Responder
¡Bienvenido! Para que puedas participar, intercambiar mensajes privados, subir fotos, dar kudos y ser parte de las conversaciones necesitas estar ingresado en los Foros. | Ingresa | Regístrate Gratis
Diamante
marcela
Mensajes: 40,655
Registrado: ‎09-17-2006

WEBNOVELA: "MATRIMONIO A LA FUERZA" De Hannah Howell

[ Editado ]

Hannah Howell

Highland Brides, 2

Matrimonio a la fuerza

Ucker MacLagan es un hombre marcado por su pasado. La cicatriz de su cara le recuerda tanto a sus eternos enemigos como a la esposa que perdió, siempre presente en sus pensamientos y en su corazón. Obligado por el rey de Escocia a casarse nuevamente, con el fin de unir a dos clanes muy poderosos, el apuesto noble debe aceptar el matrimonio con Dulce MacRoth, criada entre once hermanos varones y con poca predisposición a vivir en la corte entre mujeres sofisticadas.

Pero los problemas para la recién llegada no serán sólo las damas que la rodean: aunque no sea una romántica en sentido estricto, Dulce esperaba algo más de su vida de casada que un hombre sin ningún interés en compartir su vida con una nueva mujer y mucho menos, enamorarse de ella. ¿Será Dulce capaz de lograr el afecto de un guerrero condenado por un pasado muy difícil, que cerró su corazón desde que murió su primer amor?

 

Una joven que siempre ha vivido protegida… Dulce MacRoth accede a los deseos de su padre de encontrarle un marido antes que sea demasiado tarde; en su interior, comprende que ha llegado a la edad límite para que un hombre quiera ser su esposo. Al visitar la corte con este objetivo, se encuentra con mujeres muy distintas de ella, entre las cuales no sabe cómo comportarse; sin embargo, ése será el menor de sus problemas. El verdadero martirio será su futuro marido: Sir Ucker MacLagan, un hombre muy atractivo que carece de todo interés por tener una nueva esposa. Su convivencia será una verdadera batalla, de la que la protagonista espera salir victoriosa, a pesar de la fuerte resistencia de su compañero.

 

… se enfrentará sola al mayor desafío. Ucker MacLagan carga sobre sus hombros el enorme dolor de su horrible historia. No puede dejar de culparse por la muerte de su mujer y de su hijo; por eso, ha jurado no volver a casarse jamás. Pero cuando el rey de Escocia le obliga a contraer matrimonio por cuestiones superiores a las decisiones personales, Ucker debe obedecer. Decide mantenerse al margen de su nueva esposa, para no dañar una vez más a quien está a su lado. Aunque hay algo que hará difícil mantener su resolución: el irresistible atractivo y la enorme paciencia de Dulce, quien intentará sin descanso tender un puente hacia el gélido corazón de su marido.

Tengo DIABETES... ¿y ahora QUÉ?

2º ANIVERSARIO

RIP - EL CENTURIÓN DE LA NOCHE - RIP

HASTA SIEMPRE JOE



Cristal
candiibabiie
Mensajes: 6,740
Registrado: ‎10-20-2007

Re: WEBNOVELA: "MATRIMONIO A LA FUERZA" De Hannah

LO   QUE    ME   FASCINA   ;    LAS   DE    EPOCA   !!!!!!!!!!!!

Diamante
marcela
Mensajes: 40,655
Registrado: ‎09-17-2006

Re: WEBNOVELA: "MATRIMONIO A LA FUERZA" De Hannah

 

Capítulo 1

Giró la esquina y allí estaba él, sentado y mirando las rosas como si, en cualquier momento, fueran a hablarle. Su cara cicatrizada volvía a reflejar aquella mirada triste y perdida. A veces, ella se atrevía a creer que le revelaba esa cara a propósito y luego saboreaba el brillo en su mirada. Sin embargo, como era demasiado práctica, ese brillo no duraba mucho tiempo. Enseguida se recordaba que el único motivo por el que había visto esa faceta era porque lo había estado espiando mientras él creía que estaba solo.

Esa noche la presentarían ante la corte. Su padre la había traído con la esperanza de formar una alianza mediante el matrimonio, y preferiblemente con alguien que contribuyera a reforzar el favor del rey para con su familia. Desde que lo había visto había tenido que luchar contra sus esperanzas que fuera el elegido. Sobre el papel era perfecto, pero ella nunca había tenido demasiada buena suerte. En lugar de un hombre por el que su corazón latiría con fuerza, seguramente acabaría con algún amanerado de la corte o con alguno ya maduro, probablemente más maduro que los demás.

A sus diecinueve años, era una casadera tardía, pero su padre había preferido que así fuera, con la esperanza que perdiera un poco su aspecto de niña y pareciera más mujer. Aunque la espera había sido en vano. Era menuda y las pociones y los platos de avena no iban a cambiarlo. Únicamente Meg y ella sabían que no era tan niña como aparentaba. Sin embargo, nada de eso cambiaba el hecho que no se creía guapa. Se lo habían dicho demasiadas veces como para no saberlo. Con tan poco que ofrecer a un hombre, uno como Ucker MacLagan no era para ella.

Tenía el cabello del color del vino de Burdeos, tan intenso que había quien aseguraba que desprendía reflejos violetas, a pesar que ella lo negaba con airada rotundidad. Era tan grueso y con tanta tendencia a rizarse que siempre se le escapaba de los recogidos, con lo que siempre lucía un aspecto despeinado. Tenía los ojos marrones con destellos dorados, debajo de unas delicadas y arqueadas cejas oscuras, y enmarcados por unas pestañas tan largas y rizadas que siempre tenía que negar que fueran postizas. A pesar que sabía que tenía una piel preciosa y pálida, había tenido la desgracia de tener pecas que, aunque eran claras y escasas, no desaparecían. Suspiró.

No supo si fue por el suspiro o por la sensación que alguien lo observaba, pero Ucker MacLagan se volvió hacia ella de repente. Ella se quedó como una liebre asustada, inmóvil bajo la intensa mirada de aquellos ojos turquesa que brillaban con fuerza, aunque sin emoción, en medio de aquella cara sombría. De hecho, esperaba que, en cualquier momento, la despellejara viva con su voz fría y distante, muy conocida en la corte, por tener la insolencia de invadir su privacidad.

Ucker pensó en alejarla con palabras duras, pero la chica parecía tan frágil y asustada que no pudo hacerlo. Llevaba el cabello rojizo despeinado debajo del tocado. Sus ojos eran un par de lagos inmensos en medio de aquella cara de marfil, un rostro delicado que estaba entre la forma de corazón y triangular. Unos dientes perfectamente blancos mordían el carnoso labio inferior. Su cuerpo poseía pocas curvas que indicaran que ya era una mujer, aunque estaba seguro que ya había tenido la menstruación. Además, le faltaba estatura y carne, puesto que su cuello y sus brazos rozaban la fragilidad.

Se preguntó quién era tan estúpido como para dejarla pasear por allí sola. Su juventud no supondría ninguna protección. A pesar que a él le parecía una aberración desear y acostarse con una chica que apenas había tenido su primera menstruación, sabía que para otros no era ningún impedimento. Y también estaban los que ignorarían abiertamente el hecho que proviniera de una buena familia y fuera tan inocente. Aunque, a pesar de aquella fragilidad, era bastante atractiva.

