Responder
¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Acero
salvadorsanchez
Mensajes: 2,730
Registrado: ‎04-28-2007
0 Kudos

Sal Sánchez, el campeón que gana peleas después de muerto

Sal Sánchez, el campeón que gana peleas después de muerto
México.- El mexicano Salvador Sánchez fue inmortal antes de morir al vencer en combates memorables a Wilfredo Gómez y a Azumah Nelson y su familia

 Zulio Sánchez (i) y Salvador Sánchez (d), hermano y sobrino respectivamente del legendario boxeador mexicano Salvador Sánchez posan con una foto del mítico pugilista durante una entrevista ayer, en el municipio de Santiago Tianguistengo en el Estado de México. Sánchez fue inmortal antes de morir al vencer en combates memorables a Wilfredo Gómez, leyenda del pugilismo puertorriqueño y a Azumah Nelson, histórico del boxeo africano. Su familia mantiene su recuerdo tan vivo como el día que se proclamó campeón del mundo.

mantiene hoy su recuerdo tan vivo como el día que se proclamó campeón del mundo.
La victoria sobre Wilfredo, leyenda del pugilismo puertorriqueño, y el triunfo sobre Azumah, histórico del boxeo africano, elevaron a Sánchez al Olimpo de los campeones en julio de 1982, un mes antes de morir, a los 23 años de edad, en un accidente de carretera.
"Cuando Sánchez peleó con Wilfredo Gómez (el 21 de agosto de 1981) y lo despedazó, se ganó la idolatría de todos los mexicanos, porque en esa pelea -por Wilfredo- él se ganó la idolatría" comentó José Sulaiman, presidente del Consejo Mundial de Boxeo.
Con la tragedia nació la leyenda del ídolo y del campeón que su familia de 10 hermanos mantiene viva en su pueblo natal de Santiago Tianguistenco, situado a unos 55 kilómetros al oeste de la capital mexicana.
Zulio Sánchez, ex boxeador profesional y uno de sus hermanos menores, dijo que al memorial por los 25 años, el 17 de agosto, más de 2.000 personas estuvieron en Tianguistenco para revalidar la fama de la que gozó en los cuadriláteros.
En Tianguistenco se ha levantado una especie de centro de peregrinación para los púgiles que quieren escuchar historias de triunfo, para los rivales que enfrentaron a Sánchez y para relatores de las grandes historias del pugilismo, desde ESPN hasta Discovery.

Una estatua de Salvador Sánchez en un momento de triunfo brilla en la plaza cívica y su casa es domicilio conocido para sus pobladores, muchos de los cuales todavía recuerdan cuando ganó el título mundial pluma, el 2 de febrero de 1980 al vencer a Dany "Coloradito" López en Phoenix (Arizona, Estados Unidos).

Su trayectoria y su historia han superado el tamiz del tiempo hasta volverse un fenómeno que sólo le ocurre a personajes como el cantante Pedro Infante, el máximo ídolo musical de México en el siglo XX.
"Guardamos el recuerdo de mi hermano porque mucha gente nos pedía que hiciéramos misas y así han pasado los años", comentó Zulio, que tomó los guantes como su hermano y que hoy está comprometido con su recuerdo.
Zulio sostiene que la trascendencia y vigencia de su hermano se debe a que siempre fue "una persona sencilla, humilde, que se dio a querer con todos y que nunca le hacía un mal gesto a nadie".
Sánchez fue campeón pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y en una carrera fulgurante iniciada en 1975 dejó un registro de 44 victorias, un empate y sólo una derrota en una estela fulgurante que marcó un camino que su familia nunca ha dejado de recorrer.
Diez años menor que su hermano campeón, Zulio entró al boxeo y actualmente su sobrino, que lleva el mismo nombre de Salvador Sánchez, ya tira sus primeros golpes en los cuadriláteros para intentar escribir en las páginas que el histórico monarca pluma dejó en blanco a su muerte.
"Soy boxeador, el viernes tuve mi primer campeonato juvenil, pero me lo robaron", dijo a Efe Salvador Sánchez, sobrino del campeón, que se ha hecho boxeador a la influencia del recuerdo del campeón mexicano.
"Es mi anhelo llegar a ser campeón mundial, emular a mi tío... nunca va a haber una persona como él pero le aprendo cosas", comentó el novel boxeador que heredó el nombre.
Para este joven con aspiraciones, Salvador Sánchez tuvo "un boxeo bonito y elegante que no cualquier boxeador tiene; le ganó a grandes leyendas, como Azumah Nelson", apuntó.
Sulaimán recordó a Efe que Sánchez era un peleador "natural y diferente a la gran mayoría, porque la gran mayoría son torpes que sacan sus golpes torpes, o son mecánicos, con golpes hechos, perfectamente diseñados".
En el cuadrilátero, Sal Sánchez "podía sacar golpes de cualquier parte, era un boxeador excepcional", apuntó el presidente del Consejo Mundial.

