amigos de paises

¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Cristal
grosa33012
Mensajes: 7,782
Registrado: ‎10-26-2001
0 Kudos

La mujer puertorriqueña en el siglo XXI

I- Introducción
La mujer puertorriqueña a lo largo de la historia ha tenido que pasar por un largo y angustioso camino para poder lograr en la sociedad el lugar que le corresponde. En el desarrollo de nuestra sociedad, la mujer ha tenido una participación destacada en el proceso de evolución de nuestra puertorriqueñidad. Los patrones culturales, prejuicios y leyes injustas, adversos a su participación de igualdad, han sido derribados como muros de contención que detenían su progreso.
En el mundo en que vivimos, especialmente durante el siglo XX, la mujer ha luchado por superarse en todos los campos del saber por que la misma sociedad le ha exigido y por el crecimiento económico y social. Podemos mencionar las áreas de educación, empleo y composición demográfica, que han sido fundamentales para participar en la igualdad de procesos económicos.
La mujer es pilar insustituible en cada una de las facetas que forman nuestro pueblo como lo son la familia, educación, ciencia, tecnología y el desarrollo político. Las primeras décadas del siglo XX son fundamentales para la historia del feminismo puertorriqueño. La situación de la mujer hay que ubicarla en una perspectiva histórica para poder ilustrar que los logros y derrotas de las luchas feministas son parte de un proceso histórico dinámico y colectivo y no como una gestión personal de un grupo de mujeres.
El estado de la educación de la mujer al concluir el siglo reflejaba las actitudes prejuiciados y discriminatorias de los que ejercían el poder.
El propósito de esta investigación es concienciar a la población puertorriqueña, sobre todo a la mujer de los derechos que la protegen y que están respaldados por la constitución del Estado Libre Asociado y del código penal de Puerto Rico.
Es mi mayor anhelo a través de este trabajo ampliar mis conocimientos y a los que lo lean lanzarles un reto, para que cada día sean portavoz de los derechos y las luchas en la historia de la mujer en todos los campos del saber en todas las épocas de la historia, sea la que sea que nos toque vivir.
Cristal
grosa33012
Mensajes: 7,782
Registrado: ‎10-26-2001