—No tiene de qué asustarse, señorita.

—No quería perturbar su privacidad, Sir MacLagan —deseó que su cuerpo desapareciera, pero no fue así.

—El jardín está para que todos lo disfrutemos. Venga, siéntese. Usted conoce mi nombre, pero yo desconozco el suyo. Acérquese.

Muy despacio, ella se acercó y se sentó a su lado casi esperando que el asiento le quemara el trasero.

—Me llamo Dulce MacRoth.

— Dulce. Le queda bien —murmuró él, ante su delicada y ligeramente grave voz, que iba acompañada de la atracción de la musicalidad—. No la había visto por aquí antes. ¿Acaba de llegar?

—Sí. Esta noche me presentarán ante la corte. —Vio cómo él arqueaba las oscuras cejas y supo que pensaba que era demasiado joven—. Acabo de cumplir diecinueve años. Mi padre me ha mantenido en casa con la esperanza que me desarrollara un poco más. Pero ha acabado dándose por vencido.

Ucker dibujó una pequeña sonrisa porque, a pesar del tocado y la espalda erguida, apenas le llegaba al hombro. Las manos que se aferraban a la falda del vestido eran pequeñas, delicadas y con dedos alargados. Excepto los enormes ojos oscuros que lo miraban fijamente, todo lo demás de Dulce MacRoth era pequeño, incluida su nariz pecosa y ligeramente respingona. No pudo evitar preguntarse cómo iba a encontrar marido, porque sabía que ése era el motivo por el que la habían traído a la corte.

—Tengo una dote considerable, unas buenas tierras cerca de la frontera y un linaje excelente.

—Y lee el pensamiento, ¿no es cierto? Me ha puesto un razonamiento muy mal educado en la mente.

La culpa tiñó su voz de la severidad que pretendía para sonar convincente. Era un insulto hacia una mujer pensar que no era casadera y no tenía ninguna intención de insultarla. Parecía una niña muy dulce.

Por dentro, se maldijo porque su cuerpo estaba reaccionando ante ella como un hombre ante una preciosa mujer. Su entrepierna no dudaba de su edad. Era un sentimiento contra el que tenía que luchar, aunque le costó mucho más de lo habitual desde la muerte de Catalina. Y aquello lo preocupaba porque consideraba vital mantener su pasión bajo un estricto control.

—No, sólo digo la verdad y lo que veo en sus ojos, porque ya lo he visto antes. Los maleducados son los que se quedan boquiabiertos o se ríen.

—Y hace bien. —Su rostro se endureció de repente—. Sería un error que cualquier hombre se casara con usted y la obligara a tener hijos.

Ajena a lo que había provocado ese comentario o la dureza de su voz, ella se levantó y se colocó frente a él.

— ¿Y por qué dice eso? Soy una mujer y ustedes, los hombres, se casan con mujeres y las dejan embarazadas. Puedo hacerlo tan bien como cualquiera.

—No, no puede. No tiene caderas, criatura.

—Si eso es cierto, ¿puede decirme sobre qué estaba sentada hasta hace un momento?

—Sobre su trasero, y seguro que es muy pequeño.

—Mi madre era igual que yo y tuvo doce hijos, doce hijos sanos. No murió dándonos a luz. Se fue a pescar salmones cuando yo tenía cinco años y se ahogó. Si ella pudo, yo también.





Tengo DIABETES... ¿y ahora QUÉ?

2º ANIVERSARIO

RIP - EL CENTURIÓN DE LA NOCHE - RIP

HASTA SIEMPRE JOE



Diamante
marcela
Mensajes: 40,655
Registrado: ‎09-17-2006

Re: WEBNOVELA: "MATRIMONIO A LA FUERZA" De Hannah

—Es imposible que recuerde a su madre. —Se levantó y la miró fijamente—. Es una mujer muy menuda que no está hecha para tener hijos.

Para contrarrestar la diferencia de altura, Dulce se subió al banco.

—Entonces, ¿cuál es el designio de Dios para mí?

—Sólo Él lo sabe. Sí, y seguro que sólo Él sabe cómo he terminado teniendo esta conversación. Sea inteligente, métase en un convento y olvídese de los hijos.

—Usted es un hombre. ¿Qué sabrá de todo esto? —preguntó ella, tozuda, y contuvo la respiración cuando él la agarró por los hombros.

No la asustó con aquella repentina intensidad. Dulce descubrió que sentía una profunda y absoluta confianza en él. Pero no entendía por qué se había puesto así. La conversación había dado un extraño giro que la había dejado confundida. No eran las palabras que había soñado que le diría cuando por fin consiguiera hablar con él.

«Sin embargo —se dijo con una sonrisa por su estupidez—, no es más extraño que si hubiera empezado a dedicarme bonitas frases de amor eterno, como tantas veces he imaginado». En realidad, frente a aquella fantasía, la extraña discusión parecía bastante razonable.

—Sé más de lo que quisiera, jovencita. Embarazar a una chiquilla como usted es como cortarle el cuello. Sí, gritará noche y día y sólo conseguirá dar a luz a un hijo muerto y desangrarse hasta morir ella también. Lo sé perfectamente.

Ella se tambaleó cuando la soltó de forma abrupta.

—Ese destino también puede llegar para una mujer con las caderas anchas como un río —respondió ella, con calma, porque la mirada de horror de sus ojos le había dicho que hablaba de algo muy personal.

—Haga lo que quiera —dijo él, con frialdad, cuando recuperó la calma.

—Lo haré. Me casaré y, en menos de un año, tendré un hijo. No, tendré gemelos y está invitado al bautizo, Sir MacLagan —respondió ella con una mezcla de confianza y rebeldía juvenil.

Aquella altiva declaración casi lo hizo sonreír. Parecía una chica beligerante y segura de sí misma. Y aquello le daba la seguridad que no sabía de qué hablaba. Había algunas mujeres a las que sus familias sobreprotegían, con lo que no sabían nada de la vida hasta que se casaban y salían de la casa familiar.

—Es su vida, señorita. Desperdíciela como quiera.

La respuesta que Dulce tenía en la punta de la lengua nunca se materializó porque, a lo lejos, reconoció una silueta familiar.

—Tengo que irme, Sir MacLagan.

Y, con eso, se alejó corriendo y lo dejó con la despedida en la boca. Se arremangó la falda del vestido y, aunque Ucker comprobó que las piernas también las tenía delgadas, tuvo que reconocer que eran bonitas. Luego, se volvió para ver qué la había hecho huir.

Vio que se acercaba una mujer alta y delgada vestida toda de negro. Sus trazos aguileños le recordaron a un pájaro carroñero. Y la impresión no desapareció cuando la mujer se detuvo frente a él y lo miró fijamente con sus ojos grises.

Era un extremo tan opuesto a la chiquilla que Ucker estuvo a punto de sonreír. Divertido, se dijo que formaban una extraña pareja. Sin embargo, luego también se dijo que, seguramente, una vigilancia tan severa era lo que la chiquilla necesitaba para no descontrolarse por completo.

