieron la misma conversación que han tenido desde que ella se entero que conocería a sus padres mientras yo miraba a Zayn observar la ventana. Justo cuando estábamos estacionándonos el teléfono de Zayn sonó.

— ¿Qué diablos Trent?— él respondió. —te llame hace horas, no es como si fueras productivo en el trabajo o algo así. Como sea. Escucha, necesito un favor, tengo una pelea la próxima semana. Necesito que vayas, no sé cuando es, pero cuando te llame necesito que este a allí en menos de una hora ¿Puedes hacer eso por mí? ¿Puedes hacer eso, idiot*? Porque necesito que mantengas un ojo en Pigeon. Un idiot* puso sus manos en ella la ultima vez…si— su voz bajo a un tono amenazante —Si me encargue de eso. ¿Entonces si llamo…? Gracias Trent.

Zayn cerró su teléfono y se recostó contra el respaldo del asiento.

— ¿Aliviado?— Shepley pregunto, mirando a Zayn por el espejo del retrovisor

—Si no estaba seguro de que haría sin él allí.

—Te dije…— comencé

—Pidge, cuantas veces tengo que decírtelo— él frunció el seño.

Negué con la cabeza ante su tono impaciente. —No entiendo. No me necesitabas antes.

Sus dedos rozaron mi mejilla suavemente. —No te conocía antes, cuando no estás allí no puedo concentrarme. Me pregunto donde estas, que estás haciendo…si estas allí y puedo verte, puedo concentrarme. Sé que suena loco pero se como es.

—Y loco es exactamente como me gusta— sonrió, acercándome a besar sus labios.

—Obviamente— América mascullo bajo su aliento.

En las sombras de Keaton Hall, Zayn me sostuvo fuertemente a su lado, mi aliento se mesclaba con el de él en el aire frio. Y podía escuchar las conversaciones esas filtrándose por la puerta que estaba a unos pocos metros, ignorantes a nuestra presencia.

Keaton era el edificio más viejo de Eastern y aunque aquí se ha celebrado antes El Circulo, yo estaba inquieta sobre el lugar. Adam esperaba una casa llena, y Keaton no era el sótano más amplio del campus, la vigas forman un red a lo largo de los ladrillos envejecidos, solo había una señal de remodelaciones en este lugar.

—Esta es una de las peores ideas que Adam ha tenido hasta ahora— Zayn murmuro.

—Es muy tarde para cambiarlo ahora— dije, mirando hacia las plataformas.

El teléfono de Zayn sonó y él contesto. Su rostro se tiñe de azul contra la luz de la pantalla y finalmente podía ver las líneas de preocupación entre sus cejas que ya sabía dónde estaban. Hizo clic en unos botones y luego cerro el celular, agarrándome más fuerte.

—Pareces nervioso esta noche. —susurre

—Me sentiré mejor cuando Trent traiga su trasero punk aquí.

—Estoy aquí, niña quejumbrosa. —Trent dijo en voz baja. Apenas si podía ver su silueta en la oscuridad, pero su sonrisa brillaba con la luna llena.

— ¿Cómo has estado hermana?— dijo él. Abrazándome con un brazo, y empujo juguetonamente a Zayn con él otro.

—Estoy bien Trent.

Zayn inmediatamente se relajo, y luego él me llevo a la parte de atrás del edifico de la mano.

—Si los policías aparecen y nos separamos, veámonos en la residencia Morgan ¿de acuerdo?— Zayn le dijo a su hermano. Nos detuvimos en una ventana abierta al nivel del suelo, la señal de que Adam estaba adentro y esperando.

— ¿Estás jugando conmigo?— dijo Trent, mirando a la ventana —______ apenas va acabar por allí.

—Pasará— Zayn le aseguro, gateando en la oscuridad hacia el interior. Como muchas otras veces, me agache y me empuje hacia allí, sabiendo que Zayn me atraparía.

Esperamos un momento, Trent se empujo de la cornisa y cayó al suelo, casi perdiendo el equilibrio mientras sus pies tocaban el concreto.

—Tienes suerte de que te ame _____. Yo no haría esto por nadie más— Trent se quejo sacudiéndose la camisa.

Zayn salto, cerrando la ventana en un rápido movimiento. —Por aquí —dijo él guiándonos por la oscuridad. Pasillo tras pasillo, tome la mano de Zayn sintiendo a Trent apretar la tela de mi camisa. Podía escuchar pequeños fragmentos de grava raspar el hormigón, y yo me arrastraba por el suelo. Abrí mucho mis ojos tratando de adaptarlos a la oscuridad del sótano, pero no había ninguna luz para ayudarlos.