Re: La mujer puertorriqueña en el siglo XXI

II-Trayectoria histórica de la mujer a través del siglo XXI
Ser parte de la historia es lo que todo humano desea, pero con un propósito genuino y positivo para entender sobretodo el pasado, tratar de contribuir al presente y desarrollar el futuro. Si analizamos la literatura escrita por hombres hablando de las mujeres, vemos que hay prejuicios, ofensas, dudas en cuanto a las aportaciones de la mujer a lo largo de la historia.
El impacto de la invasión norteamericana en el 1898 trajo serias transformaciones económicas que directa o indirectamente se visualizaron en los movimientos sociales de los puertorriqueños. Se podría mencionar por ejemplo la industria del café que se encontraba en una total decadencia para al final colapsar.La caña de azúcar se convirtió en el producto principal, respondiendo a las necesidades del mercado de Estados Unidos.
En Puerto Rico se desarrolla un proyecto económico de proletarización acelerado, el cual determina la forma en que los hombre y mujeres se incorporan al mundo del trabajo.Las mujeres entran a participar de una división sexual, donde las industrias emplean a las mujeres para realizar los trabajos inferiores, o sea al bordado, costura; en el campo profesional serán enfermeras y maestras pero dentro de un marco maternal. En la industria del tabaco se dedicarán al despalillado, una ocupación cuyo salario era muy bajo. El feminismo en Puerto Rico, sin embargo, tiene sus orígenes en el siglo XIX, influenciado por el liberalismo y el movimiento feminista español.
Todos los sectores implicaron la importancia de la educación de la mujer y desde el siglo XIX se fundaron escuelas, se crearon revistas, se escribieron libros y artículos de periódicos en defensa de los derechos de las mujeres. La defensa de los derechos de las mujeres es parte de las luchas de las condiciones de vida de todos los trabajadores por transformar toda la sociedad. Desde la tribuna obrera las mujeres lucharon juntas a los hombres demandando igualdad, derecho a la sindicalización, igual paga por igual trabajo. También participaron en huelgas, asambleas y manifestaciones.
En Puerto Rico el derecho al voto era la gran diferencia para el cambio. Se creía que cambiarían las leyes, si las mujeres votaban. Las mujeres constituimos la mayoría (52%) de la población. En el magisterio somos dos terceras partes (66%) de los/las maestras del salón de clases. La realidad es que constituimos una minoría de las personas que ocupan puestos de dirección y supervisión dentro del departamento de instrucción pública.
Tanto en la federación de maestros como en la asociación de maestros, el liderato está compuesto en su mayoría por hombres. Las cámaras legislativas, los tribunales, agencias de gobierno, comercio, banca y demás, están en su mayoría dirigidas por hombres. Ni las instituciones cívicas ni las religiosas se escapan de esta realidad. Aunque las mujeres componemos la mayoría de esta sociedad, no compartimos el poder ni los puestos en forma proporcional.
Habría que preguntarse por que las mujeres ocupamos un puesto inferior en la sociedad?
La historia nos dice que no siempre fue así. Según fueron ocurriendo los cambios sociales, con el adelanto de la tecnología, la institución de la propiedad privada y la pérdida de las instituciones comunales y tribales, la mujer fue perdiendo muchos de sus derechos. Se convirtió en una mercancía más, una propiedad útil para la procreación y relegada a realizar tareas domésticas. Tanto los gobiernos y la sociedad dominada por los hombres como las religiones, fomentaron toda una ideología para perpetuar la sumisión de la mujer y la supremacía del hombre. Se inventaron mitos, reglas y normas; se nos hizo creer que éramos débiles, inferiores y que la voluntad divina lo había dispuesto así. Se inventaron la idea de que nuestro lugar era la casa, el cuido de los niños y los enfermos y también el "doble Standard" la mujer debe permanecer casta y pura mientras que los hombres estaban exentos de esas ataduras.
Hasta hace apenas unas cuantas décadas a las mujeres se nos negó el derecho a la educación, a participar en en el gobierno y a disponer de nuestros bienes. Los cambios sociales obligan cambios en las relaciones entre los seres humanos. El feudalismo dio paso al capitalismo y la rápida entrada de la industrialización. Con esto se abre el camino a la integración de la mujer al mundo del trabajo. La industrialización requirió un mínimo de instrucción de los futuros trabajadores, y se comienza el sistema de instrucción pública, esto les dio un poder económico tanto en el hogar como en la sociedad. La instrucción, mínima aunque fuera, también les dio otra arma poderosa.
Para fines del siglo XIX y principios del siglo XX, las mujeres se habían integrado a las uniones obreras, marchaban, piqueteaban y hacían huelgas para conseguir mejores condiciones de trabajo. También formaron grupos feministas cuya reinvidicación principal para aquella época fue el sufragio (voto para las mujeres). En Puerto Rico tenemos grandes ejemplos de mujeres de esa talla como lo fueron Luisa Capetillo, Juana Colón, María Cadilla de Martínez y Ana Roque de Duprey.
Cristal
grosa33012
Mensajes: 7,782
Registrado: ‎10-26-2001