— ¿Ha visto a una chica, señor? Seguramente, iba despeinada y sin escolta.

Con unos delicados modales, propios de la corte, que siempre impresionaban, Ucker respondió que la había visto, sí. Y, del mismo modo, con mucha educación dirigió a la mujer en sentido contrario. Y mientras volvía al castillo se preguntó por qué lo había hecho.

Después de apenas unos instantes de conversación con la chica, ya estaba haciendo cosas extrañas. Como iba a encontrársela a menudo, se dijo que tendría que ir con cuidado. Le había costado mucho conseguir esa apariencia fría y severa y no tenía ninguna intención de perderla con una jovencita con el cabello enmarañado y rojizo. Hasta ahora, le había funcionado y ningún caballero digno de su armadura abandonaba una buena defensa.

Luchó contra sus emociones al recordarla. Era más delicada y menuda que Catalina. El único motivo que lo había llevado a hablarle de aquella manera era que preveía el mismo destino que su mujer para ella. Iría feliz a su lecho de casada, se quedaría embarazada, moriría y la enterrarían junto a su hijo; dos inocentes de una tacada. Ucker meneó la cabeza mientras se decía que ojalá hubiera alguna ley que impidiera que esas chicas tan menudas y frágiles se casaran. Esa boda equivalía a una sentencia de muerte.

WWWNWWW

Dulce no estaba preocupada por tener hijos después de su conversación con Ucker. Su única preocupación era sobrevivir a la regañina de Meg, que había llegado momentos después que entrara en su habitación. Meg, que era una prima lejana de su padre, había sido contratada para criarla después de la muerte de su madre. Y la mujer realizaba su trabajo con un vigor admirable. La debilidad que su padre y sus once hermanos varones sentían hacia ella no la disuadió.

Todos los hombres de la familia trataban a Dulce con una tolerancia divertida y cariñosa. A veces, Meg sospechaba que habían olvidado que era una chica. Había tenido que sacarla de peleas, concursos de salto a caballo y lanzamientos de cuchillo. Además, tampoco ayudaba que estuviera poco preparada para ser una dama refinada. Y no sólo poco preparada, sino que tampoco le interesaba demasiado, como ilustraba el incidente de la semana anterior. Las damas refinadas no se ponían a cuatro patas en el suelo para jugar una partida de dados.

Meg no tenía la sensación de haber fracasado con la chica, porque había conseguido algunos progresos. Cuando su primo la había llamado para que la cuidara, era tan salvaje como sus hermanos. Pero con determinación, ella había conseguido limar aquella actitud.

— ¿No te parece el hombre más apuesto que has visto en la vida? —suspiró Dulce cuando Meg denunció, con severidad, el truco de Ucker MacLagan.

La severa mirada de Meg se intensificó aún más cuando se posó sobre Dulce, que estaba espatarrada de forma poco elegante en la bañera.

—Tiene una cicatriz.

—Pero muy pequeña —respondió Dulce a la defensiva—. Apenas se ve.

Al recordar la cicatriz que iba desde la sien derecha hasta casi el labio, Meg dijo:

—Sí, casi no se ve. Un pequeño rasguño en la piel.

Sin ningún esfuerzo, Dulce ignoró el sarcasmo de Meg. Nunca le había costado. Dulce lo había aprendido mucho antes que Meg llegara, igual que a devolverlo en la misma medida porque, en su familia, todos tenían una lengua muy afilada.

—Me pregunto cómo se la hizo. Imagino que en algún gesto galante. Un duelo por el honor o el corazón de una mujer —dejó volar la imaginación.

Meg emitió un sonido desdeñoso y burlón.

—O su cama. Es lo que pone nerviosos a casi todos los hombres. Desenfundan la espada y pelean para tener la oportunidad de desenfundar la otra espada. Los hombres sólo tienen dos cosas en la cabeza.



Tengo DIABETES... ¿y ahora QUÉ?

2º ANIVERSARIO

RIP - EL CENTURIÓN DE LA NOCHE - RIP

HASTA SIEMPRE JOE

Diamante
marcela
Mensajes: 40,655
Registrado: ‎09-17-2006

Re: WEBNOVELA: "MATRIMONIO A LA FUERZA" De Hannah

—Ya —suspiró Dulce —. Luchar y procrear, sangre y carne, violencia y lujuria, arrasar y disfrutar…

—Ya es suficiente, deslenguada. —Meg miró los chispeantes ojos de Dulce inexpresiva—. Sal de la bañera antes que te arrugues.

—El cielo no quiera que añadamos arrugas a las pecas —murmuró Dulce mientras se levantaba y salía de la bañera—. Ojalá pudiera tener un marido como Sir Ucker. ¿No tendríamos unos hijos preciosos? Y fuertes, como mis hermanos y mi padre. Sería bonito.

Como le había dicho el padre de Meg, la mujer tomó buena nota de las preferencias de la chica. En cuanto tuviera ocasión, se lo comunicaría a su primo. A todos les gustaría que la chica consiguiera un marido que fuera de su agrado, aunque no tenían demasiadas esperanzas. Era una chica muy menuda que más de uno temería romper en mil pedazos. Aunque a él le había sucedido lo mismo cuando se casó con la madre de la chica y demostró a todos que se equivocaban. El problema es que muy poca gente se acordaba de la madre de Dulce, de modo que pocos creerían que ella pudiera ser igual de fuerte y prolífica. Aunque también es cierto que Dulce era un poco más delicada y no tan encantadora, puesto que la belleza de su madre era reconocida por todos.

Meg no podía evitar preguntarse si se habría equivocado al esconder el auténtico aspecto de Dulce a la familia. Era imposible que un marido no lo descubriera. Ella sólo había intentado que la chica no fuera objeto de burla y que enseñara su cara más bonita. Quizás aquello bastase para ganarse el perdón por el engaño que había perpetrado, y que había obligado a Dulce a perpetrar, cuando la verdad saliera a la luz. Mientras la ayudaba a vestirse, sólo esperaba que la joven no sufriera, de su marido, la burla y el ridículo de los que ella había querido protegerla. Le provocaría una herida muy profunda, una herida de la que quizá jamás se recuperaría.

Dulce se puso su mejor vestido. Su padre era un hombre adinerado y no había reparado en gastos. Su camisola era de la mejor seda, igual que el sujetador que ella insistía en llevar. El corsé era de terciopelo marrón, con las mangas bordadas a juego con el pellote dorado. Sus pequeños pies iban calzados con unos zapatos del mejor terciopelo dorado. La hopalanda, que cada vez era más popular, quedó fuera del conjunto porque Dulce todavía no conseguía llevar aquella voluminosa prenda con gracia, pues le costaba manejar las mangas abiertas y la cola que se arrastraba por el suelo. Después de colocarle el delicado tocado en la cabeza, Meg supervisó el resultado con ojo crítico.

Tras un último repaso para verificar que no había bultos, irregularidades ni arrugas y que el cabello estaba perfectamente metido debajo del tocado, Meg le dijo que estaba lista. A continuación, la chica se dirigió al salón donde empezaría la búsqueda de marido y conocería al rey.

Dulce intentó controlar los nervios. No quería hacer ninguna tontería ni estupidez. Su orgullo se estremeció ante aquella idea.