Trent suspiro después de la tercera vuelta —Nunca encontraremos una forma de salir de aquí.

—Solo sígueme al salir, estarás bien— dijo Zayn irritado antes las quejas de Trent, a medida de que el pasillo iba iluminándose yo sabía que estaba cerca cuando el rugido de la multitud llego con un tono febril de número y nombre, sabía que habíamos llegado.

El salón donde Zayn esperaba ser llamado, normalmente solo tenía una linterna y una silla, pero con las renovaciones, estaba lleno de sillas, escritorios y equipo al azar cubiertos con sabanas blancas.

Zayn y Trent discutieron estrategias para la pelea mientras yo me asome afuera. Era tan llena y caótica como en la última lucha, pero sin menos espacio. Muebles cubiertos con sabanas polvorientas alineadas al final de la pared, empujadas a un lado para hacer espacio a los espectadores.

La habitación estaba más oscura de lo normal, supuse que Adam no quería llamar la atención sobre nuestro paradero. Linternas colgadas del techo, creando un resplandor oscuro, mientras las apuestas en efectivo aun se celebraban.

— ¿Pigeon, me escuchaste?— Zayn dijo, tocando mi brazo.

— ¿Qué?— dije parpadeando.

—Quiero que te pares cerca de esta puerta, ¿de acuerdo? Mantente agarrada del brazo de Trent todo el tiempo.

—No me moveré, lo prometo.

Zayn sonrió.

—Ahora pareces nerviosa.

Di un vistazo de la puerta a él —No tengo un buen presentimiento sobre esto, Zayn. No sobre las peleas pero…algo. Este lugar me asusta.

—No estaremos mucho tiempo— Zayn me aseguró, la voz de Adam vino por un alta voz, y luego un par de manos cálidas y familiares a cada lado de mi rostro. —Te amo— dijo él. Mientras me levantaba del suelo, apretándome hacia él mientras me besaba. Él me bajo al suelo y engancho mi brazo alrededor de Trent —No quites tus ojos de ella. —le dijo él a su hermano. —Incluso por un segundo, este lugar se vuelve loco una vez la pelea comienza.

—…así que démosle la bienvenida al contrincante de hoy…JOHN SAVAGE.

—La guardare con mi vida, hermanito. —dijo Trent tirando de mi brazo— Ahora patéale el trasero a este tipo, y vámonos de aquí.

—ZAYN EL LOCO PERRO MADOX— Adam grito por el alta voz.

El volumen era ensordecedor mientras él hacia su camino a través de la multitud. Mire a Trent quien tenía la más pequeña sonrisa en su rostro. Cualquier otra persona no lo hubiese notado, pero yo podía ver el orgullo en sus ojos.

Cuando Zayn llegó al centro del Círculo, trague. John no era mucho más grande, pero él se veía más diferente con la que cualquier otra había luchado, incluyendo al sujeto con el que lucho en las vegas. Él no estaba intentando intimidar con una mirada a Zayn como los demás: él estaba estudiando, preparando la pelea en su mente. Tan analíticos como eran sus ojos, también estaban vacíos de razón, yo sabía que antes de que la pelea comenzara que Zayn tendría que tener mucho cuidado, él estaba sentado frente a un demonio.

Zayn también parecía haberlo notado también. Su habitual sonrisa había sido remplazada, por una mirada intensa, cuando el cuerno sonó, John atacó.

—Jesús— dije tomando el brazo de Trent.

Trent se movió como Zayn lo hizo, como si fueran uno. Me tensé con cada movimiento que John hacia, luchando con la urgencia de cerrar mis ojos. No había movimientos perdidos; John era astuto y preciso. Todas las otras peleas de Zayn parecían descuidadas en comparación. La fuerza bruta detrás de los golpes era impresionante, como si toda la cosa fuera coreografiada y preparada a la perfección.

El aire en la habitación era pesado y estancado. El polvo en las sábanas había sido alborotado y atrapado en mi garganta cada vez que me quedaba sin aliento. Cuanto más larga era la pelea peor era esa sensación, no podía quitármelo y aun así me forcé aquedarme en el lugar para que Zayn pudiera concentrarse.

Por un momento estuve hipnotizada por el espectáculo en el centro del sótano, lo siguiente es que me empujan desde atrás. Mi cabeza se echo hacia atrás por el golpe, pero apreté mi agarre, negándome a retirarme de mi puesto prometido. Trent se dio vuelta y agarro la camiseta de los dos hombres detrás nuestros y los tiro al suelo como muñecas.