Re: La mujer puertorriqueña en el siglo XXI

III- Arte
El rol femenino en el arte ha sido sumamente importante. Luisa Géigel fue una pionera en el campo de la escultura, sin embargo a pesar de que pudo llegar muy lejos en su estilo se dejó absorber por la cátedra universitaria y dejó de crear, al menos en la proporción que se espera de una mujer de su talento.
Olga Albizu, nacida en Ponce y residente en Nueva york, estudió bajo la tutela de Hans Hoffman cuya técnica y estilo han ejercido gran influencia en la obra de la artista. Admiró sus "abstractos" y llevados a la Exposición de Arte Puertorriqueño en Bonn, Alemania (la mejor muestra de pintura de aquí que haya ido a Europa).
Noemí Ruiz, de Mayagüez, acaba de ganar el primer premio del Festival de Navidad del Ateneo. Une a su sencillez personal un deseo de genuina búsqueda.
Las formas embrionarias en su obra han ido desarrollándose en forma óptima. No ha descubierto el mediterráneo, pero la brisa refresca su caminar por el arte. Myrna Báez, que se ha destacado en la gráfica a pesar de arrastrar un social-realismo ya trasnochado, ha logrado buenas estampaciones y una pintura suya mereció el premio único del salón de la UNESCO, que está en el museo de la Universidad de Puerto Rico.Ella también maneja la técnica del grabado al igual que Natividad Gutiérrez y Myrna Rodríguez, adelanta mucho en Nueva York. Isabel Vázquez se ha destacado mucho en la pintura y su arte
No está comprometido sino con ella misma. Su mundo no es de paisajes de muñecas pero su creación presenta un cosmos donde no está ausente la belleza.El Collage ha venido a aportar algo, es sincera en su obra y de un profesionalismo que nadie se atreverá a discutir.

 
Cristal
grosa33012
Mensajes: 7,782
Registrado: ‎10-26-2001

Re: La mujer puertorriqueña en el siglo XXI

IV- Artesanía
Existe la idea errónea que la mujer que se dedica a cultivar la artesanía, es una mujer que no tiene suficientes capacidades intelectuales para estudiar una carrera y luego ejercerla. Continuamente en todo Puerto Rico se celebran ferias artesanales donde la mayoría de las mesas exhibiendo collares, sandalias, trajes, blusas, etc. están compuestas por mujeres.
La mayoría de las personas que acuden a estas ferias o festivales desfilan mesa por mesa observando a estas mujeres como si fueran en muchos casos seres raros, donde se pudiera decir que admiran sus trabajos, no sin pensar que son unas pobres mujeres castigadas por la ignorancia intelectual y aprisionadas en el bordado y en la confección de materiales artesanales.
Se cree que el tejido, una de las primeras manifestaciones de la civilización, se lo sugirió a la mujer la tela de araña. Se puede hallar su confirmación en el mito de Aracne, la habilidosa tejedora de Lidia transformada en araña por la diosa Atenea, que la envidiaba por su pericia en el telar. Precisamente Atenea protegía en Grecia el arte del tejido, como Neith lo protegía entre las egipcias.
Luego surgieron las famosas costureras y entre ellas Lidia, la más famosa de esos tiempos, por sus finísimos y delicados tejidos se ganó la admiración y reconocimiento de todo su pueblo.
 
Cristal
grosa33012
Mensajes: 7,782
Registrado: ‎10-26-2001

Re: La mujer puertorriqueña en el siglo XXI

V- Ciencia
La ciencia ha sido considerada una profesión para los estudiosos con cara de tontos, dice John Stangl, maestro de ciencias de octavo grado en Maplewood Middle School, en los suburbios de St. Paúl. Pero todo cambia cuando los hombres ven llegar a una mujer normal y además elegante.
Las mujeres ingresan a campos dominados por los hombres, en busca de una remuneración mayor, según Christine Maitland, especialista en educación superior de la Asociación Nacional de Educación. En las empresas de alta tecnología viven con el temor de las mujeres que se destacan en el campo científico, por que temen que vayan a superar en inteligencia al sexo maculino.Según unos estudios el país necesitará cerca de 366,000 nuevos analistas y científicos para el año 2005, aproximadamente un 79 % más que en 1990. Entre las carreras de más rápido crecimiento, está es quizás la mejor pagada. A medida que pasa el tiempo las mujeres ingresan en estos campos por que entienden que recibirán mayor remuneración que en otras profesiones.
 