La situación no le gustaba pero había decidido soportarla. Ya era hora de encontrar un marido. Y acudir a la corte permitía tener más opciones. Sólo deseaba poder participar de forma más activa en la elección.

Enseguida dejó de lado el resentimiento que amenazaba con apoderarse de ella. Así es como se hacían las cosas. Daba gracias porque no la hubieran comprometido en matrimonio desde la cuna. Había tenido la oportunidad de encontrar un hombre y había habido muchos candidatos que vivían cerca de su casa. Cuando cumplió los diecinueve años y todavía seguía sin compromiso, fue inevitable que su padre decidiera hacerse cargo de la situación. No podía culparlo.

Aunque no estuviera de acuerdo con sus métodos, sabía que lo hacía por amor, porque quería verla feliz. Los acuerdos políticos, defensivos o monetarios que pudieran resultar de su compromiso sólo eran agradables complementos, no necesidades. Miró a su padre, que estaba hablando con Meg, y esperó que la sorprendiera positivamente en su elección de futuro marido y la compensara por no poder tener a Ucker MacLagan.

—A la chica le ha gustado Sir Ucker MacLagan —informó Meg a Alaistair MacRoth en cuanto tuvo la oportunidad—. ¿Lo conoces?

—Sí. —Alaistair acomodó mejor su corpulento cuerpo en el banco—. Enviudó hace más de un año. Dicen que todavía guarda luto, porque no persigue a las mujeres ni demuestra ningún interés por ellas. Se dice que es frío, que sus emociones descansan con su difunta esposa. Sería una buena unión, porque las tierras que Dulce le aportaría están cerca de las de su familia, pero no creo que tengamos ninguna posibilidad en ese sentido. —Frunció el ceño hacia su prima—. ¿Estás segura? Ese hombre tiene un gesto muy duro y la cicatriz de la mejilla tampoco ayuda.

—La niña dice que apenas se ve, que sólo es un rasguño. Fíjate en tu hija, primo, y mira hacia dónde dirige su mirada.

Fue algo fácil de confirmar, puesto que el rostro de Dulce irradiaba admiración por el hombre que estaba sentado en la mesa del rey. Al poco rato, parecía que recuperaba el sentido común, disimulaba su mirada y actuaba con soltura, pero no por mucho tiempo. Al cabo de unos instantes, había vuelto a perder el control.

—Vaya, lo intentaré, pero no creo que consigamos nada. Se dice que lo acecha un asesino, un hombre que lo culpa de la muerte de Catalina, su difunta esposa. Supongo que algún antiguo amante. Es posible que no quiera volver a casarse por miedo a que la chica se quede viuda dentro de poco. —Meneó la cabeza y se echó el cabello canoso hacia atrás con la mano—. Sin embargo, prefiero que sea feliz poco tiempo que infeliz toda la vida. Si puedes, métele a Ronald MacDubh por los ojos. Es el ahijado del rey y ha expresado su interés por nuestra Dulce.

—Dirás por su bolsillo. El dinero se le escapa de las manos como el agua; unas manos que, por lo visto, no puede mantener lejos de las mujeres.

—Es joven y apuesto. Y cercano al rey. Los demás ya son mayores y menos atractivos. Y hay muchas mujeres exuberantes. Los jóvenes quieren una esposa que no se pierda debajo de las sábanas, quieren curvas a las que agarrarse.

Alaistair deseó que sus palabras no fueran ciertas pero, a pesar que la dote de Dulce podía hacer que alguno se lo pensara, las tierras y el dinero también podían encontrarse en otro sitio, donde también podrían encontrar carne a la que agarrarse y sobre la que acostarse. El aspecto delicado, si no iba acompañado de unos pechos generosos y unas caderas anchas, sólo despertaba un sentimiento fraternal. Los ojos de los candidatos brillarían ante la dote, pero su interés desaparecería cuando vieran de qué iba acompañada. Cualquier interés anterior moriría. Una dote algo menor a cambio de mucha más mujer era un sacrificio que los jóvenes estaban dispuestos a hacer.

WWWNWWW

Dulce no esperaba gran interés, de modo que no experimentó ninguna decepción cuando comprobó que era escaso. Sus hombres hacían todo el trabajo mientras ella se entretenía observando a Ucker MacLagan. Convencida que su familia no tardaría en encontrarle marido, decidió disfrutar de aquel hombre mientras pudiera. Quizá más adelante tuviera que recurrir a todos aquellos recuerdos. Era más que probable que necesitara mucha imaginación para que su matrimonio fuera tolerable.



Tengo DIABETES... ¿y ahora QUÉ?

2º ANIVERSARIO

RIP - EL CENTURIÓN DE LA NOCHE - RIP

HASTA SIEMPRE JOE

Diamante
marcela
Mensajes: 40,655
Registrado: ‎09-17-2006

Re: WEBNOVELA: "MATRIMONIO A LA FUERZA" De Hannah

Sabía que había pocos hombres que pudieran igualar la imagen que tenía de Ucker MacLagan. Iba a ser difícil no comparar a los demás, fuera quien fuera el escogido como marido, con él. Tendría que intentar esforzarse mucho para no hacerlo. De hecho, sería una estupidez arruinar sus posibilidades de ser feliz con otro hombre porque era incapaz de olvidarse de un sueño. Y sería injusto con su marido.

Aunque eso sólo sería cierto si era bendecida con uno que también estuviera dispuesto a intentar tener el mejor matrimonio posible; uno pleno, rico y duradero. Sin embargo, tenía muchas posibilidades de no encontrar uno así, por mucha atención que su padre prestara a la elección. Conocía lo suficiente del mundo para saber que no todos los hombres consideraban que el matrimonio fuera algo sagrado o que la mujer importara para algo más que para traer hijos legítimos al mundo. Con un marido así, los recuerdos de Ucker MacLagan seguro que serían su única fuente de alegría, aparte de los hijos que pudiera tener.

A pesar de su admirable razonamiento para el continuo examen a Ucker MacLagan, admitía que sencillamente le gustaba mirarlo. Era un festín para sus ojos. Incluso cuando sabía que estaba siendo demasiado descarada e intentaba concentrarse en otra cosa, su mirada volvía a deslizarse hasta él y volvía a perderse en el placer de observarlo.

Iba vestido de azul marino y marrón. Sus largas y musculosas piernas estaban cubiertas por unas estrechas mallas marrones. Y las entalladas mangas del gambesón azul revelaban unos brazos fuertes. Espalda ancha, cintura estrecha y caderas rectas completaban lo que era una figura masculina atractiva. Era más alto que la mayoría y, sin embargo, se movía con una elegancia que desafiaba su fuerza y tamaño. Los ojos de más de una mujer lo miraban con aprobación. Y no parecía importarles que no devolviera las miradas lascivas ni las sonrisas amables, manteniéndose al margen de cualquier plan o flirteo.