— ¡Aléjense o los mataré!— gritó a los hombres que nos miraban en el piso. Agarre su brazo con fuerza y le dio unas palmadas —Te tengo, ____ solo mira la pelea.

Zayn lo estaba haciendo bien, y suspire cuando lanzo el primer golpe. La multitud se hacía más ruidosa, pero la advertencia de Trent dejo a esos detrás nuestro a una distancia segura. Zayn lanzo un golpe seguro y luego me miro, rápidamente retomando su atención a John. Sus movimientos eran agiles, casi calculadores. Parecía predecir los ataques de John antes de que él los hiciera.

Notablemente impaciente, John envolvió sus brazos alrededor de Zayn, jalándolo al piso. Como unidos, la multitud que rodea el anillo improvisado se aprietan contra este, acercándose cuando la acción es en el suelo.

 

Junior
tami1d
Mensajes: 96
Registrado: ‎02-16-2013

Re: Novela de Zayn y tú: ~Beautiful Disaster~

3 parte del capitulo 72

— ¡No puedo verlo Trent!— grite mientras me paraba en las puntas de los pies.

Trent miro alrededor, encontrando la silla de madera de Adam, en un movimiento como de baile. Él me paso de un brazo a otro, ayudándome a subir por encima de la multitud. — ¿Puedes verlo?

—Si— dije sosteniéndome de los brazos de Trent para equilibrio —Él está encima pero las piernas de John están en su cuello.

Trent se acercó sobre los dedos de sus pies y puso su mano libre alrededor de su boca — ¡GOLPEA SU TRASERO ZAYN!

Mire hacia abajo de Trent y se acercó para echarle una mejor mirada al hombre en el suelo. De repente Zayn estaba en el suelo, John sosteniéndose fuertemente del cuello de Zayn con sus piernas. Zayn cayó de rodillas golpeando la espalda y cabeza de John contra el concreto en un devastador golpe. Las piernas de John quedaron inertes liberando el cuello de Zayn. Y Zayn llevo hacia atrás su codo. Golpeándolo una y otra vez con su puño cerrado hasta que Adam lo detuvo. Lanzando el cuadrado rojo al cuerpo flácido de John.

La sala estallo, animando cuando Adam levanto la mano de Zayn al aire. Trent abrazo mis piernas. Gritando la victoria de su hermano. Zayn me miró con una sonrisa amplia y sangrienta; su ojo derecho comenzaba a inflamarse.

A medida que el dinero pasaba por las manos de la gente, la multitud comenzaba a serpentear, preparada para irse. Mis ojos se dirigieron a una linterna que parpadeaba salvajemente balanceándose de un lado a otro detrás de Zayn. Liquido cayendo de la base, mojando la sábana de abajo, mi estomago se hundió.

— ¿Trent?

Atrayendo su atención, señale la esquina. En ese momento, la linterna se cayó de su puesto, cayendo en la sabana de abajo, inmediatamente estallando en llamas.

— ¡Santo Dios!— Trent dijo, agarrando mis piernas.

Unos cuantos hombre al lado del fuego, saltaron. Viendo asombrados como el fuego saltaba a la otra sabana. Humo negro salía desde la esquina, y al tiempo cada persona en la sala entro en pánico, empujando su camino para encontrar la salida.

Mis ojos se encontraron con los de Zayn, y una mirada de terror distorsiono su rostro.

— ¡_____!— Él grito empujando el mar de gente entre nosotros.

— ¡Vamos!— Trent grito. Bajándome de la silla a su lado.

La habitación se oscureció, y un ruido fuerte sonó desde el otro lado de la habitación, las otras linternas hacían combustión y se agregaban al fuego en pequeñas explosiones. Trent tomo mi brazo, poniéndome tras de él forzando su camino a través de la multitud.

— ¡No podemos ir por ahí! ¡Tenemos que devolvernos por el camino por el que llegamos!— grite, resistiéndome.

Trent miro alrededor formando un plan para escapar en medio de la confusión. Mire de nuevo a Zayn, mirándolo como intentaba hacerse camino a través de la habitación, mientras la multitud aumentaba, Zayn fue alejado cada vez mas. Los emocionantes aplausos ahora eran gritos horrorizados de miedo y desesperación mientras todos luchaban por encontrar la salida.

Trent me jalo a la salida y me jalo a la salida.

