¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Acero
nachoone69
Mensajes: 2,341
Registrado: ‎09-19-2006
0 Kudos

NOTICIAS DE LO QUE PASA EN NUESTRO PAIS

[ Editado ]

Relato de una testigo: “Por Dios, no nos maten”

 

 

Martes 22 de Junio de 2010 02:41

Una mujer conducía su vehículo cerca del lugar donde quemaron el microbús y calcinaron a

 once personas.

 Ella miró todo lo que sucedió desde el momento en que el microbús comenzó a arder.

“Aquello era el infierno”

, dice. Recuerda los gritos de terror. Dice que escuchó el llanto de un niño recién nacido.

 Los pandilleros

disparaban a las piernas a quienes querían huir. Esto es lo que nos contó.

Redacción
Diario El Mundo


De pronto escuché unos gritos despavoridos, horrorosos. Durante toda mi vida,

 nunca había escuchado algo así.. Eran casi las 7.30 de la noche y con mi vista

 traté de ubicar el lugar de donde se originaban esas voces desesperadas,

macabras. Una luz opaca amarillenta no me dejaba ver con exactitud. Yo pasaba

 por ahí conduciendo mi vehículo cuando me percaté que algo pasaba. Miré hacia

 un sector y pude notar que aquellos gritos salían de un microbús aparcado cerca

de donde estaba.


Los gritos de terror no paraban. En un momento la calle comenzó a iluminarse.

El microbús agarró fuego. Adentro escuchaba los gritos de mujeres quemándose.

Suplicaban que alguien llegara a sacarlas de ahí. Pero, sólo Dios podía hacer algo

 por ellas.


Yo estaba asustada. Temblaba. Como sabía que algo grave ocurría marqué en mi

 teléfono celular el 911. Pero, fue infructuoso. Ese número sólo salía ocupado. Afuera

del microbús al menos tres hombres le echaban gasolina para que las llamas cogieran

más fuerza. Se reían como dementes.


Yo sabía que no podía hacer nada. Si me bajaba del carro me habrían matado.

De eso estoy segura. Yo sólo me encomendé a Dios. No pude seguir manejando.

Me quedé impactada. A lo úncio que atiné fue a apagr el vehículo. Ni en las películas

más violentas había visto eso.


Fueron instantes. Minutos. No lo sé. Pero miré como, mientras el microbús cobraba

más y más fuego, una mujer salió como volando por una ventana del vehículo.

Después me dí cuenta que fue su esposo quien la tiró por la ventana para salvarla

de las llamas. Era una señora de la colonia Argentina. Vivía cerca de donde yo resido.


Después miré la silueta de un hombre (era su esposo), quien trató de saltar por un

a ventana después de ayudar a su mujer. Pero, cuando trataba de hacerlo, varios hombres,

 con pistolas y fusiles, le gritaron que ya era demasiado tarde. Le dijeron que si lograba

salirse siempre moriría por sus balas. Yo escuché aquello claramente. No estaba lejos

 de aquella monstruosidad aunque estaba, brutalmente, paralizada y mi corazón lo sentía

 al borde un infarto del susto que tenía.

Minutos de terror


Las llamas crecían. Los hombres seguían echándole gasolina al microbús con la gente

 adentro. En un instante escuché el llanto como el de un bebé recién nacido.


Eso me impactó más porque esos desgraciados no paraban de reírse de lo que hacían.

 Todo pasó rápidamente. Todavía tengo los gritos grabados en mi mente. Creo que desde

 que llegué a ese lugar hasta que los asesinos se fueron pasaron como dos o tres minutos.

 Ellos querían asegurarse que la entrada del microbús estuviese en llamas para evitar que

 los pasajeros pudiesen huir.


Vi, con mi corazón recogido y el alma echa pedazos, cómo esa gente murió injustamente.

Todos gritaban. Se estaban quemando. Pedían ayuda y nadie llegaba. Yo no me atrevía a

 mover un dedo después de detener mi auto. Habría sido una locura acercarse ahí porque

los asesinos estaban armados.

Eso sí, en medio de todo, uno de los pasajeros tuvo la fortaleza de enfrentarse a los hombres

y logró escapar.


Yo ví cuando ese hombre huyó. Incluso, lo conozco. Le llaman el “chino”. Él se tiró por una

ventana con el pantalón prendido en llamas. Cuando los hombres vieron que trataba de huir,

 comenzaron a dispararle. Al final, le pagaron dos o tres balazos en los pies. El pobre hombre

gritaba pidiendo ayuda y se arrastraba con sus pies heridos. Se arrastraba para pedir refugio.

Creo que logró huir. Lo hizo por valentía o por desperación. Vaya usted a saber.


Aquello era el infierno. Se oían los gritos de la gente quemándose adentro del microbús.

Los malditos no paraban de reírse. Seguro estaban drogados. Yo no sé.


Después se fueron corriendo y se llevaron sus armas cuando se aseguraron que el microbús

 ardía casi completamente.


Cuando el microbús todavía estaba en llamas, llegó un grupo de policías. Ellos comenzaron a

 auxiliar a las demás personas. Se las llevaban para el hospital. Poco a poco, en medio del infierno,

 comenzaron a llegar personas. Pese a mis nervios, yo me bajé del carro. Todos llorábamos

 por lo que estábamos viendo. Se percibía un fuerte olor a carne quemada. Mirar todo eso era horrible,.

Provocaba naúseas. Yo me puse a llorar. No podía creer que existiesen seres humanos capaces de

 hacer una cosa de esas.


Los sobrevivientes estaban aturdidos o quemados. En medio del alboroto choqué de frente

 con la señora que vi salir volando por las ventanas. Mi sorpresa fue reconocerla. Era de mi

colonia. Nos conocíamos.


Yo sentía que me moría. Fue duro saber, poco a poco, que toda esa gente que estaba quemada

dentro del microbús eran de mi colonia. Eran mis vecinos.


Después me fui a la casa. No pude dormir toda la noche. Lo que más tengo en mi mente

son los gritos de aquel niño, o niña, no lo sé. Le aseguro que era un recién nacido el que

 se estaba quemando.


Por más que trato de explicar o reproducir los gritos que escuché, es inútil: no puedo,

 al igual que jamás podré olvidar lo que miré. Todos o casi todos pedían compasión.

Uno de ellos les gritaba que, por favor, no lo hicieran, no quemaran el microbús. Decía

que tenía familia y que mejor se llevaran lo que tenían. Pero, lo mataron. Este es El Salvador

que nadie quiere vivir.

 

Junior
toro62
Mensajes: 83
Registrado: ‎02-12-2009

Re: NOTICIAS DE LO QUE PASA EN NUESTRO PAIS

mi amigo nachoone69 es triste lo que pasa en el salvador todo esto ba aterminar asta que la jente cansada de todos estos crimenes tome la justicia por su  propias manos por que estos malditos pandilleros estan mas organisados que la policia y este gobierno incapas de poder frenar la delincuencia la ultima esperanza es un golpe de estado para que los militares tomen el poder y que pongan fin a todo el sufrimiento de este pueblo que nunca se deja venser queremos un pais sin delincuencia es duro leer esta noticia se siente rabia tristesa y la nesecidad  de que haiga un cambio en nuestro pais este funez no a hecho nada solo ablar pura M  estamos endinnado por este hecho