Tenía un rostro algo desalentador. Era delgado con los rasgos duros, reforzados todavía más por la terrible cicatriz blanca y su expresión distante. El dolor había hecho que sus pómulos fueran más prominentes y los hoyuelos de las mejillas afeitadas, más profundos. Tenía la boca bien formada, aunque sus labios eran más bien finos, algo que era más evidente con el gesto serio que siempre tenía. Y la nariz alargada y recta y la mandíbula orgullosa eran más angulosas que en otros hombres. La piel tostada sólo añadía una formidable y constante oscuridad de expresión. Tenía el cabello castaño y corto, enmarcando aquella cara tan particular. También tenía mechones blancos, algo inusual en un hombre de treinta y cuatro años.

Todo servía para alimentar la imaginación de Dulce. Se preguntó sobre su pérdida, el dolor que tanto lo había marcado. Y, a partir de ahí, le resultaba fácil imaginarse como la mujer que devolvería el amor y la risa a su vida. Mientras soñaba, había más personas de las que ella creía trabajando para hacer realidad sus sueños.

 

 



Tengo DIABETES... ¿y ahora QUÉ?

2º ANIVERSARIO

RIP - EL CENTURIÓN DE LA NOCHE - RIP

HASTA SIEMPRE JOE

Diamante
marcela
Mensajes: 40,655
Registrado: ‎09-17-2006

Re: WEBNOVELA: "MATRIMONIO A LA FUERZA" De Hannah

 

Capítulo 2

—MacRoth está buscando marido para su hija —comentó algo seco el rey—. ¿Ya ha hablado contigo, MacLagan?

—Sí. —De repente, Ucker deseó estar en cualquier otra parte, porque había un brillo extraño en los ojos del rey que lo incomodaba.

—E imagino que has dicho que no. —MacLagan asintió con elegancia—. ¿Podemos saber por qué? La dote es bastante impresionante.

—Ya he estado casado, majestad. Dejemos que lo pruebe otro. Además, Tavis ya se ha encargado de asegurar la línea de sucesión de la familia.

—Es cierto, y Sholto todavía está soltero. Sin embargo, la Biblia nos dice que sigamos adelante y nos multipliquemos. Un hombre no puede hacerlo solo.

—Eso también lo intenté, pero no es mi destino.

—Nos parece que te has rendido demasiado deprisa. ¿Has conocido a la chica? Te está observando, por si no te habías dado cuenta.

Ucker miró hacia donde Dulce estaba hablando con sus hermanos gemelos, Calum y Donald. Los chicos tenían veintiún años, eran altos, esbeltos y atractivos, con el cabello rojizo y los ojos marrones. Aunque parecía que estaba muy atenta a lo que le estaban diciendo, Ucker vio que, en realidad, lo miraba a él. Frunció el ceño pero vio que aquello no sirvió para desanimarla. También se fijó en que, entre sus hermanos tan altos y corpulentos, parecía más menuda que nunca. Se acordó del rey y encogió los hombros como si nada.

—Quizá sí. Es difícil estar seguro, pero da igual. —Ucker pronunció las dos últimas palabras con toda la firmeza que osaba.

El rey miró a Dulce y la hizo acercarse. Para su mayor divertimento, ella miró a su alrededor, volvió a mirarlo y se señaló el pecho diciendo: «¿Yo?». El rey asintió mientras sus hermanos la empujaban hacia su majestad. La diversión del rey fue en aumento cuando vio cómo pisaba a sus hermanos antes de acercarse. Y se fijó en que, a pesar que hizo una reverencia y dijo todo lo necesario, su atención estaba puesta en el hombre alto y solemne que estaba sentado a su lado.

Dulce estaba de los nervios, pero no porque estuviera frente al rey, un hombre que poseía el poder de la vida y la muerte sobre todos ellos. Era por el hombre que se encontraba sentado a su lado. Sólo deseaba reconocer el más mínimo rastro de calidez en la mirada que Ucker le lanzaba. Con gran esfuerzo, se concentró en el rey para que, aunque no consiguiera despertar el interés de Sir Ucker, al menos no quedara como una tonta ante él. Si eso pasaba, sería imposible que se quedara en la corte.

—Te pareces mucho a tu madre, jovencita. La conocimos cuando tu padre la cortejaba. Una mujer encantadora. Tu padre no ha traído a todos sus hijos, ¿verdad? —sonrió—. ¿Cuántos chicos son? Cuesta llevar la cuenta.

—Once. Y sólo ha traído a siete. Los cuatro mayores se han quedado en casa, su Majestad. Sus mujeres están embarazadas y no pueden viajar.

—Imagínatelo, MacLagan. Once hijos sanos y fuertes. MacRoth no necesita ningún ejército. Lo cría él solo. ¿Nietos?

—Sí, señor. Seis. Sólo dos niñas. Angus, el segundo, tiene una y Colin, uno de los gemelos, otra.

Charlaron un rato más sobre su prolífica familia. A Dulce le extrañó un poco, pero se dijo que sólo sería curiosidad del rey. Ucker no era tan inocente. Tenía la aterradora sensación de saber exactamente qué pretendía el soberano y por qué había interrogado a la chica acerca de su numerosa familia. Lo invadió una oleada de rabia incontenible cuando intuyó lo que se le venía encima, pero no había manera de evitarlo. Nadie se oponía a los deseos del rey, ni siquiera a sus amables sugerencias.

Se había sentado junto al rey no sólo por deseo expreso del monarca y por el prestigio que ello conllevaba. Así se evitaba tener que participar en el juego de flirteos desenfrenados de la corte y se mantenía lejos de las maquinaciones de las mujeres. Hacía tanto tiempo que no estaba con una mujer que cualquiera un poco bonita y dispuesta suponía una tentación demasiado grande. Ahora, viendo cómo el peligro se le acercaba, deseaba no haber buscado una forma de evitarlo tan cobarde. Había caído en la trampa.

En cierto modo era irónico, casi divertido, aunque no tenía ganas de reírse. Había dejado Caraidland y acudido a la corte para evitar la tentación de una mujer. Cada día había estado más cerca de sucumbir a sus cantos de sirena, pero había visto claramente que no buscaba un encuentro placentero fortuito, sino matrimonio. Y ahora, estaba a punto de verse obligado a aceptar lo mismo por lo que había huido.

—Una chica encantadora. Con buenos modales aunque en absoluto reticente. Una mujer así podría caer en manos peores o, si no, piensa en mí ahijado o en Lord Donald Fraser.

Por mucho que lo intentara, Ucker no pudo reprimir una mirada de asco. Donald Fraser tenía cuarenta y dos años y ya había enterrado a dos esposas. El vino, las mujeres y el juego dominaban su vida. Ucker no quería ni imaginarse qué sería de aquella chica si acababa con él.

—No pienses mal de MacRoth. El pobre viene muy poco a la corte y no conoce a Fraser como nosotros. Ni a nuestro ahijado. No podríamos negarnos a tal unión, aunque preferiríamos que no sucediera. —El rey bebió un sorbo de vino—. Los MacRoth son tan leales a la corona como los MacLagan. Una unión entre estas dos familias sería contemplada con gran favor.

—No necesito una esposa —dijo Ucker, con el mayor respeto posible.

—Ni una mujer. O, al menos, es lo que quieres hacer creer a todo el mundo. No es justo que te entierres con tu difunta esposa. Un hombre necesita la caricia de una mujer antes de volverse demasiado frío porque, entonces, ese hombre no se preocupa por nada y sus lealtades se resienten.