— ¡Zayn!— Grité, intentando alcanzarlo.

Él estaba tosiendo, alejando el humo.

—Por este lado Zayn. — Trent le grito.

—Solo sácala de aquí, Trent, saca a Pigeon— dijo él tosiendo.

Confitado, Trent me miro a mí. Podía ver el miedo en sus ojos —No se la forma de salir.

Mire a Zayn una vez más, su silueta parpadeaba por las llamas que se habían extendido entre nosotros. — ¡Zayn!

— ¡Solo vete!, ¡Los alcanzare más adelante!— Su voz era ahoga por el caos alrededor nuestro, y tome la manga de Trent.

—Por este camino Trent— dije, sintiendo las lágrimas y el humo quemando en mis ojos. Docenas de gente llena de pánico estaba entre Zayn y su única salida.

Tire de la mano de Trent, empujando a cualquiera de mi camino. Alcanzamos la entrada y mire de atrás hacia adelante. Dos pasillos oscuros, con poca luz por el fuego detrás de nosotros.

— ¡Por este camino!— dije, jalando su mano de nuevo.

— ¿Estás segura?— Trent pregunto, su voz gruesa con duda y miedo.

— ¡Vamos!— dije, jalándolo de nuevo. Cuanto más lejos nos encontrábamos más oscuras las habitaciones se volvían. Después de unos instantes, mis respiraciones eran más fáciles a medida de que dejábamos el humo atrás. Pero los gritos no disminuyeron, cada vez eran más fuertes y frenéticos que antes. Los horríficos sonidos de atrás alimentaron mi determinación, manteniendo mis pasos rápido y con propósito. Para la segunda vuelta, estábamos caminando a ciegas a través de la oscuridad. Mantuve mi mano frente a mí, sintiendo la pared con mi mano libre y tomando la mano de Trent con la otra.

— ¿Crees que salió?— Trent pregunto.

Su pregunta debilitaba mi concentración, y trate de empujar la respuesta de mi mente —Sigue moviéndote— dije ahogándome.

Trent se resistió por un momento, pero cuando lo jale de nuevo una luz parpadeo. Él sostuvo en alto un encendedor, dando un vistazo al pequeño espacio para salir. Seguí la luz mientras él la movía alrededor de la habitación. Y quedo sin aliento cuando la puerta se hizo visible.

Mientras nos apurábamos para la siguiente habitación, bastante gente se estrello conmigo, tirándome al suelo. Tres mujeres y un hombre, todos con rostros sucios y ojos muy abiertos y asustados me miraron.

Uno de los chicos se agacho y me ayudo — ¡Hay una ventana aquí abajo por la cual podemos salir!— Dijo él.

—Acabamos de llegar de ahí, no hay nada— dije, negando con la cabeza.

—Debes haberla perdido, ¡sé que esta por este camino! —Trent jalo mi mano —Vamos ____, ellos conocen la salida.

Negué con la cabeza —Vinimos por este lado con Zayn, lo sé.

Él apretó su agarre —Le dije a Zayn que no te perdería de mi vista, iremos con ellos.

—Trent hemos estado allí abajo…no había ventana.

— ¡Vamos Jasón!— una chica grito

— ¡Nos vamos!— Jasón dijo, mirando a Trent.

Trent jalo mi mano de nuevo y yo me aleje

—Trent por favor es por este lado, lo prometo.

—Voy con ellos— dijo él —por favor ven conmigo.

Negué con la cabeza, lagrimas cayendo por mis mejillas —He estado aquí antes, esa no es la salida.

— ¡Tu vienes conmigo!— él grito. Jalando mí brazo.

— ¡Trent detente! ¡Vamos por el camino equivocado!— grité.

Mis pies se deslizaron por el hormigo mientras él me jalaba, y cuando el humo aumento me aleje corriendo hacia la dirección opuesta.

— ¡____, ____!— Trent grito.

Seguí corriendo, manteniendo las manos al frente anticipando una pared.

— ¡Vamos! ¡Ella va hacer que te mates!— una chica dijo. Mi hombro golpeó contra una esquina, me dio la vuelta, cayendo. Me arrastre por el piso, sosteniendo mi temblorosa mano frente a mí. Cuando mis dedos tocaron roca, lo seguí parándome. La esquina de una puerta se materializo bajo mi mano y la seguí a la siguiente habitación.

La oscuridad era interminable, pero aleje el pánico, manteniendo cuidadosamente mis pasos, buscando la siguiente pared. Sentí el temor dentro de mí mientras los lamentos sonaban en mis oídos.