Cristal
grosa33012
Mensajes: 7,782
Registrado: ‎10-26-2001

Re: La mujer puertorriqueña en el siglo XXI

VI- Cine
En 1907 ya había una directora de cine. Los aspectos de la liberación femenina han despertado el interés sobre la posición de la mujer en el cine. Si bien la imagen femenina siempre ha sido un elemento superlativo delante de las cámaras, como actriz y además proporcionando uno de los más atractivos hechizos del celuloide; su posición de responsabilidad creativa tras las cámaras ha sido hasta muy recientemente, sumamente limitada.
La mujer siempre ha desempeñado papeles tras la cámara, comenzando con el mismo título de "script-girl", la persona que mantiene la contabilidad en orden y duración del rodaje, aunque no siempre es necesariamente una mujer quien ocupa esta posición.
Normalmente se le asignan a las mujeres labores más tradicionalmente femeninas, como el diseño del vestuario, la musicalización y los decorados. Aspectos que, como la misma actuación (aunque esta última juega un importante lugar en términos de la identificación de la audiencia), son un aporte secundario a la creatividad artística en una película. El que escribe es un seguidor de la llamada "teoría del auteur", en la cual el director del filme es visto como el responsable, en términos artísticos, de una película. Y que utiliza, según su intención, los otros elementos secundarios.
Es esta posición la que ha estado hasta muy recientemente vedada para las mujeres. Es más, que en términos de aportación artística, las mujeres han tenido mayor acceso a la actuación y el guión que a la posición de directora.Las razones son múltiples, entre ellas por que se piensa que esta no es una posición conforme a la femineidad de la mujer.
El director de una película trabaja bajo una constante presión de tiempo en términos económicos y artísticos, teniendo que supervisar todos los aspectos de la producción. Tiene que ser lo suficientemente flexible para que los que trabajen con él aporten sus propias ideas y lo suficientemente riguroso para apuntar las metas por los que los demás tienen que regirse.La mujer a través del tiempo ha tenido que estar sujeta a las leyes y presiones que les imponen los hombres.
 
Cristal
grosa33012
Mensajes: 7,782
Registrado: ‎10-26-2001

Re: La mujer puertorriqueña en el siglo XXI

VII- Comunicaciones
Los medios de comunicación de masa son uno de los factores más importantes para la formación de la opinión pública. En el siglo XX, gracias a las maravillas de la tecnología electrónica, surgen los medios de comunicación en masa que permiten la transmisión instantánea de imágenes y palabras a un número ilimitado de personas. Son estos medios-la cinematografía, la radio y la televisión, los que hoy día crean las visiones de nuestra sociedad y de la mujer en particular.
La radio en Puerto Rico se ha convertido en un medio dedicado principalmente a difundir noticias, música y anuncios. En este medio puramente auditivo notamos ciertas diferencias reveladoras de una opinión acerca de la mujer. Por ejemplo, en la radio se prefieren voces de hombres para las noticias y voces de mujeres para programas de temas del hogar o aquellos dirigidos a las mujeres. En los anuncios, la voz fina de la mujer comunica debilidad, necesidad o vacilación; la del hombre inspira confianza, seguridad y decisión.
La suprema formulación de una visión de la mujer la proporciona hoy día la televisión. Nunca ha habido invención del hombre tan poderosa para la formación de opiniones. Esta caja hipnótica con su ojo mágico ha logrado crear en 20 años en Puerto Rico una plétora de mitos acerca del alcohol, de los cigarrillos, de la niñez, del placer, de la violencia y especialmente de la mujer.
Nosotros, los espectadores televidentes y radioescuchas, somos en gran medida receptores pasivos, impotentes para reaccionar, responder o rechazar las visiones que tan insistentemente asedian nuestros sentidos del oído y de la vista. La radio y ahora aún más la televisión, vienen a ser los formadores de nuestra sensibilidad, los modelos de nuestro comportamiento. Hemos visto a la televisión convertirse en los maestros no pagos de los niños, el televisor es el colegio de todos donde la pantalla sustituye a la pizarra.
A la mujer se le asignan usualmente dos roles tradicionales en la televisión: el de madre o el de vampiresa. El de la madre tiene una gama de variaciones: es la madre abnegada, la tía solterona dedicada a sus sobrinos, la abuelita que solamente vive para sus nietos, la hermana que sacrifica su juventud por sus hermanitos, la hija preocupada por sus padres ancianos,etc.
O por el contrario, es la seductora secretaria que le quita el marido a la pobre esposa metida en la casa, la novia de un pandillero que lo incita al crimen, la irresistible artista que trastorna a sus amantes, o la chica "Wow" que trae locos a los chicos del barrio.
Los medios de comunicación, por otra parte, persisten en presentar a la mujer como un ser indefenso, incapaz de valerse por sí mismo, dependiente del hombre. Uno de los más arraigados estereotipos de la mujer en la televisión es el de la mujer consumidora. Pero sin lugar a dudas, el más denigrante es el de la mujer como objeto sexual. El cuerpo de la mujer, sus