— ¿Acaso su majestad cree que ya no puede confiar en mí?

—No te tenses, MacLagan. Sólo hacemos una observación. La tierra de la dote de la chica es contigua a la de los MacLagan.

—No lo sabía, señor.

—Que cayera en manos de los MacLagan, con los MacRoth comprometidos a defenderla a través del matrimonio, reforzaría aquella franja fronteriza. Que la tierra fuera a parar a manos de Fraser o de mi ahijado podría perfectamente significar tener que seguir luchando prestando poca atención a los ingleses. Y ya tenemos demasiados frentes abiertos. Nos gustaría tener una zona menos por la que preocuparnos. Nos quedaríamos muy tranquilos si supiéramos que allí reina la paz y la armonía mediante la unión de dos clanes leales. Casarse con la única hija de un hombre, una a la que él quiere con locura —el rey movió la cabeza hacia donde estaban Alaistair y Dulce, con el afecto del padre hacia la hija más que evidente—, es una unión tan fuerte como cualquier otra. Y la prueba la tienes en el matrimonio de Tavis.

Ucker asintió con la mandíbula apretada. Su matrimonio con Catalina había mitigado el enfado de los MacBroth por el hecho que Tavis no acabara casándose con su otra hija, a pesar que la había tenido como amante. La pérdida de castidad de la chica no había roto la alianza, pero la había tensado porque resultó decepcionante. El matrimonio de Tavis con Storm Eldon significaba que, al menos en un punto de la frontera, los ingleses estaban dispuestos a mantener la paz, porque levantar una espada contra un MacLagan significaría poner en peligro a la única hija de un margrave inglés.





Tengo DIABETES... ¿y ahora QUÉ?

2º ANIVERSARIO

RIP - EL CENTURIÓN DE LA NOCHE - RIP

HASTA SIEMPRE JOE



Diamante
marcela
Mensajes: 40,655
Registrado: ‎09-17-2006

Re: WEBNOVELA: "MATRIMONIO A LA FUERZA" De Hannah

Sin necesidad de dar ninguna orden, el rey no podía haber dejado más clara su voluntad. Sin embargo, Ucker miró a los ojos del monarca y vio que, si era necesario, daría esa orden. La frontera era motivo de preocupación para los reyes de ambos lados, y a menudo solía tener sus propias leyes. Dos clanes leales unidos por sangre defendiendo mano a mano una franja de aquella zona conflictiva era una tentación a la que el rey no podía resistirse. Significaría que, en ese punto, todo el mundo obedecería sus órdenes y podría contar con apoyos en la zona.

Ucker vio la inteligencia del movimiento, e incluso entendió el deseo del rey por materializarlo. Sin embargo, aquello no contribuyó a relajar la tensión y la rabia por saberse con la soga al cuello. Ni siquiera el hecho que aquello mejoraría su posición en la corte, lo enriquecería y sin duda alguna complacería a su padre lo consolaban.

Cuando decidió que no podía escapar, dijo:

—Si me da permiso para ausentarme un momento, majestad, buscaré a lord MacRoth para hablar con él.

Ucker se acercó a Alaistair MacRoth con cautela. El hombre adivinó, con astucia, que todo era fruto de una orden real. Incluso mientras aceptaba la unión y discutía detalles en términos abstractos, Alaistair se preguntaba si era lo mejor para su hija. Era verdad que le gustaba, a pesar que para él MacLagan era la antítesis del sueño de cualquier chica, al ser tan serio y corpulento. Y también veía que el joven no quería casarse con Dulce o, quizá, con nadie. Además, también tenía que considerar la frialdad que mostraba. Dulce estaba acostumbrada al afecto, ya fuera rudo, chistoso o amable. Y parecía poco probable que encontrara cualquiera de los tres en Ucker MacLagan.

Cuando leyó la preocupación en los ojos del señor, Ucker dijo:

—Seré un buen marido para la chica. No le pegaré ni iré con otras mujeres. No le faltará de nada, lord MacRoth.

«Excepto amor», pensó Alaistair, pero no dijo nada. Los demás tampoco la querían. A sus ojos de padre, la niña se hacía querer y no entendía por qué los hombres no podían ver más allá de la ausencia de curvas y descubrir a la auténtica Dulce.

Suspiró para sus adentros. Puede que Ucker MacLagan no la quisiera, incluso puede que no fuera capaz de amar, pero la chica lo quería. Y aquello ya era más de lo que sentía hacia cualquiera de los demás candidatos. Quizás aquello bastaría para que fuera feliz y él quería que lo fuera. Lo que aquel hombre acababa de jurarle era mucho más de lo que los demás habían prometido.

—Me tranquiliza oír eso. Pero me quedaría mucho más tranquilo si no pareciera que te han condenado a la horca —gruñó.

—Entiendo su indignación, señor. Disculpe mi sequedad, pero usted sabe que he enterrado a una esposa joven. No deseaba volver a casarme y correr el riesgo de tener que estar de pie frente a una segunda tumba. —Ucker suspiró, pero creía que aquel hombre se merecía su absoluta sinceridad.

—Es mucho más fuerte de lo que parece, chico. Muchos creyeron que el matrimonio supondría una sentencia de muerte para su madre, pero Meghan demostró a todos que se equivocaban. Dulce no ha sido tratada como una muñeca por sus hermanos y así es mucho mejor. —Vio que Ucker escuchaba sus palabras con educación pero no se las creía, así que cambió de tema—. La tierra es muy buena, aunque la casa necesita acondicionamiento.

—No se preocupe, señor. Mi familia vive cerca. Mi esposa y yo podemos vivir con ellos hasta que la casa esté lista. Mi hermano mayor está casado, así que su mujer podrá hacer compañía a Dulce. Sí, a Storm también le gustará tener a una mujer en casa.

La mirada de dulzura que cruzó por la severa cara del hombre cuando mencionó el nombre de su cuñada tranquilizó a Alaistair. Era un hombre con sentimientos. Si había alguien capaz de rescatarlos del perpetuo agujero donde estaban escondidos ésa era Dulce.

—Muy bien, pues vayamos a hablar con ella. Creo que no te rechazará ni necesitará demasiada persuasión.

Ucker observó en silencio, y divertido, cómo Alaistair lo guiaba hasta el grupo de MacRoth pelirrojos y luego se llevaba a sus cuatro hijos pequeños sin ninguna sutileza.

Miró a la chica. Era una mujer menuda y bonita que ni siquiera ahora disimulaba su atracción hacia él. Ucker no podía controlar por completo los buenos sentimientos que despertaba en él. Si se deshiciera de la fría y dura coraza emocional que se había autoimpuesto desde la muerte de Catalina, podría intentar obtener con facilidad todo lo que había querido antes, todo lo que su hermano había encontrado con Storm y que podía perfectamente matar a la chica que le sonreía con tanta dulzura. E intentaría evitarlo con todas sus fuerzas.

— ¿Puedo sentarme, señorita? —le preguntó y, cuando ella asintió, se sentó a su lado frente a la ventana.