—Por favor. —Susurré en la oscuridad— Deja que esta sea la salida.

Sentí otra esquina de una puerta, y cuando la travesé un hilo de luz brillo ante mí. La luz de luna se filtraba a través del vidrio de la ventana y un sollozo formo su camino a través de mi garganta

— ¡T-Trent, está aquí! —Grite detrás de mí— ¡TRENT!

Entrecerré mis ojos, viendo un pequeño movimiento en la distancia — ¿Trent?— llame mi corazón latía violentamente en mi pecho. Con el paso del tiempo las sombras parpadeaban en las paredes. Y mis ojos se abrieron con horror cuando me di cuenta que lo que pensaba que eran personas eran en realidad llamas.

—Oh dios mío— dije mirando a la ventana. Zayn la había cerrado después de entrar, y estaba muy alta para que yo la alcanzara.

Mire a mi alrededor buscando algo en que pararme, la habitación estaba llena de madera cubierta con sabanas. Las mismas sabanas que alimentarían el fuego hasta que toda la habitación se convirtiera en un infierno.

Agarre un pedazo de tela blanca, quitándola de un escritorio. El polvo se alboroto a mí alrededor, mientras tiraba la sabana al suelo y arrastraba la enorme madera hacia el espacio vacío bajo la ventana. La empuje contra la pared y la escale, tosiendo con el humo que se abría paso a la habitación. La ventana aun estaba a unos metros debajo de mí. Gruñí tratando de empujarla para abrirla, torpemente girando la cerradura de un lado a otro con cada empujada. No se movía.

— ¡Vamos, maldición!— grite. Apoyándome en mis brazos, me eche hacia atrás, usando el peso de mi cuerpo con el ímpetu de que podría forzarla a abrirse. Cuando eso no funciono, deslice mis uñas debajo de esta, empujándola hasta que pensé que mis uñas se habían separado de mi piel. La luz brillo en la esquina de mi ojo. Y grite cuando vi como el fuego se acercaba por las sabanas blancas que cubrían el pasillo por el cual había pasado un momento antes.

Mire hacia la ventana, una vez más metiendo mis uñas por las esquinas. Sangre saliendo de mis dedos, el metal se enterró en mis dedos. El instinto se sobrepuso sobre las demás emociones y mis manos se volvieron puños, golpeando el vidrio. Una pequeña grieta astillo en vidrio junto con manchas y salpicaduras de mi sangre por cada golpe.

Golpee el vidrio una vez más con mi puño, y luego me saque un zapato. Las sirenas sonaban en la distancia y solloce, golpeando mis palmas contra el vidrio. El resto de mi vida solo estaba a unos centímetros, al otro lado del vidrio. Arañe los bordes una vez más, y luego comencé a golpear el vidrio con ambas palmas.

— ¡AYUDA!— Grité, viendo las llamas acercarse — ¡ALGUIEN AYÚDEME!

Una tos suave sonó tras de mí — ¿Pigeon?

Me volví ante la voz familiar. Zayn apareció en la puerta detrás de mí. Su rostro y ropa estaba cubierto en hollín.

— ¡Zayn!— grite, me baje del escritorio y corrí hacia donde él estaba parado, cansado y sucio.

Me choque contra él, y él envolvió sus brazos alrededor mío. Tosiendo mientras jadeaba por aire. Sus manos tomaron mis mejillas.

— ¿Dónde está Trent?— su voz áspera y débil.

—Él los siguió— grite con lagrimas en mi rostro. — ¡Intente que viniese conmigo, pero él no venia!— Zayn miro hacia el fuego que se aproximaba y sus cejas se juntaron. Contuve el aliento, tosiendo cuando el humo lleno mis pulmones, él me miro, sus ojos llenos de lagrimas.

—Voy a sacarlos de aquí Pigeon— sus labios se presionaron con los míos en un firme y rápido movimiento. Y entonces él subió encima de mi improvisada escalera.

Él empujo la ventana, y luego la cerradura, sus músculos temblaban cuando usaba toda su fuerza contra el vidrio.

— ¡Aléjate _____, Voy a romper el vidrio!

Con miedo de moverme solo logré alejarme un paso de nuestra única salida. El codo de Zayn se doblo mientras él echaba su puño hacia atrás, gritando mientras golpeaba el vidrio. Me volví escudando mi rostro con mis sangrientas manos mientras el vidrio se destrozaba encima de mí.