Quarzo
tarahumara245
Mensajes: 20,091
Registrado: ‎07-12-2005

Re: Sal Sánchez, el campeón que gana peleas después de muerto

:cara_yes:
">">
Acero
gabymares
Mensajes: 2,660
Registrado: ‎11-11-2005

Re: Sal Sánchez, el campeón que gana peleas después de muerto

 

Acero
elfantasmam
Mensajes: 2,037
Registrado: ‎07-24-2008

Re: Sal Sánchez, el campeón que gana peleas después de muerto



Escrito por salvadorsanchez:
Sal Sánchez, el campeón que gana peleas después de muerto
México.- El mexicano Salvador Sánchez fue inmortal antes de morir al vencer en combates memorables a Wilfredo Gómez y a Azumah Nelson y su familia

 Zulio Sánchez (i) y Salvador Sánchez (d), hermano y sobrino respectivamente del legendario boxeador mexicano Salvador Sánchez posan con una foto del mítico pugilista durante una entrevista ayer, en el municipio de Santiago Tianguistengo en el Estado de México. Sánchez fue inmortal antes de morir al vencer en combates memorables a Wilfredo Gómez, leyenda del pugilismo puertorriqueño y a Azumah Nelson, histórico del boxeo africano. Su familia mantiene su recuerdo tan vivo como el día que se proclamó campeón del mundo.

mantiene hoy su recuerdo tan vivo como el día que se proclamó campeón del mundo.
La victoria sobre Wilfredo, leyenda del pugilismo puertorriqueño, y el triunfo sobre Azumah, histórico del boxeo africano, elevaron a Sánchez al Olimpo de los campeones en julio de 1982, un mes antes de morir, a los 23 años de edad, en un accidente de carretera.
"Cuando Sánchez peleó con Wilfredo Gómez (el 21 de agosto de 1981) y lo despedazó, se ganó la idolatría de todos los mexicanos, porque en esa pelea -por Wilfredo- él se ganó la idolatría" comentó José Sulaiman, presidente del Consejo Mundial de Boxeo.
Con la tragedia nació la leyenda del ídolo y del campeón que su familia de 10 hermanos mantiene viva en su pueblo natal de Santiago Tianguistenco, situado a unos 55 kilómetros al oeste de la capital mexicana.
Zulio Sánchez, ex boxeador profesional y uno de sus hermanos menores, dijo que al memorial por los 25 años, el 17 de agosto, más de 2.000 personas estuvieron en Tianguistenco para revalidar la fama de la que gozó en los cuadriláteros.
En Tianguistenco se ha levantado una especie de centro de peregrinación para los púgiles que quieren escuchar historias de triunfo, para los rivales que enfrentaron a Sánchez y para relatores de las grandes historias del pugilismo, desde ESPN hasta Discovery.

Una estatua de Salvador Sánchez en un momento de triunfo brilla en la plaza cívica y su casa es domicilio conocido para sus pobladores, muchos de los cuales todavía recuerdan cuando ganó el título mundial pluma, el 2 de febrero de 1980 al vencer a Dany "Coloradito" López en Phoenix (Arizona, Estados Unidos).

Su trayectoria y su historia han superado el tamiz del tiempo hasta volverse un fenómeno que sólo le ocurre a personajes como el cantante Pedro Infante, el máximo ídolo musical de México en el siglo XX.
"Guardamos el recuerdo de mi hermano porque mucha gente nos pedía que hiciéramos misas y así han pasado los años", comentó Zulio, que tomó los guantes como su hermano y que hoy está comprometido con su recuerdo.
Zulio sostiene que la trascendencia y vigencia de su hermano se debe a que siempre fue "una persona sencilla, humilde, que se dio a querer con todos y que nunca le hacía un mal gesto a nadie".
Sánchez fue campeón pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y en una carrera fulgurante iniciada en 1975 dejó un registro de 44 victorias, un empate y sólo una derrota en una estela fulgurante que marcó un camino que su familia nunca ha dejado de recorrer.
Diez años menor que su hermano campeón, Zulio entró al boxeo y actualmente su sobrino, que lleva el mismo nombre de Salvador Sánchez, ya tira sus primeros golpes en los cuadriláteros para intentar escribir en las páginas que el histórico monarca pluma dejó en blanco a su muerte.
"Soy boxeador, el viernes tuve mi primer campeonato juvenil, pero me lo robaron", dijo a Efe Salvador Sánchez, sobrino del campeón, que se ha hecho boxeador a la influencia del recuerdo del campeón mexicano.
"Es mi anhelo llegar a ser campeón mundial, emular a mi tío... nunca va a haber una persona como él pero le aprendo cosas", comentó el novel boxeador que heredó el nombre.
Para este joven con aspiraciones, Salvador Sánchez tuvo "un boxeo bonito y elegante que no cualquier boxeador tiene; le ganó a grandes leyendas, como Azumah Nelson", apuntó.
Sulaimán recordó a Efe que Sánchez era un peleador "natural y diferente a la gran mayoría, porque la gran mayoría son torpes que sacan sus golpes torpes, o son mecánicos, con golpes hechos, perfectamente diseñados".
En el cuadrilátero, Sal Sánchez "podía sacar golpes de cualquier parte, era un boxeador excepcional", apuntó el presidente del Consejo Mundial.



EL MEJOR   DE TODOS SIN DUDA SALVADOR SANCHEZ NARVAEZ