Responder
¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Bronze
barbarazl
Mensajes: 3,534
Registrado: ‎08-15-2006
0 Kudos

Mamas que dan en adopcion a sus hijos

Dar en adopción a un hijo, por las circunstancias que sean, es visto desde diferentes ópticas:
Valeria Villa, terapeuta familiar y de pareja comenta que “Las razones que llevan a una mujer a tomar una decisión de este tipo pueden ser económicas, al no tener los recursos suficientes para sostener a un bebé; al ser un embarazo no deseado, y para no abortar los dan en adopción; o emocionales, cuando no se sienten capaces y preparadas para hacerse cargo de un hijo. En suma, tiene que ver con un embarazo que toma a la mujer por sorpresa, quien no está preparada.
“El punto es, cuántas madres realmente desean a los hijos que ya tienen o qué tan conscientes son al momento de concebir. Muchas veces es un acto inconsciente o un mandato cultural tener un bebé, pero enfrentarlo ya es otra cosa porque exige madurez. Siempre he dicho que para tener un niño hay que dejar de ser niños; muchas veces vemos niñas teniendo niños, no sólo refiriéndome a las adolescentes, sino también a mujeres que todavía tienen etapas infantiles no resueltas y que no están para cuidar a nadie más, pero es tal la presión que de manera inconsciente las mujeres se ven frente a un embarazo y una maternidad que no pueden enfrentar. La situación económica es un factor importante, pero en el fondo es rechazar una situación para la cual no se está preparada: la maternidad.”
Por su parte, Alicia Vázquez, psicoterapeuta gestalt y especialista en Desarrollo humano dice que “esta situación tiene que ver con el problema que estamos enfrentando de los embarazos en chicas menores de 15 años, un problema cultural, de estructura social. Cuando una menor de 15 años no tiene una red de soporte familiar ni social se encuentra en un estado de vulnerabilidad que no le permite asumir emocional ni económicamente hacerse cargo de un hijo, y esto puede llevarla a pensar en la adopción. Esto se da mucho más en chicas menores de 18 años, que no saben qué hacer con su bebé y se las arreglan para que alguien se haga cargo de él, y no faltan padres desesperados que no han podido concebir. Hay chicas que arriban a la ciudad sin educación ni cultura, y se esperanzan con un varón que al verlas embarazadas las dejan. Es decir, esta necesidad de deshacerte del hijo se puede dar bajo muchas circunstancias, por ejemplo cuando ya se tienen demasiados hijos, o en el caso de las sexoservidoras, pues les estorban para su profesión; es decir, lo que se pone en entredicho es el paradigma social de la maternidad. Me parece que el problema de las madres que se tienen que desprender de sus hijos, ya sea que los den en adopción o que los dejen abandonados en una puerta, es un problema que refleja la tremenda inequidad social en la que vivimos, inequidad que no sólo implica no poder mantener un hijo, sino también recibir servicios, educación y salud, por estas causas se tienen adolescentes practicando sexo de manera desesperada como la única manera de sentir que están vivos y, como consecuencia, hay embarazos no deseados, lo que a su vez da por resultado la adopción clandestina, ya que no todos las adopciones son transparentes, correctas o legales.”
Decisión ¿responsable o necesaria?
Villa argumenta que “esta decisión trae consigo a la culpa. Ocurre que algunas madres, cuando ya están en una mejor situación, se arrepienten. Es una decisión muy difícil de tomar, por eso muchas chicas deciden abortar en vez de pasar nueve meses con una vida dentro y con la cual después no tendrán ningún tipo de vínculo. Esta decisión se da en el proceso de embarazo, y no se llega a ella de manera inmediata, es menos frecuente que una mujer lo decida una vez que ha tenido contacto con el bebé, aunque hay casos en los que la mamá al ver su situación tan precaria decide dar a su hijo.
“La culpa tiene que ver también con que la figura de la madre es socialmente mitificada, imagínate entonces rechazar algo que se supone es la esencia del ser mujer. Hay mamás que por su educación no pueden concebir el aborto, por eso prefieren dar en adopción, pero la culpa viene de rechazar algo que no deberían rechazar por el simple hecho de ser mujeres. Es muy diferente el peso de una decisión así en una adolescente, quien quizás no tiene mucha conciencia aún, a cuando se toma por violación, o porque no se desea ser madre, pues el peso ético de la decisión depende de las circunstancias que hayan llevado a la madre a no asumir su maternidad. Podría considerarse una decisión responsable, aunque muy difícil, sobre todo si sabes que no eres capaz de brindarle lo necesario a ese bebé. Esto es una situación límite y creo que nadie ajeno puede ser juez moral y decir ‘en ese caso es reprobable, en ese menos reprobable’. Aquí valdría pensar que un bebé que iba a tener un destino bastante miserable, tan sólo por el hecho de que la madre lo rechaza tiene la posibilidad de que una pareja lo adopte y le de una vida mejor.”
Alicia Vázquez asegura: “El cómo se vive una situación así depende del manejo que la mujer haga de su desprendimiento. Algunas mujeres, empujadas por la necesidad, lo hacen y van a vivir con este dolor del desprendimiento buena parte de sus vidas, sino es que toda su vida, y si la acompañan las críticas sociales no sólo va a estar marcada por el dolor de la culpa sino por la vergüenza y la humillación que imputa la sociedad. También depende de la edad de la mujer, si es una mujer joven por la misma inmadurez tal vez a corto plazo no haya remordimientos y la culpa llegue años más tarde, cuando sea más madura y consciente. Siempre tiene que ver la persona y sus circunstancias, pues hay un contexto con el cual interactuamos, en esas circunstancias se encuentran las consignas, los paradigmas, mandatos, reclamos, acusaciones, advertencias, sentencias e incluso las maldiciones de las personas a favor y en contra. La mayoría de las veces la mujer se encuentra entre la espada y la pared, lo que la lleva a actuar más con desesperación que con reflexión.”
¿Cómo afrontarlo?
Valeria Villa comenta que “manejar esta experiencia requiere elaborar un duelo, repasar la decisión y entenderla. Muchas chicas que tomaron esta decisión creen que con no volver a hablar del tema ya lo superaron, pero no es así. Si hay alguien con un duelo patológico o una culpa que no pueda superar o se sienta arrepentida es necesario que lo hable porque es una experiencia fuerte, y en estos casos sí se requiere de apoyo terapéutico. No obstante, lo que me parece primordial es la parte preventiva, y los programas de educación sexual son aún muy deficientes, aunque se les regalen condones a los jóvenes y en teoría se integren a los programas de educación pública, la verdad son aún muy limitados e insuficientes, y donde hay que trabajar es en la prevención de embarazos no deseados, lo cual tiene que ver con la educación sexual y la redefinición de lo que suponemos es la realización femenina, redefinir cuáles son las variables que nos hacen pensar como una mujer realizada, contenta, feliz y plena que hasta ahora sigue atravesada por la maternidad.”
Alicia Vázquez expone: “creo que ante una decisión así hay que trabajar mucho la forma de afrontar culpas y costos emocionales. Me da la impresión que estos son de los casos en los que es imprescindible el apoyo de alguien especializado que pueda ayudar a la madre a elaborar un duelo, pero un duelo muy particular porque no es por la muerte del hijo, sino por el rechazo a la maternidad en ese momento de su vida.
“Pensando que esta problemática tiene que ver con cuestiones de estructura y justicia social necesitamos que haya educación, cultura de la sexualidad, mayor información, mayor flexibilidad para asumirla y manejarla, una cultura del autocuidado, no sólo por la transmisión de enfermedades sino por el problema de los embarazos no deseados, de no poder sacar adelante a un hijo porque no se tienen las condiciones económicas, maternales ni educativas que requiere un compromiso así. Al sector al que más debemos prevenir es al de los adolescentes, pues las estadísticas de embarazos no deseados de jóvenes son preocupantes, y esto tiene que atenderse como un problema de grandes dimensiones sociales que no sólo debe reflexionarse de manera individual sino desde el Estado, y observar cómo atiende a los jóvenes y adolescentes. Sin duda aquí la educación cobra un papel de grandes dimensiones.”
Jorge Espinoza, psicoterapeuta subraya que “es necesario que estas mujeres sean atendidas para que elaboren su duelo, que comprendan la situación que las llevó a dar en adopción a su hijo y, sobre todo, para que no vuelvan a repetir la historia, para que aprendan que cuando decidan embarazarse es porque ellas quieren, pueden y son capaces de proporcionar lo que material y emocionalmente requiere un hijo, y para esto es necesario que reciban apoyo, orientación y educación.”
Platino Brillante
lofernanlo
Mensajes: 15,001
Registrado: ‎06-23-2005

Re: Mamas que dan en adopcion a sus hijos

muy buena info!







“La risa es la distancia mas corta entre dos personas.”
Platino Brillante
rockerasoy
Mensajes: 12,460
Registrado: ‎08-25-2004

Re: Mamas que dan en adopcion a sus hijos

Cristal
claritafonz
Mensajes: 5,201
Registrado: ‎03-11-2006

Re: Mamas que dan en adopcion a sus hijos

Es bueno el tema yo no puedo juzgar a quienes dan a sus hijos yo nunca lo haria pero admiro a quienes adoptan un niño.
Quarzo
flakirucha
Mensajes: 20,777
Registrado: ‎03-10-2006

Re: Mamas que dan en adopcion a sus hijos

:cara_oh: Muy interesante la informacion, a de ser dificil dar a un hihjo en adopcion:cara_triste:...







°¨¨°(¸.·'´ (¸.·'´° ♥ you αяє мy lιғє иow ♥ °`'·.¸) `'·.¸)°¨¨°





Alguиαs pєяsoиαs viєиєи α иuєsтrαs vidαs y яαpidαмєитє sє vαи…
Alguиαs pєяsoиαs sє coиviєятєи єи αмigos y pєямαиєcєи por uи тiєmpo, dєjαиdo huєllαs hєямosαs єn и uєsтяos coяαzoиєs...