Atributos sexuales, su capacidad de incitar al hombre, se enfocan continuamente en la televisión y en el cine y se explotan en los anuncios. Se utiliza para anunciar ventas, actividades o películas, para vender periódicos y revistas.
Son necesarios que haya cambios radicales en la visión que se tiene de la mujer sobre todo en los medios de comunicación. Cuando se reforme verdaderamente la educación y se acepte a la mujer y al hombre con iguales posibilidades de desarrollo como seres humanos y solo así forjaremos una nueva visión de la mujer, una visión más congruente con la realidad de su vida en el Puerto Rico de hoy y en el de mañana.
Son necesarios que haya cambios radicales en la visión que se tiene de la mujer sobre todo en los medios de comunicación. Cuando se reforme verdaderamente la educación y se acepte a la mujer y al hombre con iguales posibilidades de desarrollo como seres humanos y solo así forjaremos una nueva visión de la mujer, una visión más congruente con la realidad de su vida en el Puerto Rico de hoy y en el de mañana.
 
Cristal
grosa33012
Mensajes: 7,782
Registrado: ‎10-26-2001

Re: La mujer puertorriqueña en el siglo XXI

VIII- Deportes
En la década del treinta, la mujer participó por primera vez en competencias deportivas internacionales. Los 11 Juegos Centroamericanos y del Caribe, que tuvieron lugar en la Habana, Cuba en 1930, fueron los primeros en recibir una delegación de puertorriqueños, que estuvo compuesta de 4 atletas en pista y campo, dos tenistas y un equipo de tiro.
A los IV Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrado en Panamá en 1938, se envió una delegación para representar a PR. en varios deportes, entre ellos el atletismo. Esta delegación incluía por vez primera participantes femeninas. Una de éstas fue la caborojeña Rebeckah Colberg, campeona de tenis desde 1932, y versátil atleta que dominó una larga lista de deportes. Colberg demostró su grandiosa capacidad física al vencer fácilmente en las categorías de lanzamiento del disco y la jabalina. Se ganó medallas de oro por su desempeño en ambos deportes y se convirtió en la primera mujer en obtener tal distinción para PR. Esta pionera del deporte femenino en PR. fue integrada al salón de la fama del atletismo y al salón de la fama del tenis en 1952.
En el 1966, con 17 años, Anita Lallande gana para PR. 10 medallas de oro y dos de Bronce en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1966, celebrado en PR. Pocos atletas han exaltado en su trayectoria competitiva como lo hizo Angelita Lind, bautizada por sus admiradores como "El ángel de Puerto Rico".
En su trayectoria de 3 Juegos Centroamericanos y del Caribe (CAC), acumuló dos medallas de oro, tres de plata y una de bronce para un total de seis. Participó en 3 Juegos Panamericanos y en los Juegos Olímpicos de los Ángeles. En los CAC de 1982 en la Habana, fue la abanderada. En esos juegos ganó una medalla de oro en los 1500 metros con tiempo record de 4:25.88 y una de plata en los 800 metros, en una controversial carrera con marca de 2:04.24. Lind se retiró en 1992, pero aún posee las marcas nacionales de los 800 y 1500 metros.
Gigi Fernández ha sido también galardonada en el deporte, principalmente en el tenis, ganando en 1992 medalla de oro en Barcelona y en 1996 en las olimpiadas en Atlanta, representando a Estados Unidos.
 