— ¡Vamos!— él grito sosteniendo una mano para mí. El calor del fuego tomo toda la habitación, me eleve en el aire mientras él me levantaba del piso y me empujaba fuera.

Espere sobre mis rodillas mientras Zayn escalaba, y luego lo ayude a ponerse de pie. Las sirenas a todo volumen estaban al otro lado de la habitación, y luces rojas y azules de los bomberos y las patrullas de los policías bailaban por el ladrillo del edificio adyacente.

Corrimos a la multitud de gente parada frente al edificio, buscando en los rostros sucios a Trent. Zayn grito el nombre de su hermano, su voz se volvía mas desesperanzada con cada llamado. Él saco su celular para ver alguna llamada perdida y luego lo cerró fuertemente. Cubriendo su mano con su mano negra.

Junior
tami1d
Mensajes: 96
Registrado: ‎02-16-2013

Re: Novela de Zayn y tú: ~Beautiful Disaster~

4 parte del capitulo 72

— ¡TRENT!— Zayn gritó, estirando su cuello mientras buscaba en la multitud.

Esos que habían escapado estaban abrazados y lloriqueaban detrás de los vehículos de emergencia, observando el horro mientras el camión de bomberos disparaba a través de las ventanas y bomberos corrían hacia dentro, tirando mangueras detrás de ellos.

Zayn pasó una mano por los rastros de cabello en su cabeza, negando la cabeza. —Él no salió. —él susurro. —Él no salió, Pidge.

Mi aliento se corto, cuando vi el hollín desliarse por sus mejillas por las lágrimas, el cayo en sus rodillas y yo caí con él.

—Trent es inteligente, Zayn. Él salió, él debió haber encontrado otra forma— dije, tratando también de convencerme a mí misma.

Zayn colapso en mis piernas, tomando mi camisa con ambos puños. Lo sostuve, no sabía que mas hacer. Una hora paso, observamos con esperanza que disminuía mientras observábamos como sacaban a dos personas y luego continuaban saliendo con las manos vacías. A medida que los paramédicos atendían y la ambulancia arrancaba en la noche, con victimas de quemaduras, esperamos. Media hora después, los cuerpos que sacaban estaban más allá de la salvación, el suelo estaba lleno de bajas, mucho más numerosas de los que habían escapado. Los ojos de Zayn no dejaron la puerta, esperando que sacaran a su hermano de la salida.

— ¿Zayn?— Volteamos a la misma vez para ver a Adam parado al lado nuestro. Zayn se puso de pie, jalándome con él. —Estoy feliz de que ustedes chicos lo lograran— Dijo Adam. Luciendo atónito y desconcertado. — ¿Dónde estabas?— Zayn no respondió.

Nuestros ojos volvieron a los restos carbonizados de los dormitorios Keaton. El humo negro y espeso salía de las ventanas. Enterré mi rostro en el pecho de Zayn, cerrando mis ojos, esperando que en cualquier momento despertara.

—Tengo que…tengo que llamar a mi papá— Zayn dijo, sus cejas juntándose mientras abría su celular. Respire profundamente, esperando que mi voz sonara más fuerte de lo que me sentía.

—Tal vez deberías esperar. Zayn no sabemos nada aun.

Sus ojos no dejaron el teclado y sus labios temblaron. —Esto no está bien, nunca deberíamos haber estado allí.

—Esto fue un accidente, tú nunca hubiese podido saber que esto pasaría— dije tocando su mejilla.

Su rostro se comprimió, cerrando fuertemente los ojos, él respiro profundamente y comenzó a marcar el número de su padre.

 

Senior
martajuarez98
Mensajes: 762
Registrado: ‎04-03-2013

Re: Novela de Zayn y tú: ~Beautiful Disaster~

Siguelaaaaaaaa
Grandiosos capítulos :smileyhappy:
Junior
dahidirectioner
Mensajes: 278
Registrado: ‎05-08-2013

Re: Novela de Zayn y tú: ~Beautiful Disaster~

SIGUELA :Inlove: :Inlove: :Inlove:
Junior
tami1d
Mensajes: 96
Registrado: ‎02-16-2013

Re: Novela de Zayn y tú: ~Beautiful Disaster~

~Capítulo 73~

 

Los números en la pantalla fueron remplazados por un nombre cuando el teléfono empezó a sonar, y los ojos de Zayn se ampliaron cuando leyó la pantalla. Con un borroso movimiento, él ya tenía el teléfono junto a su oreja.