Dulce lo observó con detenimiento. Su padre había dejado muy claro por qué Ucker deseaba hablar con ella, aunque no se atrevía a creérselo. La severa mirada que reconoció en sus ojos no era demasiado alentadora. Si iba a proponerle matrimonio, estaba segura que no era por voluntad propia y aquello le despertaba un dilema, porque ella quería ser su mujer por encima de todas las cosas pero también ansiaba que él no detestara la idea.

Sin embargo, si él no tenía otra opción, seguramente ella tampoco. Y, aunque la tuviera, se dio cuenta que prefería ser la mujer con quien se veía obligado a casarse que ver cómo se casaba con otra. Aunque se mostrara tan abiertamente reticente, ella tenía la oportunidad de sacar algo bueno del matrimonio pero, si lo rechazaba, no tendría ninguna posibilidad. Lo perdería para siempre y se dijo que aquello sería más difícil que cualquier otra cosa.

— ¿Sabe de qué quiero hablarle?

—Si sé interpretar bien las señales de mi padre, quiere proponerme matrimonio, a pesar que su cara no sea la de un pretendiente.

—Sí, quiero hablarle de matrimonio. El rey sospecha que una unión entre nosotros sería algo muy positivo.

—No es la proposición soñada por cualquier chica —dijo, en voz baja, pero, en voz alta, respondió—. Entonces, está hecho.

Ucker se miró las manos y luego la miró.

—Sí, está hecho. ¿Podrás soportarlo, jovencita?

—Por supuesto. ¿Por qué no iba a poder? —Vio cómo Ucker acercaba la mano a la cicatriz de la cara—. Eso no es nada. No te deforma la cara ni nada. ¿Puedo preguntarte cómo te lo hiciste? No tienes por qué responderme.

Ucker estuvo a punto de sonreír. Nunca se había considerado vanidoso, pero algunas de las reacciones a la cicatriz le habían hecho mucho daño, casi tanto como el cuchillo que lo había cortado. Sin embargo, en los ojos de Dulce sólo veía la sinceridad de sus palabras. Notó una familiar fuerza en la entrepierna, aunque hacía tiempo que la ignoraba, y se maldijo por dentro.

—Fue un ataque frente a la tumba de mi mujer por parte de un hombre que creía que le había robado y asesinado a la mujer que quería.

—Oh. ¿Se la robaste?



Tengo DIABETES... ¿y ahora QUÉ?

2º ANIVERSARIO

RIP - EL CENTURIÓN DE LA NOCHE - RIP

HASTA SIEMPRE JOE

Diamante
marcela
Mensajes: 40,655
Registrado: ‎09-17-2006

Re: WEBNOVELA: "MATRIMONIO A LA FUERZA" De Hannah

—No. Fue un matrimonio acordado entre las dos familias. Yo no sabía nada de ese hombre hasta que estuve casado —frunció el ceño—. No sé por qué hablo con tanta libertad contigo.

—No se lo diré a nadie y creo que es correcto que, como tu esposa, sepa si hay algún hombre agazapado en algún lugar esperando a clavarte una daga. Me parece una información bastante útil.

Los ojos de Ucker reflejaron un destello de diversión.

—Sí, bastante.

«Peligrosa», se dijo. Tenía un sentido del humor pícaro y hablaba abiertamente de todo. Y él admiraba ambas cosas. En sus dos breves encuentros, le había dejado más huella que las más experimentadas mujeres que habían flirteado con él, sonsacándole información muy a su pesar. Tendría que ser más precavido. Esa chica podría ir abriendo grietas en su muro hasta derribarlo por completo.

— ¿Había alguien a quien quisieras? —le preguntó ella con suavidad.

—Sí, pero fue entregada a otro antes que yo me comprometiera.

— ¿Y sigue casada?

—No —respondió él, muy despacio, mientras veía hacia dónde iba la conversación—. Pero ya no la quiero.

Ella se sonrojó.

—Lo siento. A menudo, mi lengua va más deprisa que mis pensamientos y que mis modales.

—No pasa nada. Seré sincero aunque no sea de buena educación. No quería volver a casarme. Haber enterrado a una esposa ha sido suficiente para mí. Pero el rey no quiere que te cases con ninguno de tus demás pretendientes, porque no quiere que se queden con tus tierras en aquella zona tan problemática. Nuestras familias son leales y obedientes a la corona. Quiere que unamos nuestras fuerzas y que la tierra permanezca en manos leales.

«Qué romántico», se dijo Dulce, aunque tampoco esperaba más. Tenía que haber algún motivo para que un hombre como él hiciera algo que estaba tan claro que no quería hacer. Y no era de extrañar que ese motivo fuera el rey. Cosa que le confirmaba, como ya había sospechado, que ella tenía tan poco que decir en el asunto como él.

—Ah, un baluarte contra las preocupaciones, un punto de la frontera que no le traerá dolores de cabeza. En definitiva, tres casas leales.

Ucker asintió.

—Pero todo eso no significa que vaya a ser un mal marido. Como le he dicho a tu padre, no pego a las mujeres ni las engaño con otras.

—Me alegro. Esas cosas pueden provocar muchos conflictos familiares —dijo, mientras ponía los ojos en blanco, y se alegró de comprobar cómo los ojos de Ucker sonreían por unos segundos—. Me temo que lord Fraser es un mujeriego.

— ¿Ah, sí? ¿Y cómo lo has adivinado?

—Te reirás pero le he visto lamerse los labios y tenía la palma de la mano sudada.

—Una señal inequívoca de hombre mujeriego —dijo Ucker, con la voz ahogada y, para sorpresa de todos, se rió, aunque levemente.

La pareja se convirtió en el centro de todas las miradas a medida que la noticia de su compromiso empezó a circular por el salón. El anuncio oficial se produciría después de la cena, pero, en cuanto sirvieron la comida, dejó de ser necesario. Como tampoco era ningún secreto que había sido una unión promovida por el rey, Dulce no sabía si estar avergonzada, enfadada o divertida cuando la sentaron junto a Ucker en la mesa del rey. No estaba acostumbrada a que nadie le prestara tanta atención.

Sin embargo, alguna de aquella atención no era bienintencionada. Muchas mujeres pensaban y susurraban cosas horribles acerca de ella. Daba igual que el promotor de la unión hubiera sido el rey. Todas veían que una chica menuda, sin curvas y con un aspecto nada espectacular se había llevado lo que ellas llevaban tiempo intentando conseguir. Verse adelantadas por una cualquiera llegada de la frontera y que no parecía nada del otro mundo era un trago muy amargo de superar. La intervención del rey operó una especie de bálsamo, pero poco adecuado. Muchas mujeres decidieron aumentar sus esfuerzos por establecer un vínculo con Ucker. Estaban seguras que cuando volviera a estar abierto al amor y descubriera que su mujer no le servía, lo buscaría en otro sitio. Y saber que su marido iba con otras pondría a Dulce MacRoth en su sitio.

Dulce lo percibió y lo vio en varias caras. La complacía y la preocupaba. Se enorgullecía de convertirse en la esposa de un hombre al que tantas mujeres deseaban. Y estaba preocupada por no ser suficiente para él. A pesar que le había dicho que no la engañaría con otras, dudaba que realmente fuera consciente de la fuerza de voluntad que necesitaría para resistirse a la tentación que se le vendría encima. De hecho, leía la amenaza en numerosas caras femeninas.

