¡Bienvenido a los Foros de Univision! Participa, intercambia mensajes privados, sube tus fotos y forma parte de nuestra Comunidad. | Ingresa | Regístrate Gratis
Responder
Cristal
ryan27
Mensajes: 6,764
Registrado: ‎08-08-2002
0 Kudos

El sexo segun el judaismo y el cristianismo

1.1. Judaismo

Enseña que la relación sexual, al margen de sus fines en la reproducción de la especie humana, constituye una actividad placentera buena en sí misma. No obstante, sólo se considera aceptable en el seno del matrimonio, actitud que pone de manifiesto que dichas relaciones sólo serán lícitas ante la bendición de la propia religión.

El Talmud indica con cuánta frecuencia los cónyuges deben tener relaciones sexuales a tenor de la ocupación del marido, por ejemplo, los que realizan trabajos físicos han de realizar el coito un mínimo de dos veces por semana mientras que los que realizan menesteres intelectuales una vez por semana por lo menos, preferentemente la noche del viernes que el la víspera del día de fiesta judío.

Las relaciones sexuales entre hombres y mujeres tienen relativamente pocas limitaciones ya que son permitidas tanto relaciones anales como orales, si bien el hombre está obligado a eyacular solamente en la vagina, no se ponen límites a la frecuancia de la actividad sexual y se da por supuesto que los dos miembros de la pareja gocen de la interacción sexual. El celibato no sólo carece de valor como virtud, sino que se considera que ambos cónyuges tienen la obligación de satisfacer sexualmente a su pareja, se permite el divorcio de una mujer porque su marido sea impotente o que no de muestras de interés por el sexo, al igual que el hombre puede separarse de su mujer porque ella se niegue a tener relaciones con él.

Aunque el judaísmo respalda el goce y placer derivados de la actividad sexual en el marco del matrimonio, no es menos cierto que condena ciertas conductas como el adulterio, el incesto, actos homosexuales masculinos ( la conducta homosexual femenina ni si quiera se menciona en la Biblia)

Con todo esto, por regla general el judaísmo adopta la norma de que la sexualidad es buena y no conoce un concepto equivalente a la idea cristiana del pecado original.

Actualmente hay en los EEUU tres categorías básicas de judaísmo: el ortodoxo, el conservados y el reformista.

Los judíos ortodoxos siguen el Antiguo Testamento casi con una interpretación literal y por lo tanto se oponen rotundamente a ideas como el aborto (salvo en casos de grave peligro para la madre) y se prohíben las relaciones sexuales dentro del matrimonio durante la menstruación y hasta una semana después de que haya cesado el flujo menstrual, ya que se proclama según las leyes que siguen que la menstruación es algo impuro y sucio. Por otro lado prohíbe la masturbación si termina en eyaculación. Además de esto es digno de mencionar la postura totalmente machista que presenta esta tendencia religiosa ya que entre sus diversas costumbres está la de rezar una plegaria todas la mañanas dándole gracias a Dios por no haber nacido mujer.

Los judíos reformistas han dado de lado a muchos de los ritos del Antiguo Testamento y presentan unas posturas mucho más liberales en cuanto a cuestiones tales como el aborto, la masturbación o las relaciones sexuales prematrimoniales.

Los judios conservadores ocupan una franja intermedia entre unos y otros, alteran la tradición ortodoxa, pero de un modo menos drástico que la rama reformista.

1.2. Cristianismo

Las enseñanzas del cristianismo han sido con frecuencia contrarias a la sexualidad o han guardado silencio respecto a ella. Los primeros discípulos de Jesucristo estaban influídos por el ideario griego, que distinguía el amor físico del amor espiritual y por ello se diferencia en este punto de las ideas del judaismo en el que el cuerpo y el alma son partes complementarias de la naturaleza humana y no elementos antagónicos. Siglos después, San Agustín, convencido de que lo sexual estaba totalmente relacionado con el pecado original, acabó considerando pecaminosos todos los actos sexuales, incluido el coito marital.

Actualmente la postura de la iglesia en materia de sexualidad se inspira no sólo en el Antiguo y Nuevo Testamento, sino también en las enseñanzas de los Papas. En tanto que la actividad sexual en el matrimonio se considera buena, siempre que sirva a los fines de la procreación, se consideran condenables las restantes formas de sexualidad. Las concepciones tradicionales del catolicismo en lo tocante a la sexualidad se resume en este pasaje entresacado del catecismo católico: los no casados cometen pecado grave cuando intencionadamente dan o aceptan, aunque sea en un grado mínimo, el palcer sexual. En segundo lugar, cometen asimismo pecado grave los que piensan, dicen u obran de manera que pretenda fomentar aunque sólo sea un atisbo de este placer. actualmente se sigeun manteniendo diferentes posturas como que no es lícito considerar los escritos bíblicos que aluden al sexo como algo trasnochado, por tanto, las enseñanzas de la Iglesia respecto al este tema sigue anclado en el pasado, mientras que las colectividades sociales avanzan la Iglesia queda atrás y, por tanto, con cada vez menor número de adeptos. Mantiene también ideas del tipo de que en el supuesto de que una pareja se una profesando mutuo afecto, la actividad sexual es pecaminosa, puesto que todo acto genital debe realizarse con final de procrear y dentro del ámbito del matrimonio religioso. Se rechazan las ideas de homosexualidad cuando vayan acompañadas de actividad sexual. La masturbación, aun cuando no se condena de modo explícito en la Biblia, se trata de un grave acto contra la moral.

La castidad es un estado de virtud, no sólo porque evita el pecado, sino porque alcanza dones espirituales más altos.

Además de estas opiniones en materia sexual, la Iglesia católica no admite el divorcio, salvo la concurrencia de circunstancias especiales, y prohíbe el empleo de métodos artificiales de control de natalidad. Como defensa a todo esto podría decirse que muchos de los creyentes pertenecientes a esta religión no comparten en su totalidad todoas estas directrices y por esto la iglesia necesitaría un nuevo replanteamiento en materia de sexualidad. Pero así todo los últimos escritos relacionados con estos temas emitidos por la iglesia siguen descalificando tanto las conductas sexuales extramatrimoniales como la homosexualidad o la masturbación , entre otras.

Todo lo real es Eterno.