— ¿Trent? —Una risa de sorpresa se escapó de sus labios, y una sonrisa estalló en su rostro mientras me miraba—. ¡Es Trent! —Abrí la boca y apreté su brazo mientras él hablaba—. ¿Dónde estás? ¿Qué quieres decir con que estás en lo de Morgan? Estaré allí en un segundo, ¡ni se te ocurra moverte!

Me lancé hacia adelante, mis pies luchando para mantenerse al paso de Zayn mientras corría a través del campus, arrastrándome detrás de él. Cuando llegamos a lo de Morgan, mis pulmones gritaban por aire. Trent bajó corriendo las escaleras, chocando contra nosotros.

— ¡Jesús H. Cristo, hermano! ¡Pensé que estabas tostado! —dijo Trent, abrazándonos con tanta fuerza que no me dejaba respirar.

— ¡Idiot*! —dijo Zayn empujando a su hermano lejos—. ¡Pensé que estabas malditamente muerto! He estado esperando por los bomberos para llevar tu cuerpo carbonizado desde Keaton!

Zayn le frunció el ceño a Trent por un momento y luego lo empujó en un abrazo. Su brazo salió disparado, buscando a tientas hasta que encontró mi camisa, y entonces me empujó en un abrazo también. Tras unos momentos, Zayn liberó a Trent, manteniéndome cerca, a su lado.

Trent me miró con un gesto de disculpa.

—Lo siento, _____. ¡Me entró el pánico!

Yo sacudí la cabeza.

—Sólo estoy feliz de que estés bien.

— ¿Yo? Hubiera sido mejor estar muerto si Zayn me hubiera visto salir de ese edificio sin ti. Traté de encontrarte después de que saliste corriendo, pero luego me perdí y tuve que encontrar otra manera. Caminé alrededor del edificio para encontrar esa ventana, pero me encontré con unos policías y me obligaron a salir. ¡Me he estado volviendo loco por aquí! —dijo él, pasándose una mano por el corto cabello.

Zayn amplió mis mejillas con sus pulgares, y entonces levantó su camiseta, usándola para sacar el hollín de su rostro. —Salgamos de aquí. Los policías van a estar arrastrándose por aquí pronto.

Después de abrazar a su hermano una vez más, nos dirigimos al Honda de América. Zayn miraba la hebilla del cinturón de seguridad y luego fruncía el ceño cuando tocía.

—Tal vez debería llevarte al hospital y conseguir que te chequeen.

—Estoy bien —dije, entrelazando mis dedos con los suyos. Miré hacia abajo, y vi un profundo corte a través de sus nudillos—. ¿Es eso de la pelea o de la ventana?

—La ventana —respondió, frunciendo a mis uñas ensangrentadas.

—Salvaste mi vida, sabes —Sus cejas se juntaron.

—No me hubiera ido sin ti.

—Sabía que vendrías. —Sonreí, apretando sus dedos entre los míos.

Nos sujetamos las manos hasta que llegamos el departamento. No podría haber dicho de quién era la sangre mientras lavaba el color carmesí y las cenizas de mi piel en la bañera. Cayendo en la cama de Zayn, pude aún oler el humo y la piel ardiente.

—Aquí –dijo él, alcanzándome un pequeño vaso con un líquido ámbar—. Te ayudará a relajarte.

—No estoy cansada.

Mantuvo el vaso cerca para mí. Sus ojos lucían exhaustos, inyectados de sangre y pesados.

—Sólo trata de descansar un poco, Pidge.

—Estoy casi asustada de cerrar los ojos —dije, tomando el vaso y tragándome el líquido.

Tomó el vaso de mis manos y lo puso sobre la mesita de noche, sentándose a mi lado. Nos sentamos en silencio, dejando que las horas pasaran nadando. Cerré los ojos con fuerza cuando los recuerdos de los gritos aterrorizados de las personas atrapadas en el sótano, llenaron mi mente. No estaba segura de cuánto tiempo me tomaría para olvidar, o si lo haría alguna vez.

La mano cálida de Zayn sobre mi rodilla me sacó de mi sueño consciente.

—Una gran cantidad de gente murió esta noche.

—Lo sé

—No sabremos hasta mañana cuántos fueron. Trent y yo pasamos a un grupo de chicos en el camino. Me pregunto si ellos lo hicieron. Parecían muy asustados…

Sentí las lágrimas llenar mis ojos, pero antes de que tocaran mis mejillas. Los sólidos brazos de Zayn me rodearon. Inmediatamente me sentí protegida, cálida contra su piel. Sintiéndome tan como en casa en los brazos que una vez me aterrorizaron, pero sólo en ese momento. Estaba tan agradecida de poder sentirme tan segura después de experimentar algo tan horroroso. Sólo había una razón para que yo me pudiera sentir de tal forma con una persona.