Cristal
grosa33012
Mensajes: 7,782
Registrado: ‎10-26-2001

Re: La mujer puertorriqueña en el siglo XXI

IX- Educación
La mujer en Puerto Rico, especialmente en el siglo XX ha tenido un gran mejoramiento en cuanto a la educación alcanzada. Entre el 1970 y 1980 se registro un aumento significativo en los indicadores educativos de la mujer. En el 1970 el % de las mujeres de 25 años y más que tenían educación a nivel de colegio era de 11.29%, mientras que para el 1980 éste ascendió a 18.26%.
El aumento registrado en el número de mujeres que tenían escuela superior, señala un gran mejoramiento educativo; otro indicador del nivel educativo es la escolaridad para la población de 25 años y más. Para el 1950 dicha mediana fue de un tercer grado completado para la mujer, mientras que para el 1980, la misma alcanzó un noveno grado. Si la mujer ha mejorado su nivel educativo, está preparada para ocupar posiciones en el mundo del trabajo.
Las mujeres dedicadas al magisterio fueron instrumento en el desarrollo del sistema de instrucción. Desde el siglo pasado, diversas agrupaciones preocupadas por la instrucción de la mujer, habían abierto instituciones para la formación de maestros.
Según aumentaba la necesidad de maestros para extender los programas educativos elementales, las mujeres fueron dominando numéricamente la profesión. De un 30% del magisterio en 1899, las mujeres llegaron a constituir el 75% de la profesión en 1930.
Si fuéramos a examinar la cronología a través del tiempo tendríamos la siguiente evaluación:
1799– el ayuntamiento de San Juan nombró cuatro maestros para educar los niños en la doctrina cristiana y costura en los cuatro distritos de la capital. Juana Polanco, Juana Antonia Araujo, Josefa Echevarria y Paula Molinero fueron las que comenzaron abrir los primeros pasos en este camino.
1804- las profesores descontinúan las clases por falta de pago.
1820- un miembro de la sociedad económica de amigos del país proponen el establecimiento de una escuela de niños. Celestina Cordero de Humacao obtiene el título de maestra y abre una escuela de niñas para enseñar "doctrina cristiana, primeras letras y labores de su sexo".
1841- Don Lorenzo Sancho, maestro director de una escuela para niños, somete una petición para admitir niños en su plantel, pero le es denegada.
1856- el gobierno manifiesta interés en la educación de la mujer y es apoyada por el gobernador Lemery, donde acepta la propuesta de La Academia de Buenas Letras para impulsar la instrucción de las niñas.
1860- el censo confirma el discrimen contra la mujer.
1910-1911- se ofrecen cursos de costura en 56 de los 66 pueblos a las que el 76% son niñas.
1919- la legislatura aprueba fondos para emplear maestros de labores.
Desde comienzos del siglo la mujer maestra se había destacado como líder en la lucha para mejorar el campo de la enseñanza y su situación como profesional.
Cristal
grosa33012
Mensajes: 7,782
Registrado: ‎10-26-2001

Re: La mujer puertorriqueña en el siglo XXI

.X- Feministas y lucha por el sufragio (Voto)

La mujer puertorriqueña tiene el derecho de ejercer, junto al hombre, el derecho constitucional al sufragio, al voto. Sin embargo esto, que hoy día es natural, no lo era para las mujeres que durante las primeras décadas del presente siglo XX lucharon valientemente junto a hombres progresistas por el derecho a participar en el proceso electoral.