También le molestaba que no pudieran dejarlos tranquilos, que planearan hacer lo que ella jamás soñaría con hacerle a nadie. Estaba claro que los vínculos y los votos sagrados del matrimonio no significaban nada para esas mujeres. Suponía que necesitaban satisfacer su vanidad y sintió lástima por ellas. La esperaba una batalla y la temía, porque no estaba segura de poder salir victoriosa.

El descontento también era palpable en dos figuras masculinas. Ronald MacDubh y lord Fraser no podían esconder su rabia. En ambos casos, necesitaban el dinero que ella habría aportado al matrimonio. La vida que ambos llevaban, muy parecida, era costosa. Tenían deudas con gente que no tendría demasiada paciencia a la hora de cobrarlas. La oportunidad de conseguir una novia con una buena dote no era habitual y más para hombres que gozaban cada vez de peor reputación. MacRoth no los conocía demasiado bien. Y les dolía ver cómo un premio así iba a parar a manos de un hombre que no lo necesitaba ni lo quería. Y aquello los golpeó donde más les dolía: en el bolsillo.

Y también anhelaban las tierras que MacLagan conseguiría. La frontera era una zona donde podían surgir muchas oportunidades. La mano del rey era incapaz de cubrir toda la zona. Allí las lealtades desaparecían, convirtiéndola en una tierra ideal para un hombre que sólo era leal a sí mismo. Para alguien ajeno a los clanes y a los aliados de la zona, las oportunidades de casarse con alguien de allí y hacerse con la tierra eran escasas. Ver cómo esa oportunidad se les escapaba de las manos e iba a parar a otro, con tierras en la frontera también, era demasiado. El resentimiento, dirigido hacia Ucker MacLagan, les hizo hervir la sangre y fermentó en sus cuerpos al tiempo que florecía en planes, vagos aunque cada vez más decididos, para una venganza satisfactoria.

Ucker no era ajeno a todas aquellas reacciones. Las de las mujeres no le interesaban, puesto que llevaba más o menos tiempo ajeno a ellas. Su atención se centraba en los pretendientes despechados. El dinero y las tierras podían despertar emociones, igual que el amor, cuando se perdían en favor de otro. El hecho que ambos pretendientes necesitaran tanto el dinero como las tierras sólo aumentaba la posibilidad de tener problemas.

Lo frustrante era no estar seguro de cómo reaccionarían ante su fracaso. Por el momento, parecían cerca de unirse en su rabia por haber perdido un premio tan grande. Una unión así podría ser mortal. Además, no estaba preocupado por él. A pesar que Dulce era el premio que ambos anhelaban, era muy fácil que acabara herida con cualquier venganza que planearan. Tendría que vigilarlos de cerca.



Tengo DIABETES... ¿y ahora QUÉ?

2º ANIVERSARIO

RIP - EL CENTURIÓN DE LA NOCHE - RIP

HASTA SIEMPRE JOE

Diamante
marcela
Mensajes: 40,655
Registrado: ‎09-17-2006

Re: WEBNOVELA: "MATRIMONIO A LA FUERZA" De Hannah

De repente pensó que, para ser tan poca cosa, Dulce MacRoth provocaba muchos problemas. Varios de sus hermanos ya le habían insinuado que si su hermana sufría algún daño, se lo devolverían aumentado. Por lo tanto, se preguntó si el rey se imaginaba con qué facilidad la fuerte alianza que pretendía podía convertirse en la lucha más sangrienta que la frontera había visto en años. Y a eso había que añadir el resentimiento de dos hombres que no eran famosos por su buen carácter ni por su sentido común. Por ahí también podía esperar que alguien desenvainara la espada.

Cuando recordó que sobre su cabeza ya colgaba una espada de Damocles, casi se echó a reír. Mientras él temía que Dulce se quedara embarazada, había más de una persona dispuesta a dejarla viuda antes que ni una gota de su semilla llegara a su matriz. Sabía que habría quien considerara que su sentido del humor era algo retorcido, pero aquellas cosas lo hicieron reír justo cuando el rey levantó su copa y brindó por su compromiso.

Desconcertada por la sonrisa de Ucker, Dulce respondió a las felicitaciones con actitud ausente. Se preguntó, con algo de amargura, por qué la felicitaban. No se había ganado la mano ni el corazón de aquel hombre; el rey lo había obligado a casarse con ella, y lo había hecho para solucionar sus propios problemas.

Dulce dejó de lado la amargura con firmeza. Era un sentimiento que sólo traía problemas o dolor. Y lo había visto más a menudo de lo que le habría gustado. No pretendía envenenar su vida ni su matrimonio. Además, a regañadientes tuvo que admitir que seguramente ya se encontraría más problemas en su matrimonio de los que podría esperar. Cuando la sonrisa de Ucker desapareció, ella se preguntó si, de repente, había sido consciente de las dificultades que los esperaban.

La sonrisa de Ucker desapareció cuando el rey anunció que él mismo asistiría a la boda. Eso significaba que la noche de bodas tendría lugar en palacio, con lo que cualquier esperanza que tuviera de no consumar el matrimonio se esfumó. Sus protestas por el hecho que su familia no pudiera asistir sólo provocaron compasión, pero ningún cambio de planes. Ahora tendría que utilizar uno de los varios métodos para prevenir la concepción y esperar que Dulce no se lo tomara como una ofensa personal.

Después del anuncio del rey, ella notó cómo Ucker se encerraba en sí mismo. La sorprendió que le resultara tan fácil percibir sus sentimientos. Esperaba no estar engañándose a sí misma, viendo cosas que no eran o malinterpretando las que sí que eran. A pesar de advertirse sobre aquella posibilidad, estaba segura que se había encerrado en sí mismo, en su coraza fría y dura y ella no sabía cómo evitarlo. No tenía ninguna experiencia, porque en su familia todos eran muy abiertos y nadie ocultaba lo que sentía o pensaba. También comprobó lo complicado que sería establecer cualquier tipo de vínculo con él cuando le resultaba tan fácil alejarse de ella.

Dulce se dio cuenta que su camino iba a estar lleno de obstáculos. Ella buscaba el amor, pero su practicismo gobernaba su existencia. Esperar amor era llamar al dolor. Intentaría conseguir una relación agradable. Intentaría ganar importancia en la vida de Ucker como sólo una esposa podía hacerlo. Observando a las mujeres de sus hermanos había aprendido a hacerlo, a ver cómo un hombre acababa acudiendo a esa mujer sin pensar si entre ellos había amor o no. La costumbre era un arma poderosa. Dependiendo de lo exigente que fuera en la cama o de si su comentado celibato era debido al desinterés o a un rígido control, ella aprendería a darle todo lo que necesitara hasta que ninguna otra mujer pudiera hacerlo igual de bien. Quizá no consiguiera el matrimonio perfecto, pero estaba decidida a tener el matrimonio más perfecto posible.

 

 



Tengo DIABETES... ¿y ahora QUÉ?

2º ANIVERSARIO

RIP - EL CENTURIÓN DE LA NOCHE - RIP

HASTA SIEMPRE JOE