Responder
¡Bienvenido! Para que puedas participar, intercambiar mensajes privados, subir fotos, dar kudos y ser parte de las conversaciones necesitas estar ingresado en los Foros. | Ingresa | Regístrate Gratis
Miembro
chentz1
Mensajes: 3
Registrado: ‎12-17-2012
0 Kudos

WN; El amor inesperado (Robert y tu)

En esta historia te llamas Elizabeth, has sufrido demasiado, pero el amor toca a tu puerta y por partida doble, Debes elegir entre los hermanos Leo y Robert

 

Espero les guste :smileyhappy:

 

   Es difícil explicar como las cosas suceden, como la vida trabaja de formas tan misteriosas o incluso lo raro que llega a ser lo que te pasa, ¡si todo tiene un propósito!, pero jamás pensé que todas esas vueltas serían para algo maravilloso.

    Nunca pensé que el amor me llegaría de esa manera tan inesperada, dicen que el amor es un campo de batalla y que en  ella todo se vale, ¡que va! Nunca pensé eso y jamás lo pensare, cuando algo es para ti aunque te quites, y lo que no, aunque te pongas, el amor se tiene que vivir a plenitud sin reservas  ¡pero además debemos tener cierta devoción por las persona que amamos, ¿Qué todo se vale? No claro que no, si amas a alguien es solo amor para esa persona y para nadie mas y que decir de los engaños es lo peor que puede pasar en una relación.

   Cuando crees que has encontrado la persona ideal, muchas veces podemos desilusionarnos, ¡claro! es entonces donde encontramos el propósito, ¡todo nos lleva algo!

    Y esta es mi historia, probablemente no es la mas trágica ni la mas interesante, pero fue así como aprendí que todos sin importar nuestro doloroso pasado, tenemos esa esperanza! Esa probabilidad de encontrar a alguien lleno de amor puro y sincero para nosotros, bien dicen que siempre hay un roto para un descosido.

 

    Aun después de tiempo recuerdo como la vida me cambio, yo estaba por cumplir  20 años, era joven y muy bella, debo decir que la vida me había tratado muy mal, mi madre fue una alcohólica que mendigaba y se prostituía en la calle solo para comprar cigarrillos y alcohol, probablemente le afecto mucho que mi padre muriera tan inesperadamente.

Acerca de eso les contare  que un día salió y unas horas después llego un policía diciéndole a mi madre que debía acompañarlo a la morgue para que reconociera el cadáver.

    Al escuchar sentí que la vida se me escapaba del pecho, como si me arrancaran algo de lo mas profundo del alma, quise llorar, gritar lo que fuera necesario para quitarme ese inmenso dolor que tenía dentro, mas sin embargo no lo hice, me contuve con todas mis fuerzas, solo comprendí que ahora yo tenia que cuidar a mis hermanos, pero solo pensaba ¡que voy hacer! mi madre siempre ha sido mala, nunca me ha querido y mucho menos a mi padre que la amaba con locura, el daba la vida por ella.

    Tal vez  no atribuía mucho a nuestro hogar pero el pan nunca faltaba, y el amor que nos daba a mi y a mis hermanos era mas de lo que yo pudiera desear.

     Mi madre  me golpeaba creo que solo por placer  y cuando mi padre falleció, solo pensaba ¡que voy hacer tengo 9 años! Mi madre no me soporta y maltrata a mis hermanos.

    Fue todo muy diferente todo después de la muerte de el, ya que ella solo lloraba y lloraba, se olvido completamente que tenia hijos, ahogaba sus penas con alcohol yo pensaba que lo hacía por remordimiento ya que nunca lo valoro ni le demostró el amor que el siempre le mostraba,  para variar  desafortunadamente yo con 9 años y tuve  que dejar lo que me quedaba de infancia para atenderlos Bruno de 4 años y Kenzo de apenas 1 año, el cuidarlos no lo vi como sacrificio mas bien era una prueba de amor hacia ellos y a mi padre que no estaba mas con nosotros.

      De alguna manera tuve la fuerza suficiente para salir adelante, mi abuela Clarice era muy buena y me ayudaba en lo que podía, yo de verdad agradecía el apoyo que me daba, ya que ella también era muy pobre, y el poco dinero que ganaba lo gastaba en sus medicinas.

 

   Mi abuela cuido a mis hermanos hasta que Bruno pudo al fin cuidar a Kenzo. Yo para poder comer vendía dulces, flores o cualquier cosa que pudiera, algunas veces ayudaba en los negocios, no siempre me pagaban con dinero, si no que, me daban cosas de despensa, pero para mi era mas que suficiente, yo solo pensaba que mis hermanos tenían que comer.

   Mi querida abuela siempre me decía que agradeciera lo que tenía, ya que siempre hay alguien peor que nosotros, por lo que siempre trate de nunca quejarme de lo poco que teníamos,

El tiempo pasaba, el dinero que ganaba era efímero, mis hermanos sufrían la ausencia de mi madre, hasta que un día, ella simplemente ya no abrió sus ojos en la mañana, realmente no se si me dolió su partida, de todas formas, cuando tenía vida era como si hubiera estado ausente. Como si ella hubiera muerto junto con mi padre, pero en fin jamás la juzgare.

    Meses después falleció mi abuela y entonces fue cuando de verdad estuvimos solos, yo apenas tenia 15 años, Bruno 9 y Kenzo 5, éramos muy pequeños, pero aun así salimos adelante.   

 

 

 

 

 

 

Araceli Gonzalez