Pertenecía a él.

Fue ahí cuando lo supe. Sin ninguna duda en mi mente, sin preocupación de lo que otros podrían pensar, y no teniendo miedo de los errores o consecuencias, sonreí por las palabras que iba a decir.

— ¿ Zayn? —dije contra su pecho.

— ¿Qué, nena? —susurró en mi cabello.

Nuestros teléfonos sonaron al unísono, alcancé el suyo para él mientras contestaba el mío.

— ¿_____? —chilló América.

—Estoy bien, Mare. Estamos todos bien.

—Lo acabamos de escuchar. ¡Está todo en las noticias!

Pude escuchar a Zayn explicándole a Shepley junto a mí, y traté de hacer lo mejor para tranquilizar a América. Contestando miles de sus preguntas, tratando de mantener mi voz tranquila mientras recordaba los momentos más horripilantes de mi vida, me relajé cuando Zayn cubrió mi mano con la suya.

Parecía como si estuviera contando la historia de alguien más, sentada en el cómodo departamento de Zayn, un millón de millas lejos de la pesadilla que pudo habernos matado. América lloró cuando terminé, dándome cuenta de cuán cerca estuvimos de haber perdido nuestras vidas.

—Voy a empezar a empacar ahora. Estaremos en casa a primera hora de la mañana —susurró América.

—Mare, no te vayas tan pronto. Estamos bien.

—Tengo que verte. Tengo que abrazarte para saber que estás bien —lloró.

—Estamos bien, puedes abrazarme el viernes.

Ella sorbió por las narices otra vez.

—Te amo.

—Yo también. Diviértanse.

Zayn me miró y apretó más el teléfono contra su oreja.

—Mejor abraza a tu chica, Shep. Suena enojada. Lo sé, amigo… yo también. Te veo pronto.

Colgué segundos antes de que Zayn lo hiciera, y nos sentamos en silencio por un momento, todavía procesando lo que había ocurrido. Después de un tiempo, Zayn se inclinó sobre su almohada, y me puso contra su pecho.

— ¿América está bien? —preguntó, mirando el celular.

—Está molesta. Pero está bien.

—Estoy feliz de que no estuvieran allí.

Choqué mis dientes. Ni siquiera había pensado sobre qué hubiera pasado si ellos no se estuvieran quedando con los padres de Shepley. Mi mente me dio una imagen fugaz de las asustadas expresiones de las chicas en el sótano, peleando con los chicos para poder escapar. Los ojos asustados de América reemplazaron los rostros sin nombre de las chicas en esa habitación. Sentí nauseas al pensar acerca su hermoso cabello rubio sucio y quemado junto con el resto de los órganos tendidos en el césped.

—Yo también —dije con un temblor.

—Lo siento. Has pasado por mucho esta noche. No debería agregar nada más a tu matrícula.

—Tú estabas allí también, Zayn.

Estuvo callado por algunos minutos, y justo cuando abrí mi boca para hablar otra vez, él tomó un profundo respiro.

—No me asusto muy a menudo —dijo, finalmente—. Estaba asustado la primera mañana en que desperté y tú no estabas allí. Estaba asustado cuando me dejaste después de Las Vegas. Estaba asustado cuando pensé que iba a tener que decirle a mi papá que Trent había muerto en esa construcción. Pero cuando te vi a través de las llamas en ese sótano… estaba aterrorizado. Llegué a la puerta, estaba a pocos metros de la salida, y no pude irme.

— ¿Qué quieres decir? ¿Estás loco? —dije, mi cabeza dando vueltas cuando miré sus ojos.

—Nunca había estado tan seguro de nada en mi vida. Me di la vuelta, hice mi camino a ese cuarto donde estabas, y allí estabas. Nada más importaba. Ni siquiera sabía si lo lograríamos o no, sólo quería estar donde tú estuvieras, donde sea que eso signifique. De la única cosa de la que estoy asustado es de una vida sin ti, Pigeon.

Me levanté, besé sus labios tiernamente.

—Entonces no tienes nada de qué estar asustado. Estaremos juntos para siempre.

Él suspiró.

—Lo haría todo otra vez, sabes. No cambiaría ni un segundo si eso significara que estaríamos aquí, en este momento.

_______________________________________

Falta poquito para terminar...*-* ATTE: Tami :smileyhappy: