Feedbak UVideos

¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Platino Brillante
corazonmariano
Mensajes: 14,621
Registrado: ‎02-23-2011
0 Kudos

Evangelio Dominical _ III DOMINGO DE CUARESMA

                                

 

Del santo evangelio según san Juan 2, 13-25.
TODOS: Gloria a ti, Señor.

 

  Cuando se acercaba la Pascua de los judíos, Jesús llegó a Jerusalén y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas con sus mesas. Entonces hizo un látigo de cordeles y los echó del templo, con todo y sus ovejas y bueyes; a los cambistas les volcó las mesas y les tiró al suelo las monedas; y a los que vendían palomas les dijo: “Quiten todo de aquí y no conviertan en un mercado la casa de mi Padre”.
En ese momento, sus discípulos se acordaron de lo que estaba escrito: El celo de tu casa me devora.
Después intervinieron los judíos para preguntarle: “¿Qué señal nos das de que tienes autoridad para actuar así?” Jesús les respondió: “Destruyan este templo y en tres días lo reconstruiré”. Replicaron los judíos: “Cuarenta y seis años se ha llevado la construcción del templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?”
Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Por eso, cuando resucitó Jesús de entre los muertos, se acordaron sus discípulos de que había dicho aquello y creyeron en la Escritura y en las palabras que Jesús había dicho.
Mientras estuvo en Jerusalén para las fiestas de Pascua, muchos creyeron en él, al ver los prodigios que hacía. Pero Jesús no se fiaba de ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba que nadie le descubriera lo que es el hombre, porque él sabía lo que hay en el hombre.

Palabra del Señor. // TODOS: Gloria a ti, Señor Jesús.

 

 

Somos Templo de Dios

En la fiesta de Pascua, los judíos han celebrado su independencia nacional, recordando la salida de la esclavitud en Egipto. En tiempo de Jesús, esa fiesta se había convertido en ocasión de comercio y grandes ganancias para las autoridades religiosas.

Recordemos que en esa época las tierras de Palestina estaban en manos de grandes terratenientes, que pertenecían a las familias sacerdotales de Jerusalén. En los días de la fiesta, aumentaban su riqueza alquilando a los vendedores los espacios alrededor del Templo.

El cambio de monedas era otro negocio suyo muy lucrativo. Los animales criados en sus latifundios, se vendían para los sacrificios a precios muy elevados.

Al expulsar del templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, Jesús declara inválidos todos esos sacrificios que sólo servían para enriquecer a las autoridades.

Ataca frontalmente el sistema económico del templo. Por este motivo, las autoridades le preguntan: “¿Qué señal nos das de que tienes autoridad para actuar así?” Jesús responde: “Destruyan este templo y en tres días lo reconstruiré”. Quiere decir que el verdadero templo es su Cuerpo vivo, y no los muros de piedra del templo de Jerusalén.

Cada persona es sagrada, es imagen de Dios y templo del Espíritu Santo. Las lecturas de hoy nos muestran que Dios quiere leyes justas que defiendan y promuevan la vida. La verdadera religión no puede explotar a las personas.

                                                                                                                                                              P. Eduardo Rivera, SSP