La lucha en PR. Se desarrolló desde dos vertientes: la mujer en el movimiento obrero organizado, básicamente por la federación libre de trabajadores y a través de las organizaciones de mujeres profesionales y de posición económica privilegiada, las sufragistas. Desde el 1909, cuando Nemesio Canales presentó ante la cámara de delegados el primer proyecto reconociendo el derecho de la mujer al sufragio, hasta el 18 de abril de 1929, cuando se aprueba, limitándolo a las mujeres que sabían leer y escribir, se presentarán aproximadamente 12 proyectos ante la legislatura de Puerto Rico. La cantidad de proyectos presentados y el gran debate que provocan demuestra la fuerte oposición que se expresaba a la participación electoral de la mujer.

Esa oposición se dio desde el primer proyecto, cuando José de Diego, planteaba que las mujeres no necesitaban más derechos de los que ya tenían. La razón para la oposición era que alegaban que:

1- La mujer no estaba preparada para la vida pública, por que a su debilidad física, se añadía su falta de capacidad moral e intelectual.

2- La función primordial de la mujer era atender el hogar y a la familia y participar en asuntos políticos equivaldría alejarse de sus hijos y se podrían crear conflictos con el esposo, si hubieran diferencias políticas.

3- La mujer se degradaría, envolviéndose en asuntos rudos, mundanos.

4- No era necesario que la mujer fuera electora, ya que muchos problemas se habían resuelto sin el voto de esta.

Los planteamientos en su defensa eran que:

1- La mujer tenía la ciudadanía y mayoría de edad que la ley requería.

2- La ciencia había demostrado que tenían tanta capacidad como el hombre y no debía culpársele por carecer de la educación formal que la sociedad no le proveía.

3- Trabajaba y aportaba a la economía del país.

4- La responsabilidad del hogar no era impedimento para que ejerciera su derecho al voto y las opiniones políticas no separarían a los cónyuges más que las opiniones religiosas o de cualquier otro tipo.

5- En el sistema democrático del gobierno es el pueblo quien escoge a sus gobernantes, por lo tanto a la mujer siendo mayoría en ese pueblo no se le podía impedir participar en esa selección.

La discusión sobre el derecho de la mujer al voto tuvo sus comienzos en el movimiento obrero organizado. Desde el centro de Estudios Sociales, fundado por Santiago Iglesias Pantín en 1898, en la Federación Libre de Trabajadores (1899) y en el partido socialista (1915) se asumen posiciones de vanguardia a favor de los derechos de la mujer. Las mujeres obreras, analfabetas en su mayoría, alertadas por el sindicato, van tomando conciencia de la explotación e injusticia de que eran víctimas.

Desde allí dan la batalla por mejorar sus condiciones de vida y por sus derechos civiles y políticos.

La cronología para lograr el derecho al voto es la siguiente:

1908- en el quinto congreso de la FLT (Federación Libre de Trabajadores), celebrado en Arecibo se aprobó una resolución solicitando a la Legislatura de P.R. una ley por la cual se concediera el derecho al voto electoral a la mujer.

1919- en el primer congreso de mujeres trabajadoras se aprueba una resolución para defender el derecho electoral de la mujer.

1920- en la Asociación Feminista Popular de PR. se proponían demandar de la próxima legislatura el sufragio de la mujer e impulsar el reconocimiento de los derechos civiles y públicos y la emancipación de la mujer.

1925- Ana Roque de Duprey e Isabel Andrew de Aguilar fundan la Asociación Puertorriqueña de Mujeres Sufragistas, donde el principal objetivo era luchar para que se reconociera el derecho al voto de la mujer alfabetizada.

1926- el senador Bringham, presidente del Comité de Territorios y Posesiones Insulares del Senado, radicó un proyecto para enmendar el Acta Jones, en el cual se reconocía el derecho al voto de la mujer en PR.

1929- el 18 de abril se reconoció el derecho al voto de la mujer alfabetizada. 1932- en estas elecciones fueron las primeras que contaron con la participación de las mujeres.

1935- el 23 de marzo se reconoce ese mismo derecho a todas las mujeres puertorriqueñas al aprobarse una enmienda sometida a la legislatura por el legislador Bolívar Pagan.

1936- el sufragio se hizo universal al permitir la participación de aquellos que no sabían leer o escribir.